PPK DESESPERADO

La Primera Semanal - - EDITORIAL - JO­SÉ LO­LAS MIANI

Sin lu­gar a du­das, el com­por­ta­mien­to de PPK re­pre­sen­ta la esen­cia del po­lí­ti­co tra­di­cio­nal. Del po­lí­ti­co co­mo­dón, de es­cri­to­rio, que ha­ce obra de la bo­ca pa­ra afue­ra, cri­ti­can­do al gra­do de lle­gar con to­tal des­par­pa­jo a in­sul­tar a su opo­nen­te, an­te la de­ses­pe­ra­ción in­mi­nen­te de la ba­ta­lla per­di­da. Es­to lo ha pues­to de ma­ni­fies­to el can­di­da­to PPK al in­sul­tar a su par­ti­do, a Kei­ko Fu­ji­mo­ri y a los miem­bros de su agru­pa­ción, ca­li­fi­cán­do­la co­mo cloa­ca, fal­tán­do­le el res­pe­to a una dama y a un con­ten­dor po­lí­ti­co. La de­ses­pe­ra­ción de ver­se en­vuel­to en un cla­ro des­cen­so ver­ti­cal en las ci­fras de las úl­ti­mas en­cues­tas es­ta­ría cau­san­do se­rios es­tra­gos emo­cio­na­les en el gru­po de ase­so­res que es­tán de­trás de PPK, quie­nes se­rían los in­ci­ta­do­res de que ata­que irres­pe­tuo­sa­men­te a su con­ten­do­ra que le lle­va la de­lan­te­ra.

El de­to­nan­te de este y otros arran­ques de fu­ria ver­bal que se han su­ce­di­do ca­si a dia­rio en la úl­ti­ma se­ma­na, al pa­re­cer se­ría las pre­ci­sio­nes de la can­di­da­ta Kei­ko Fu­ji­mo­ri al ha­cer­le re­cor­dar su ver­gon­zo­so pa­sa­do hui­di­zo. Uno de ellos en 1968, cuan­do el Ejer­ci­to ha­bía to­ma­do la Brea y Pa­ri­ñas y él era ge­ren­te del Ban­co Cen­tral de Re­ser­va del Pe­rú, pues­to al que ac­ce­dió gra­cias a su so­cio y ami­go, el ge­ren­te ge­ne­ral del BCR de ese en­ton­ces, Car­los Ro­drí­guez Pas­tor. Y él se en­car­gó de vi­gi­lar que la IPC co­bre más de 105 millones de dó­la­res an­tes de ir­se del país, un di­ne­ro que le per­te­ne­cía al Es­ta­do pe­ruano. Lue­go de ello re­nun­ció en­tre ga­llos y me­dia no­che y em­pren­dió una huí­da clan­des­ti­na que se­gún se­ña­la la cró­ni­ca pe­rio­dís­ti­ca de ese tiem­po fue en la ma­le­te­ra de un au­to por la fron­te­ra con Ecua­dor.

La se­gun­da hui­da fue en la dé­ca­da del 90, cuan­do las pa­pas que­ma­ban pa­ra to­dos, cuan­do las hor­das te­rro­ris­tas pro­pi­cia­das por la in­di­fe­ren­cia del go­bierno de Ac­ción Po­pu­lar- del cual fue mi­nis­tro- y la in­efi­ca­cia pa­ra com­ba­tir­lo del go­bierno apris­ta, ame­na­za­ban el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co y a to­dos los pe­rua­nos. Adu­cien­do una ame­na­za, hi­zo sus ma­le­tas y se pu­so a buen re­cau­do en los Es­ta­dos Uni­dos. Mien­tras que millones de pe­rua­nos nos que­da­mos en nues­tros pues­tos de ba­ta­lla. Lu­chan­do con­tra la in­se­gu­ri­dad, el des­em­pleo, la hi­per­in­fla­ción cau­sa­da prin­ci­pal­men­te por los dos go­bier­nos an­te­rio­res. Los pe­rua­nos con tué­tano ro­jo y blan­co nos que­da­mos aquí, en nues­tra tie­rra, pa­ra dar la ba­ta­lla, co­mo lo di­jo el va­lien­te pe­ruano Fran­cis­co Bo­log­ne­si: “Has­ta que­mar el úl­ti­mo car­tu­cho”.

Mien­tras los co­bar­des y con­ve­ni­dos huían ce­rran­do sus em­pre­sas y lle­ván­do­se su di­ne­ro del país, los pe­rua­nos va­lien­tes y con­se­cuen­tes nos que­da­mos aquí, en la úni­ca pa­tria que te­ne­mos, jun­to a los nues­tros, so­por­tan­do la cri­sis y la me­tra­lla te­rro­ris­ta. Fue­ron años de lu­cha, apa­ren­te­men­te sin una luz al fi­nal del tú­nel, lus­tros de zo­zo­bra, apa­go­nes, crí­me­nes y ex­plo­sio­nes que no te­nían cuan­do aca­bar. Pe­se a to­do, aquí nos que­da­mos los ver­da­de­ros pe­rua­nos. Apos­tan­do por el Pe­rú. Le pe­se a quien le pe­se, el pre­si­den­te que es­tu­vo afe­rra­do fir­me­men­te al timón de este bar­co lla­ma­do Pe­rú du­ran­te esos años san­grien­tos fue Al­ber­to Fu­ji­mo­ri. Y en ho­nor a la ver­dad y a sus ga­lo­nes ga­na­dos en esa gue­rra sin cuar­tel, hay que te­ner cua­jo pa­ra pre­ten­der in­sul­tar su ape­lli­do y a la gente que pu­so el pe­cho por el Pe­rú.

¿Dón­de es­tu­vie­ron en los tiem­pos acia­gos to­dos los que ahora ape­drean e in­sul­tan a un hom­bre en­fer­mo y vie­jo, a un ge­ne­ral que lle­vó a la gran vic­to­ria a nues­tra Na­ción? Yo sé dón­de es­ta­ban, go­zan­do de sus man­sio­nes y su di­ne­ro en Nor­tea­mé­ri­ca o en Eu­ro­pa, mien­tras que el Pe­rú era un pol­vo­rín. Por ello hay que apre­ciar y aplau­dir a los que se que­da­ron y vol­tear­les la es­pal­da con in­di­fe­ren­cia a los que hu­ye­ron de los tiem­pos di­fí­ci­les. Sa­quen sus con­clu­sio­nes, es to­do por hoy mis ami­gos de La Pri­me­ra Se­ma­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.