Agen­te MIS­HA de o Cam­bi ‘DREAM’ WAL­KER ha­ce ca­mino

Metro Peru (Lima) - - PORTADA -

Mis­ha na­ció en el Perú, país don­de su ma­dre tu­vo que sa­car­la ade­lan­te a pu­ra in­tui­ción, don­de los doc­to­res le di­je­ron que no po­dría mo­ver ni un de­do y don­de hoy ca­mi­na, bai­la, na­da y ayu­da con pi­sa­das más fir­mes que las de mu­chos.

Ella na­ció con Arth­rogry­po­sis. So­lo uno de ca­da 3 mil ni­ños nacen con es­ta con­di­ción en el mun­do. Gra­cias a la gran cham­ba de su ma­dre, que es el mo­tor pa­ra to­do lo que ha­ce hoy, no sin­tió nun­ca la ne­ce­si­dad de goo­glear Arth­rogry­po­sis has­ta los 28 años, cuan­do al ser en­tre­vis­ta­da en TV, la ma­dre de un ni­ño con la mis­ma con­di­ción de­ci­dió con­tac­tar­la, pues no co­no­cían a nin­gún adul­to con ella. Ahí se vio en la ne­ce­si­dad de apren­der más y des­de en­ton­ces no ha pa­ra­do. Hoy, Mis­ha ‘Dream’ Wal­ker –nom­bre de batalla le di­ce ella, que por cons­pi­ra­ción del des­tino adop­tó el ape­lli­do “Wal­ker” (ca­mi­nan­te) de su es­po­so– no so­lo ca­mi­na con swing, sino que lo ha­ce por to­do el mun­do em­po­de­ran­do a per­so­nas que vi­ven con lo mis­mo que ella. Seis años des­pués, su blog es leí­do en más de cien paí­ses, la bus­can per­so­nas de to­do el mun­do con las que ha­ce amis­tad y de quie­nes apren­de siem­pre mu­cho. Es­te año ha si­do nombrada em­ba­ja­do­ra in­ter­na­cio­nal de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Arth­rogry­po­sis (AMCSI).

“Pa­so a pa­so es­ta so­ña­do­ra va sir­vien­do a los de­más, y pa­ra mí no hay na­da más bo­ni­to que ser­vir a los de­más”. Eso me cuen­ta Mis­ha mien­tras me ha­ce reír di­cién­do­me que uno de sus sue­ños es que el au­to­co­rrec­tor re­co­noz­ca la pa­la­bra Arth­rogry­po­sis, “por­que eso se­ría un in­di­ca­dor de que las cam­pa­ñas de con­cien­ti­za­ción al res­pec­to vie­nen fun­cio­nan­do”.

Pe­ro, ¿qué es la Arth­rogry­po­sis Mul­ti­plex Con­gé­ni­ta (AMC)? En pa­la­bras sim­ples de Mis­ha, es una con­di­ción ra­ra en la que se pre­sen­tan múl­ti­ples con­trac­tu­ras en las ar­ti­cu­la­cio­nes de dis­tin­tas par­tes del cuer­po al na­cer. Es­to im­pi­de el desa­rro­llo nor­mal de las mis­mas, así co­mo el de los múscu­los.

Más que so­lo una his­to­ria de éxi­to, es­ta es de re­to cons­tan­te pa­ra po­der su­pe­rar esas mi­ra­das en la ca­lle, los pre­jui­cios, vi­vir en una so­cie­dad en la que no so­lo el que ha­ce la ram­pa pa­ra dis­ca­pa­ci­ta­dos no tie­ne idea de las ne­ce­si­da­des de ellos, sino en la que no sa­be­mos in­ter­ac­tuar, ni in­cluir a las per­so­nas con al­gu­na ti­po de di­fe­ren­cia. Es­cu­char co­men­ta­rios del ti­po: “¿Có­mo tu fa­mi­lia te de­ja sa­lir a la ca­lle so­la?, ¡te tie­nen que cui­dar!”, o “si re­zas y te en- tre­gas a Dios él te cu­ra­rá” o la me­jor que tu­vo que oír de un per­so­nal trai­ner en un gim­na­sio al no po­der ha­cer los ejer­ci­cios que él su­ge­ría: “Qué ha­brás he­cho en tu otra vi­da pa­ra es­tar así en es­ta”… Y yo me pre­gun­to: ¿Qué cla­se de per­so­na di­ce al­go así?. Pues pa­ra Mis­ha pa­re­ce que son aque­llas que se vuel­ven mo­ti­vo pa­ra se­guir ha­cien­do to­do lo que ha­ce. Ellos y los ni­ños a los que ve su­pe­rar ese “no va a mo­ver ni un de­do” y des­pués le man­dan vi­deos de sus pri­me­ros pa­sos.

En­ton­ces ella, que no so­lo di­ce, o mu­cho me­nos se la­men­ta, sino que ha­ce, y mu­cho más de lo que aque­llos doc­to­res pre­di­je­ron, tie­ne un sue­ño gran­de. No es im­po­si­ble: que la co­mu­ni­dad mé­di­ca se­pa diag­nos­ti­car ade­cua­da­men­te a los re­cién na­ci­dos, pa­ra así po­der ver his­to­rias de éxi­to co­mo co­sas del día a día, ya que los tra­ta­mien­tos cer­te­ros ha­cen la di­fe­ren­cia en la vi­da de ca­da ni­ño dán­do­le así un fu­tu­ro lleno de in­de­pen­den­cia y ple­ni­tud pa­ra ca­da in­di­vi­duo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.