ONU in­ves­ti­ga­rá mis­te­rio­sa muer­te del opo­si­tor ve­ne­zo­lano Fer­nan­do Al­bán, ba­jo la sos­pe­cha de tra­tar­se de un ase­si­na­to

la fis­ca­lía di­ce que fue un sui­ci­dio, pe­ro la opo­si­ción de­nun­cia un ho­mi­ci­dio de par­te del se­bin, el ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia del ré­gi­men cha­vis­ta

La Primera Diario - - Portada -

La Ofi­ci­na del Al­to Co­mi­sio­na­do de Na­cio­nes Uni­das pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos in­ves­ti­ga­rá la muer­te del opo­si­tor ve­ne­zo­lano Fer­nan­do Al­bán -acu­sa­do de es­tar im­pli­ca­do en el su­pues­to aten­ta­do con­tra Ni­co­lás Ma­du­ro en agos­to de es­te año- en el ám­bi­to del in­for­me que rea­li­za el Con­se­jo de De­re­chos Hu­ma­nos so­bre los abu­sos co­me­ti­dos en ese país. Ra­vi­na Sah­ma­da­sa­ni, por­ta­voz de la Ofi­ci­na, con­fir­mó la in­ves­ti­ga­ción y ex­pli­có que la muer­te en cus­to­dia del con­ce­jal Al­bán se­rá uno de los asun­tos que in­clui­rá la in­ves­ti­ga­ción so­bre las vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos que rea­li­za­rá la en­ti­dad. “El Con­se­jo de De­re­chos Hu­ma­nos en­car­gó a nues­tra Ofi­ci­na ela­bo­rar un in­for­me so­bre Ve­ne­zue­la, por lo que mi­ra­re­mos es­to e in­ves­ti­ga­re­mos to­dos los as­pec­tos de la si­tua­ción de los de­re­chos hu­ma­nos en Ve­ne­zue­la”.

En la úl­ti­ma se­sión del Con­se­jo de De­re­chos Hu­ma­nos, que con­clu­yó a fi­na­les de sep­tiem­bre, se adop­tó una re­so­lu­ción que pi­de a la Ofi­ci­na in­ves­ti­gar los even­tua­les abu­sos y vio­la­cio­nes de las li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les que se co­me­tan en el país sud­ame­ri­cano y pre­sen­tar pú­bli­ca­men­te di­chas pes­qui­sas. La por­ta­voz ex­pli­có que han pe­di­do a Ve­ne­zue­la ac­ce­so al país y que aún es­tán es­pe­ran­do una res­pues­ta “pe­ro que las lí­neas de co­mu­ni­ca­ción es­tán siem­pre abier­tas”. “El ac­ce­so al país nos per­mi­ti­rá ha­cer una in­ves­ti­ga­ción más pro­fun­da y mi­rar a to­dos los la­dos, sub­ra­yó. “Hay mu­cha es­pe­cu­la­ción so­bre lo qué pa­só, si se sui­ci­dó, si lo lan­za­ron, si fue mal­tra­ta­do, hay mu­cha es­pe­cu­la­ción y es por ello que ne­ce­si­ta­mos una in­ves­ti­ga­ción in­de­pen­dien­te y trans­pa­ren­te pa­ra acla­rar las cir­cuns­tan­cias de su muer­te”, afir­mó la por­ta­voz de la Ofi­ci­na del Al­to Co­mi­sio­na­do de ONU pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos.

La Fis­ca­lía ve­ne­zo­la­na in­for­mó la vís­pe­ra que Al­bán, de­te­ni­do por el aten­ta­do con­tra el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro, se sui­ci­dó en la se­de del Ser­vi­cio de In­te­li­gen­cia (Se­bin) y de que abrió una in­ves­ti­ga­ción por el he­cho, pe­ro su par­ti­do, Pri­me­ro Jus­ti­cia (PJ), de­nun­ció un ase­si­na­to. “Hay mu­cha es­pe­cu­la­ción so­bre lo qué pa­só, si se sui­ci­dó, si lo lan­za­ron, si fue mal­tra­ta­do, hay mu­cha es­pe­cu­la­ción y es por ello que ne­ce­si­ta­mos una in­ves­ti­ga­ción in­de­pen­dien­te y trans­pa­ren­te pa­ra acla­rar las cir­cuns­tan­cias de su muer­te”, afir­mó Sha­ma­da­sa­ni.

Di­cho es­to, la por­ta­voz sub­ra­yó que “Al­bán es­ta­ba ba­jo la cus­to­dia del Es­ta­do y por lo tan­to el Es­ta­do te­nía la res­pon­sa­bi­li­dad de ve­lar por su se­gu­ri­dad, in­te­gri­dad per­so­nal y dig­ni­dad”. Agre­gó, ade­más, que en la Ofi­ci­na del Al­to Co­mi­sio­na­do es­tán “preo­cu­pa­dos no so­lo por su muer­te, sino por el he­cho de que no ha­bía si­do pre­sen­ta­do an­te un juez en las pri­me­ras 48 ho­ras tal y co­mo es­ta­ble­ce la ley ve­ne­zo­la­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.