No es la em­pre­sa, es el em­pre­sa­rio

Diario Expreso (Peru) - - ECONOMÍA - RI­CAR­DO AGUI­RRE

La po­dre­dum­bre de La­va Jato, Ode­brecht y Ba­ra­ta no ter­mi­na de dar co­le­ta­zos en nues­tro país, pe­ro ya es mo­men­to de mi­rar ha­cia ade­lan­te. Ya Ode­brecht y Ba­ra­ta es­tán co­la­bo­ran­do con la jus­ti­cia de su país y, acá en el Pe­rú, los im­pli­ca­dos ya es­tán sien­do juz­ga­dos. Es­toy se­gu­ro in­clu­si­ve de que, lue­go de las sor­pren­den­tes pri­sio­nes pre­ven­ti­vas anu­la­das, has­ta los mis­mos jue­ces es­tán aho­ra so­pe­san­do me­jor sus re­so­lu­cio­nes.

Gra­ña y Mon­te­ro es pro­ba­ble­men­te la más im­por­tan­te em­pre­sa de cons­truc­ción e in­fra­es­truc­tu­ra del país y ya ha­ce más de un año que de­ci­dió mi­rar ha­cia ade­lan­te. ¡Y va­ya que es­tá de­mos­tran­do que des­pués de la gue­rra es po­si­ble re­na­cer! Pe­ro, so­bre to­do, es­tá de­mos­tran­do que las em­pre­sas no son per­so­nas y que a las em­pre­sas no se les pue­de me­ter pre­sas; que las em­pre­sas son gran­des ge­ne­ra­do­ras de em­pleo y de va­lor y que, si a al­guien se le de­be pe­na­li­zar por ha­cer al­go mal, no es a ellas sino a los ac­to­res de las mis­mas.

El ne­fas­to de­cre­to de ur­gen­cia 003, que no hi­zo más que blo­quear la ca­de­na de pa­gos y ge­ne­rar una pa­rá­li­sis inex­pli­ca­ble en el mundo de la cons­truc­ción pe­rua­na, fue un fa­lli­do in­ten­to de me­ter pre­sas a las em­pre­sas que na­da de cul­pa te­nían, y en ese in­ten­to se afec­tó a mi­les de fa­mi­lias que na­da te­nían que ver con los ac­tos de co­rrup­ción de los due­ños y ges­to­res de las mis­mas.

Hoy, los ac­to­res es­tán o pre­sos o sien­do juz­ga­dos y las em­pre­sas em­pie­zan a re­na­cer y a ge­ne­rar va­lor para la so­cie­dad en la que es­tán in­mer­sos. Es el ca­so de Gra­ña y Mon­te­ro, don­de su ex­pre­si­den­te Jo­sé Gra­ña

Mi­ró Que­sa­da es­tá sien­do juz­ga­do ba­jo el ré­gi­men de com­pa­re­cen­cia sim­ple mien­tras la em­pre­sa avan­za en su plan de for­ta­le­ci­mien­to. Su ac­tual ge­ren­te ge­ne­ral, Luis Díaz Oli­ve­ro, es­tá li­de­ran­do la trans­for­ma­ción de la em­pre­sa. GyM es­tá ya ven­dien­do más que el año an­te­rior y su bac­klog (el vo­lu­men de fac­tu­ra­ción fu­tu­ra com­pro­me­ti­da) se vie­ne in­cre­men­tan­do de ma­ne­ra im­por­tan­te. Es­to, jun­to con la des­in­ver­sión de lí­neas de ne­go­cio no es­tra­té­gi­cas y la re­duc­ción de la deu­da, es­tá lo­gran­do un re­na­cer de la em­pre­sa con uti­li­da­des ne­tas po­si­ti­vas y la po­si­bi­li­dad de mi­rar ha­cia ade­lan­te con op­ti­mis­mo. Para el año que vie­ne es­pe­ran cre­cer en fac­tu­ra­ción y bac­klog, ade­más de for­ta­le­cer su pa­tri­mo­nio con un muy aus­pi­cio­so in­cre­men­to de ca­pi­tal. ¡El pro­ble­ma no es la em­pre­sa, es el em­pre­sa­rio!

El ne­fas­to de­cre­to de ur­gen­cia 003, que no hi­zo más que blo­quear la ca­de­na de pa­gos y ge­ne­rar una pa­rá­li­sis inex­pli­ca­ble en el mundo de la cons­truc­ción pe­rua­na, fue un fa­lli­do in­ten­to de me­ter pre­sas a las em­pre­sas que na­da de cul­pa te­nían, y en ese in­ten­to se afec­tó a mi­les de fa­mi­lias que na­da te­nían que ver con los ac­tos de co­rrup­ción de los due­ños y ges­to­res de las mis­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.