Es­tu­dia, na­die pue­de ro­bar tu ca­be­za, lo que sa­bes es lo que va­les

Diario Expreso (Peru) - - OPINIÓN - LILIANA LA RO­SA HUER­TAS (*)

Mi ma­dre siem­pre me re­pe­tía lo mis­mo: Si quie­res sa­lir ade­lan­te, es­tu­dia. Si no quie­res de­pen­der de un hom­bre, es­tu­dia. Si quie­res ser al­guien: es­tu­dia. Si no quie­res ser po­bre: es­tu­dia. Si quie­res que no ha­ya po­bre­za: es­tu­dia. Ne­ce­si­ta­mos pro­fe­sio­na­les que de­fien­dan a los más po­bres, pa­ra ellos no hay jus­ti­cia ni buen tra­to, los po­bres no pue­den pa­gar, no pue­den de­fen­der­se en sus idio­mas, por eso: es­tu­dia.

Ella in­sis­tía: No te voy a de­jar ri­que­zas por­que no las ten­go, pe­ro te de­ja­ré lo más im­por­tan­te: tu edu­ca­ción, tu ca­be­za. Pre­gun­ta­ba: ¿Quién va a ro­bar tu ca­be­za? To­das las co­sas pue­den ser ro­ba­das, in­clu­so tu ca­sa pue­de des­apa­re­cer con un te­rre­mo­to, pe­ro na­die va a ro­bar tu ca­be­za, eso es tu­yo; por eso, cul­tí­va­la, es­tu­dia y pór­ta­te bien, sé bue­na y po­drás ca­mi­nar con la fren­te en al­to. Ma­má siem­pre qui­so ser pro­fe­so­ra y no pu­do, la po­bre­za y la ne­ce­si­dad de so­bre­vi­vir le exi­gió tra­ba­jar y tra­ba­jar des­de ni­ña, no ha­bía op­ción de es­tu­diar, só­lo pu­do lle­gar al ter­ce­ro de pri­ma­ria que se ofre­cía en la Ha­cien­da An­dahua­si a los hi­jos de los peo­nes. Tan­to ella co­mo mi pa­dre me en­se­ña­ron a leer, a su­mar, a in­for­mar­me, a pen­sar y ana­li­zar las co­sas y no creer to­do lo que de­cían, me en­se­ña­ron a amar la jus­ti­cia. Con­cluí que no ha­bía na­da más po­de­ro­so pa­ra una per­so­na que es­tu­diar, ese era el ins­tru­men­to del cam­bio, del pro­gre­so. No me equi­vo­qué. Dé­ca­das des­pués leí so­bre Ca­pi­tal Hu­mano y en­con­tré a Amart­ya Sen, quien fue­ra Pre­mio No­bel de Eco­no­mía en 1998. Sen de­fi­ne po­bre­za co­mo pri­va­ción de ca­pa­ci­da­des y pro­mue­ve co­mo eje de su erra­di­ca­ción la am­plia­ción de li­ber­ta­des. El desa­rro­llo de ca­pa­ci­da­des am­plía las li­ber­ta­des. En mi tra­duc­ción par­ti­cu­lar es­to quie­re de­cir que es­tu­diar y am­pliar ca­pa­ci­da­des es el ejer­ci­cio de li­ber­tad más pro­fun­do que re­di­túa más li­ber­tad, más au­to­no­mía, más ca­pa­ci­da­des. Tra­ba­jar en Edu­ca­ción es tra­ba­jar en am­pliar li­ber­ta­des, por ello nues­tro pro­gra­ma Qa­li War­ma es el más gran­de y po­de­ro­so, por­que no se pue­de es­tu­diar con ham­bre, no se pue­de ju­gar con ham­bre, no se pue­de apren­der con ham­bre. De allí que a los alum­nos de co­le­gios pú­bli­cos ubi­ca­dos en zo­nas de po­bre­za y po­bre­za ex­tre­ma, los es­tu­dian­tes de edu­ca­ción ini­cial y pri­ma­ria re­ci­ben desa­yuno y al­muer­zo que equi­va­le al 65 % de sus ne­ce­si­da­des de ali­men­ta­ción. El go­bierno del pre­si­den­te Viz­ca­rra, a tra­vés de Qa­li War­ma, dis­tri­bu­ye más de cin­co mi­llo­nes de ra­cio­nes dia­rias y ha de­ci­di­do avan­zar en ga­ran­ti­zar la ali­men­ta­ción pa­ra la se­cun­da­ria. En seis me­ses de Go­bierno ya he­mos em­pe­za­do a aten­der a los que asis­ten a la Jor­na­da Es­co­lar Com­ple­ta. De­bié­ra­mos lle­gar al Bi­cen­te­na­rio aten­dien­do la ali­men­ta­ción de es­tu­dian­tes de es­cue­las pú­bli­cas de se­cun­da­ria ubi­ca­das en zo­nas de po­bre­za y po­bre­za ex­tre­ma. La edu­ca­ción es uno de los ejes fun­da­men­ta­les pa­ra sa­lir del te­rri­ble círcu­lo de la po­bre­za y es ta­rea de to­dos y to­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.