Al­to a la vio­len­cia

Diario Expreso (Peru) - - OPINIÓN - ÁN­GEL ROMERO DÍAZ (*)

La vio­len­cia con­tra las ni­ñas y las mu­je­res es una reali­dad que la­ce­ra en el país. Es no­ti­cia de to­dos los días, tan­to que, pe­li­gro­sa­men­te, la so­cie­dad va asu­mien­do co­mo nor­mal es­te ti­po de ac­tos, lo cual re­sul­ta muy pe­li­gro­so. Por ello re­sul­tan des­ta­ca­bles los es­fuer­zos que se rea­li­zan des­de al­gu­nos or­ga­nis­mos com­pe­ten­tes del Es­ta­do, pa­ra en­fren­tar es­ta si­tua­ción de es­ta­dís­ti­cas ca­da vez más alar­man­tes. Lo más re­cien­te ha si­do la au­dien­cia pú­bli­ca y ma­si­va lle­va­da a ca­bo en Ma­dre de Dios por la De­fen­so­ría del Pue­blo, ba­jo el sig­ni­fi­ca­ti­vo slo­gan “Bas­ta de vio­len­cia con­tra ni­ñas y mu­je­res: jus­ti­cia sin in­di­fe­ren­cia”.

Al even­to asis­tie­ron pa­dres de fa­mi­lia, re­pre­sen­tan­tes de la so­cie­dad ci­vil y au­to­ri­da­des de la re­gión, se­gún dio cuen­ta la pro­pia ins­ti­tu­ción. Se es­cu­cha­ron vo­ces de re­cla­mo y se die­ron a co­no­cer con­mo­ve­do­res tes­ti­mo­nios de quie­nes fue­ron víc­ti­mas de atro­ces he­chos que de­ben lla­mar­nos a re­fle­xión co­mo so­cie­dad, in­clu­yen­do a los pro­pios me­dios de co­mu­ni­ca­ción que tie­nen un pa­pel gra­vi­tan­te que cum­plir en es­te es­fuer­zo de re­cu­pe­rar va­lo­res pa­ra la so­cie­dad. La vio­len­cia en ge­ne­ral es da­ñi­na si que­re­mos pre­ser­var la sa­lud so­cial co­mo con­di­ción pa­ra una pa­cí­fi­ca con­vi­ven­cia en la so­cie­dad.

Es­to de­be ser in­ter­na­li­za­do por to­dos, de mo­do que sus lo­gros en la lu­cha con­tra la vio­len­cia de es­tos sec­to­res vul­ne­ra­bles sea, ca­da vez, una reali­dad ob­je­ti­va y ya no so­lo una es­ta­dís­ti­ca de muer­te y de do­lor en la po­bla­ción. La au­dien­cia con­gre­gó tam­bién a re­pre­sen­tan­tes del Po­der Ju­di­cial, Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y Po­li­cía Na­cio­nal y au­to­ri­da­des del Mi­nis­te­rio de la Mu­jer, en­tre otros, quie­nes se com­pro­me­tie­ron a se­guir dan­do pe­lea con­tra es­te de­li­to, sin tre­gua al­gu­na, anun­cian­do ac­cio­nes más di­li­gen­tes en es­te pro­pó­si­to, por lo cual de­be­mos fe­li­ci­tar­nos.

En el Po­der Ju­di­cial, la doc­to­ra Ja­net Te­llo, por ejem­plo, li­de­ra des­de ha­ce un buen tiem­po los es­fuer­zos pa­ra lo­grar la igual­dad de de­re­chos y opor­tu­ni­da­des pa­ra las mu­je­res, den­tro de una po­lí­ti­ca in­te­gral de de­fen­sa de es­te im­por­tan­te sec­tor de nues­tra po­bla­ción, que es uno de las más vul­ne­ra­bles jun­to con los ni­ños y ni­ñas en el país. Ella pre­si­de la Co­mi­sión Per­ma­nen­te del Ac­ce­so a la Jus­ti­cia de Per­so­nas en Con­di­ción de Vul­ne­ra­bi­li­dad y Jus­ti­cia, y ha si­do, me­re­ci­da­men­te, pre­mia­da con la Or­den del Mé­ri­to a la Mu­jer.

“La vio­len­cia con­tra las mu­je­res ha si­do un te­ma de siem­pre. Cuan­do las mu­je­res quie­ren to­mar una de­ci­sión so­bre su vi­da, su cuer­po, su se­xua­li­dad, la for­ma de con­trol de sus pa­re­jas es la agre­sión. Es­to no se pue­de to­le­rar, no se pue­de na­tu­ra­li­zar, no se pue­de jus­ti­fi­car”, se­ña­ló, en una opor­tu­ni­dad a la pren­sa, la ma­gis­tra­da su­pre­ma. La­men­ta­ble­men­te, es­te ti­po de es­fuer­zos se ve li­mi­ta­do a dia­rio por las con­duc­tas tra­di­cio­na­les de ma­chis­mo y los vie­jos es­te­reo­ti­pos cul­tu­ra­les que im­pi­den en­ten­der, ade­cua­da­men­te, el pro­ble­ma so­cial.

De ahí que ella ten­ga que ad­ver­tir: “Te­ne­mos que cam­biar to­dos. Los jue­ces nos te­ne­mos que iden­ti­fi­car con quie­nes más nos ne­ce­si­tan, co­mo las mu­je­res víc­ti­mas de la vio­len­cia. No po­de­mos ne­gar que una so­cie­dad pre­jui­cio­sa y se­xis­ta tie­ne que dar co­mo fru­to jue­ces y jue­zas con es­tas mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas y por eso tra­ba­ja­mos, pa­ra cam­biar. Los jue­ces no nos po­de­mos que­dar en­tre cua­tro pa­re­des, nos te­ne­mos que iden­ti­fi­car con quie­nes más ne­ce­si­tan, co­mo las mu­je­res víc­ti­mas de vio­len­cia”, ha di­cho con jus­ta ra­zón. “Pa­ra mí –sos­tu­vo- no tie­ne pre­cio ver cuan­do a una mu­jer le ha­cen jus­ti­cia. Con­fíen en que hay bue­nos jue­ces y jue­zas que es­ta­mos en la lí­nea de ga­ran­ti­zar los de­re­chos de las mu­je­res. Es un gran es­fuer­zo y se es­tá lo­gran­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.