De­sin­te­res y vo­la­ti­li­dad po­pu­lar

La Primera Semanal - - NEWS - JO­SÉ LO­LAS MIANI DI­REC­TOR

Ana­li­zan­do los re­sul­ta­dos de la úl­ti­ma en­cues­ta rea­li­za­da en es­ta eta­pa pre elec­to­ral, cai­go en cuen­ta que exis­te un 29% de de­sin­te­rés po­pu­lar re­fle­ja­do en el vo­to en blan­co/ vi­cia­do y en el no sa­be /no opi­na que se­rá, en mi opi­nión, el sec­tor de­ter­mi­nan­te de los elec­to­res que in­cli­na­rá la ba­lan­za elec­to­ral a fa­vor de uno de los candidatos al si­llón pre­si­den­cial. El Co­mer­cio pu­bli­có el úl­ti­mo do­min­go los re­sul­ta­dos de un son­deo ur­bano ru­ral de Ipsos Apo­yo, en el que pa­ra mu­chos ob­ser­va­do­res re­sal­ta­rá en im­por­tan­cia los re­sul­ta­dos de los candidatos su­pues­ta­men­te con ma­yor op­ción a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. Sin du­da es im­por­tan­te, en ba­se a es­tos co­ro­la­rios, ca­li­brar o ima­gi­nar el es­ce­na­rio sub­se­cuen­te pa­ra las pró­xi­mas elec­cio­nes, pe­ro es más im­por­tan­te ana­li­zar los re­sul­ta­dos ocul­tos o in­ser­tos en­tre lí­neas en es­tas mues­tras que sin du­da al­gu­na van a de­ter­mi­nar el re­sul­ta­do fi­nal de las elec­cio­nes pac­ta­das pa­ra el 10 de abril de pró­xi­mo año. En ba­se a es­tos re­sul­ta­dos, en­tien­do que es in­ne­ga­ble el enor­me de­sin­te­rés de la po­bla­ción elec­to­ral ha­cia la po­lí­ti­ca y los ope­ra­do­res po­lí­ti­cos exis­ten­tes. Exis­te un cla­ro y fuer­te re­pu­dio por la cla­se po­lí­ti­ca na­cio­nal. Pues en ba­se a los ne­ga­ti­vos acon­te­ci­mien­tos de los úl­ti­mos tiem­pos en el queha­cer na­cio­nal, los pe­rua­nos en ge­ne­ral han desa­rro­lla­do una aver­sión com­pul­si­va a to­da ac­ción o ima­gen que ten­ga un con­te­ni­do po­lí­ti­co. In­clu­so la mis­ma pa­la­bra “po­lí­ti­ca” cau­sa ar­ca­das en el ciu­da­dano de a pie. De­bi­do a que en es­tos mo­men­tos la pa­la­bra “po­lí­ti­ca” y “corrupción” son asi­mi­la­das en el en­ten­der po­pu­lar como cla­ros y de­fi­ni­dos si­nó­ni­mos. Y, sin du­da al­gu­na, es­te go­bierno na­cio­na­lis­ta en­ca­be­za­do por la pa­re­ja pre­si­den­cial se ha en­car­ga­do de re­afir­mar­lo cons­tan­te­men­te, en lo que va de es­te úl­ti­mo lus­tro. No ter­mi­na aún el go­bierno del pre­si­den­te Ollan­ta Hu­ma­la y su esposa, Na­di­ne He­re­dia, pre­si­den­ta del Par­ti­do Na­cio­na­lis­ta, ya es­tá en­vuel­ta en gra­ví­si­mas in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les que la vin­cu­lan con de­li­tos de la­va­do ac­ti­vos, trá­fi­co de in­fluen­cia e in­clu­so con la ex­tra­ña muer­te de Emer­son Fa­sa­bi. Y, como si fue­ra po­co, mos­tra­ría vin­cu­la­cio­nes con ele­men­tos co­rrup­tos del go­bierno cha­vis­ta de Ve­ne­zue­la re­la­cio­na­dos al nar­co­trá­fi­co, como Dios­da­do Ca­be­llo. Es­tas de­nun­cias e in­ves­ti­ga­cio­nes, que se­ña­lan y afec­tan di­rec­ta­men­te a la cón­yu­ge del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca en pleno ejer­ci­cio del po­der, son la re­afir­ma­ción de la aso­cia­ción sub­je­ti­va que ha­ce el elec­to­ra­do en­tre po­lí­ti­ca y corrupción. De ahí vie­ne la fuer­za que mue­ve el re­cha­zo po­pu­lar a si­quie­ra ofre­cer su opi­nión o su in­cli­na­ción elec­to­ral ha­cía al­gún can­di­da­to an­tes de tiem­po. He­cho que en el fon­do de­bi­li­ta­ría el pro­ce­so de­mo­crá­ti­co en el país y la mé­du­la es­pi­nal de la de­mo­cra­cia na­cio­nal en sí. Pues­to que si el vo­to fue­ra vo­lun­ta­rio, de he­cho la au­sen­cia en las me­sas elec­to­ra­les su­pe­raría el 30% del elec­to­ra­do. Al ser el vo­to elec­to­ral obli­ga­to­rio, con­mi­na al elec­tor a ele­gir for­zo­sa­men­te a uno de los candidatos del me­nú elec­to­ral de la co­ci­na po­lí­ti­ca na­cio­nal. Me­ta­fó­ri­ca­men­te ha­blan­do, el pró­xi­mo pro­ce­so elec­to­ral se­rá como obli­gar a es­co­ger a un gru­po de co­men­sa­les, que re­pre­sen­ta el 29% de to­tal de la clien­te­la, uno de los pla­tos del me­nú, a sa­bien­das que no quie­re co­mer na­da, por­que sim­ple­men­te nin­guno es de su agra­do. Es­te 29 % de elec­to­res, que de se­gu­ro se va a ir in­cre­men­tan­do en los pró­xi­mos son­deos, son los que, en mi hu­mil­de opi­nión, van a de­fi­nir la con­tien­da elec­to­ral pre­si­den­cial pro­gra­ma­da pa­ra el pró­xi­mo año. A par­tir de hoy, los equi­pos de cam­pa­ña, si tie­nen una vi­sión am­plia y sa­ben leer subjetivamente las ci­fras, van a co­men­zar a tra­ba­jar en lim­piar la ima­gen de sus candidatos, pa­ra tor­nar­los im­po­lu­tos, con el úni­co pro­pó­si­to de ha­cer­los ape­te­ci­bles al pa­la­dar po­pu­lar y de es­ta ma­ne­ra in­ci­tar al elec­to­ra­do a pro­bar el bo­ca­do que in­cli­na­rá de­fi­ni­to­ria­men­te la ba­lan­za elec­to­ral. Has­ta la pró­xi­ma semana, mi fie­les ami­gos de La Pri­me­ra Se­ma­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.