Fron­te­ra Mé­xi­co-ee.uu. se abrió pa­ra que fa­mi­lias se­pa­ra­das por años se abra­cen nue­va­men­te aun­que sea por tres mi­nu­tos

el Mu­ro de ace­ro fron­te­ri­zo de Más de cin­co Me­tros de al­tu­ra cons­trui­do en­tre ciu­dad juá­rez, Mé­xi­co, y sun­land park, es­ta­dos uni­dos, se abrió por pri­me­ra vez

La Primera Diario - - Portada -

Cer­ca de 3,000 per­so­nas se die­ron ci­ta a la fron­te­ra que di­vi­de Ciu­dad Juá­rez, Mé­xi­co, y Sun­land Park, Es­ta­dos Uni­dos, pa­ra re­unir­se du­ran­te tres mi­nu­tos con sus fa­mi­lia­res, en la sex­ta edi­ción del even­to de­no­mi­na­do “Abra­zos, no mu­ros”. El even­to, or­ga­ni­za­do por la Red en De­fen­sa de los De­re­chos de los Mi­gran­tes, con­vo­có a al­re­de­dor de 250 fa­mi­lias y se lle­vó a ca­bo con la co­la­bo­ra­ción de or­ga­ni­za­cio­nes de­di­ca­das a la pro­mo­ción de los de­re­chos hu­ma­nos a am­bos la­dos de la fron­te­ra. A di­fe­ren­cia de edi­cio­nes an­te­rio­res, que tu­vie­ron lu­gar en el bor­do del Río Bra­vo, es­te “Abra­zos, no mu­ros” se desa­rro­lló en la va­lla me­tá­li­ca de po­co más de cin­co me­tros de al­tu­ra con la que el Go­bierno de EE.UU. sus­ti­tu­yó la cer­ca que di­vi­dió a am­bas na­cio­nes por más de 20 años. Fer­nan­do Gar­cía, di­rec­tor de Bor­der Net­work for Hu­man Rights (Red Fron­te­ri­za por los De­re­chos de los Mi­gran­tes, en es­pa­ñol), se­ña­ló que es­te es un lu­gar con una gran car­ga de con­te­ni­do. “Es­te es un mu­ro que re­pre­sen­ta lo peor de la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria. Es un mu­ro que re­pre­sen­ta el ra­cis­mo y la xe­no­fo­bia que exis­te en los Es­ta­dos Uni­dos”, di­jo. Las fa­mi­lias ha­cen fi­la a lo lar­go de la va­lla me­tá­li­ca, flan­quea­dos por vo­lun­ta­rios de la or­ga­ni­za­ción del even­to, has­ta lle­gar a uno de los por­ta­les abier­tos es­pe­cial­men­te pa­ra es­ta oca­sión. Las res­tric­cio­nes son ma­yo­res del la­do me­xi­cano. Mar­ga­ri­ta Paz tie­ne 82 años y es­pe­ra en la fi­la pa­ra abra­zar a su hi­ja, que vi­ve en Denver. Ha­ce unos mi­nu­tos tu­vo que vi­si­tar la ca­si­lla de aten­ción mé­di­ca que co­lo­có la Cruz Ro­ja Me­xi­ca­na por­que se le ba­jó la pre­sión. Ya es­ta­ble, di­ce que los mi­nu­tos en los que pue­de abra­zar a su hi­ja pa­ra ella “va­len oro” y que los apro­ve­cha­rá al má­xi­mo. Lue­go de los tres mi­nu­tos sue­na una chi­cha­rra, es el so­ni­do que mar­ca el fin de los abra­zos. Las fa­mi­lias dan la vuel­ta a los cor­do­nes ama­ri­llos y re­gre­san por el sue­lo en­lo­da­do has­ta la car­pa don­de han guar­da­do sus abri­gos. En al­gu­nos ca­sos es­pe­ra­ron años pa­ra re­en­con­trar­se con sus se­res que­ri­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.