LA HIS­TO­RIA DE PAPA JAC

Una be­bi­da al­cohó­li­ca na­ti­va

El Nuevo Día - - PORDENTRO - Tex­to Aurora Ri­ve­ra Ar­guin­zo­ni ● ari­ve­[email protected]­nue­vo­dia.com Fo­tos Xa­vier Gar­cía●

Aprin­ci­pios de la dé­ca­da de 1990, mien­tras fi­na­li­za­ba su ba­chi­lle­ra­to en fi­nan­zas en la Uni­ver­si­dad de Puer­to Ri­co, el jo­ven y em­pren­de­dor Juan Pa­blo Ro­drí­guez Da­rri­gran­de co­men­zó a tra­ba­jar en una tien­da de za­pa­tos del Vie­jo San Juan sin ima­gi­nar que la ver­da­de­ra opor­tu­ni­dad de su vida es­ta­ba a la vuel­ta de la es­qui­na.

Acos­tum­bra­do a bus­cár­se­las des­de ni­ño, reac­cio­nó rá­pi­do lue­go de ver las co­rreas ar­te­sa­na­les es­ti­lo ras­ta­fa­ri que co­mer­cian­tes chi­le­nos es­ta­ble­ci­dos en Puer­to Ri­co im­por­ta­ban des­de Gua­te­ma­la.

“Siem­pre ha­bía he­cho ne­go­cios, toda mi vida. Yo re­par­tía pe­rió­di­cos des­de ni­ño en Pon­ce, y me mu­dé en sex­to gra­do para acá (para San Juan), o sea que des­de es­cue­la ele­men­tal yo re­par­tía el pe­rió­di­co”, cal­cu­la.

“Em­pe­cé a ven­der las co­rreas en la es­qui­na del Se­ño­rial (Se­ño­rial Pla­za), en la ca­lle. De re­pen­te ve­nía gen­te de toda la is­la pre­gun­tan­do dón­de las con­se­guía, y em­pe­cé a dis­tri­buir”, cuen­ta en­ton­ces Ro­drí­guez Da­rri­gran­de so­bre su eta­pa de em­pren­di­mien­to co­mo es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio.

Fue am­plian­do su in­ven­ta­rio y la aco­gi­da de los pro­duc­tos fue tal que co­men­zó a bus­car un lo­cal don­de es­ta­ble­cer su pri­mer ne­go­cio. En­con­tró uno en el número 103 de la ca­lle del Cris­to del Vie­jo San Juan, don­de el am­bien­te fes­ti­vo pre­va­le­cien­te, so­bre to­do los fi­nes de se­ma­na, le hi­zo pon­de­rar un cam­bio en su idea de ne­go­cio y con­ver­tir­lo en un bar. “Vi este lo­cal y di­je ‘¡ol­ví­da­te de las co­rreas!’ que es­to va a pa­sar de mo­da”, men­cio­na.

Junto a su com­pa­dre, que al igual que él es aman­te de la mú­si­ca, creó un ‘play list’ con en el que fue­ron es­ta­ble­cien­do el tono del am­bien­te que que­rían crear, en el que pre­do­mi­na­ra la mú­si­ca in­de­pen­dien­te. Don Pa­blo abrió ofi­cial­men­te en 1991.

Ro­drí­guez Da­rri­gran­de desea­ba crear un tra­go ori­gi­nal cu­yo cos­to fue­ra ac­ce­si­ble y ser­vir­lo en un va­so es­pe­cial di­se­ña­do que los clien­tes pu­die­ran re­lle­nar (“re­fill”). Mez­cla tras mez­cla y en con­sul­ta con ami­gos creó Papa Jac en 1992, una be­bi­da al­cohó­li­ca dul­zo­na cu­yo in­gre­dien­te principal es ju­go de par­cha. Un ami­go creó el pri­mer di­se­ño para el va­so, pro­ba­ron el con­cep­to en el es­ta­ble­ci­mien­to, pe­ro su ver­da­de­ro lan­za­mien­to fue du­ran­te la Gran Re­ga­ta Co­lón, ce­le­bra­da co­mo par­te de los even­tos con­me­mo­ra­ti­vos del Quin­to Cen­te­na­rio del Des­cu­bri­mien­to de América y Puer­to Ri­co.

“En la Re­ga­ta se hi­zo fa­mo­so. En ese mo­men­to no éra­mos co­no­ci­dos y, co­mo to­do, las co­sas no arran­can so­las. Si yo me lle­go a que­dar ahí de­trás (de la ba­rra de Don Pa­co) es­pe­ran­do…”, ad­vir­tió el co­mer­cian­te, que arren­dó un quios­co en el área de la bahía de San Juan, don­de se con­cen­tra­ba la ac­ti­vi­dad du­ran­te el even­to.

“Co­lo­ca­ba un mon­tón de va­si­tos de muestra y lle­na­ba el ‘coun­ter’ de va­sos para re­ga­lar y de­cía: ‘Mi­ra, prué­ba­lo de gra­tis’. To­do el mun­do ve­nía a pro­bar­lo y to­do el mun­do lo com­pra­ba. Y cuan­do veían el va­so de­cían ‘wow!’”, re­la­ta.

Con los años, el di­se­ño del va­so ha variado. Por ejem­plo, ha ha­bi­do edi­cio­nes es­pe­cia­les para las Fies­tas de la Ca­lle San Se­bas­tián. Sin em­bar­go, la re­ce­ta de Papa Jac se ha man­te­ni­do inal­te­ra­da. El cam­bio más ra­di­cal a su pre­sen­ta­ción ocu­rrió este año, cuan­do Ro­drí­guez Da­rri­gran­de lo­gró lle­var­lo a em­pa­ques ti­po “pouch pack” y con­ver­tir­lo, se­gún ase­gu­ra, en el pri­mer tra­go he­cho en una ba­rra de Puer­to Ri­co que es­tá sien­do em­pa­ca­do y dis­tri­bui­do de for­ma ma­si­va lis­to para to­mar.

Ade­más, creó este año una nue­va mez­cla: san­gría. Am­bos sa­bo­res es­tán dis­po­ni­bles en su­per­mer­ca­dos, ga­so­li­ne­ras y es­ta­ble­ci­mien­tos que ven­den be­bi­das al­cohó­li­cas.

Aun­que ha­ya otros cóc­te­les y san­grías dis­po­ni­bles en “pouch pack”, este em­pren­de­dor que es due­ño tam­bién de otras ba­rras en San Juan co­mo La Fac­to­ría, no le te­me a la com­pe­ten­cia. Apues­ta a sus 25 años de ex­pe­rien­cia, al arrai­go que tie­ne su mar­ca y a la ca­li­dad de los ingredientes que ase­gu­ra son 100% de Puer­to Ri­co. “Nun­ca veo na­da co­mo com­pe­ten­cia, el que pien­sa así es­tá equi­vo­ca­do. Ellos es­ta­ban an­tes que yo y han abier­to ca­mino”, afir­ma agra­de­ci­do.

Sin sol­tar pren­da, el vi­sio­na­rio em­pre­sa­rio ase­gu­ra que vie­nen otras ideas y nue­vos sa­bo­res en ca­mino. “A ve­ces hay co­sas que pue­den pa­re­cer ob­vias y la gen­te no las ha­ce”, di­ce, sin de­la­tar­se.

Juan Pa­blo Ro­drí­guez Da­rri­gran­de, crea­dor de la be­bi­da Papa Jac, cuen­ta la his­to­ria de­trás de la be­bi­da que ha he­cho fa­mo­sa en su lo­cal, Don Pa­blo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.