¿Por qué ex­plo­rar la Lu­na 50 años des­pués de Apo­llo?

Metro Peru (Lima) - - PORTADA -

El pró­xi­mo 20 de ju­lio se cumplen 50 años de la lle­ga­da del hom­bre a la Lu­na con la mi­sión Apo­llo 11. Y a cin­co dé­ca­das de ese acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co, tres pro­yec­tos es­pa­cia­les tie­nen pro­gra­ma­do es­tu­diar el sa­té­li­te na­tu­ral de la Tie­rra es­te año. Por lo pron­to, el jue­ves pa­sa­do ate­rri­zó por pri­me­ra vez en la ca­ra ocul­ta de la Lu­na una son­da lan­za­da por la Chi­na: Chang’e 4.

Des­de Is­rael, la em­pre­sa Spa­ceIL lan­za­rá en las pró­xi­mas se­ma­nas la na­ve Be­res­heet (“Gé­ne­sis”, en he­breo), que es­pe­rar ge­ne­rar un “efec­to Apo­llo”, e ins­pi­rar a los jó­ve­nes del país a es­tu­diar cien­cia, tec­no­lo­gía, in­ge­nie­ría y ma­te­má­ti­cas (STEM).

“Spa­ceIL es una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro es­ta­ble­ci­da el 2011 con el ob­je­ti­vo de ate­rri­zar la pri­me­ra na­ve is­rae­lí en la Lu­na. Fue fun­da­da por tres jó­ve­nes in­ge­nie­ros, Ya­riv Bash, Kfir Da­ma­ri y Yo­na­tan Wi­ne­traub, que res­pon­die­ron al desafío in­ter­na­cio­nal pre­sen­ta­do por Goo­gle Lu­nar XPRIZE: cons­truir, lan­zar y ate­rri­zar una na­ve no tri­pu­la­da en la Lu­na”, nos di­ce un vo­ce­ro de es­ta com­pa­ñía, que so­li­ci­tó no dar su nom­bre.

La com­pe­ten­cia ter­mi­nó ofi­cial­men­te sin ga­na­do­res el 31 de mar­zo del 2018, cuan­do Goo­gle ter­mi­nó su pa­tro­ci­nio. Sin em­bar­go, Spa­ce IL se com­pro­me­tió a com­ple­tar su mi­sión. En la actualidad, es­te pro­yec­to es fi­nan­cia­do con fon­dos pri­va­dos. Pe­ro ¿pa­ra qué ir a la Lu­na? Uno de los ob­je­ti­vos pa­ra que los se­res hu­ma­nos re­gre­sen es es­ta­ble­cer una ba­se en su su­per­fi­cie que per­mi­ta ex­plo­rar otros pla­ne­tas (las mi­sio­nes Apo­llo de la NASA se ce­rra­ron en di­ciem­bre de 1972). El prin­ci­pal ob­je­ti­vo aho­ra es Mar­te, aun­que la du­da aún es­tá en el ai­re: ¿po­drá el ser hu­mano pi­sar el Pla­ne­ta Ro­jo?

“Lo­grar que los hu­ma­nos lle­guen a Mar­te de ma­ne­ra se­gu­ra se­rá mu­cho

30 de enero

más di­fí­cil de lo que mu­cha gen­te cree”, afir­ma Adrian Mi­chael Crui­se, pre­si­den­te de la Ro­yal As­tro­no­mi­cal So­ciety de Londres y pro­fe­sor emé­ri­to de la Uni­ver­si­dad de Bir­ming­ham.

Crui­se ex­pli­ca que las do­sis de ra­dia­ción que re­ci­bi­rán los as­tro­nau­tas se­rían de diez a cien ve­ces más al­tas que los lí­mi­tes co­no­ci­dos en la Tie­rra. “In­clu­so la pro­vi­sión de ali­men­tos y agua pa­ra un via­je de apro­xi­ma­da­men­te 18 me­ses se­ría in­creí­ble­men­te desafian­te. Y siem­pre sur­ge la pre­gun­ta, des­de el pun­to de vis­ta cien­tí­fi­co, de si lle­var a los hu­ma­nos

Fe­bre­ro

a Mar­te es bue­na idea”.

¿Por qué es­tos te­mo­res? “Ac­tual­men­te pen­sa­mos que Mar­te es un pla­ne­ta que pu­do ha­ber te­ni­do con­di­cio­nes ade­cua­das pa­ra la vi­da. El en­vío de son­das e ins­tru­men­tos es una for­ma de es­tu­diar si se desa­rro­lla­ron allí for­mas de vi­da al­ter­na­ti­vas”, nos di­ce Crui­se. “Tan pron­to co­mo el pri­mer ser hu­mano lle­gue a Mar­te exis­te el pe­li­gro de que con­ta­mi­ne­mos el pla­ne­ta con nues­tros vi­rus y bac­te­rias, des­tru­yén­do­lo co­mo la­bo­ra­to­rio que pue­de en­se­ñar­nos có­mo la vi­da se desa­rro­lló en el Sis­te­ma So­lar”.

A fi­nes del 2019

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.