FIS­CA­LÍA TRAS LOS PA­SOS DE LOS VÍNCULOS EXTRAÑOS DEL FUJIMORISTA VERGARA

Con­tra­dic­cio­nes en las que ha caí­do el con­gre­sis­ta de Fuer­za Po­pu­lar so­bre su re­la­ción con Diego Sán­chez Os­pi­na, así co­mo las ve­ces en que coin­ci­die­ron en Co­lom­bia, ha lla­ma­do la aten­ción del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co

La Primera Semanal - - PORTADA -

Exis­ten mu­chas con­tra­dic­cio­nes en las que ha caí­do el con­gre­sis­ta de Fuer­za Po­pu­lar so­bre su re­la­ción con su ex so­cio, el nar­co Diego Sán­chez Os­pi­na

La si­tua­ción le­gal del con­gre­sis­ta fujimorista Ed­win “Edu” Vergara Pin­to se pue­de com­pli­car. La fis­ca­lía lo ci­ta­rá a de­cla­rar por sus vínculos con el nar­co co­lom­biano Diego Sán­chez Os­pi­na, con quien con­for­mó una em­pre­sa en 2014, Pin­tu­ras Gol­den Co­lors, en me­dio de las con­tra­dic­cio­nes en las que ha caí­do en es­te te­ma. “Él mis­mo ya ad­mi­tió pú­bli­ca­men­te que ha si­do par­te de es­ta so­cie­dad. Él es fun­da­dor de la em­pre­sa, has­ta cuán­do fue so­cio, ven­dió o no ven­dió (sus ac­cio­nes)”, di­jo el ci­ta­do ma­gis­tra­do en Idee­le­ra­dio. El coor­di­na­dor de las Fis­ca­lías Es­pe­cia­li­za­das con­tra la Cri­mi­na­li­dad Or­ga­ni­za­da, Jor­ge Chá­vez Co­tri­na, di­jo que Vergara Pin­to tie­ne aún mu­cho que ex­pli­car, en es­pe­cial so­bre in­for­ma­cio­nes di­fun­di­das en los úl­ti­mos días tras el arres­to de su ex so­cio co­lom­biano. Jus­ta­men­te el es­pe­cia­lis­ta en te­ma de nar­co­trá­fi­co Jai­me An­te­za­na, sos­tu­vo so­bre Ed­win Vergara, “ha crea­do una em­pre­sa con un nar­co­tra­fi­can­te co­lom­biano y yo so­lo pue­do de­cir que se in­ves­ti­gue no so­lo a él sino a su en­tor­nó fa­mi­liar. A su her­mano y otros pa­rien­tes”, ma­ni­fes­tó. En el pro­gra­ma del pe­rio­dis­ta Ni­co­lás Lu­car, en ra­dio Exi­to­sa, An­te­za­na re­ve­ló que en los úl­ti­mos años la fa­mi­lia del fujimorista Vergara ad­qui­rió un gi­gan­tes­co te­rreno en An­dahuay­las, va­lo­ri­za­do en más de 2 mi­llo­nes de dó­la­res, cons­tru­yó un mo­derno gim­na­sio y un cam­po de­por­ti­vo con can­cha sin­té­ti­ca. Pa­ra Jai­me An­te­za­na, la fa­mi­lia Vergara no ha­bría con­ta­do con el sus­ten­to fi­nan­cie­ro pa­ra ha­ber lo­gra­do com­pra­do di­chos bie­nes en una zo­na do­mi­na­da por el nar­co­trá­fi­co.

RE­LA­CIO­NES NA­DA CLARAS

Es evi­den­te que los vínculos en­tre Vergara y su ex so­cio no son muy cla­ros que di­ga­mos. Más aún an­te las de­cla­ra­cio­nes que brin­dó el le­gis­la­dor de Fuer­za Po­pu­lar una vez que se des­ta­pó sus re­la­cio­nes es­tre­chas con el nar­co­tra­fi­can­te co­lom­biano. El fis­cal Chá­vez Co­tri­na ha to­ma­do mu­cho en cuen­ta las de­cla­ra­cio­nes del fujimorista, quien ase­gu­ró que ven­dió su par­ti­ci­pa­ción

en la em­pre­sa en men­ción an­tes de ser ele­gi­do con­gre­sis­ta, aun­que la ope­ra­ción no fue for­ma­li­za­da, ya que no fi­gu­ra en re­gis­tros pú­bli­cos. Afir­mó Vergara que de­jó de fre­cuen­tar a Diego Sán­chez el 17 de ju­nio del 2016, pe­ro lue­go ad­mi­tió que lo in­vi­tó a su bo­da, en oc­tu­bre de ese año, y que ha­ce po­co ha­bla­ron vía te­le­fó­ni­ca pa­ra to­mar­se un ca­fé, por­que el co­lom­biano lo lla­mó pa­ra con­tar­le que es­ta­ba en Li­ma. Lo más cu­rio­so fue que no ha­bría si­do una so­la reunión, sino exis­tie­ron otros en­cuen­tros, “pa­ra ha­blar de fút­bol”, se­gún las pro­pias de­cla­ra­cio­nes del par­la­men­ta­rio Ed­win Vergara. La úl­ti­ma lla­ma­da en­tre Vergara y Sán­chez fue pa­ra coor­di­nar una reunión. El en­cuen­tro no se con­cre­tó, por­que Sán­chez Os­pi­na fue in­ter­ve­ni­do con un car­ga­men­to de ca­si una to­ne­la­da de co­caí­na que pre­ten­día en­viar a Eu­ro­pa. Chá­vez Co­tri­na di­jo que co­mo el con­gre­sis­ta no tie­ne aún es­ta­tus de in­ves­ti­ga­do, no ha­brá pro­ble­ma pa­ra lla­mar­lo a de­cla­rar, aun­que ex­pli­có que si se am­plia­ran las pes­qui­sas sí se ten­dría que pe­dir au­to­ri­za­ción al Con­gre­so, de­bi­do a la in­mu­ni­dad par­la­men­ta­ria que lo asis­te. “Van a ser in­ves­ti­ga­dos to­dos los que ten­gan que ser in­ves­ti­ga­dos. A los fis­ca­les con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do no nos tiem­bla la mano pa­ra in­ves­ti­gar a quien sea”, re­mar­có. La te­sis del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co es que es­te gru­po de nar­co­tra­fi­can­tes cap­tu­ra­dos en San Juan de Lu­ri­gan­cho la se­ma­na pa­sa­da for­ma­ron em­pre­sas de fa­cha­da pa­ra ex­por­tar la dro­ga que aco­pia­ban en el Pe­rú, en­tre ellas una pa­ra ven­der pa­pel en el ex­te­rior. En to­dos los me­dios en los que Vergara ha de­cla­ra­do ha reite­ra­do que des­co­no­cía de las ac­ti­vi­da­des ile­ga­les de su ex so­cio Diego Sán­chez y del tam­bién co­lom­biano Luis Cas­ta­ño Le­ma, quien fue apo­de­ra­do y ge­ren­te ge­ne­ral de Pin­tu­ras Gol­den Co­lors, y fue de­te­ni­do con su com­pa­trio­ta en el ope­ra­ti­vo del Gru­po Es­pe­cial Orión de la Po­li­cía An­ti­dro­gas. En el pro­gra­ma de Be­to Or­tiz, el con­gre­sis­ta fujimorista di­jo que lle­gó a Fuer­za Po­pu­lar por Pier Fi­ga­ri, el to­do­po­de­ro­so ase­sor de Kei­ko Fu­ji­mo­ri, y que sus em­pre­sas son ase­so­ra­das por el es­tu­dio de Án­te­ro Flo­res-Aráoz. ¿Cuál era la ra­zón de es­ta de­cla­ra­ción? Por el mo­men­to, Án­te­ro Flo­res – Aráoz no se ha pro­nun­cia­do, pe­ro se sos­pe­cha que la in­ten­sión de Vergara es mos­trar­se co­mo una per­so­na con mu­chas “re­la­cio­nes po­lí­ti­cas”.

COIN­CI­DIE­RON EN CO­LOM­BIA

El equi­po Orión fue el que des­cu­brió la re­la­ción en­tre Vergara Pin­to y los nar­cos co­lom­bia­nos de­te­ni­dos en Li­ma, pe­ro ade­más, el fujimorista via­jó has­ta en ocho opor­tu­ni­da­des a Co­lom­bia, se­gún su re­por­te mi­gra­to­rio al que tu­vo ac­ce­so el dia­rio La Re­pú­bli­ca. Los via­jes se rea­li­za­ron en­tre ma­yo de 2009 y mar­zo del 2017, cuan­do ya era con­gre­sis­ta. De las ve­ces en que es­tu­vo en ese país, al me­nos en cua­tro coin­ci­dió con Diego Sán­chez Os­pi­na, anotó el ci­ta­do me­dio. Una de ellas fue el 18 de enero del 2013, cuan­do Vergara via­jó a Co­lom­bia y se que­dó has­ta el 20 de ese mis­mo mes. Sán­chez sa­lió de Pe­rú a su país el 19 de enero y vol­vió el 3 de mar­zo del 2013. Otro mo­men­to en el que coin­ci­die­ron fue el 31 de ju­lio del 2014, cuan­do el co­lom­biano via­jó a su país, y po­co des­pués, el 15 de agos­to, par­tió la mis­mo des­tino el fujimorista Vergara, quien re­tor­nó al Pe­rú el 17 de agos­to, mien­tras que su ex so­cio lo hizo un día des­pués, el 18 de agos­to. Po­co des­pués, el 16 de sep­tiem­bre del 2014, fun­da­ron Pin­tu­ras Gol­den Co­lors, se­gún cons­ta en Re­gis­tros Pú­bli­cos. An­te to­do es­to, Fuer­za Po­pu­lar pre­ten­de mar­car dis­tan­cia de Vergara. Por el mo­men­to ha sus­pen­di­do su mi­li­tan­cia, pe­ro no de una ma­ne­ra vo­lun­ta­ria, sino an­te un pe­di­do del pro­pio cues­tio­na­do le­gis­la­dor, que se­gún con­gre­sis­tas co­mo Víc­tor An­drés Gar­cía Be­laun­de, Wil­bert Ro­zas y Mau­ri­cio Mul­der, ello se­ría más pa­ra ga­nar ti­tu­la­res en los me­dios y no com­ba­tir la co­rrup­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.