El Nuevo Día

Un cas­ti­llo sin fan­tas­mas

Es­ta ca­sa pri­va­da se en­cuen­tra ubi­ca­da ubi­ca­da en Ba­rran­qui­tas y se con­ser­va ca­si in­tac­ta. Al en­trar, es co­mo ir atrás en el tiem­po a ini­cios del si­glo pa­sa­do

- POR YARITZA RI­VAS YRI­VAS@EL­NUE­VO­DIA.COM

Hay lu­ga­res con un ai­re mis­te­rio­so que cuan­do se des­cu­bren in­tri­gan por su ma­gia, o por sus his­to­rias y leyendas. Ese es el ca­so de El Cor­ti­jo, una ca­sa ubi­ca­da en Ba­rran­qui­tas y una de las úl­ti­mas cons­trui­das al es­ti­lo revival es­pa­ñol en Puer­to Ri­co se­gún des­cri­be Hi­ram Flo­res, actual pro­pie­ta­rio.

Era el 1939 en el mon­ta­ño­so mu­ni­ci­pio y la ma­yo­ría de las per­so­nas vi­vían en ca­sas con te­chos en pa­ja.

“Se po­drían ima­gi­nar por qué le em­pe­za­ron a lla­mar el cas­ti­llo”, re­la­ta Flo­res.

Diez me­ses le bas­tó al co­no­ci­do ar­qui­tec­to puer­to­rri­que­ño Ra­fael Carmoega le­van­tar la es­truc­tu­ra es­ti­lo mo­ris­co. Es­to lue­go de que es­te com­ple­ta­ra el Ca­pi­to­lio. De he­cho, se di­ce que pe­da­zos de már­mol que se en­cuen­tran en es­ta es­truc­tu­ra fue­ron res­tos de lo que so­bra­ron en la cons­truc­ción del Ca­pi­to­lio.

A fi­na­les de la dé­ca­da del 30, los due­ños, don Secundino Lo­za­na Ce­pa y su es­po­sa, Jo­se­fi­na Fabián, que­rían una ca­sa de cam­po.

“Lo­za­na era un em­pre­sa­rio acau­da­la­do que ad­mi­nis­tra­ba tres in­ge­nios azu­ca­re­ros”, di­ce Flo­res, quien con los años se ha en­car­ga­do de co­no­cer la his­to­ria del lu­gar de­cla­ra­do en el 2002 co­mo un Pa­tri­mo­nio His­tó­ri­co.

“En An­da­lu­cía, Es­pa­ña, los cor­ti­jos son pro­pie­da­des en los cam­pos don­de se tie­ne la ga­na­de­ría y cul­ti­vos de uvas. Las so­lían cons­truir em­pre­sa­rios agrí­co­las”, re­la­ta Flo­res.

Pe­ro el ca­so de El Cor­ti­jo ba­rran­qui­te­ño es que los due­ños es­pa­ño­les que­rían un es­pa­cio cam­pes­tre con in­fluen­cias ára­bes don­de re­unir­se con sus amis­ta­des. Eli­gie­ron el to­pe de una mon­ta­ña en el ba­rrio Pue­blo.

CA­SI IN­TAC­TA

Aquí se man­tie­ne per­fec­ta­men­te con­ser­va­da la ca­sa mo­ris­ca de tres ni­ve­les.

Al lle­gar a la pro­pie- dad, un ca­mino de ci­pre­ses er­gui­dos dan la bien­ve­ni­da. Te to­pas con una de las va­rias pla­zas con jar­di­nes y de in­me­dia­to, se di­bu­ja la pa­no­rá­mi­ca del pue­blo de Ba­rran­qui­tas.

De acuer­do con el actual pro­pie­ta­rio, la ca­sa es­tu­vo ce­rra­da al pú­bli­co por sie­te dé­ca­das y ca­si siem­pre fue una ca­sa de tem­po­ra­da por lo que ca­si nun­ca se vi­vió.

“Era muy po­co co­no­ci­da. Ha­bía una gran in­quie­tud de qué hay den­tro”, cuen­ta Flo­res, quien des­de pe­que­ño es­cu­chó que ha­bi­ta­ban fan­tas­mas en el lu­gar.

“No es cier­to”, di­ce aho­ra que ha dor­mi­do en ella.

Sin em­bar­go, re­co­no­ce que to­da­vía la gen­te ru­mo­ra la his­to­ria de los fan­tas­mas.

Flo­res lo nie­ga y se en­fo­ca en des­cri­bir los de­ta­lles que pa­re­cen sa­car es­te lu­gar de otra di­men­sión, otra épo­ca.

“Man­tie­ne su es­truc­tu­ra ori­gi­nal. Tie­ne una ve­le­ta - un bar­co de la San­ta Ma­ría- en lo al­to de las te­jas.

En el in­te­rior des­ta­can cua­dros y lám­pa­ras an­ti­guas y has­ta una ar­ma­du­ra.

Al en­trar, los zó­ca­los tie­nen una ins­crip­ción en ára­be.

“Sig­ni­fi­ca: No hay Dios más gran­de que Dios”, des­cri­be el pro­pie­ta­rio.

Se­gún ex­pli­có, un vi­si­tan­te ára­be le tra­du­jo el tex­to y le co­men­tó que son los mis­mos zó­ca­los que tie­ne un palacio ára­be en La Al­ham­bra en Gra­na­da, Es­pa­ña.

La es­truc­tu­ra tie­ne

tres ni­ve­les. En el pri­me­ro des­ta­ca una ma­jes­tuo­sa sala con mue­bles an­ti­guos del si­glo XIX.

“Re­creo el pe­rio­do de mue­bles de Puer­to Ri­co des­de los 1860 has­ta 1944”, di­ce Flo­res.

Los de la sala prin­ci­pal son mue­bles de medallón, di­ce el tam­bién co­lec­cio­nis­ta. Allí tam­bién hay una chi­me­nea con el es­cu­do de Puer­to Ri­co.

En la sala de to­mar el sol hay mue­bles isa­be­li­nos. Es­ta que­da en el ala iz­quier­da de la pro­pie­dad. Aquí tam­bién hay un al­tar.

Su­bien­do al se­gun­do ni­vel, hay una ima­gen del ar­qui­tec­to Carmoega. La es­ca­le­ra tie­ne lo­ze­tas ar­te­sa­na­les pin­ta­das con es­tam­pas que re­pre­sen­tan la obra El Qui­jo­te de la Man­cha. En el se­gun­do ni­vel es­tán las ha­bi­ta­cio­nes prin­ci­pa­les, una con am­plios bal­co­nes que uti­li­za­ba el se­ñor de la ca­sa. El ter­cer ni­vel con­sis­te de un mi­ra­dor.

EL PO­ZO DE LOS DE­SEOS

Otro dato cu­rio­so de es­te lu­gar es el po­zo fren­te a la pro­pie­dad. Flo­res di­ce que tie­ne fa­ma de con­ce­der de­seos. Es­te cuen­ta que Jo­se­fi­na, la due­ña ori­gi­nal, que­ría un po­zo co­mo los cor­ti­jos de Es­pa­ña, con un bro­cal. Y re­sul­ta que lo ha­lló en un an­ti­cua­rio en Es­ta­dos Uni­dos.

Pe­ro la his­to­ria de es­ta pie­za se di­ce, se­gún Flo­res, que guía a Ga­li­cia don­de fue a pa­rar el úl­ti­mo após­tol de Je­sús.

“Se­gún cuen­tan era la pie­dra don­de ora­ba el após­tol San­tia­go. Lue­go se hi­zo un con­ven­to al­re­de­dor de la pie­dra, y se usó pa­ra ha­cer el bro­cal del po­zo”, re­la­ta Flo­res. Ese con­ven­to se que­mó y el lu­gar que­dó ol­vi­da­do. Pe­ro en el si­glo XX un an­ti­cua­rio nor­te­ame­ri­cano la sa­ca y así fa­ci­li­ta el ca­mino a Ba­rran­qui­tas.

POR CI­TA

El Cor­ti­jo es una pro­pie­dad pri­va­da. Pe­ro abre al pú­bli­co el ter­cer do­min­go de ca­da mes a las 3:00 p.m. pa­ra una ac­ti­vi­dad re­li­gio­sa ca­tó­li­ca de­di­ca­da a la Di­vi­na Mi­se­ri­cor­dia.

Es­tá ubi­ca­do en la ca­rre­te­ra 162 km 9.9 en Ba­rran­qui­tas. Abre por ci­ta. Se re­co­mien­da es­cri­bir un co­rreo elec­tró­ni­co a jo­sehi­ram@cas­ti­lloel­cor­ti­jo.com pa­ra con­fir­mar su vi­si­ta. Pa­ra más de­ta­lles vi­si­ta en in­ter­net www.cas­ti­lloel­cor­ti­jo.com.

 ??  ??
 ??  ?? Des­de el fren­te se pue­de apre­ciar la fa­cha­da de la ca­sa cons­trui­da por el fa­mo­so ar­qui­tec­to puer­to­rri­que­ño Ra­fael Carmoega. Arri­ba, la pa­no­rá­mi­ca de Ba­rran­qui­tas des­de la re­si­den­cia.
Des­de el fren­te se pue­de apre­ciar la fa­cha­da de la ca­sa cons­trui­da por el fa­mo­so ar­qui­tec­to puer­to­rri­que­ño Ra­fael Carmoega. Arri­ba, la pa­no­rá­mi­ca de Ba­rran­qui­tas des­de la re­si­den­cia.
 ??  ?? Es­te gran fi­cus da som­bra al la­do de la ex­cén­tri­ca re­si­den­cia.
Es­te gran fi­cus da som­bra al la­do de la ex­cén­tri­ca re­si­den­cia.
 ??  ?? Uno de los pa­si­llos en el in­te­rior de la ca­sa de­co­ra­da con mue­bles an­ti­guos que da­tan del si­glo 19.
Uno de los pa­si­llos en el in­te­rior de la ca­sa de­co­ra­da con mue­bles an­ti­guos que da­tan del si­glo 19.
 ??  ??
 ??  ?? Ca­ma an­ti­gua en la ha­bi­ta­ción, que en otra épo­ca, era des­ti­na­da pa­ra la ser­vi­dum­bre. Aba­jo, Jo­sé Hi­ram Flo­res en el po­zo fren­te a El Cor­ti­jo.
Ca­ma an­ti­gua en la ha­bi­ta­ción, que en otra épo­ca, era des­ti­na­da pa­ra la ser­vi­dum­bre. Aba­jo, Jo­sé Hi­ram Flo­res en el po­zo fren­te a El Cor­ti­jo.
 ??  ??
 ??  ?? Un ca­mino de ci­pre­ses abre pa­so a la en­tra­da de la ca­sa.
Un ca­mino de ci­pre­ses abre pa­so a la en­tra­da de la ca­sa.
 ??  ?? Una es­cul­tu­ra a la en­tra­da de la ca­sa. Aba­jo, las co­lum­nas de au­su­bo del Vie­jo San Juan se pue­den apre­ciar en la sala prin­ci­pal de la man­sión cam­pes­tre.
Una es­cul­tu­ra a la en­tra­da de la ca­sa. Aba­jo, las co­lum­nas de au­su­bo del Vie­jo San Juan se pue­den apre­ciar en la sala prin­ci­pal de la man­sión cam­pes­tre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico