Le­van­tar­se o mo­rir

Metro Peru (Lima) - - PORTADA -

Des­de ha­ce al­gu­nos días de lo úni­co de lo que se ha­bla es de Pao­lo Gue­rre­ro. He­mos vis­to ros­tros de­caí­dos, vo­ces apagadas y otras violentas, ac­ti­tu­des que en cla­ra se­ñal de due­lo de­mues­tran do­lor, in­com­pren­sión y desáni­mo por lo ocu­rri­do. Y las per­so­nas tie­nen el de­re­cho de en­trar en su zo­na de do­lor, pe­ro no que­dar­se es­tan­ca­das ahí. Y eso es lo que veo, pro­gra­ma tras pro­gra­ma, no­ti­cia tras no­ti­cia, con­ver­sa­ción tras con­ver­sa­ción... es­tan­ca­dos en el te­ma. Re­por­te­ros que bus­can a la per­so­na que se la­men­te más o aque­lla que de­mues­tre más ira co­mo si eso pu­die­ra cam­biar lo ocu­rri­do; en lu­gar de ver la so­lu­ción, nos he­mos en­tram­pa­do en el pro­ble­ma.

Las car­tas es­tán echa­das y la si­tua­ción “es la que es”. Ya no po­de­mos ha­cer na­da y es­to, en de­fi­ni­ti­va, tam­po­co de­pen­de de no­so­tros. En­ton­ces, ¿qué to­ca ha­cer?, ¿có­mo cam­bia­mos la pers­pec­ti­va de lo que ha ocu­rri­do?

Es ver­dad, el lí­der del equi­po, ‘El Ca­pi­tán’ no es­tá, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que el res­to de mu­cha­chos, los 22 res­tan­tes, no ten­gan la ca­pa­ci­dad pa­ra le­van­tar­se y afron­tar es­ta adversidad en el Mun­dial. Eso es re­si­lien­cia, la ca­pa­ci­dad de al­can­zar el bie­nes­tar y los ob­je­ti­vos a pe­sar de los obs­tácu­los.

To­dos na­ce­mos re­si­lien­tes, sin em­bar­go, des­de que na­ce­mos nos en­se­ñan a ser in­com­pe­ten­tes. Esas frases –“el equi­po es­tá muy gol­pea­do”, “sin el ca­pi­tán no po­drán”– no pro­vo­can otra co­sa que ha­cer de­pen­dien­te al equi­po de una per­so­na, sin po­der afron­tar su adversidad y ha­cer­se res­pon­sa­bles de sí mis­mos y de lo que ocu­rra. Así so­lo es­ta­mos per­dien­do la es­pe­ran­za y el op­ti­mis­mo y esa es la ra­zón por la que no ¿Eres ProAc­ti­vo, Reac­ti­vo, Pa­si­vo e In­di­fe­ren­te? - Eres Proac­ti­vo cuan­do el lu­gar del con­trol de tu vi­da lo asig­nas a tus ca­pa­ci­da­des. - Eres Reac­ti­vo cuan­do das el con­trol de tu vi­da a lo ex­terno. - Los pa­si­vos e in­di­fe­ren­tes reac­cio­nan cuan­do se lo in­di­can o se lo or­de­nan. Co­nó­ce­te un po­co más: 1. Me con­si­de­ro una per­so­na orien­ta­da más a ………............. 2. Afron­to mis ad­ver­si­da­des con ac­ti­tud ……........................ 3. Pue­do me­jo­rar más mi for­ma de pen­sar o men­ta­li­dad si ……... ..................................... 4. ¿So­lo di­ces lo que te pro­po­nes? ¿So­lo deseas lo que te pro­po­nes? o ¿lo­gras lo que te pro­po­nes? al­can­za­mos los ob­je­ti­vos a pe­sar de la in­te­li­gen­cia que ten­ga­mos. Cen­tra­das en el pro­ble­ma: Se en­fo­can en ha­cer fren­te a la si­tua­ción. Es la vi­sión ca­tas­tró­fi­ca y ne­ga­ti­vis­ta. Se que­dan co­mo el háms­ter en su rue­da. Pue­den hun­dir­se en el pro­ble­ma y aflo­ran emo­cio­nes ne­ga­ti­vas. Cen­tra­das en la emo­ción: Se en­fo­can en las con­se­cuen­cias emo­cio­na­les. Ejem­plo: “El equi­po es­tá

En­ton­ces, ¿có­mo des­per­tar la re­si­lien­cia? El pri­mer pa­so: afron­tan­do lo que ocu­rre y des­cu­brir las res­pon­sa­bi­li­da­des que tie­ne ca­da uno. Cam­bian­do la vi­sión del mie­do, in­com­pe­ten­cia o in­sol­ven­cia por una en la que po­de­mos re­sol­ver la adversidad y en la que so­mos com­pe­ten­tes pa­ra ha­cer­lo. Afron­tar sig­ni­fi­ca que hay una ad­ver­si- de­vas­ta­do, no po­drán sin el ca­pi­tán, etc.”). Es­tan­car­se en las emo­cio­nes pue­de dis­traer en la vi­sua­li­za­ción de so­lu­cio­nes, ya que al es­tar con­cen­tra­do en el ali­vio de las emo­cio­nes se evi­ta pen­sar en una so­lu­ción. Cen­tra­das en la so­lu­ción: Se con­cen­tran en bus­car so­lu­cio­nes al pro­ble­ma. Es la vi­sión po­si­ti­va, con es­pe­ran­za y op­ti­mis­mo. Se ha­ce una bús­que­da de­li­be­ra­da de to­das las op­cio­nes pa­ra en­con­trar la me­jor so­lu­ción. dad o un obs­tácu­lo que se in­ter­po­ne pa­ra al­can­zar el ob­je­ti­vo. Cuan­do afron­ta­mos re­sol­ve­mos el pro­ble­ma o si­tua­ción. Afron­tar no es en­fren­tar, es­te úl­ti­mo ha­ce re­fe­ren­cia al de­sa­fío, al plei­to y no a la bús­que­da de so­lu­cio­nes ante la adversidad. Afron­tar es abor­dar con éxi­to una si­tua­ción di­fí­cil, con pen­sa­mien­tos, sen­ti­mien­tos y con­duc­tas que ayu­da­rán a con­se­guir los me­jo­res re­sul­ta­dos.

Cuan­do afron­ta­mos hay es­trés, pe­ro tam­bién au­to­no­mía. Si so­mos de­pen­dien­tes es di­fí­cil lo­grar afron­tar las ad­ver­si­da­des. Por eso no hay que con­fun­dir la leal­tad y ca­ri­ño ha­cia Pao­lo, con lo que aho­ra le to­ca ha­cer al equi­po. Ir al Mun­dial, ju­gar y ga­nar; esa se­rá la for­ma de re­co­no­cer a su lí­der. No hay que con­fun­dir al lí­der que mo­ti­va la au­to­no­mía, con el cau­di­llo. Los in­ves­ti­ga­do­res con­cuer­dan en que pa­ra al­can­zar una me­ta, si no exis­tió el afron­ta­mien­to de un re­to, en­ton­ces no hay desa­rro­llo de la re­si­lien­cia. Sim­ple­men­te he­mos si­do efec­ti­vos, com­pe­ten­tes o exi­to­sos, mas no re­si­lien­tes. Es­to ocu­rre cuan­do las res­pues­tas a la di­fi­cul­tad son sen­ci­llas o las en­con­tra­mos fá­cil­men­te. Cuan­do la adversidad tie­ne un gra­do im­por­tan­te de di­fi­cul­tad y en con­se­cuen­cia cau­sa un ni­vel de es­trés, allí po­de­mos es­tar fren­te a un re­to.

Y es­to tie­ne mu­cho que ver con lo que nos pro­pon­ga­mos en la vi­da. Por eso es im­por­tan­te de­jar de ha­blar y ac­tuar un po­co más. ¿Es­to qué quie­re de­cir? En­fó­ca­te en ha­cer las co­sas que te pro­po­nes y ha­bla me­nos so­bre lo que deseas.

El Perú es­tá a po­cas se­ma­nas de par­ti­ci­par en un Mun­dial lar­ga­men­te es­pe­ra­do. Cam­bie­mos nues­tro chip, la ac­ti­tud, el pen­sa­mien­to y sa­que­mos lo me­jor de no­so­tros. Sal­ga­mos de la zo­na de do­lor. De­je­mos que la re­si­lien­cia y es­pe­cial­men­te el afron­ta­mien­to sea la guía de un equi­po de mu­cha­chos que hon­ra­rán a la blan­qui­rro­ja y a su ca­pi­tán de­ján­do­lo to­do en la can­cha. Aquí no hay op­ción de mo­rir, la úni­ca op­ción es le­van­tar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.