FUE­RA DE LÍ­NEA

El in­for­me fi­nal de la co­mi­sión La­va Ja­to con­clu­yó que Luis Cas­ta­ñe­da, de­be ser in­ves­ti­ga­do por un pre­sun­to trá­fi­co de in­fluen­cias en pro­yec­to Lí­nea Ama­ri­lla

La Primera Semanal - - PORTADA -

Tes­ti­gos pro­te­gi­dos, con­gre­sis­tas Mi­guel Cas­tro y Ro­lan­do Reá­te­gui, hun­den más con sus de­cla­ra­cio­nes a li­de­re­sa de Fuer­za Po­pu­lar y su en­torno

Mark Vi­to Vi­lla­ne­lla, es­po­so de Kei­ko Fu­ji­mo­ri, sa­be muy bien que ca­da día, las in­ves­ti­ga­cio­nes del fis­cal Jo­sé Domingo Pé­rez des­cu­bren as­pec­tos ocul­tos de lo que ocu­rrió en el en­torno de la li­de­re­sa de Fuer­za Po­pu­lar y, por ello, bus­ca de cual­quier for­ma ob­te­ner be­ne­fi­cios pa­ra su mo­lino. En su de­ses­pe­ra­ción ha so­li­ci­ta­do ayu­da al de­fen­sor del pue­blo, Wal­ter Gu­tié­rrez, de­nun­cian­do que la ape­la­ción pre­sen­ta­da por la hoy en­car­ce­la­da li­de­re­sa de Fuer­za Po­pu­lar no ha si­do ele­va­da a la sa­la co­rres­pon­dien­te.

“Le ex­pre­so mi sa­lu­do cor­dial y, a la vez, le re­fie­ro las gra­ves afec­ta­cio­nes al de­bi­do pro­ce­so, y fla­gran­te vul­ne­ra­ción al de­re­cho a la li­ber­tad de mi se­ño­ra es­po­sa, Kei­ko Fu­ji­mo­ri Hi­gu­chi, en el mar­co de la in­ves­ti­ga­ción que se nos si­gue”, se­ña­ló a tra­vés de un ofi­cio en­via­do al De­fen­sor del Pue­blo. “Es­pe­rá­ba­mos que el re­fe­ri­do ma­gis­tra­do con ele­var el in­ci­den­te den­tro de las vein­ti­cua­tro ho­ras con­for­me lo es­ta­ble­ce el ar­tícu­lo 278 del Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal, pla­zo pe­ren­to­rio que se jus­ti­fi­ca en la im­por­tan­cia y ur­gen­cia de lo dis­cu­ti­do: la li­ber­tad del impu­tado”, agre­gó.

Pa­ra mu­chos ju­ris­tas, es­te pe­di­do al De­fen­sor del Pue­blo, no es más que par­te de una es­tra­te­gia de vic­ti­mi­za­ción, que de con­cre­tar­se, ayu­da­ría en el jui­cio ya abier­to a él, su es­po­sa Kei­ko y los otros 11 in­te­gran­tes de Fuer­za Po­pu­lar que for­man el en­torno de Fu­ji­mo­ri Hi­gus­hi.

Co­mo se re­cuer­da, el juez Ri­chard Con­cep­ción Car­huan­cho dic­tó 36 me­ses de pri­sión pre­ven­ti­va pa­ra Kei­ko Fu­ji­mo­ri. An­te eso, rá­pi­da­men­te -se­gún se­ña­la su de­fen­sa- ape­ló an­te el fa­llo ju­di­cial, por lo que co­rres­pon­de que una ins­tan­cia su­pe­rior re­vi­se la ape­la­ción.

“Re­cu­rro a la ins­ti­tu­ción a su car­go a fin de que en el mar­co de sus atri­bu­cio­nes [...] rea- li­ce la in­ves­ti­ga­ción co­rres­pon­dien­te so­bre los he­chos que se na­rran sal­va­guar­dan­do el de­re­cho a la li­ber­tad de mi es­po­sa”, di­jo tam­bién Mark Vi­to. En los úl­ti­mos días, Mark Vi­to Vi­lla­ne­lla, ac­tual­men­te con im­pe­di­men­to de sa­li­da del país, ha ve­ni­do de­cla­ran­do an­te los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que se es­tá vul­ne­ran­do la li­ber­tad de su es­po­sa Kei­ko Fu­ji­mo­ri, quien es sin­di­ca­da de li­de­rar una or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal in­fil­tra­da en el partido po­lí­ti­co Fuer­za Po­pu­lar, que la­vó di­ne­ro de apor­tes de cam­pa­ña pro­ve­nien­tes de Ode­brecht.

Pe­ro su es­tra­te­gia de vic­ti­mi­za­ción tam­bién fue pues­ta de ma­ni­fies­to du­ran­te sus ale­ga­tos an­te el juez Ri­chard Con­cep­ción. “Si mi de­li­to es ser es­po­so de Kei­ko, con­dé­ne­me a la muer­te”, di­jo.

BA­JO LA ME­SA

La ad­qui­si­ción de un in­mue­ble en Cie­ne­gui­lla y la com­pra de dos lo­tes en Chil­ca con fon­dos sos­pe­cho­sos fue­ron al­gu­nos de los mo­ti­vos que lle­va­ron al fis­cal Jo­sé Domingo Pé­rez a so­li­ci­tar el im­pe­di­men­to de sa­li­da del país de Mark Vi­to.

“Ha ha­bi­do do­cu­men­ta­ción, in­for­ma­ción que se ha ocul­ta­do al Mi­nis

te­rio Pú­bli­co por par­te de Mark Vi­to Vi­lla­ne­lla. Por lo tan­to, se tie­nen que ha­cer di­li­gen­cias, así co­mo la ex­hi­bi­ción de do­cu­men­tos que se le de­ban re­que­rir. Son ac­tua­cio­nes que nos obli­gan a so­li­ci­tar es­ta me­di­da”, sos­tu­vo.

Al mis­mo tiem­po ex­pli­có que el in­ves­ti­ga­do, en su de­cla­ra­ción a la Fis­ca­lía en el 2016, no in­for­mó so­bre la com­pra del pre­dio en Cie­ne­gui­lla por US$ 57,700.48. De acuer­do con los re­gis­tros de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ad­mi­nis­tra­ción Tri­bu­ta­ria de Li­ma (SAT), la ad­qui­si­ción fue a nom­bre de los es­po­sos Vi­to-Fu­ji­mo­ri.

Pé­rez Gómez tam­po­co fue no­ti­fi­ca­do so­bre una transac­ción rea­li­za­da en el 2015 por Vi­to, en la que trans­fie­re su par­te a Ed­mond Jor­dán Mon­tes, im­pli­ca­do en las in­ves­ti­ga­cio­nes a Joa­quín Ra­mí­rez por la­va­do de ac­ti­vos. Jor­dán no apa­re­ce co­mo ti­tu­lar en los re­gis­tros pú­bli­cos del te­rreno en Cie­ne­gui­lla.

La Fis­ca­lía no in­ves­ti­ga a Mark Vi­to por ser es­po­so de Kei­ko Fu­ji­mo­ri, sino por las sos­pe­chas que le­van­ta su pa­tri­mo­nio. Así lo in­di­có Pé­rez Gómez, quien re­cha­zó que la in­da­ga­ción que rea­li­za es­té mo­ti­va­da por al­gún in­te­rés en par­ti­cu­lar.

“No es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do por ser es­po­so de Kei­ko Fu­ji­mo­ri. Es fal­so, y pi­do un po­co de leal­tad y éti­ca. (Es in­ves­ti­ga­do) por­que du­da­mos de có­mo ha ad­qui­ri­do el pa­tri­mo­nio y sub­sis­te la sos­pe­cha gra­ve so­bre la ad­qui­si­ción de esos bie­nes”, ma­ni­fes­tó.

BA­JO AMANEZAS

Mien­tras es evi­den­te una es­tra­te­gia de vic­ti­mi­za­ción, el con­gre­sis­ta Ro­lan­do Reá­te­gui, de Fuer­za Po­pu­lar (FP), de­nun­ció ser ob­je­to de ame­na­zas tras con­ver­tir­se en tes­ti­go pro­te­gi­do y desabe cla­rar an­te el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co so­bre los pre­sun­tos apor­tes ile­ga­les que re­ci­bió el partido fu­ji­mo­ris­ta en la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Kei­ko Fu­ji­mo­ri, en 2011.

“Es­tán tra­tan­do de en­con­trar mil de­ta­lles pa­ra ha­cer­me da­ño”, se­ña­ló el le­gis­la­dor en una en­tre­vis­ta pe­rio­dís­ti­ca. Reá­te­gui re­fi­rió que –por sus pro­pios me­dios– se en­te­ró de reunio­nes par­ti­da­rias en el cono es­te de Li­ma en las que al­gu­nos di­ri­gen­tes ha­brían di­cho que de­ben “ha­cer­le da­ño a co­mo dé lu­gar”.

“¿De cuán­do acá nos he­mos con­ver­ti­do en si­ca­rios? Hay ame­na­zas, por su­pues­to; ve­la­das, por su­pues­to”, aña­dió el par­la­men­ta­rio. Co­mo se sa­be, Reá­te­gui es sin­di­ca­do de ha­ber bus­ca­do apor­tan­tes fal­sos pa­ra Fuer­za 2011. En una car­ta di­ri­gi­da a la li­de­re­sa de FP, men­cio­nó que se vio obli­ga­do a de­cir su ver­dad an­te la Fis­ca­lía y prio­ri­zar la leal­tad a su fa­mi­lia. Su tes­ti­mo­nio an­te la Fis­ca­lía fue cla­ve en la de­ci­sión del juez Ri­chard Con­cep­ción Car­huan­cho pa­ra dic­tar una pri­sión pre­ven­ti­va de 36 me­ses con­tra Kei­ko y sus ase­so­res Ana Herz, Pier Fi­ga­ri y Vi­cen­te Silva Checa.

Pe­ro el fu­ji­mo­ris­ta Reá­te­gui no es el úni­co que ha de­ci­di­do con­ver­tir­se en tes­ti­go pro­te­gi­do. Tam­bién es­tá el le­gis­la­dor Mi­guel Cas­tro, de quien se ha­bría brin­da­do ma­yo­res lu­ces en la in­ves­ti­ga­ción.

El fis­cal Jo­sé Domingo Pé­rez se­ña­ló que la am­plia­ción de la de­cla­ra­ción del con­gre­sis­ta Mi­guel Cas­tro, rea­li­za­da el pa­sa­do jue­ves, “fue per­ti­nen­te y útil pa­ra la in­ves­ti­ga­ción” que se le si­gue a la li­de­re­sa de Fuer­za Po­pu­lar, Kei­ko Fu­ji­mo­ri.

“Los se­ño­res abo­ga­dos de la de­fen­sa, al ser un ac­to den­tro de la in­ves­ti­ga­ción, han par­ti­ci­pa­do ha­cien­do pre­gun­tas. La de­cla­ra­ción de Cas­tro fue en ca­li­dad de tes­ti­go”, di­jo. La di­li­gen­cia du­ró más de cua­tro ho­ras y en ella es­tu­vie­ron los abo­ga­dos Jo­sé Abanto Ve­ras­te­gui, Gui­llia­na Lo­za Ava­los (abo­ga­da de Kei­ko Fu­ji­mo­ri), Gra­cie­la Ar­ce Rodríguez y Juan Alar­con Cay­cho. Tan fuer­tes y es­cla­re­ce­do­ras han si­do las de­cla­ra­cio­nes, que des­pués de ello, nin­guno de los de­fen­so­res de la li­de­re­sa de Fuer­za Po­pu­lar ha que­ri­do de­cla­rar a la pren­sa. ¿Qué sor­pre­sas más se des­cu­bri­rá en los pró­xi­mos días?

Kei­ko Fu­ji­mo­ri y Mark Vi­to sa­ben muy bien que sus si­tua­cio­nes le­ga­les se com­pli­can.

Fis­cal Jo­sé Domingo Pé­rez guar­da ba­jo sie­te lla­ves gran par­te de su in­ves­ti­ga­ción.

La li­de­re­sa de Fuer­za Po­pu­lar ve muy di­fí­cil que pros­pe­re su so­li­ci­tud pa­ra li­be­rar­la.

Las de­cla­ra­cio­nes del fu­ji­mo­ris­ta Mi­guel Cas­tro po­drían com­pli­car la si­tua­ción de Kei­ko y su en­torno.

La ma­yor de los her­ma­nos Fu­ji­mo­ri no ima­gi­nó ser de­la­ta­da por sus con­gre­sis­tas.

Le­gis­la­dor Ro­lan­do Reá­te­gui, quien de­ci­dió con­ver­tir­se en tes­ti­go pro­te­gi­do en de­fen­sa de su es­po­sa.

Gui­llia­na Lo­za Ava­los, abo­ga­da de Kei­ko Fu­ji­mo­ri.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.