LAS VENGADORAS

Un sec­tor del fu­ji­mo­ris­mo no se que­da­rá con los bra­zos cru­za­dos por lo que con­si­de­ran “acu­sa­cio­nes in­jus­tas” de Ye­ni Vil­ca­to­ma

La Primera Semanal - - PORTADA -

Luz Sal­ga­do, la ve­te­ra­na con­gre­sis­ta y ac­tual se­cre­ta­ria ge­ne­ral de Fuer­za Po­pu­lar, re­co­no­ce que su par­ti­do atra­vie­sa “un pe­rio­do de cri­sis” y no ocul­tó su sor­pre­sa an­te es­ta nue­va ba­ja en las fi­las del fu­ji­mo­ris­mo que de­ja a su ban­ca­da con 61 le­gis­la­do­res

Ve­te­ra­na con­gre­sis­ta y ac­tual se­cre­ta­ria ge­ne­ral de Fuer­za Po­pu­lar, no ocul­tó su sor­pre­sa an­te es­ta nue­va ba­ja en las fi­las del fu­ji­mo­ris­mo que de­ja a su ban­ca­da con 61 le­gis­la­do­res

Ya no exis­ten dudas que el fu­ji­mo­ris­mo es­tá su­frien­do su más fuer­te cri­sis. Al pun­to que mu­chas vo­ces opo­si­to­ras, co­mo la del con­gre­sis­ta ofi­cia­lis­ta Juan She­put, quien avi­zo­ra la sa­li­da de ma­yo­res miem­bros de la ban­ca­da de Fuer­za Po­pu­lar, pe­ro so­bre to­do, la fu­ga de mi­li­tan­tes que de­bi­li­ta­rán has­ta su des­apa­ri­ción a es­te gru­po po­lí­ti­cos que se con­vir­tió en el 2016 y 2017, en la pri­me­ra fuer­za opo­si­to­ra del país. La con­gre­sis­ta fu­ji­mo­ris­ta Luz Sal­ga­do, a la sa­zón ac­tual se­cre­ta­ria ge­ne­ral de Fuer­za Po­pu­lar, la­men­tó que la le­gis­la­do­ra Úr­su­la Le­to­na ha­ya con­fir­ma­do su re­nun­cia a la ban­ca­da, lue­go de ser acu­sa­da por su co­le­ga Ye­ni Vil­ca­to­ma de ha­ber evi­ta­do que se in­ves­ti­gue una pre­sun­ta co­rrup­ción en Prom­pe­rú. “La­men­to es­ta de­ci­sión [...] por­que son te­mas que va­mos a ver de to­das ma­ne­ras den­tro de la ban­ca­da. Son pro­ble­mas in­ter­nos que se han sus­ci­ta­do y creo que de­be­rían res­pon­der­se al in­te­rior (de Fuer­za Po­pu­lar) pa­ra que se es­cla­rez­can”, sos­tie­ne la ex pre­si­den­ta del Par­la- men­to.

Sal­ga­do no ocul­tó su sor­pre­sa an­te la de­ci­sión de Le­to­na y re­co­no­ció que Fuer­za Po­pu­lar pa­sa un pe­rio­do de cri­sis des­de que se com­pli­có la si­tua­ción legal de la je­fa de su par­ti­do, Kei­ko Fu­ji­mo­ri, ac­tual­men­te re­clui­da por una or­den de 36 meses de pri­sión pre­ven­ti­va, acu­sa­da de li­de­rar una or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal pa­ra la­var di­ne­ro de ori­gen in­cier­to pa­ra su cam­pa­ña.

“No po­de­mos de­cir que no ha ocu­rri­do nada en Fuer­za Po­pu­lar. El pe­rio­do que atra­ve­sa­mos es de cri­sis por­que nues­tra li­de­re­sa es­tá en pri­sión in­jus­ta­men­te y, a ve­ces, se pro­du­cen es­tos ca­sos de po­ca co­mu­ni­ca­ción”. La ve­te­ra­na le­gis­la­do­ra con­si­de­ró que el in­ci­den­te en­tre Le­to­na y Ye­ni Vil­ca­to­ma se pro­du­jo por una “fal­ta de coor­di­na­ción”, pro­ble­ma que de­be ser afi­na­do den­tro de Fuer­za Po­pu­lar. “Ha­re­mos to­do lo po­si­ble pa­ra po­der man­te­ner a la ban­ca­da uni­da. To­da­vía es­pe­ro que la ban­ca­da to­me las de­ci­sio­nes co­rres­pon­dien­tes y po­da­mos ana­li­zar co­mo co­rres­pon­de (es­te ca­so)”, anotó.

LA HIS­TO­RIA

Con Kei­ko Fu­ji­mo­ri ba­jo pri­sión pre­ven­ti­va, en el mar­co de la in­ves­ti­ga­ción que afron­ta por la­va­do de ac­ti­vos, los pro­ble­mas in­ter­nos en la ban­ca­da de Fuer­za Po­pu­lar se pro­fun­di­za­ron. Es­ta vez, los pro­ta­go­nis­tas fue­ron las con­gre­sis­tas Ye­ni Vil­ca­to­ma y Úr­su­la Le­to­na. De un mo­men­to a otro, la ma­ña­na del miér­co­les Vil­ca­to­ma so­li­ci­tó la ex­pul­sión de su co­le­ga Le­to­na del blo­que par­la­men­ta­rio al que am­bas per­te­ne­cen. En la so­li­ci­tud for­mu­la­da por Vil­ca­to­ma al vo­ce­ro de la ban­ca­da fu­ji­mo­ris­ta, Carlos Tu­bino, la con­gre­sis­ta se­ña­la que la con­duc­ta de la le­gis­la­do­ra Le­to­na “no ha si­do pro­ba”, por lo que so­li­ci­ta su se­pa­ra­ción de la ban­ca­da. Se­gún la ex­pro­cu­ra­do­ra, su co­le­ga de ban­ca­da alu­di­da “ha uti­li­za­do to­do su po­der pa­ra lo­grar el archivo de la mo­ción que pre­sen­tó la co­mi­sión de Fis­ca­li­za­ción pa­ra ob­te­ner fa­cul­ta­des de co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra”, con el fin de in­da­gar los pre­sun­tos ca­sos de co­rrup­ción en Prom­pe­rú. Vil­ca­to­ma pro­mo­vió la in­ves­ti­ga­ción por pre­sun­ta co­lu­sión agra­va­da y otros de­li­tos en que ha­brían in­cu­rri­do fun­cio­na­rios de Prom­pe­rú, en­tre ellos, su di­rec­to­ra Isa­be­la Fal­co, por el con­tra­to de un mi­llón de dó­la­res fir­ma­do con Sony Mu­sic de Co­lom­bia pa­ra rea­li­zar dos vi­deo­clips de pro­mo­ción de la ima­gen del país.

Por ello, jun­to con otros miem­bros de la Co­mi­sión de Fis­ca­li­za­ción, so­li­ci­tó la se­ma­na pa­sa­da las fa­cul­ta­des es­pe­cia­les, pe­ro el pe­di­do fue de­ne­ga­do por la re­pre­sen­ta­ción na­cio­nal. Vil­ca­to­ma acu­só a gru­po de fu­ji­mo­ris­tas y otro del ofi­cia­lis­mo de ha­ber­se co­lu­di­do pa­ra no in­ves­ti­gar a Prom­pe­rú; in­clu­so de­nun­ció que ha­bía re­ci­bi­do pre­sio­nes pa­ra que desis­tie­ra de su de­nun­cia, pe­ro anun­ció que la mis­ma ya ha­bía si­do for­mu­la­da an­te la fis­ca­lía pa­ra que ini­cie sus in­da­ga­cio­nes.

Ye­ni Vil­ca­to­ma ten­dría prue­bas de que Le­to­na fue quien pro­pi­ció el ar­chi­va­mien­to de su de­nun­cia, se­gún fuen­tes cer­ca­nas a la le­gis­la­do­ra. Una de esas evi­den­cias es un chat en el que Le­to­na pi­de que se “des­in­fle” la de­nun­cia con­tra Prom­pe­rú, además de una se­rie de do­cu­men­tos que Vil­ca­to­ma ya en­tre­gó al Mi­nis­te­rio público.

En la so­li­ci­tud cur­sa­da a Tu­bino, Vil­ca­to­ma di­ce además que Le­to­na ha in­frin­gi­do el Re­gla­men­to del Con­gre­so, el re­gla­men­to in­terno de la ban­ca­da y has­ta el Có­di­go de Éti­ca, así co­mo los acuer­dos de lu­cha con­tra la co­rrup­ción. Re­cor­de­mos que Ye­ni Vil­ca­to­ma fue re­in­cor­po­ra­da en ju­lio de es­te año a la ban­ca­da de Fuer­za Po­pu­lar, a la que re­nun­ció en 2016 por otra pug­na con Úr­su­la Le­to­na. Lue­go de su re­torno al gru­po ma­yo­ri­ta­rio del Par­la­men­to, fue ele­gi­da ter­ce­ra vi­ce­pre­si­den­ta del Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca. Por su la­do, el vo­ce­ro Tu­bino ne­gó que es­tos he­chos sig­ni­fi­quen una nue­va rup­tu­ra en su blo­que par­la­men­ta­rio, tras se­ña­lar que res­pe­ta las posiciones de am­bas y que ya le so­li­ci­tó a Le­to­na que for­mu­le los des­car­gos.

AMI­GO DE FUER­ZA

Tras es­te epi­so­dio que ha re­me­ci­do Fuer­za Po­pu­lar, di­ri­gen­tes ni mi­li­tan­tes quie­ren dia­lo­gar. To­dos pre­fie­ren el si­len­cio o en al­gu­nos ca­sos, sa­len dis­cre­ta­men­te en de­fen­sa de Le­to­na, co­mo es el ca­so del con­gre­sis­ta Mi­guel To­rres, coor­di­na­dor del Co­mi­té de Emer­gen­cia de FP, quien la­men­tó las ex­pre­sio­nes de la con­gre­sis­ta Vil­ca­to­ma, con­si­de­ró des­pro­por­cio­na­da la de­nun­cia de Vil­ca­to­ma, y pro­pa­ló a los cua­tro vien­tos su amistad con Úr­su­la Le­to­na, pe­ro so­bre to­do sus “cua­li­da­des”: “la ca­pa­ci­dad téc­ni­ca y de los va­lo­res éti cos y prin­ci­pios que ri­gen su com­por­ta­mien­to”, apun­tó el le­gis­la­dor.

To­rres di­jo que “dis­cre­pa ro­tun­da­men­te” de la su­pues­ta con­duc­ta “no pro­ba” que le atri­bu­ye Vil­ca­to­ma a Le­to­na en su ac­tua­ción a fa­vor de ar­chi­var en la Co­mi­sión de Fis­ca­li­za­ción su pe­di­do pa­ra in­ves­ti­gar los gas­tos en pu­bli­ci­dad de Prom­pe­rú. Pre­ci­só que la ban­ca­da fu­ji­mo­ris­ta ana­li­zó en su mo­men­to el re­gre­so de la con­gre­sis­ta Vil­ca­to­ma, lue­go de acep­tar un pe­di­do de disculpas. “Es­pe­ro la ver­dad que la con­gre­sis­ta Vil­ca­to­ma rec­ti­fi­que su po­si­ción por­que reite­ro, los va­lo­res, prin­ci­pios y éti­ca de la con­gre­sis­ta Le­to­na no es­tá en en­tre­di­cho”, in­sis­tió.

Carlos Tu­bino no ha sa­bi­do que postura adop­tar. No po­día sa­lir en de­fen­sa de nin­gu­na de las dos.

Luz Sal­ga­do y Úr­su­la Le­to­na. Maes­tra y alum­na se­ña­lan­do, po­si­ble­men­te a su ad­ver­sa­ria mis­te­rio­sa.

Ye­ni Vil­ca­to­ma ha si­do drás­ti­ca en sus de­ter­mi­na­cio­nes y fuer­te en sus en­fren­ta­mien­tos.

La re­nun­cia de Úr­su­la Le­to­na ca­yó co­mo un bal­da­zo de agua al fu­ji­mo­ris­mo.

Da­niel Sa­la­verry, pre­si­den­te del Con­gre­so, man­tie­ne una es­tre­cha amistad con Ye­ni Vil­ca­to­ma.

Siem­pre ha exis­ti­do un acer­ca­mien­to es­pe­cial en­tre Kei­ko y Úr­su­la Le­to­na. ¿El en­can­to se des­va­ne­ció?

Con­gre­sis­ta Mi­guel To­rres, uno de los más cer­ca­nos de Le­to­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.