Los fan­tas­mas en el Con­gre­so

Diario Expreso (Peru) - - OPINIÓN - JO­SÉ CEVASCO

Un amigo ha­ce unos días me pre­gun­ta­ba si en el Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo “pe­na­ban”. Mi res­pues­ta fue que sí y que yo ha­bía si­do tes­ti­go de al­gu­nos de es­tos he­chos fan­tas­ma­gó­ri­cos.

La pri­me­ra vez fue en el mes de agos­to de 1980, cuan­do me ini­cia­ba en el tra­ba­jo par­la­men­ta­rio, desem­pe­ñán­do­me co­mo ujier. En esa épo­ca, los ujie­res éra­mos “por­te­ros” en las mam­pa­ras que se­pa­ran el pa­sa­di­zo de los pa­sos per­di­dos con los de ac­ce­so al Se­na­do y tam­bién ce­la­do­res noc­tur­nos, ade­más de al­can­zar pa­pe­les y ca­fés en el he­mi­ci­clo

Una vez a la se­ma­na, y cuan­do ya no que­da­ba na­die en el sec­tor que co­rres­pon­día al Se­na­do den­tro del Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo, te­nía­mos la fun­ción de ve­ri­fi­car si las puer­tas es­ta­ban ce­rra­das, si al­gu­nas ofi­ci­nas se ha­bían que­da­do con la luz pren­di­da –en cu­yo ca­so apa­gá­ba­mos los ta­ble­ros de elec­tri­ci­dad del edi­fi­cio– y si al­gún ol­vi­da­di­zo ha­bía de­ja­do los gri­fos de los ba­ños abier­tos. Es­te tra­ba­jo lo ha­cía­mos en gru­po de dos.

Una ma­dru­ga­da jun­to con Ma­rio Es­co­be­do Bé­jar, ca­ri­ño­sa­men­te lla­ma­do “Be­do­yi­ta”, ca­mi­ná­ba­mos por el ter­cer pi­so del Se­na­do y en ple­na os­cu­ri­dad, sal­vo la luz te­nue de una lin­ter­na, vi­mos las áni­mas de seis per­so­nas; al­gu­na de ellas fu­man­do y dis­cu­tien­do aca­lo­ra­da­men­te, ves­tían de terno ele­gan­tes y su apa­rien­cia era de gor­dos per­fi­les.

Yo me que­dé en una pie­za, pe­ro Ma­rio, quien ve­nía tra­ba­jan­do des­de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te de 1978 y que con se­gu­ri­dad ya ha­bía pa­sa­do va­rias de esas es­ca­lo­frian­tes si­tua­cio­nes, me di­jo: “no vol­tees, si­gue ca­mi­nan­do co­mo si no los vie­ras”.

Yo no po­día creer­lo, la char­la de esos es­pí­ri­tus era de lo más real y me atre­vo a de­cir que veía has­ta el hu­mo de los ci­ga­rri­llos, pe­ro Ma­rio, mien­tras ca­mi­ná­ba­mos, se­guía dán­do­me tran­qui­li­dad has­ta que do­bla­mos la es­qui­na del pa­sa­di­zo de don­de se desa­rro­lló el he­cho. Con los años en la Ofi­cia­lía Mayor, con las lu­ces apa­ga­das mien­tras me echa­ba una sies­ta de me­dia tar­de, he sen­ti­do que me han pe­ga­do en la ca­be­za y en otras has­ta me han to­ca­do la par­te tra­se­ra del pan­ta­lón mien­tras dor­mía de es­pal­das. Y en más de una oca­sión has­ta me han gri­ta­do al oí­do: “Pe­pe”, lo que ha­cía que des­per­ta­ra de mi des­can­so.

Así, que­ri­do Jo­sé Ro­me­ro Ar­ce, doy pú­bli­ca­men­te res­pues­ta a tu in­te­rro­gan­te, y de se­gu­ro en las char­las de ca­fé que si­ga­mos te­nien­do se­ma­nal­men­te, te iré con­tan­do más anéc­do­tas de mi pa­so por el Con­gre­so.

Con los años en la Ofi­cia­lía Mayor, con las lu­ces apa­ga­das mien­tras me echa­ba una sies­ta de me­dia tar­de, he sen­ti­do que me han pe­ga­do en la ca­be­za y en otras has­ta me han to­ca­do la par­te tra­se­ra del pan­ta­lón mien­tras dor­mía de es­pal­das. Y en más de una oca­sión has­ta me han gri­ta­do al oí­do: “Pe­pe”, lo que ha­cía que des­per­ta­ra de mi des­can­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.