Cho­que de po­de­res por la co­rrup­ción

Pre­si­den­te Viz­ca­rra anun­cia que Eje­cu­ti­vo in­ter­ven­drá en re­for­ma ju­di­cial. Des­de el PJ, le res­pon­den con plan pro­pio. Bus­can in­ter­ven­ción ex­tran­je­ra pa­ra so­lu­cio­nar la cri­sis y men­cio­nan a la CIDH y al Co­le­gio de Abo­ga­dos de Ma­drid.

Diario Expreso (Peru) - - PORTADA - PLINIO ESQUINARILA

Una fuen­te con co­no­ci­mien­to de lo que su­ce­de en Pa­la­cio de Go­bierno ase­gu­ró a es­te dia­rio que el pre­si­den­te Mar­tín Viz­ca­rra es­ta­ba preo­cu­pa­do el día mar­tes por­que no te­nía una idea cla­ra de có­mo sa­lir de la cri­sis crea­da por los au­dios com­pro­me­te­do­res de los ma­gis­tra­dos del Po­der Ju­di­cial y del Con­se­jo Na­cio­nal de la Ma­gis­tra­tu­ra (CNM). Pa­ra en­ton­ces ya ha­bía si­do men­cio­na­do en uno, que él re­cha­zó en for­ma ta­jan­te a co­mien­zos de se­ma­na.

¿Qué ha­bía pa­sa­do? Se­gún el por­tal IDL-Reporteros, un in­ter­lo­cu­tor del juez su­pre- mo Cé­sar Hi­nos­tro­za Pa­ria­chi –iden­ti­fi­ca­do co­mo Au­re­lio Quis­pe– le plan­tea al ma­gis­tra­do una con­ver­sa­ción so­bre “un asun­to per­so­nal por­que te­ne­mos un con­tac­to con el doc­tor Mar­tín Viz­ca­rra (...) pa­ra ver unos asun­tos que le pue­den in­tere­sar a us­ted o a su hi­jo”.

La se­gun­da men­ción al je­fe de Es­ta­do lle­gó a las 5:56 de la ma­ña­na de ayer, cuan­do el mis­mo Hi­nos­tro­za, en una

con­ver­sa­ción in­ter­cep­ta­da con el em­pre­sa­rio An­to­nio Ca­ma­yo Val­ver­de, de IZA Mo­tors, le pide que ul­ti­me de­ta­lles de su via­je al Mundial de Ru­sia –de él y su es­po­sa– a tra­vés del ti­tu­lar de la Fe­de­ra­ción Pe­rua­na de Fút­bol, Ed­win Ovie­do.

Con se­gu­ri­dad que las alar­mas del Eje­cu­ti­vo se en­cen­die­ron cuan­do le­ye­ron la trans­crip­ción del au­dio en que Ca­ma­yo le di­ce al juez su­pre­mo que –en ese mo­men­to– es­ta­ba en las “al­tas es­fe­ras” del po­der. Y an­te el pe­di­do del mis­mo Hi­nos­tro­za de es­ta­ble­cer un puen­te “con Mar­tín [Viz­ca­rra]”, le res­pon­de en for­ma afir­ma­ti­va: “Es más, es más, vas a es­tar, vas a es­tar quin­ce días con su bra­zo de­re­cho [en Ru­sia]”.

A par­tir de ese mo­men­to no ha­bía otra sa­li­da que lan­zar una propuesta pre­si­den­cial au­daz, co­mo es la re­for­ma ju­di­cial, electoral y po­lí­ti­ca (ver pá­gi­na 5) al tiem­po de ne­gar, a tra­vés del ti­tu­lar de la Presidencia del Con­se­jo de Mi­nis­tros, Cé­sar Vi­lla­nue­va (ver pá­gi­na 9), cual­quier víncu­lo o reunión del man­da­ta­rio con los dos per­so­na­jes an­tes ci­ta­dos.

Hay más: se­gún la mis­ma fuen­te, el en­la­ce en­tre Hi­nos­tro­za y Ovie­do pa­ra la en­tre­ga de las en­tra­das pa­ra ver ju­gar a la se­lec­ción de fút­bol en Ru­sia ha­bría si­do Al­ber­to Vega Ma­rro­quín, ge­ren­te ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial, aun­que otros aseguran que fue ‘Be­to’ Al­va. Si en la Ca­sa de Pi­za­rro se ob­ser­va preo­cu­pa­ción, en Pa­la­cio de Jus­ti­cia hay pá­ni­co en de­ter­mi­na­dos círcu­los, al ex­tre­mo que algunas jue­zas de los juz­ga­dos de Fa­mi­lia es­ta­ban sa­can­do ayer los en­se­res per­so­na­les de sus des­pa­chos. Y en el Con­gre­so, co­mo se co­men­ta en los Pa­sos Per­di­dos, la an­sie­dad tam­bién es ma­yús­cu­la. “¿Quién no ha he­cho una lla­ma­da a al­gún juez su­pre­mo y de ins­tan­cias in­fe­rio­res?”, se pre­gun­ta­ba ayer un le­gis­la­dor de Pe­rua­nos por el Kam­bio (PpK) que so­li­ci­tó el ano­ni­ma­to.

“Si se re­vi­san los re­gis­tros de vi­si­tas de los des­pa­chos de los ma­gis­tra­dos, ahí es­ta­rán los nom­bres de los co­le­gas, tal vez de to­das las ban­ca­das, y cuan­do em­pie­ce la in­ves­ti­ga­ción, el es­cán­da­lo pue­de cre­cer”, aña­dió.

GOL­PE PRE­VEN­TI­VO

De otra par­te, quie­nes co­no­cen de cer­ca la Fis­ca­lía de la Na­ción sos­tie­nen que sus alle­ga­dos me­diá­ti­cos –co­mo es IDL-Reporteros– han da­do un gol­pe pre­ven­ti­vo con los au­dios ja­quean­do to­do el sis­te­ma de jus­ti­cia, en una suerte de res­pues­ta a los “ma­ma­niau­dios” de la fu­ji­mo­ris­ta Fuer­za Po­pu­lar que se tra­je­ron aba­jo al en­ton­ces pre­si­den­te Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki. Es una ofen­si­va de “los ca­via­res”, agre­gan, que tie­ne por ob­je­ti­vo la in­ter­ven­ción de di­cho sis­te­ma, en es­pe­cial el CNM y el mis­mo Po­der Ju­di­cial, en cir­cuns­tan­cias en que han per­di­do el con­trol del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co don­de el 21 de ju­lio ju­ra­men­ta­rá el nue- vo fis­cal de la Na­ción, Pe­dro Chá­varry.

So­bre la men­cio­na­da in­ter­ven­ción, la ver­dad sea di­cha, hay una­ni­mi­dad des­de el Eje­cu­ti­vo, por­que la opi­nión pú­bli­ca tie­ne la sen­sa­ción de que to­do es­tá po­dri­do, por cu­ya ra­zón la Jus­ti­cia bra­si­le­ña –re­cor­de­mos– ha re­ti­ra­do el apoyo al Pe­rú en el ca­so La­va Ja­to, por­que pien­san que la in­for­ma­ción que ellos

han en­tre­ga­do a sus pa­res pe­rua­nos no ha ser­vi­do pa­ra na­da, al ex­tre­mo que so­lo una vo­lei­bo­lis­ta y un vi­ce­mi­nis­tro es­tán tras las re­jas.

En es­te pun­to de la in­ter­ven­ción ex­ter­na las opi­nio­nes se di­vi­den. Mien­tras la iz­quier­da, con Die­go Gar­cía Sa­yán, pro­po­ne co­mo sa­li­da a la cri­sis la par­ti­ci­pa­ción del Sis­te­ma In­te­ra­me­ri­cano, es de­cir de la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH) pa­ra que ase­so­re al CNM, la po­si­ción li­be­ral sos­tie­ne que pue­de ser una con­sul­to­ra internacional de pres­ti­gio –co­mo lo ha des­li­za­do en una opor­tu­ni­dad el em­pre­sa­rio mi­ne­ro Ro­que Be­na­vi­des– o un dis­tin­gui­do gre­mio de le­yes, por ejem­plo, el Co­le­gio de Abo­ga­dos de Ma­drid.

MEMORIOSOS

Fi­nal­men­te, si se ha­ce un po­co de me­mo­ria, ha­brá que acep­tar que el ac­tual Po­der Ju­di­cial no es he­chu­ra del

fu­ji­mo­ris­mo ni del apris­mo sino de la re­for­ma e in­ter­ven­ción que hi­zo Gar­cía Sa­yán ha­ce 18 años, cuan­do era mi­nis­tro de Jus­ti­cia del go­bierno tran­si­to­rio de Va­len­tín Pa­nia­gua. La pre­gun­ta que se cae de ma­du­ra es: ¿pue­de esa co­rrien­te ju­rí­di­ca y po­lí­ti­ca re­for­mar su pro­pia he­chu­ra?

Viz­ca­rra, Vi­lla­nue­va y He­re­si ayer en Pa­la­cio, tras anun­ciar re­for­ma ju­di­cial. La preo­cu­pa­ción es evi­den­te an­te mag­ni­tud de la co­rrup­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.