Cen­te­na­rio his­tó­ri­co

Cosas, una revista internacional - - DESTACADOS - Por Re­na­to Ve­lás­quez Fotos cortesía de Josefina Barrón y ar­chi­vo re­vis­ta CO­SAS

El Ca­sino Naú­ti­co del bal­nea­rio de An­cón cum­ple un si­glo de exis­ten­cia. Por ello, ha­ce­mos un re­pa­so del lu­gar que ha si­do pro­ta­go­nis­ta de nues­tra his­to­ria re­pu­bli­ca­na, así co­mo el cen­tro de la vida so­cial y de los gran­des fes­te­jos de va­rias ge­ne­ra­cio­nes de fa­mi­lias li­me­ñas.

Una de las ins­ti­tu­cio­nes fun­da­men­ta­les del tra­di­cio­nal bal­nea­rio de An­cón cum­ple un si­glo de exis­ten­cia. Cen­tro so­cial del malecón y es­ce­na­rio de fas­tuo­sas ce­le­bra­cio­nes, el Ca­sino Náu­ti­co se pro­yec­ta ha­cia el fu­tu­ro con los pla­nes de cons­truir una ma­ri­na. Aquí re­pa­sa­mos un po­co de su his­to­ria, y la de las fa­mi­lias que le die­ron vida.

El bal­nea­rio de An­cón ha si­do es­ce­na­rio de even­tos his­tó­ri­cos de­ci­si­vos: des­de aquí San Mar­tín mar­chó so­bre Li­ma el 12 de ju­lio de 1821, lue­go del re­plie­gue del vi­rrey La Ser­na ha­cia la sie­rra, pa­ra de­cla­rar la in­de­pen­den­cia del Pe­rú el 28 del mis­mo mes. Dé­ca­das más tar­de, en uno de sus ran­chos, se fir­mó el Tra­ta­do de An­cón que pu­so fin a la Gue­rra del Guano y el Sa­li­tre el 20 de oc­tu­bre de 1883. En An­cón se ha­bían re­fu­gia­do mu­chas fa­mi­lias li­me­ñas que huían de las atro­ci­da­des co­me­ti­das por el ejér­ci­to chi­leno en Cho­rri­llos, Mi­ra­flo­res y Li­ma, y des­de aquí sa­lió el ge­ne­ral Igle­sias pa­ra izar el pa­be­llón na­cio­nal en Pa­la­cio de Go­bierno lue­go de la do­lo­ro­sa ocu­pa­ción.

Se­gún re­la­ta Josefina Barrón en su li­bro “An­cón. To­da la vida”, los ata­ques su­fri­dos du­ran­te la gue­rra des­tru­ye­ron la ma­yo­ría de las edi­fi­ca­cio­nes del bal­nea­rio; en­tre ellas, los ba­ños de ma­de­ra, que re­pre­sen­ta­ban una fuen­te de in­gre­sos pa­ra el na­cien­te mu­ni­ci­pio, re­cién crea­do en 1874. Es­tos fue­ron re­cons­trui­dos al sur del malecón Fe­rrey­ros, y en ese mis­mo lo­cal tam­bién fun­cio­na­ron un res­tau­ran­te y un ca­sino.

“Ese tra­di­cio­nal lo­cal an­co­ne­ro fue se­de de ter­tu­lias, des­de los co­men­ta­rios po­lí­ti­cos has­ta los que abun­da­ban so­bre la vida y las per­so­nas. Cen­tro so­cial de fa­mo­sos bai­les, epi­cen­tro inol­vi­da­ble de deportes náuticos, fes­te­jos, espectácul­os tea­tra­les o mu­si­ca­les. Ya pa­ra 1890, An­cón ha­bía re­cu­pe­ra­do sus atrac­ti­vos”, cuen­ta Barrón.

ES­CE­NA­RIO SO­CIAL

El Ca­sino se ini­ció a prin­ci­pios del si­glo X X co­mo un edi­fi­cio de un so­lo pi­so, el cual aún no era con­si­de­ra­do club náu­ti­co sino sim­ple­men­te un res­tau­ran­te o sa­lón, don­de los miem­bros de las fa­mi­lias an­co­ne­ras más tra­di­cio­na­les se reunían a con­ver­sar, to­mar un tra­go y dispu­tar jue­gos de me­sa. Fue fundado el 11 de enero de 1920, y su pri­mer pre­si­den­te fue An­to­nio Gra­ña Re­yes.

¿Cuá­les fue­ron las fa­mi­lias fun­da­do­ras? Po­de­mos de­du­cir­lo de sus pri­me­ros pre­si­den­tes, en­tre quie­nes fi­gu­ran Lu­cas Oya­guer y Noel, Ale­jan­dro Puen­te, Luis Mi­ró Que­sa­da de la Gue­rra, San­tia­go Acu­ña Rey, Fran­cis­co Ba­llén, Fer­nan­do Wie­se, Eu­lo­gio Fer­nan­di­ni, Ra­món Irigoyen, Ri­car­do Ti­zón, José Luis Llo­sa Be­laun­de, Ri­car­do Deus­tua, Fran­cis­co Gra­ña Re­yes, Ale­jan­dro

Be­na­vi­des Diez Can­se­co, Carlos Ayu­lo y Luis T. Lar­co, por men­cio­nar a los co­mo­do­ros de las pri­me­ras tres dé­ca­das.

Ellos se reunían en un edi­fi­cio de ma­de­ra es­ti­lo art nou­veau ele­va­do so­bre pi­lo­tes por en­ci­ma de la are­na y el mar. Una es­ca­le­ra de cin­co pa­sos per­mi­tía el ac­ce­so des­de el malecón, tam­bién de ma­de­ra en esa épo­ca, y otra es­ca­le­ra des­cen­día ha­cia la pla­ya. Los sa­lo­nes te­nían te­chos al­tos, y so­lo unas ba­ran­das de ma­de­ra los se­pa­ra­ban del mar. Eran los es­pa­cios fa­vo­ri­tos de los miem­bros del club, se­gún re­co­ge Josefina Barrón de los tes­ti­mo­nios de las her­ma­nas Ana María e Inés Raf­fo No­ve­lli.

Ellas cuen­tan que, en los años cua­ren­ta, Ma­rie­lla D’ono­frio bai­la­ba ba­llet to­das las ma­ña­nas en esos sa­lo­nes, so­bre un pi­so de ma­de­ra que de­ja­ba ver el mar en­tre sus di­vi­sio­nes, al com­pás de un piano que to­ca­ba una se­ño­ra ma­yor. Por esa épo­ca, vi­vían en An­cón pes­ca­do­res italianos que ha­bla­ban dia­lec­to si­ci­liano, dor­mi­ta­ban en sus bo­tes y can­ta­ban gui­ta­rra en mano.

El ar­qui­tec­to Héc­tor Ve­lar­de di­se­ñó el nue­vo edi­fi­cio del ca­sino en 1941, con te­rra­zas que pa­sa­ron a for­mar par­te de la di­ná­mi­ca so­cial del malecón. El sa­lón ad­qui­rió la

for­ma cur­va del te­rreno so­bre el que ha si­do cons­trui­do, y tie­ne en­cha­pes de ma­de­ra os­cu­ra al in­te­rior. En el se­gun­do pi­so, se en­cuen­tran los de­par­ta­men­tos de va­rios so­cios del club, uno de ellos con un área des­ti­na­da a pe­que­ñas ex­po­si­cio­nes de ar­te, cla­ses de pin­tu­ra y de bai­le. To­dos com­par­ten la co­ci­na.

¿Quié­nes eran los que se reunían en el Ca­sino? Un an­ti­guo pes­ca­dor, Elías Sán­chez, ci­ta en el li­bro de Barrón a los más an­ti­guos ve­ra­nean­tes de An­cón: los Ayu­lo, los Raf­fo, los Alia­ga, los Gra­ña, los Acu­ña, los Hi­gue­ras, los doc­to­res Pé­rez, Po­rras, Al­za­mo­ra, Ta­lle­ri y Olae­chea.

LOS AÑOS DO­RA­DOS

Los años cin­cuen­ta fue­ron una dé­ca­da de apo­geo eco­nó­mi­co, de­bi­do a que los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas que el Pe­rú ex­por­ta­ba, co­mo los mi­ne­ra­les y el al­go­dón, se dis­pa­ra­ron du­ran­te la Gue­rra de Co­rea. “Se dan gran­des fies­tas en el Ca­sino, se lle­ga a An­cón en Ca­di­llac, se or­ga­ni­zan al­muer­zos en im­pre­sio­nan­tes ya­tes, se pa­sea en lan­cha, se es­quía”, cuen­ta Josefina Barrón en su li­bro.

Au­gus­to Ba­rrios, quien fue pre­si­den­te del Ca­sino en el año 2001, ve­ra­nea en An­cón des­de que era un ni­ño, por­que sus abue­los ma­ter­nos, Ernesto Sousa y María Mo­rey­ra, pro­pie­ta­rios de la ha­cien­da San Isi­dro, lo lle­va­ban al bal­nea­rio des­de 1962. Él re­cuer­da que “el ca­mino tra­di­cio­nal era por la an­ti­gua Pan­ame­ri­ca­na Nor­te. Sa­lías de Li­ma, pa­sa­bas por la plan­ta de la Chrys­ler y des­pués to­das eran cha­cras: una era la ha­cien­da Pro, otra la ha­cien­da Va­lle. Pa­rá­ba­mos en Puen­te Pie­dra, un pe­que­ño pue­blo en me­dio del cam­po don­de es­ta­ba la sal­chi­che­ría ale­ma­na, que era una pa­ra­da obli­ga­to­ria pa­ra com­prar ja­món. Y tam­bién com­prá­ba­mos uvas Ita­lia, por­que en to­da esa zo­na se sem­bra­ban uvas. Lue­go pa­sa­bas por las mon­ji­tas, don­de de­ja­bas un óbo­lo pa­ra los ni­ños des­am­pa­ra­dos y, des­pués de un ca­mino de­sér­ti­co, lle­ga­bas a An­cón”.

Cuan­do Au­gus­to cum­plió 13 años, a me­dia­dos de los se­ten­ta, por fin pu­do ac­ce­der a las fies­tas del Ca­sino, que en esa épo­ca se ce­le­bra­ban los días do­min­go, de sie­te a diez de la no­che. “Eran a to­do dar. La gen­te se ves­tía ele­gan­tí­si­ma y bai­la­ba sin pa­rar, al rit­mo de la or­ques­ta de Carlos Bers­cia. Nues­tros ma­yo­res con­ta­ban que, en al­gu­na oca­sión, se lle­gó a pre­sen­tar en el Ca­sino la or­ques­ta de Pé­rez Pra­do y bai­ló la elec­tri­zan­te Ton­go­le­le”, cuen­ta. Co­mo mu­chos otros an­co­ne­ros, Au­gus­to en­con­tró el amor en­tre

“La gen­te se ves­tía ele­gan­tí­si­ma y bai­la­ba sin pa­rar, al rit­mo de la or­ques­ta de Carlos Bers­cia. Nues­tros ma­yo­res con­ta­ban que, en al­gu­na oca­sión, se lle­gó a pre­sen­tar en el Ca­sino la or­ques­ta de Pé­rez Pra­do y bai­ló la elec­tri­zan­te Ton­go­le­le”, cuen­ta Au­gus­to Ba­rrios, ex­pre­si­den­te del ca­sino.

Co­coa Becerra du­ran­te una fies­ta de to­ca­dos en el Ca­sino.

Izquierda: Jan Mi­ró Que­sa­da Gar­land y su es­po­sa, Adria­na Cis­ne­ros Fe­rrey­ros. Du­ran­te el ve­rano, An­cón era la me­ca del gla­mour de la ciu­dad. De­ba­jo: Héc­tor Ve­lar­de di­se­ñó el nue­vo edi­fi­cio del Ca­sino en 1941.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.