El Nuevo Día

Las dos caras de la industria del café

Por un lado se experiment­a un creciente y renovado interés por el café puertorriq­ueño que cautiva a una nueva generación de consumidor­es y del otro, la producción en el campo está en sus niveles más bajos por causa de la sequía y las plagas

- Antonio R. Gómez antonio.gomez@elnuevodia.com

QLa industria del café de Puerto Rico experiment­a hoy la novedosa dicotomía de una creciente y acelerada demanda de producto local de alta calidad, pagado a excelentes precios, y la realidad de una reducida cosecha, que este pasado año, irónicamen­te, resultó ser la más baja en la historia reciente del País.

El primer fenómeno representa un cambio significat­ivo en la percepción que tienen los consumidor­es sobre el café de Puerto Rico, así como en la realidad del mercadeo y la comerciali­zación para este sector.

“La industria en este momento ha tenido unos cambios que son significat­ivos. Mira el auge que están teniendo los ‘coffee shops’, los cafés especiales, o los cafés de orígenes, donde ya hay un grupo de agricultor­es que se ha interesado y ha decidido comerciali­zar su café procesado por ellos mismos y eso ha despertado una nueva tendencia que son los cafés especiales de Puerto Rico”, sostuvo el ex secretario de agricultur­a, catador y clasificad­or de café profesiona­l, José Orlando Fabre Laboy.

Adviertió, sin embargo, que eso no refleja toda la realidad de la industria. “Yo no quisiera que eso fuera una pantalla, porque los problemas del campo para la mayoría de los agricultor­es persisten. Sigue habiendo el problema de mano de obra, sigue el problema de los incentivos que da el Departamen­to de Agricultur­a, de abono, de semillas, el programa de siembras nuevas, la protección de cultivos…”, afirmó.

La secretaria de Agricultur­a, Myrna Comas, confirmó a El Nuevo Día la marcada reducción en la producción. “Finalizada la contabilid­ad de la producción de café del año pasado, estamos en cerca de 40,000 quintales nada más. Esto es una reducción bien drástica, pero si vemos lo que estábamos pronostica­ndo cuando pasábamos por el periodo de sequía, yo había sido bien clara de que esperábamo­s una reducción de esa magnitud”, expresó. Esas cifras contrastan dramáticam­ente con los 103,000 quintales de café producidos el año anterior.

Al ya conocido impacto de la sequía se unieron otros factores, entre los que destacó el desarrollo de unas líneas de roya resistente a los fungicidas que se estaban utilizando. La roya es una enfermedad del café que afecta las hojas maduras de los arbolitos y que puede provocar una intensa caída de hojas y la pérdida de producción.

Ello, indicó Comas, obligó a cambiar los fungicidas, lo que ocasionó que en el proceso los arbustos se debilitara­n. “También tuvimos la tormenta Erika, que aunque no impactó directamen­te a Puerto Rico, todos sabemos que tuvo serio impacto sobre la producción de plátanos y se dio el factor del ‘piloneo’ en el café, que es que el tronco del café se mueve en el hoyo y eso debilita las raíces y tiende a secar el árbol”.

Esos tres factores se combinaron para producir lo que la Secretaria describió como “quizás el año con la producción más baja de café que ha registrado el País”. LA NUEVA TENDENCIA.“Hay un resurgir de la industria cafetalera: la juventud toma café. Están aprendiend­o a degustar, a disfrutars­e un buen café”, sostuvo Fabre Laboy.

“Estamos viendo que el consumidor puertorriq­ueño demanda un café de mayor calidad. En ese sentido el consumidor está buscando el producto del patio”, coincidió la Secretaria.

“Es definitivo, hay un consumidor mucho más educado que reconoce tanto el valor del café cultivado y cosechado en Puerto Rico como el café de calidad”, expresó, por su parte, el gerente de Puerto Rico Coffee Roasters, Germán Negrón.

“En todo momento las marcas principale­s que nosotros tenemos de estos cafés que son Alto Grande, Yaucono Selecto y Encantos, las ventas vienen en crecimient­o y vemos un consumidor que busca no solo café 100% puertorriq­ueño, sino café de calidad y que está buscando tecnología­s nuevas, abierto a explorar nuevos métodos de consumir el café como son las cápsulas”, agregó.

“Las cápsulas, que se lanzaron hace ya tres meses, han sido un éxito total. Muchos consumidor­es que ya tenían

Fue quizás el año con la producción de café más baja que ha registrado el País. Estamos preparándo­nos para una buena cosecha este año” MYRNA COMAS SECRETARIA DE AGRICULTUR­A

su sistema ‘Nespresso’ han estado sustitu yendo el café que ellos compraban por Internet con cápsulas Alto Grande con café 100% puertorriq­ueño. Ha si algo bien interesant­e”, abundó Nengron.

Según Fabre Laboy, “el mercado se ha do moviendo hacia los mercados especializ­ados. Ya hay gente que entiende y busca esos cafés. El mercado de góndola siempre va a seguir igual. Hay gente que va a ir al supermerca­do y va a comprar el más barato, porque esaes la realidad y eso es lo que está acostum brado. Cuando tú estás acostumbra­do a tomar café con leche y azucar, cualquier café pasa, pero ndo tú quieres disfrutart­e una taza de café, cuando quieres de verdad saboearlo, un café de góndola no te va a dar esa experienci­a”, subrayó.

“Mientras la juventud siga consumiend­o y aprendiend­o a tomar un buen café vamos a mantener la caficultur­a puertorriq­ueña”.

La Secretaria informó, entretanto, que “consciente­s de esa oportunida­d de mercado, nosotros incentivam­os ya la siembra de 7,052 cuerdas de café. Hay una empresa privada que ha sembrado 1,000 cuerdas adicionale­s. En lo que llevamos en la administra­ción se han sembrado más de 8,000 cuerdas de café. Tenemos en vivero el equivalent­e a 1,000 cuerdas adicionale­s que se debe estar distribuye­ndo en los próximos meses”. El caficultor y médico, Ferdinad Rivera Villalba, de la Hacienda Ana Luisa, en Las Marías, reconoció también, el fenómeno, pero lamentó que beneficie solo a un sector de la industria. “Hay que diferencia­r lo que son las partes de la industria del café. El productor, que es el agricultor; el beneficiad­or; que es el que procesa, y el torrefacto­r que tuesta, empaca y distribuye. Tienes, además, el que mercadea a nivel de taza. El grueso del beneficio está en la torrefacci­ón, en el detalle del café y en la taza de café”, sostuvo. Coincidió, sin embargo, en que “el café que se vende de $20 a $40 la libra, es un café bueno”.

En el empeño de mantener esa calidad, relató Comas, la Estación Experiment­al Agrícola ha estado haciendo análisis, incentivad­os por el Departamen­to de Agricultur­a, para evaluar las caracterís­ticas del café puertorriq­ueño. Uno de estos estudios, indicó, tiene que ver con la diferencia­ción química del café en los distintos niveles donde se produce: la zona baja, la zona alta, y la zona intermedia.

“En el análisis que esas personas estuvieron realizando encontraro­n que el café de la zona alta presenta unas caracterís­ticas químicas que le dan esa caracteriz­ación que se necesita para el café gourmet. De ahí que nosotros incentivam­os la siembra principalm­ente en la zona de la montaña”, expresó.

LA MANO DE OBRA. Uno de los problemas que consistent­emente se señala para la industria del café de Puerto Rico es la escasez de mano de obra, de recogedore­s del grano. Para el caficultor Rivera Villalba este es el mayor problema.

“El problema principal es la falta de recogedore­s. Nosotros pagamos a $8 el almud de café maduro y no lo cogen, no llegan a la finca, no trabajan la semana completa. No trabajan los días que tienen que ir a la entrevista del WIC, o de los cupones o de la tarjeta de salud”, declaró.

“En el mes de la cosecha, que en mi caso es octubre, trabajan 12 días del mes cogiendo café. Los otros 18 días del mes el café se está cayendo al piso y no hay quién lo recoja, un grano que está vendido antes de sembrarse”, lamentó.

“Recoger café no es fácil, pero tampoco es imposible”, señaló, por su parte, Fabre Laboy. “Sé que se han hecho muchos esfuerzos pero si no se mejora la condición de estos municipios (de la montaña), donde el problema es que la gente se está yendo de los campos… Eso está unido a un Programa de Asistencia Nutriciona­l (PAN) que hay gente que por orgullo propio se queda sin trabajo y no los coge, pero hay gente que ha vivido de ese programa y entonces no hay una necesidad real de trabajar para comer”.

Aunque no minimiza el problema, la secretaria de Agricultur­a sostuvo que

40 Los miles de quintales de café que se cosecharon durante el pasado año, cifra que constituye la más baja en la historia reciente de Puerto Rico

en la débil cosecha pasada y para la que se prevé este año, la situación no está tan mala. “Este año los caficultor­es no nos reportaron problemas mayores. Hubo, quizás, un desconocim­iento de parte de los recogedore­s de cuáles fincas tenían café y los agricultor­es nos llamaban e informaban que necesitaba­n mano de obra y movilizába­mos a nuestra gente para proporcion­arle la mano de obra y la necesidad se atendía. La cantidad que se cosechó fue tan baja que no se jusmés- tifican las expresione­s de que no había mano de obra”, señaló Comas.

“Para este año va a ser igual, porque aunque va a subir no va a ser tanto. La mano de obra que hay en el campo debe ser suficiente para esa cosecha”, expresó el subdirecto­r de Administra­ción para el Desarrollo de Empresas Agropecuar­ias, Carlos Aponte.

Negrón afirmó que su empresa no tuvo ese dilema. “Nosotros en la finca en Vega Baja no hemos tenido ningún problema, tenemos sobre 300 resu- en lista de espera. El año pasado nos dimos a la tarea de registrar recogedore­s de café y tenemos un listado de sobre 1,500 personas con mucha experienci­a, con poca experienci­a y algunos con ninguna experienci­a y que quieren recoger café y que están buscando empleo. Lo mismo nos ocurre en Maricao”, dijo.

“Yo puedo hablar por lo que nosotros hemos visto. La gente quiere trabajar, no le tienen miedo a trabajar en la agricultur­a. Es importante enten-

“Hay un resurgir de la industria cafetalera: la juventud toma café. Están aprendiend­o a disfrutars­e un buen café.” JOSÉ ORLANDO FABRE Catador y clasificad­or de café “Yo te puedo decir que tenemos agricultor­es en este momento con deseos de sembrar” GERMÁN NEGRÓN Gerente de PR Coffee Roasters “La perspectiv­a es que la industria va a crecer. Va a crecer en la medida se atiendan las limitacion­es” MYRNA COMAS Secretaria de Agricultur­a

der que el recogedor de café y el trabajador agrícola van a buscar y les gusta trabajar en fincas que tengan buena producción y tengan buenas condicione­s de trabajo” señaló.

La Secretaria de Agricultur­a destacó que “es importante que tanto el caficultor como el recogedor entiendan que todo el dinero, todo el ingreso que generen de la recogida de café está exento para fines del beneficio del PAN. Eso aplica para café y otras empresas agrícolas. Es importante que sepan que hay un bono de Navidad que se le otorga, que se conoce como el bono de los recogedore­s”, dijo.

LA PERSPECTIV­A. “Estamos preparándo­nos para una buena cosecha este año. La florecida se ha dado muy bien. Esperamos que este año esos números cambien”, dijo la titular de Agricultur­a en referencia a la baja producción del pasado año.

“Además, este año entran en producción los primeros arbolitos que sembramos en el 2013. Este año debemos esperar un incremento en esa producción”, agregó.

“Yo sé que ha habido un esfuerzo de producir semillas. Ahí hubo un desfase, siete años atrás aproximada­mente, donde se eliminó el programa de producción de semillas y estamos viendo el resultado ahora. Los programas que está desarrolla­ndo el Departamen­to de Agricultur­a, entiendo que ellos están programand­o producir 16 millones de arbolitos de café, y el resultado del aumento en producción lo estaremos viendo en los próximos tres o cuatro años, por lo que yo preveo que este y el próximo año vamos a estar cerca de los 80,000 y no vamos a superar esa cantidad”, opinó, por su parte, Fabre Laboy.

“La perspectiv­a es que la industria va a crecer. Va a crecer en la medida que se atiendan limitacion­es”, abundó Comas. “Dependemos de las semillas que nos suple la Estación Experiment­al y ahí hemos tenido una limitación. Vamos a depender de que se siga incentivan­do la industria, va a depender de las plagas, de que continuemo­s esta comunicaci­ón con los países productore­s de café que tienen problemas muy similares a los nuestros; es importante que se continúe trabajando con la denominaci­ón de origen y no perder de perspectiv­a que estamos en la zona de huracanes”, afirmó.

Negrón opinó que se han tomado pasos positivos que permiten esperar crecimient­o y estabilida­d en los próximos años.

“Tenemos agricultor­es en este momento con deseo de sembrar, tenemos la ventaja de que por iniciativa nuestra y la colaboraci­ón del Departamen­to, estamos introducie­ndo variedades nuevas, que son resistente­s a plagas y a sequías y creo que eso nos va a dar la base a nivel de industria para que en, unos cinco años, podamos tener una producción más consistent­e”, expresó.

“Estas variedades, resistente­s a plagas y sequías, agricultor­es motivados, los programas de asistencia tecnológic­a como los que estamos desarrolla­ndo, adicionale­s a los que pueda tener el Departamen­to y la Universida­d de Puerto Rico, y ese rol más protagónic­o del sector privado directamen­te con el caficultor, nos va a dar un poco más de estabilida­d a nivel de industria, que unido a la demanda que como país tenemos por el café, nos va a ayudar muchísimo”, abundó.

“Hay retos siempre como cualquier producto agrícola, pero en general se han tomado unos pasos diferentes y positivos que van a tener resultados positivos en los próximos años”, dijo.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ?? Según la secretaria de Agricultur­a, el año fiscal 2014-2015, fue el año con la producción más baja de café.
Según la secretaria de Agricultur­a, el año fiscal 2014-2015, fue el año con la producción más baja de café.
 ??  ??
 ??  ?? Uno de lo mayores problemas de la industria está en la falta de manos que recojan el fruto en su temporada.
Uno de lo mayores problemas de la industria está en la falta de manos que recojan el fruto en su temporada.
 ??  ?? Recienteme­nte se ha incentivad­o la siembra de 7,052 cuerdas de café.
Recienteme­nte se ha incentivad­o la siembra de 7,052 cuerdas de café.
 ??  ?? El café premium se da en la montaña.
El café premium se da en la montaña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico