Nue­vo pre­si­den­te en el PJ

Diario Expreso (Peru) - - OPINIÓN - ÁNGEL RO­ME­RO DÍAZ (*) (*) Juez su­pre­mo

El Po­der Ju­di­cial tie­ne una nue­va au­to­ri­dad. Se tra­ta del doc­tor Jo­sé Luis Le­ca­ros Cornejo, un des­ta­ca­do ma­gis­tra­do de ca­rre­ra, quien ha re­sul­ta­do ele­gi­do, es­te jue­ves y en se­gun­da vo­ta­ción, por los jue­ces su­pre­mos ti­tu­la­res reuni­dos en Sa­la Ple­na, para pre­si­dir es­te im­por­tan­te po­der del Es­ta­do. El doc­tor Le­ca­ros asu­mi­rá su man­da­to el dos de enero de 2019, por un pe­río­do de dos años.

Fue­ron cua­tro los can­di­da­tos: los ma­gis­tra­dos El­via Ba­rrios, Héc­tor La­ma Mo­re, Jo­sué Pa­rio­na, ade­más del doc­tor Le­ca­ros, are­qui­pe­ño de 67 años de edad. Fue una elec­ción re­ñi­da, pe­ro de­mo­crá­ti­ca. Es­te pro­ce­so, a di­fe­ren­cia de otros, tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de ha­ber­se lle­va­do a ca­bo den­tro de una co­yun­tu­ra de cri­sis so­cial. Por las ra­zo­nes que to­dos co­no­ce­mos, los ciu­da­da­nos han asu­mi­do una ac­ti­tud vi­gi­lan­te y de re­cla­mo fren­te a la la­bor ju­di­cial, ex­pre­sán­do­lo a tra­vés de to­dos los me­dios que dis­po­ne.

Los ac­tos de co­rrup­ción que ac­tual­men­te se in­ves­ti­gan nos han lle­va­do a los lí­mi­tes de la in­sa­tis­fac­ción y de­ses­pe­ra­ción ciu­da­da­na, lo cual nos obli­ga a res­pon­der con to­tal trans­pa­ren­cia de nues­tros ac­tos para de­vol­ver­le la cre­di­bi­li­dad y le­gi­ti­mi­dad a una ins­ti­tu­ción tu­te­lar del Es­ta­do De­re­cho. El tra­ba­jo que le es­pe­ra li­de­rar a la nue­va au­to­ri­dad del PJ no es, pues, fá­cil, si­tua­ción que nos obli­ga a to­dos a unir es­fuer­zos en el ob­je­ti­vo co­mún de ad­mi­nis­trar jus­ti­cia con pron­ti­tud y en to­tal ape­go a la ley, en be­ne­fi­cio de la ciu­da­da­nía. Re­cu­pe­rar la con­fian­za ciu­da­da­na se­rá el re­to ma­yor, sin du­da, de la re­no­va­da di­rec­ción de es­te po­der del Es­ta­do.

El PJ ha si­do du­ra­men­te y a ve­ces, in­jus­ta­men­te, sa­ta­ni­za­do por la opi­nión ciu­da­da­na, sin te­ner en cuen­ta que al ha­cer­lo, la so­cie­dad mi­na a uno de los po­de­res fun­da­men­ta­les que sir­ve, co­mo man­da la Cons­ti­tu­ción, para ga­ran­ti­zar la de­mo­cra­cia y el im­pe­rio de la ley. De ahí que to­da ac­ción que se em­pren­da para con­so­li­dar la ins­ti­tu­ción, ha­cién­do­la con­fia­ble y pre­de­ci­ble en la so­cie­dad, de­be­rá com­pro­me­ter el es­fuer­zo de to­dos quie­nes tra­ba­ja­mos en ella. Y ha­ce bien el nue­vo pre­si­den­te del PJ en anun­ciar que la ins­ti­tu­ción con­ti­nua­rá con la lu­cha, sin cuar­tel, con­tra la co­rrup­ción.

Un re­to, sin du­da, exi­gen­te, que nos com­pro­me­te a to­dos, pues­to que el diag­nós­ti­co rea­li­za­do nos arro­ja una si­tua­ción com­ple­ja que afec­ta al PJ. Las pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes a la pren­sa del pre­si­den­te elec­to del PJ han si­do anun­ciar las vi­gas maes­tras de su ges­tión que bus­ca­rá op­ti­mi­zar los re­cur­sos exis­ten­tes y de­man­dar ma­yor apo­yo del Es­ta­do para cum­plir, ade­cua­da­men­te, sus fi­nes ins­ti­tu­cio­na­les, ade­más de se­guir com­ba­tien­do la co­rrup­ción. To­do ello es com­par­ti­do por quie­nes con­si­de­ra­mos que la jus­ti­cia es una ne­ce­si­dad a que tie­ne de­re­cho to­do ciu­da­dano. Agu­di­za­da la cri­sis que afec­tó a la ins­ti­tu­ción, se plan­tea­ron me­di­das de emer­gen­cia con el pro­pó­si­to de en­fren­tar el mo­men­to y evi­tar que ella aca­be en el des­cré­di­to ma­yor fren­te a la so­cie­dad. Es­ta re­no­va­ción de­mo­crá­ti­ca de au­to­ri­da­des, bus­can­do los con­sen­sos ne­ce­sa­rios, per­mi­ti­rá, sin du­da, sa­lir de la preo­cu­pan­te si­tua­ción en la que he­mos que­da­do, con pro­pues­tas fres­cas, no­ve­do­sas y, en al­gu­nos ca­sos, iné­di­tas, to­man­do en cuen­ta el in­te­rés co­lec­ti­vo de to­dos y el res­guar­do a una de­mo­cra­cia en jus­ti­cia y libertad, úni­cas ga­ran­tías para una so­cie­dad sa­lu­da­ble y su­pe­rior. Ad­mi­nis­trar jus­ti­cia en el país, no es fá­cil. Es­ta­mos su­je­tos siem­pre al es­cru­ti­nio ciu­da­dano. Ha­brá quie­nes que­den sa­tis­fe­chos con nues­tros ac­tos y otros no. Ello es inevi­ta­ble cuan­do te­ne­mos, al mis­mo tiem­po y en el ac­to de ad­mi­nis­trar jus­ti­cia, a quie­nes ga­nan y a quie­nes pier­den, co­mo dos ca­ras de la mis­ma mo­ne­da. Es nues­tra realidad. Éxi­tos para el nue­vo Pre­si­den­te del PJ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.