El pre­si­den­te Mar­tín Viz­ca­rra ob­ser­vó Ley Fujimori por­que fa­vo­re­ce a que Al­ber­to Fujimori no pa­ge ni un cen­ta­vo a víc­ti­mas de dic­ta­du­ra

En­tre las prin­ci­pa­les ob­ser­va­cio­nes del pre­si­den­te se cues­tio­na que “arres­to do­mi­ci­lia­rio” En reali­dad le per­mi­te al reo pa­sear por la ca­lle

La Primera Diario - - Portada -

En do­cu­men­to en­via­do al Con­gre­so, el pre­si­den­te Mar­tín Viz­ca­rra pre­ci­sa ocho ra­zo­nes pa­ra no pro­mul­gar la “Ley que es­ta­ble­ce la eje­cu­ción hu­ma­ni­ta­ria de la pe­na”. Es­tas van des­de la fal­ta de un análisis ju­rí­di­co-pe­ni­ten­cia­rio, has­ta la crea­ción de de­li­tos que no exis­ten en el Có­di­go Pe­nal, pa­san­do por las sos­pe­chas de que la nor­ma fue apro­ba­da pen­san­do en Al­ber­to Fujimori. “No es po­si­ble ad­mi­tir me­di­das de egre­so an­ti­ci­pa­do que al­can­cen a gru­pos ex­tre­ma­da­men­te re­du­ci­dos, pues ade­más de no te­ner re­le­van­cia prác­ti­ca, es po­si­ble que su re­gu­la­ción ge­ne­re sus­pi­ca­cias so­bre di­rec­cio­na­mien­to o com­pli­ci­da­des que de­ben ser aje­nas a to­da pro­pues­ta téc­ni­co ju­rí­di­ca”, se lee en un pá­rra­fo. La nor­ma, pro­pues­ta por Ye­ni Vil­ca­to­ma y mo­di­fi­ca­da en el Pleno del Con­gre­so, tam­bién se­ría con­tra­pro­du­cen­te pa­ra que los con­de­na­dos adul­tos ma­yo­res no pa­guen el di­ne­ro que de­ben al Es­ta­do pe­ruano. “En el ar­tícu­lo 69 del Có­di­go Pe­nal se exi­ge el pa­go ín­te­gro de la re­pa­ra­ción ci­vil pa­ra la reha­bi­li­ta­ción de aquel que ha cum­pli­do la pe­na o me­di­da de se­gu­ri­dad que le fue im­pues­ta”, apun­ta el Po­der Eje­cu­ti­vo. Otro cues­tio­na­mien­to es que se con­tra­vie­ne el prin­ci­pio de cum­pli­mien­to de pe­na y pro­tec­ción a la po­bla­ción. El be­ne­fi­cia­do no cum­ple arres­to do­mi­ci­lia­rio, sino que la vi­gi­lan­cia elec­tró­ni­ca le per­mi­te cir­cu­lar por to­da la pro­vin­cia don­de re­si­de, e in­clu­so ir a otra si lo in­for­ma al Po­der Ju­di­cial. Ade­más, en la se­gun­da dis­po­si­ción com­ple­men­ta­ria fi­nal hay una apa­ren­te in­cohe­ren­cia: se du­pli­can los años de sen­ten­cia pa­ra los su­pues­tos be­ne­fi­cia­dos. Es de­cir, si de­ben 10 años de con­de­na, pa­sa­rán a de­ber vein­te. Viz­ca­rra tam­bién afir­ma que se co­me­te una in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad por­que la nor­ma po­ne al INPE co­mo eje­cu­tor de la pe­na, cuan­do –se­gún cri­te­rio del go­bier­noes­to de­be pa­sar an­tes por el Po­der Ju­di­cial; se dis­cri­mi­na­ría a mu­je­res con­de­na­das al pe­dir­les más edad pa­ra ser be­ne­fi­cia­das; se san­cio­na pe­nal­men­te al ga­ran­te si el be­ne­fi­cia­do no cum­ple las nor­mas y es­ca­pa, pe­ro sin que su ac­to es­té ti­pi­fi­ca­do en el Có­di­go Pe­nal. El Con­gre­so tie­ne la al­ter­na­ti­va de alla­nar­se a es­tas ob­ser­va­cio­nes y mo­di­fi­car la nor­ma, in­sis­tir en apro­bar­la co­mo es­tá, arries­gán­do­se a que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal la anu­le, o abrir un de­ba­te que to­me va­rias se­ma­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.