Los cóm­pli­ces del ge­no­ci­dio

Diario Expreso (Peru) - - TEMA DE PORTADA - LUIS GONZALES-POSADA

La dic­ta­du­ra cha­vis­ta no es­ta­ría dos dé­ca­das en el po­der, tiem­po que pue­de ex­ten­der­se seis años más con la ile­gal re­elec­ción de Ma­du­ro, de no ha­ber con­ta­do con la com­pli­ci­dad de go­bier­nos que am­pa­ra­ron co­rrup­te­las, ase­si­na­tos, tor­tu­ras, en­car­ce­la­mien­tos y otros ac­tos in­fa­mes que han pro­vo­ca­do una ca­tás­tro­fe hu­ma­ni­ta­ria sin pre­ce­den­tes en la re­gión.

Las ci­fras del desas­tre no de­jan de alar­mar y sor­pren­der. El 2018 la in­fla­ción fue un mi­llón 800 mil por cien­to, pe­ro el Fon­do Mo­ne­ta­rio pro­yec­ta que es­te año se­rá de 10 mi­llo­nes. Co­mo re­fi­rió un eco­no­mis­ta, a mo­do de ejem­plo, si es­te mes us­ted com­pra un ca­ra­me­lo a un bo­lí­var, a fin de año ten­drá que pa­gar 100 mil bo­lí­va­res por ese mis­mo ca­ra­me­lo.

La eco­no­mía se con­trae­rá más del 6 %, in­cre­men­tan­do los ni­ve­les de mi­se­ria y des­em­pleo, al mis­mo tiem­po que lo úni­co que re­pun­ta son los ho­mi­ci­dios, más de 20 mil al año, la se­gun­da ci­fra más al­ta del mun­do y ocho ve­ces mayor que en el Pe­rú.

Co­mo con­se­cuen­cia de es­ta tragedia, Na­cio­nes Uni­das es­ti­ma que has­ta di­ciem­bre el éxo­do de ve­ne­zo­la­nos cre­ce­rá a cin­co mi­llo­nes cua­tro­cien­tas mil per­so­nas, que se des­pla­za­rán prin­ci­pal­men­te ha­cia Amé­ri­ca La­ti­na. ¿Quié­nes son co­rres­pon­sa­bles de es­ta in­men­sa des­gra­cia? ¿Quié­nes apo­ya­ron a un ré­gi­men que, a nom­bre del So­cia­lis­mo del Si­glo XXI, cons­tru­yó un Es­ta­do fa­lli­do en un país con las ma­yo­res re­ser­vas de pe­tró­leo del pla­ne­ta? No es di­fí­cil iden­ti­fi­car­los, co­men­zan­do por Cu­ba, que a cam­bio de pre­ben­das pe­tro­le­ras or­ga­ni­zó y res­pal­dó in­con­di­cio­nal­men­te la dic­ta­du­ra, fa­ci­li­tan­do ase­so­res po­lí­ti­cos, agen­tes de in­te­li­gen­cia y ex­per­tos en te­mas mi­li­ta­res. El bi­no­mio Lu­la-Dil­ma en Bra­sil y los es­po­sos Kirch­ner en Ar­gen­ti­na, fue­ron sus prin­ci­pa­les blin­da­do­res di­plo­má­ti­cos por cer­ca­nía ideo­ló­gi­ca y tur­bios ne­go­cios, co­mo la com­pra ve­ne­zo­la­na de 500 mi­llo­nes de dó­la­res de tí­tu­los de la deu­da ex­ter­na ar­gen­ti­na, ope­ra­ción por la cual Chá­vez y Nés­tor Kirch­ner ha­brían ob­te­ni­do 50 mi­llo­nes de dó­la­res en co­mi­sio­nes, se­gún re­por­tan los tri­bu­na­les de jus­ti­cia bo­nae­ren­ses.

Da­niel Or­te­ga en Ni­ca­ra­gua, Ra­fael Co­rrea en Ecua­dor y Evo Mo­ra­les en Bo­li­via tam­bién apo­ya­ron las tra­pa­ce­rías del cha­vis­mo con el ar­gu­men­to de lu­char con­tra el im­pe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano y pa­ra be­ne­fi­ciar­se de la ri­que­za de la pa­tria de Bo­lí­var.

Un ter­cer gru­po de cóm­pli­ces son ocho na­cio­nes ca­ri­be­ñas, que per­mu­ta­ron prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos por gran­je­rías en pe­tró­leo y prés­ta­mos con­ce­di­dos a in­tere­ses irri­so­rios. Uru­guay, El Sal­va­dor y aho­ra Mé­xi­co del des­con­cer­tan­te Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, por­que esos go­bier­nos se ca­li­fi­can de iz­quier­da y tor­pe­men­te em­bol­san en esa ca­te­go­ría a Ma­du­ro y su ca­ma­ri­lla.

To­dos esos re­gí­me­nes, en su­ma, blo­quea­ron con sus vo­tos que la OEA apli­que la Car­ta De­mo­crá­ti­ca a Ve­ne­zue­la, ca­lla­ron an­te es­can­da­lo­sos frau­des elec­to­ra­les y gra­ví­si­mas vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos.

Y, si de res­pon­sa­bi­li­da­des se tra­ta, tam­po­co exi­mi­mos a la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal, que des­de ha­ce diez años tie­ne 600 de­nun­cias de crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad y no ha mo­vi­do un de­do pa­ra in­ves­ti­gar ni tam­po­co a la ex­pre­si­den­ta y hoy al­ta co­mi­sio­na­da de las Na­cio­nes Uni­das, Mi­chel Ba­che­let, que tie­ne cin­co lar­gos me­ses en el car­go y no vi­si­ta Ve­ne­zue­la ni Ni­ca­ra­gua, a pe­sar de los im­plo­ran­tes pe­di­dos que le ha­cen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.