Se­gún el aná­li­sis de los agen­tes de la Di­viac que in­ves­ti­gan el ca­so de la sus­trac­ción de do­cu­men­tos de la ofi­ci­na la­cra­da del ase­sor Juan Duar­te, los au­to­res te­nían un evi­den­te in­te­rés de evi­tar que el fis­cal Jo­sé Do­min­go Pé­rez tu­vie­ra ac­ce­so a esa in­for

Perú - La República - - EN PORTADA -

Duar­te Cas­tro exis­tió una coor­di­na­ción de vo­lun­ta­des con di­cha fi­na­li­dad, y que in­clu­ye al ex­fis­cal de la Na­ción, a al­tos fun­cio­na­rios a su ser­vi­cio y a efec­ti­vos de su se­gu­ri­dad per­so­nal.

“Lue­go de una pa­cien­te re­vi­sión de los vi­deos de las cá­ma­ras (...), se lo­gró vi­sua­li­zar a per­so­nas que vul­ne­ra­ron la ofi­ci­na la­cra­da, así co­mo tam­bién (se com­pro­bó) la sin­cro­ni­za­ción de ro­les que hu­bo pa­ra ex­traer ob­je­tos de la ofi­ci­na la­cra­da”, se­ña­la el re­por­te po­li­cial.

Tam­bién las imá­ge­nes re­ve­lan que el je­fe de la es­col­ta de Chá­varry, Juan Arias Con­tre­ras, po­co an­tes del ro­bo de los do­cu­men­tos de la ofi­ci­na des­la­cra­da, les di­jo al­go a los dos agen­tes de se­gu­ri­dad de una em­pre­sa pri­va­da con­tra­ta­da por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

Lo cier­to es que esos dos agen­tes pri­va­dos fue­ron tes­ti­gos oculares del des­la­cra­do ile­gal de los miem­bros de la es­col­ta de Chá­varry y de la ase­so­ra Ro­sa Venegas y nun­ca in­for­ma­ron na­da. ¿Qué les di­jo Juan Arias pa­ra que se que­da­ran ca­lla­dos y no re­por­ta­ran a las au­to­ri­da­des lo que ha­bían vis­to?

Una vez ter­mi­na­do el ope­ra­ti­vo ile­gal en el que par­ti­ci­pa­ron dos agen­tes ba­jo su man­do, los sub­ofi­cia­les Ja­mes Ro­drí­guez Za­va­le­ta y Hu­go Ro­bles Chiong, se di­ri­gió al des­pa­cho de su je­fe de en­ton­ces, el fis­cal de la Na­ción, Pe­dro Chá­varry. Ho­ras des­pués, to­dos los con­cer­ta­dos seen­con­tra­ron en el as­cen­sor con Ro­sa Venegas, e in­ter­cam­bia­ron son­ri­sas, una vez ter­mi­na­da la jor­na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.