EL MÁS BUS­CA­DO

Hace cer­ca de un año se des­cu­brió los ne­go­cios de Gus­ta­vo Sa­la­zar con Ode­brecht, quien eva­de la justicia y si­gue vi­vien­do a to­do lu­jo en el ex­clu­si­vo edi­fi­cio JA­DE SIGNATURE en Mia­mi

La Primera Semanal - - PORTADA -

In­ves­ti­gan si con el di­ne­ro que re­ci­bió de cons­truc­to­ra bra­si­le­ña ad­qui­rió de­par­ta­men­to a For­tu­ne In­ter­na­tio­nal Group ac­tual­men­te va­lo­ri­za­do en cer­ca de 2 mi­llo­nes de dó­la­res

In­ves­ti­gan si con el di­ne­ro que re­ci­bió de cons­truc­to­ra bra­si­le­ña ad­qui­rió de­par­ta­men­to a For­tu­ne In­ter­na­tio­nal Group, ac­tual­men­te va­lo­ri­za­do en cer­ca de 2 mi­llo­nes de dó­la­res

Se va a cum­plir un año de des­cu­brir­se las im­pli­can­cias del em­pre­sa­rio Gus­ta­vo Sa­la­zar Del­ga­do con las coimas que en­tre­ga­ba Ode­brecht a go­ber­na­do­res re­gio­na­les, al­cal­des, mi­nis­tros, fun­cio­na­rios de Es­ta­do y pre­si­den­tes de la Re­pú­bli­ca, y el em­pre­sa­rio del ru­bro de se­gu­ros, ex pre­si­den­te del club Re­ga­tas de Lima, y una de las má­xi­mas au­to­ri­da­des del bád­min­ton mun­dial, si­gue dis­fru­tan­do de una gran vi­da en un lu­jo­so de­par­ta­men­to, en uno de los edi­fi­cios más ex­clu­si­vos de Mai­mi. Sa­la­zar in­gre­só a la pe­no­sa lis­ta de los más bus­ca­dos por la Po­li­cía y el Mi­nis­te­rio del In­te­rior. 20 mil so­les es lo que cues­ta dar con su pa­ra­de­ro. So­bre él pe­sa una or­den de pri­sión pre­ven­ti­va por el de­li­to de la­va­do de ac­ti­vos. To­do es­to, al es­tar im­pli­ca­do en el ca­so del su­pues­to so­borno de Ode­brecht al ex go­ber­na­dor del Cus­co, Jor­ge Acu­rio Ti­to, por obras pú­bli­cas en esa re­gión. Se­gún la ver­sión de dos co­la­bo­ra­do­res efi­ca­ces, uno de ellos un ex fun­cio­na­rio de la em­pre­sa bra­si­le­ña y otro na­da me­nos que su abo­ga­do, Jo­sé Fran­cis­co Za­ra­go­zá, Sa­la­zar es­ta­ba al tan­to de los pagos ilí­ci­tos efec­tua­dos por Ode­brecth a Acu­rio Ti­to. A tra­vés de Wir­cel, una em­pre­sa cons­ti­tui­da por Sa­la­zar, se ha­brían efec­tua­do los so­bor­nos al po­lí­ti­co cus­que­ño: un mi­llón 250 mil dó­la­res en­tre oc­tu­bre y de no­viem­bre de 2013. Se­gún lo ma­ni­fes­ta­do an­te la Fis­ca­lía por Za­ra­go­zá, Sa­la­zar co­no­cía de to­dos los de­ta­lles de es­ta transac­ción. Pues bien, Sa­la­zar Del­ga­do se en­cuen­tra des­de cer­ca de 10 me­ses, vi­vien­do en Mia­mi, don­de es pro­pie­ta­rio del de­par­ta­men­to 1504 en un edi­fi­cio: el con­do­mi­nio Ja­de, ubi­ca­do en el 17001 de Co­llins Ave­nue, en la zo­na nor­te de es­ta ciu­dad. El pro­gra­ma Cuar­to Po­der se­ña­ló en un in­for­me pro­pa­la­do en ju­nio del año pa­sa­do, que fue a tra­vés de una em­pre­sa off sho­re, de nom­bre Gu­sa y de pro­pie­dad de Sa­la­zar, que ad­qui­rió en ma­yo 2012 es­te lu­jo­so de­par­ta­men­to. El pre­cio que pa­gó fue de 1 mi­llón 520 mil dó­la­res a For­tu­ne In­ter­na­tio­nal Group. Su va­lor ac­tual bor­dea los dos mi­llo­nes de dó­la­res. La zo­na da a la pla­ya Sunny Is­le, una de las más ex­clu­si­vas de es­ta zo­na de Mia­mi. En el in­for­me de Cuar­to Po­der, el pe­rio­dis­ta preguntó por Gus­ta­vo Sa­la­zar en la re­cep­ción de es­te lu­jo­so edi­fi­cio y los re­cep­cio­nis­tas con­fir­ma­ron que Sa­la­zar Del­ga­do se en­cuen­tra vi­vien­do en es­te de­par­ta­men­to jun­to a su fa­mi­lia. Cuan­do el es­cán­da­lo re­fe­ri­do a Acu­rio Ti­to es­ta­lló en nues­tro país a me­dia­dos de ma­yo, Sa­la­zar se en­con­tra­ba en Aus­tra­lia, par­ti­ci­pan­do en la elec­ción de la nue­va di­rec­ti­va mun­dial de Bad­min­tón, sien­do él re­ele­gi­do en el car­go de pre­si­den­te de­le­ga­do de es­ta aso­cia­ción, el car­go más im­por­tan­te por de­ba­jo del de pre­si­den­te. Le­jos de re­tor­nar a Pe­rú, lle­gó a Mia­mi am­pa­ra­do en una su­pues­ta ciu­da­da­nía nor­te­ame­ri­ca­na. Se­gún pu­do co­no­cer Cuar­to Po­der de fuen­tes re­la­cio­na­das a es­te em­pre­sa­rio, pa­sa sus días no so­lo en el de­par­ta­men­to en Sunny Is­les sino vi­si­tan­do el pi­so 12 de es­te edi­fi­cio ubi­ca­do en la cua­dra 14 de Bric­kel Ave­nue, muy cer­ca del dow­town de Mia­mi. Acá se ubi­can mu­chos de los más ex­clu­si­vos es­tu­dios de abo­ga­dos de la ciu­dad, co­mo el es­tu­dio Ho­mer Boo­ner Ja­cobs. Su

abo­ga­da se­ría Llily Ann Sán­chez. Gus­ta­vo Sa­la­zar Del­ga­do era has­ta hace muy po­co un re­co­no­ci­do y pres­ti­gio­so abo­ga­do que se co­dea­ba con la al­ta so­cie­dad li­me­ña. Sin em­bar­go, aho­ra pen­de so­bre él una or­den de pri­sión pre­ven­ti­va por 18 me­ses por un so­na­do ca­so de co­rrup­ción. Su nom­bre es­tá aso­cia­do al mi­llo­na­rio so­borno que Ode­brecht le pa­gó al ex go­ber­na­dor re­gio­nal del Cuz­co, Jor­ge Acu­rio, con la fi­na­li­dad de ob­te­ner la bue­na pro de una obra de in­fra­es­truc­tu­ra en la ciu­dad im­pe­rial. El pa­go de la coima fue con­ve­ni­do en 3 mi­llo­nes de dó­la­res, pe­ro Acu­rio re­ci­bió un mi­llón 250 mil dó­la­res. Jus­ta­men­te la Fis­ca­lía in­ves­ti­ga si fue con es­te di­ne­ro, el mi­llón 250 mil dó­la­res pro­ve­nien­te de Ode­brecht, Sa­la­zar los uti­li­zó pa­ra ad­qui­rir es­ta lu­jo­sa pro­pie­dad don­de, des­de el año pa­sa­do, es­te cues­tio­na­do em­pre­sa­rio y ex pre­si­den­te del club Re­ga­tas, es­ta­ría re­fu­gia­do jun­to a su fa­mi­lia. Sa­la­zar fue la bi­sa­gra en­tre la gi­gan­te bra­si­le­ña y Acu­rio pa­ra que el so­borno se con­cre­te. Eso es­tá to­tal­men­te de­ter­mi­na­do. Así lo ha di­cho, el abo­ga­do Jo­sé Za­ra­go­zá Amiel, ex ami­go de Sa­la­zar que hoy es­tá aco­gi­do a la fi­gu­ra de la co­la­bo­ra­ción efi­caz. Fue gra­cias a Sa­ra­go­zá que se su­po de es­ta pro­pie­dad en Mia­mi. En su de­cla­ra­ción an­te la fis­ca­lía que per­si­gue los de­li­tos de co­rrup­ción de fun­cio­na­rios di­jo: “En el Ex­tran­je­ro tie­ne un de­par­ta­men­to en Mia­mi com­pra­do a tra­vés rea­li­za­do “negociados” si­mi­la­res con otras au­to­ri­da­des del país y ha­bría eje­cu­ta­do esa mis­ma es­tra­te­gia del “trián­gu­lo mi­llo­na­rio”, en la que Ode­brecht es la pie­za fun­da­men­tal? Se­gún fuen­tes con­sul­ta­das, Sa­la­zar bus­ca­ría aco­ger­se a la co­la­bo­ra­ción efi­caz con el ob­je­ti­vo de evi­tar la cárcel en el Pe­rú. Al­go que la Fis­ca­lía pe­rua­na vie­ne ana­li­zan­do con cal­ma. Sa­la­zar en­tre­ga­ría in­for­ma­ción re­la­cio­na­da a Wir­cell, co­mo los mo­vi­mien­tos ban­ca­rios de la cuen­ta que es­ta em­pre­sa te­nía en el ban­co eu­ro­peo Cré­dit An­do­rra. Acá fi­gu­ran cla­ra­men­te las transac­cio­nes que Ode­brecht le hi­zo a tra­vés de una de sus em­pre­sas off sho­re, la hoy fa­mo­sa Klien­feld Ser­vi­ces. El 22 de oc­tu­bre de 2013, Klien­feld le de­po­si­tó a Wir­cell un mi­llón de dó­la­res y el 27 de no­viem­bre de ese mis­mo años, 250 mil dó­la­res. Sa­la­zar, en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a El Co­mer­cio, di­jo que des­co­no­cía de los pagos ilí­ci­tos a Acu­rio y que es­tos de­pó­si­tos co­rres­pon­dían a la ven­ta de un de­par­ta­men­to en San Isi­dro que la au­to­ri­dad cus­que­ña le es­ta­ba com­pran­do. Él di­ce que Acu­rio le pa­gó a tra­vés de la em­pre­sa off sho­re de Ode­brecht, pe­ro que lue­go desis­tió de la transac­ción por lo que tu­vo que de­vol­ver­le el di­ne­ro, dan­do a en­ten­der que se lo dio en efec­ti­vo en dos en­cuen­tros. Si eso fue así ¿por qué le de­vol­vió a Acu­rio más de un mi­llón de dó­la­res en efec­ti­vo? Pre­gun­tas que de­be res­pon­der a la justicia pe­rua­na, mien­tras pa­sa sus días en el sol de Mia­mi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.