Co­lo­res de San Juan

El ar­tis­ta es­ta­dou­ni­den­se Tom Ch­ris­top­her se en­cuen­tra en el país con­fec­cio­nan­do cua­tro mu­ra­les jun­to a un gru­po de es­tu­dian­tes de la Es­cue­la de Ar­tes Plás­ti­cas y Di­se­ño de Puer­to Ri­co

El Nuevo Día - - FLASH & CUL­TU­RA - Ma­rie­la Fu­lla­na Acos­ta mfu­lla­na@el­nue­vo­dia.com Twit­ter: @Ma­rie­laFu­lla­na

Lue­go de di­bu­jar por cin­co años el dra­ma de las cor­tes ju­di­cia­les en el cen­tro de Man­hat­tan pa­ra CBS News, el ar­tis­ta es­ta­dou­ni­den­se Tom Ch­ris­top

her to­mó la ru­ta del ries­go. De­jó un tra­ba­jo se­gu­ro, con bue­na pa­ga, pa­ra sa­lir a la ca­lle a do­cu­men­tar con co­lo­res las his­to­rias vi­vas de la ciu­dad.

Co­rría la dé­ca­da del ochen­ta en Nue­va York, épo­ca don­de el cri­men y el mie­do se ha­bían apo­de­ra­do de la ciu­dad, cuan­do Ch­ris­top­her en­fo­có su mi­ra­da no en la té­tri­ca y os­cu­ra es­ce­na de su en­torno, sino en los co­lo­res vi­bran­tes. Ca­mi­nan­do por Ti­mes Squa­re, ob­ser­vó las lu­ces blan­cas y bri­llan­tes de los edi­fi­cios, los ta­xis ama­rri­llos, la ve­lo­ci­dad de las per­so­nas ca­mi­nan­do por la zo­na, y fue en­ton­ces que en­con­tró “su mi­sión”: Tra­tar de cap­tu­rar la na­rra­ti­va, la be­lle­za y la atrac­ción del epi­cen­tro de es­ta ur­be.

Con esa in­yec­ción de co­lo­res es que Tom Ch­ris­top­her lle­gó a Puer­to Ri­co ha­ce un mes pa­ra tra­ba­jar cua­tro mu­ra­les pa­ra el pro­yec­to El Mer­ca­do de Pa­seo Ca­ri­be, cu­ya aper­tu­ra se­rá es­te ve­rano en di­cho com­ple­jo, ubi­ca­do en San Juan. El ar­tis­ta fue con­tra­ta­do por la fir­ma CPG Real Es­ta­te, res­pon­sa­ble del desa­rro­llo del com­ple­jo, pa­ra rea­li­zar es­tas pie­zas, las cua­les ador­na­rán las pa­re­des de es­te nue­vo “mer­ca­do”, que con­ta­rá con 16 es­ta­cio­nes cu­li­na­rias de re­co­no­ci­dos chefs y nue­vos ta­len­tos de la co­ci­na puer­to­rri­que­ña.

Sus crea­cio­nes las rea­li­za jun­to a un gru­po de es­tu­dian­tes de la Es­cue­la de Ar­tes Plás­ti­cas y Di­se­ño de Puer­to Ri­co, que es­tá co­la­bo­ran­do con el ar­tis­ta en los cua­tro mu­ra­les, que mos­tra­rán los tra­ba­ja­do­res del país, es­ce­nas de San Juan, las pla­yas y El Yun­que.

Ch­ris­top­her di­jo que de­ci­dió en­fo­car­se en los tra­ba­ja­do­res del país pa­ra rea­li­zar uno de sus mu­ra­les, por­que le in­tere­sa “con­tar la his­to­ria de la gen­te”.

“Iba ca­mi­nan­do por las ca­lles del Vie­jo San Juan y to­do el mun­do, des­de los co­mer­cian­tes has­ta los cons­truc­to­res, me pre­gun­ta­ba si es­ta­ba to­do bien y cuan­do les res­pon­día ‘to­do bien’, me son­reían. Eso fue una ex­pe­rien­cia com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te a la que vi­vo a dia­rio en Nue­va York”, in­di­có en in­glés.

“Por eso qui­se ha­cer un mu­ral que no fue­ra la pos­tal tu­rís­ti­ca, ti­po I Lo­ve Puer­to Ri­co, sino que se re­fle­ja­ra una ciu­dad vi­va, con sus tra­ba­ja­do­res, con su gen­te, con su ale­gría. Lo que quie­ro es trans­mi­tir ese es­pí­ri­tu, ese sen­ti­mien­to, esa ale­gría que se res­pi­ra en es­ta ciu­dad”, agre­gó.

El ar­tis­ta, que es un di­bu­jan­te de for­ma­ción clá­si­ca, com­par­tió que los co­lo­res que ha vis­to en la Is­la son muy par­ti­cu­la­res, co­mo las ca­sas de to­nos vi­bran­tes de El Vie­jo San Juan, el azul del mar y el ver­dor de los bos­ques, los cua­les le han ser­vi­do de ins­pi­ra­ción pa­ra sus crea­cio­nes.

Ch­ris­top­her se­ña­ló que ha te­ni­do la di­cha que en es­te pro­yec­to cuen­ta con la co­la­bo­ra­ción de va­rios es­tu­dian­tes de la Es­cue­la de Ar­tes Plás­ti­cas y Di­se­ño de Puer­to Ri­co, quie­nes han tra­ba­ja­do mano a mano con él en la crea­ción de los mu­ra­les.

“Son jó­ve­nes muy in­te­li­gen­tes y me han da­do mu­chas ideas; son muy bue­nos es­tu­dian­tes. Me sien­to bien de guiar­los y en­se­ñar­les có­mo lo­grar que una idea fun­cio­ne. Tam­bién le es­toy en­se­ñan­do có­mo se pue­de vi­vir del ar­te, por­que hay mu­chas op­cio­nes pa­ra uno vi­vir de lo que uno ama”, com- par­tió.

Los uni­ver­si­ta­rios Je­sús Adorno, Ti­fanny Mer­ca­do, Fran­kie Car­do­na, Luis San­tia­go y Ali­son Ra­fae­lli coin­ci­die­ron en que com­par­tir con el ar­tis­ta ha si­do una ex­pe­rien­cia en­ri­que­ce­do­ra y que es­tar tra­ba­jan­do con él es co­mo es­tar co­la­bo­ran­do con un par.

“Es una ex­pe­rien­cia bien en­ri­que­ce­do­ra y mo­ti­va­do­ra. Él nos ha­bla mu­cho, es una per­so­na ac­ce­si­ble, nos acon­se­ja y nos ex­pli­ca qué co­sas él ha he­cho pa­ra ser exi­to­so. Tam­bién le da mu­cho va­lor a nues­tro tra­ba­jo y nos tra­ta co­mo pa­res, no co­mo es­tu­dian­tes”, com­par­tió Je­sús Adorno, quien al igual que sus co­le­gas, ha tra­ba­ja­do en va­rios bo­ce­tos, así co­mo en las com­po­si­cio­nes de las obras.

El pin­tor es­ta­dou­ni­den­se, en tan­to, di­jo que ha agre­ga­do a ca­da mu­ral de­ta­lles de la vi­sión de ca­da uno de ellos.

Tom Ch­ris­top­her re­sal­tó que sus obras siem­pre se ba­san en lar­gos pe­rio­dos de ob­ser­va­ción, por lo que su tra­ba­jo en Puer­to Ri­co, co­men­zó ha­ce más de tres me­ses cuan­do vi­si­tó la Is­la pa­ra co­men­zar a pre­pa­rar bo­ce­tos y di­bu­jos pre­li­mi­na­res, que lue­go ha ar­ma­do, pa­ra cons­truir una his­to­ria.

“Tra­ba­jé co­mo pe­rio­dis­ta pa­ra CBS News y eso me en­se­ñó a sa­lir a bus­car his­to­rias. Y esa es la ma­ne­ra en que di­bu­jo. Sal­go a la ca­lle, ob­ser­vo y di­bu­jo lo que me lla­ma la aten­ción y lue­go voy dán­do­le for­ma, voy na­rran­do una his­to­ria”, com­par­tió el ar­tis­ta, quien an­te­rior a es­te pro­yec­to, ha­bía vi­si­ta­do la Is­la en dos oca­sio­nes.

Tom Ch­ris­top­her tra­ba­ja en un mé- to­do muy par­ti­cu­lar pa­ra ha­cer es­tos cua­tro mu­ra­les. Pri­me­ro el ar­tis­ta di­bu­ja su obra en di­ver­sos can­vas, lue­go esas imá­ge­nes las pa­sa por un es­cá­ner y las im­pri­me di­gi­tal­men­te so­bre pla­cas de me­tal, que fi­nal­men­te ar­ma co­mo un rom­pe­ca­be­zas lo­gran­do la obra fi­nal.

La ma­yo­ría de su tra­ba­jo lo rea­li­za usan­do un pe­que­ño lo­te de pin­tu­ra acrí­li­ca he­cha a mano. Las lí­neas a lá­piz que rea­li­za co­mo par­te de la fa­se de bo­ce­to ini­cial de ex­plo­ra­ción, sue­len per­ma­ne­cer en el lien­zo en blan­co co­mo re­cor­da­to­rio del pro­ce­so. En sus obras se pue­de apre­ciar des­de lí­neas cir­cu­la­res has­ta de­li­ca­das pin­ce­la­das de acua­re­la la­va­da, pin­ce­la­das pe­sa­das y has­ta em­pas­tes de re­mo­lino.

Des­pués de to­do lo que le in­tere­sa al ar­tis­ta es re­la­tar his­to­ria vi­vas, con mo­vi­mien­to, y so­bre to­do, con mu­cho co­lor.

Tom Ch­ris­top­her “Siem­pre di­bu­jé, pe­ro no co­mo una for­ma de vi­da. Has­ta que me can­sé de tra­ba­jar en las cor­tes (de Nue­va York) y me de­di­qué a ha­cer del di­bu­jo mi mo­do de vi­da”

El mu­ra­lis­ta se ins­pi­ró en la gen­te, pe­ro so­bre to­do en los tra­ba­ja­do­res que ob­ser­vó en la ca­pi­tal.

Los es­tu­dian­tes que tra­ba­jan con el mu­ra­lis­ta se han ex­pre­sa­do muy sa­tis­fe­chos con la ex­pe­rien­cia.

Ch­ris­top­her ar­ma sus obras co­mo una es­pe­cie de rom­pe­ca­be­zas que par­te de de­ce­nas de di­bu­jos pro­duc­tos de su pro­ce­so de ob­ser­va­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.