El sis­te­ma de sa­lud Ar­bo­na

El Nuevo Día - - PERSPECTIVA - Ibrahim Pé­rez Mé­di­co ibrahim2@one­linkpr.net

Las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas y pa­ra­si­ta­rias cau­sa­ban la ma­yo­ría de nues­tras muer­tes en la pri­me­ra mi­tad del si­glo 20. En 1900, nues­tra es­pe­ran­za de vi­da al na­cer era de ape­nas 33 años. Su­pe­rá­ba­mos a Hai­tí por escasamente dos años. Es­ta­dos Uni­dos nos aven­ta­ja­ba por 16 años.

Du­ran­te esa pri­me­ra mi­tad del si­glo 20, lo­gra­mos aglu­ti­nar una plan­ti­lla de bri­llan­tes sa­lu­bris­tas, unos es­ta­dou­ni­den­ses, la ma­yo­ría puer­to­rri­que­ños, quie­nes desa­rro­lla­ron un plan es­tra­té­gi­co que cul­mi­nó en un sis­te­ma de sa­lud ejem­plar y de re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal.

Fue un re­le­vo a tra­vés de seis dé­ca­das, con el Dr. Bai­ley Ash­ford y su Co­mi­sión de Anemia (1904-1911) en el pri­mer tra­mo, y el Dr. Gui­ller­mo Ar­bo­na y su sis­te­ma pú­bli­co de sa­lud, in­te­gra­do y por ni­ve­les de ser­vi­cio, en el tra­mo an­cla en­tre 1956 y 1960.

En­tre 1940 y 1970 se ali­nea­ron to­dos los pla­ne­tas de la sa­lud en nues­tra is­la. No só­lo con­tá­ba­mos con un gran sis­te­ma de pres­ta­ción de ser­vi­cios de sa­lud en for­ma­ción, sino con un go­bierno que aten­dió vi­go­ro­sa­men­te las va­ria­das de­ter­mi­nan­tes so­cio­eco­nó­mi­cas de la sa­lud: po­bre­za, em­pleo, edu­ca­ción, hi­gie­ne, es­ti­los de vi­da, ali­men­ta­ción, vi­vien­da.

Esa ex­tra­or­di­na­ria alian­za nos con­du­jo a in­cre­men­tar 26 años en nues­tra es­pe­ran­za de vi­da, de 46 a 72 años en­tre 1940 y 1970. Más dra­má­ti­co aún, en­tre 1940 y 1950 in­cre­men­ta­mos 15 años en es­pe­ran­za de vi­da, una mar­ca mun­dial pa­ra una dé­ca­da.

Pa­ra 1970, nues­tra es­pe­ran­za de vi­da de 72 años era la de­ci­mo­cuar­ta me­jor del mun­do. Ha­bía­mos al­can­za­do a EE.UU., Fran­cia y Ja­pón. Es­tá­ba­mos en la pri­me­ra fi­la de la sa­lud mun­dial.

A nues­tra sa­lud no le ha ido tan bien des­de en­ton­ces. Des­apro­ve­cha­mos la opor­tu­ni­dad en 1974 de adop­tar un sis­te­ma universal.

Los tan­tos paí­ses que lo hi­cie­ron, son hoy más sa­lu­da­bles que no­so­tros. Pe­ro peor aún, adop­ta­mos el mo­de­lo es­ta­dou­ni­den­se, el que allí do­mi­na­ba el mer­ca­do des­de 1950, uno ba­sa­do en la sa­lud co­mo ne­go­cio, don­de el lu­cro de las ase­gu­ra­do­ras des­pla­zó el bie­nes­tar del pa­cien­te. Co­mo re­sul­ta­do de co­piar ese mo­de­lo, he­mos co­rri­do la mis­ma suer­te que los Es­ta­dos Uni­dos. Am­bos he­mos ape­nas in­cre­men­ta­do 7 años en es­pe­ran­za de vi­da des­de 1970 y hoy ocu­pa­mos peo­res po­si­cio­nes en el mun­do (36 y 37) en es­pe­ran­za de vi­da.

La gran­de­za del sis­te­ma Ar­bo­na que­da­rá per­ma­nen­te­men­te gra­ba­da en nues­tra me­mo­ria his­tó­ri­ca.

Pe­ro es im­pres­cin­di­ble que re­en­con­tre­mos aque­lla es­tre­lla sa­lu­bris­ta que tan ad­mi­ra­ble­men­te nos guió en tiem­pos de ma­yor po­bre­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.