LA HIS­TO­RIA OCUL­TA DE­TRÁS DE LAS COIMAS A TO­LE­DO

La In­te­ro­ceá­ni­ca Sur exis­te, pe­ro na­die la re­cla­ma co­mo ha­za­ña y pa­re­ce per­te­ne­cer más al ates­ta­do que a la his­to­ria

La Primera Semanal - - PORTADA -

El 21 de enero de 2006, los pre­si­den­tes de Pe­rú y Bra­sil, Ale­jan­dro To­le­do y Luiz Ina­cio Lu­la da Sil­va sos­te­nían triun­fan­tes los ex­tre­mos de la cin­ta re­cién cor­ta­da so­bre el puen­te que une a Pe­rú con Bra­sil a tra­vés de Acre y Ma­dre de Dios. Los sím­bo­los eran elo­cuen­tes y po­de­ro­sos. Dos pre­si­den­tes de­mo­crá­ti­cos, am­bos sa­li­dos de la po­bre­za y cur­ti­dos por la ad­ver­si­dad, unían a dos na­cio­nes a tra­vés de lo que los se­pa­ró por los si­glos: la sel­va. Y ese puen­te em­pal­ma­ba con la ca­rre­te­ra cu­yo pro­pó­si­to vi­sio­na­rio era no so­lo unir al Bra­sil con Pe­rú sino a es­te con­si­go mis­mo, des­de la Cos­ta, por el An­de has­ta la Ama­zo­nia por obra de una de­no­da­da in­ge­nie­ría ci­vil. To­das las empresas que par­ti­ci­pa­ban en es­te em­pe­ño eran bra­si­le­ñas y pe­rua­nas, ba­jo el li­de­raz­go de la en­ton­ces pres­ti­gio­sa y po­de­ro­sa Ode­brecht. Era uno de esos mo­men­tos in­fre­cuen­tes en los que la po­lí­ti­ca y la épi­ca pa­re­cen en­con­trar­se y a ve­ces, en reali­dad, se en­cuen­tran. Aho­ra, do­ce años des­pués, se­ña­la en su am­plio in­for­me la pe­rio­dis­ta Ro­sa Lau­ra del por­tal IDL Re­por­te­ros, que sa­be­mos que quie­nes en reali­dad se en­con­tra­ron fue­ron la po­lí­ti­ca y el ro­bo. El cho­rro po­ten­te de La­va Ja­to se en­car­gó de de­mos­trar­lo. Co­mo bien di­ce la in­ves­ti­ga­do­ra de IDL Re­por­te­ros, hoy, Lu­la lu­cha por su li­ber­tad y lo que que­da de su le­ga­do, des­pués de ser con­de­na­do en se­gun­da ins­tan­cia a 12 años de pri­sión en Bra­sil. To­le­do es­tá pró­fu­go de la jus­ti­cia pe­rua­na, en Stan­ford, re­cla­man­do ser un per­se­gui­do po­lí­ti­co. Ode­brecht per­dió po­der, pres­ti­gio y lu­cha por so­bre­vi­vir, lue­go de con­fe­sar gran par­te de sus de­li­tos y pa­sar por la ex­pia­ción de penas, des­ca­be­za­mien­tos, hu­mi­lla­cio­nes, mul­tas y pro­fun­das re­for­mas. La ca­rre­te­ra In­te­ro­ceá­ni­ca Sur exis­te, pe­ro na­die la re­cla­ma co­mo ha­za­ña y pa­re­ce per­te­ne­cer más al ates­ta­do que a la his­to­ria. Ese día de ce­le­bra­ción, ¿sa­bía al­guien la his­to­ria ocul­ta de­trás de la épi­ca pro­cla­ma­da de in­te­gra­ción e in­ge­nie­ría ci­vil? La in­ves­ti­ga­ción de Ro­sa Lau­ra de­ter­mi­na que To­le­do lo sa­bía, cla­ro es­tá, de acuer­do con la abru­ma­do­ra evi­den­cia que se dis­po­ne hoy a par­tir de las de­la­cio­nes de Ode­brecht, com­ple­men­ta­das lue­go por las de Yo­sef Mai­man y anu­da­das an­tes por el ca­so Eco­te­va. Además, va­rios de los asis­ten­tes VIP no so­lo co­no­cían la his­to­ria de­trás de la his­to­ria sino ha­bían par­ti­ci­pa­do

ac­ti­va­men­te en ella, en la “cu­tra” de­trás de la obra. En di­ciem­bre pa­sa­do, IDL-Re­por­te­ros pu­bli­có en ex­clu­si­va vi­deos iné­di­tos de la con­fe­sión de Jor­ge Ba­ra­ta an­te fis­ca­les bra­si­le­ños, don­de re­la­tó mi­nu­cio­sa­men­te có­mo y cuán­do se ne­go­ció la coima (fi­nal­men­te de 20 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ga­dos a Ale­jan­dro To­le­do a tra­vés de la or­ga­ni­za­ción de Mai­man) pa­ra ga­nar la bue­na pro de la In­te­ro­ceá­ni­ca y lle­var ade­lan­te la obra. ¿Fue­ron es­tos to­dos los so­bor­nos que se rea­li­za­ron pa­ra otor­gar a Ode­brecht la In­te­ro­ceá­ni­ca Sur y pa­gar­le lue­go ca­lla­dos to­dos los so­bre­cos­tos con los que es­ta com­pa­ñía trans­for­mó has­ta las coimas en una lu­cra­ti­va in­ver­sión? La res­pues­ta en­con­tra­da por la pe­rio­dis­ta Lau­ra de IDL Re­por­te­ros es di­rec­ta: No. La in­ves­ti­ga­ción de­ter­mi­na que la coima a To­le­do fue, di­ga­mos, la coima ma­cro, la que hi­zo po­si­ble ob­te­ner la obra. Lue­go, du­ran­te su eje­cu­ción, hu­bo una se­gun­da coima, mu­cho me­nor, que per­mi­tió que el con­sor­cio li­de­ra­do por Ode­brecht co­bra­ra más rá­pi­do. Y en­tre la cu­tra gran­de y la cu­tra chi­ca hu­bo un ca­so muy im­por­tan­te de con­flic­to de in­te­rés: el di­se­ño de ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros que per­mi­tie­ron al con­sor­cio man­te­ner li­qui­dez, por West­field, la em­pre­sa de Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki, que con­tra­tó, eje­cu­tó y co­bró mien­tras PPK ser­vía co­mo mi­nis­tro en el go­bierno de To­le­do. La se­cuen­cia fue así: cu­tra gran­de, con­flic­to de in­te­rés, cu­tra chi­ca. Es muy pro­ba­ble que el mis­mo pa­trón de so­bor­nos se va­ya a en­con­trar en otras obras cuan­do se pro­fun­di­ce me­jor la in­ves­ti­ga­ción, se­ña­la Ro­sa Lau­ra en su in­for­me. IDL-R pre­sen­tó en ex­clu­si­va nue­vos vi­deos que re­la­tan có­mo y pa­ra qué fue el segundo so­borno. En ellos, Jor­ge Ba­ra­ta y Luis de Me­ne­ses Weyll con­fie­san có­mo se acor­dó coimear a Juan Car­los Ze­va­llos, en­ton­ces pre­si­den­te de Osi­tran. Tam­bién re­la­tan có­mo un ins­tru­men­to fi­nan­cie­ro – que hoy sa­be­mos, fue di­se­ña­do por West­field, de Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki– le fa­ci­li­tó a Ode­brecht el tra­ba­jo de cons­truc­ción de la ca­rre­te­ra In­te­ro­ceá­ni­ca Sur. En­ten­de­re­mos me­jor por qué fue es­ta la obra de la em­pre­sa bra­si­le­ña en Pe­rú que más so­bre­cos­tos ge­ne­ró. Em­pe­ce­mos por ahí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.