Ca­ma­rón que se duer­me

Diario Expreso (Peru) - - ECONOMÍA - RI­CAR­DO AGUIRRE

Ame­dia­dos de sep­tiem­bre úl­ti­mo de­ci­dí re­vi­sar la ta­sa que me es­ta­ban pa­gan­do por mi CTS y me di con la sor­pre­sa de que me pa­ga­ban me­nos de 2 % anual. De­ci­dí bus­car al­ter­na­ti­vas y me di con una se­gun­da sor­pre­sa al cons­ta­tar que múl­ti­ples en­ti­da­des fi­nan­cie­ras pa­ga­ban 7 % o más. De­ci­dí cam­biar­me de en­ti­dad y re­mi­tí las co­mu­ni­ca­cio­nes del ca­so. Mi ter­ce­ra sor­pre­sa fue cuan­do mi en­ti­dad fi­nan­cie­ra ac­tual, una de las cua­tro más gran­des del país, me ofre­ció su­bir la ta­sa que me pa­ga­ban de me­nos de 2 % a 7.20 % por un año. Me que­dé don­de es­ta­ba.

Mo­ra­le­ja: “ca­ma­rón que se duer­me se lo lle­va la co­rrien­te”. No pue­des ol­vi­dar­te de per­se­guir una bue­na ta­sa de in­te­rés por tu CTS, por­que las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras son per­fec­ta­men­te cons­cien­tes de que no la ges­tio­na­mos ac­ti­va­men­te. Al ser un im­por­te que no ve­mos y que nos es de­po­si­ta­do de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca por nues­tros em­plea­do­res en una cuen­ta que, ade­más, no po­de­mos to­car, ter­mi­na­mos des­aten­dién­do­la. Es­ta­mos en el mes de la CTS, así que es mo­men­to de pen­sar en ello. Pa­ra em­pe­zar, de­be­mos sa­ber que no ne­ce­sa­ria­men­te te­ne­mos la obli­ga­ción de te­ner nues­tra CTS en la mis­ma ins­ti­tu­ción don­de nos pa­gan nues­tro suel­do. Es en­ten­di­ble que nues­tro em­plea­dor pre­fie­ra pa­gar­nos en un ban­co gran­de que le apo­ya fi­nan­cie­ra­men­te y que no­so­tros es­te­mos con­ten­tos con esa op­ción, da­do que nos ofre­cen múl­ti­ples be­ne­fi­cios y una ma­yor pre­sen­cia fí­si­ca y fa­ci­li­da­des transac­cio­na­les, pe­ro ¡ojo! que quie­nes me­nos pa­gan por las

CTS son pre­ci­sa­men­te esas ins­ti­tu­cio­nes. Lue­go, de­be­mos to­mar en cuen­ta que, si cam­biar la ins­ti­tu­ción don­de nos de­po­si­tan nues­tra CTS in­co­mo­da a nues­tro em­plea­dor por la car­ga ope­ra­ti­va adi­cio­nal que ello le pue­da sig­ni­fi­car, po­de­mos se­guir re­ci­bien­do los pa­gos por CTS fu­tu­ros don­de es­ta­mos, pe­ro tras­la­dan­do nues­tro sal­do vi­gen­te a otra ins­ti­tu­ción. Ob­via­men­te, si tras­la­da­mos los abo­nos pe­rió­di­cos ade­más del sal­do nos ofre­ce­rán más ren­ta­bi­li­dad, pe­ro es una al­ter­na­ti­va a con­si­de­rar. Ade­más de la ta­sa que nos pa­gan, de­be­mos sa­ber que cual­quier im­por­te por en­ci­ma de los cua­tro suel­dos lo po­de­mos re­ti­rar cuan­do que­re­mos. No tie­ne sen­ti­do es­tar re­ci­bien­do ta­sas de en­tre 2 % y 8 % (esa es la má­xi­ma que co­noz­co ac­tual­men­te) cuan­do la gran ma­yo­ría de no­so­tros te­ne­mos deu­das de tar­je­tas de cré­di­to por las cua­les pa­ga­mos ta­sas de has­ta 200 %.

Es mo­men­to de ges­tio­nar nues­tra CTS. De­di­qué­mos­le unos mi­nu­tos y ha­ga­mos el pa­pe­leo. Les ase­gu­ro que va­le la pe­na.

Es­ta­mos en el mes de la CTS, así que es mo­men­to de pen­sar en ello. Pa­ra em­pe­zar, de­be­mos sa­ber que no ne­ce­sa­ria­men­te te­ne­mos la obli­ga­ción de te­ner nues­tra CTS en la mis­ma ins­ti­tu­ción don­de nos pa­gan nues­tro suel­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.