Alou Thé in­tro­du­ce nue­va va­rie­dad de té al mer­ca­do lo­cal

Em­pre­sa­ria puer­to­rri­que­ña ela­bo­ra el nue­vo pro­duc­to que com­bi­na ho­jas de té im­por­ta­do con ingredientes na­tu­ra­les lo­ca­les pa­ra el pa­la­dar puer­to­rri­que­ño

El Nuevo Día - - NEGOCIOS - An­to­nio R. Gó­mez an­to­nio.go­[email protected]­nue­vo­dia.com

Q Una jo­ven y em­pre­sa­ria puer­to­rri­que­ña es­tá apos­tan­do a que el pa­la­dar de un buen nú­me­ro de puer­to­rri­que­ños se trans­for­ma­rá y que mu­chos abra­za­rán el té co­mo una be­bi­da pa­ra dis­fru­tar ca­da vez con ma­yor fre­cuen­cia.

Alon­dra de Bra­si­lia Ro­drí­guez es la crea­do­ra del té gour­met Alou Thé, que se ela­bo­ra con té “loo­se leaf ”oen he­bra, que es im­por­ta­do de re­gio­nes pro­duc­to­ras de la más al­ta ca­li­dad y que se mez­cla con ingredientes na­tu­ra­les lo­ca­les.

Al­gu­nos de esos ingredientes lo­ca­les uti­li­za­dos en las mez­clas son li­mon­ci­llo, piel de na­ran­ja (chi­na), cúr­cu­ma, jen­gi­bre, ho­jas de gua­ná­ba­na, men­ta y cas­ca­ri­lla de ca­cao, en­tre otros, to­dos ad­qui­ri­dos en la Is­la.

“Tra­ta­mos de traer té de bue­na ca­li­dad de dis­tin­tas re­gio­nes y ha­cer mez­clas que sean acor­des con el pa­la­dar puer­to­rri­que­ño y que ten­gan tam­bién sus pro­pie­da­des”, ex­pli­có la em­pre­sa­ria.

Ro­drí­guez se edu­có en Ar­gen­ti­na, en la Es­cue­la Ar­gen­ti­na de Té que, se­gún ex­pli­ca, me­dian­te con­ve­nio con la Uni­ver­si­dad In­te­ra­me­ri­ca­na Ar­gen­ti­na, con­vir­tió a es­ta ins­ti­tu­ción en la pri­me­ra uni­ver­si­dad en Amé­ri­ca que ofre­ce es­pe­cia­li­dad en el té.

Re­la­tó que tu­vo ade­más la opor­tu­ni­dad de ha­cer su maes­tría en Chi­na y de via­jar por el su­r­es­te de Asia, In­dia y Ne­pal don­de ase­gu­ra que vio “có­mo esas per­so­nas te­nían una me­jor ca­li­dad de vi­da”. EDUCA SO­BRE EL TÉ. Una de las pri­me­ras ges­tio­nes que rea­li­za pa­ra desa­rro­llar su ne­go­cio es la edu­ca­ción de la po­bla­ción lo­cal so­bre lo que es real­men­te es­ta be­bi­da mi­le­na­ria.

“En el ca­so de Puer­to Ri­co, hay que re­edu­car por­que las per­so­nas aso­cian el té con es­tar en­fer­mos, con las hier­bas de la abue­la, y eso no es el té. Aquí en Puer­to Ri­co to­do lo que se me­ta en agua ca­lien­te y se in­fu­sio­ne le lla­man té. Pe­ro té so­la­men­te de­be ser lo que vie­ne del ár­bol ca­me­llia si­nen­sis”, sos­tu­vo Ro­drí­guez.

De ese ár­bol, ex­pli­có, “sa­le el té blan­co, el té ne­gro y lo que va a cam­biar es el tiem­po de se­ca­do de la ho­ja”.

In­di­có, por otro la­do, que “to­dos los tés tie­nen pro­pie­da­des y el que más pro­pie­da­des tie­ne es el té blan­co. Es la ho­ja más de­li­ca­da, es un té no pro­ce­sa­do, lo que se co­ge es el co­go­llo y la ho­ja na­cien­te y se de­ja se­car al sol y se em­pa­ca. El té verde es el más co­no­ci­do y se le atri­bu­yen so­bre 2,000 pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas. De­pen­dien­do de la re­gión va a ser to­tal­men­te dis­tin­to”, abun­dó.

NOM­BRE PAR­TI­CU­LAR. El nom­bre de la nue­va em­pre­sa es AR-TÉ LLC y tie­ne su se­de en la ciu­dad de Ma­ya­güez. El nom­bre que lle­va el pro­duc­to,

Alou Thé, sig­ni­fi­ca “el té del pa­ja­ri­to” y es par­te de la con­cep­tua­li­za­ción del ne­go­cio por par­te de su pro­pie­ta­ria.

Ex­pli­có que el desa­rro­llo de la línea de pro­duc­tos le to­mó cer­ca de dos años an­tes de lan­zar­los al mer­ca­do.

“La línea co­mo tal sa­lió des­de oc­tu­bre del año pa­sa­do. Bá­si­ca­men­te es­tu­ve co­mo nue­ve me­ses en lo que (el De­par­ta­men­to de) Sa­lud me apro­ba­ba el per­mi­so y an­tes de eso es­tu­ve tra­ba­jan­do en crear las mez­clas, me­jo­rar­las, en crear el lo­go y la eti­que­ta y cer­ti­fi­car­me en Ar­gen­ti­na, pues que­ría ha­cer al­go que tu­vie­ra cor­du­ra”, di­jo.

“Es­ta­mos en­fo­ca­dos en per­so­nas que tal vez no le gus­ta el té, pe­ro tal vez le gus­ta otro in­gre­dien­te y por ahí le en­tra­mos. Es im­por­tan­te que el té vi­sual­men­te se vea bo­ni­to, que a la na­riz ten­ga buen aro­ma y que al pa­la­dar tam­bién con­ven­za. Esa es la ma­gia de una bue­na mez­cla”, se­ña­ló al des­cri­bir el ob­je­ti­vo de su con­fec­ción.

Sus mez­clas, que se co­mien­zan ya a mer­ca­dear con gran éxi­to en cier­tos mer­ca­dos, fue­ron re­sul­ta­do de “prue­ba y error”.

“Hay mez­clas que yo he he­cho que no sir­ven, otras son mez­clas que yo he ido pen­san­do, he ido mo­di­fi­can­do, y hay unas que gus­tan más que otras. Hay in­clu­so al­gu­nas que pue­des ma­ri­dar con los pos­tres”, afir­mó.

En el lo­cal de Ma­ya­güez, la em­pre­sa tie­ne su ofi­ci­na y un área que es al­ma­cén y fá­bri­ca. Allí se lle­van los pro­duc­tos que vie­nen de dis­tin­tos lugares, ya sean lo­ca­les, o sean de afue­ra.

Los que son lo­ca­les, se­ña­ló, se com­pran fres­cos y se des­hi­dra­tan en una des­hi­dra­ta­do­ra. Lue­go, agre­gó, se ha­cen las mez­clas, to­das por me­di­da pa­ra que to­do sea igual. En­ton­ces con una má­qui­na se ela­bo­ra el té.

Tam­bién tie­ne allí el equi­po pa­ra el em­pa­que y eti­que­ta­do.

La in­ver­sión la hi­zo la em­pre­sa­ria, de aho­rros que acu­mu­ló por va­rios años pa­ra com­ple­tar su sue­ño. “Po­co a po­co los fui ha­cien­do to­do, no fue de can­ta­zo”, di­jo.

COMPITE EN EL MER­CA­DO. Es­te no­ve­do­so pro­duc­to se mer­ca­dea en va­rios es­ta­ble­ci­mien­tos a tra­vés de la Is­la, en las tien­das de va­rios ho­te­les, en las que es­tán ubi­ca­das en el ae­ro­puer­to y tam­bién en lugares de ex­pen­dio de ca­fé.

“La me­jor acep­ta­ción es de los tu­ris­tas. Don­de más ven­do es en el ae­ro­puer­to, don­de se ven­de sú­per bien, y ten­go otros lugares que ven­den bien”, in­di­có Ro­drí­guez.

“La acep­ta­ción ha si­do muy bue­na. In­clu­so al ne­go­cio llega gen­te que han es­ta­do en Hong Kong to­man­do té, que han es­ta­do en la Chi­na, que han es­ta­do en In­gla­te­rra y gen­te que sa­be y uno que­da sor­pren­di­do”, ex­pre­só.

“Ha si­do muy po­si­ti­vo y es­pe­ro lle­var la línea a otros lugares. El té es un sa­bor ad­qui­ri­do, es co­mo el vino. Tal vez us­ted lo prue­ba la pri­me­ra vez y no le gus­ta pe­ro us­ted va aco­plan­do el pa­la­dar”, sos­tu­vo. Al­gu­nos de sus pro­duc­tos son:

Aguey­ba­ná Do­ra­do, que es té blan­co y ho­jas de gua­ná­ba­na cul­ti­va­da en La­jas; Re­lá­ja­te, que es­tá en­fo­ca­do en dis­tin­tas pro­pie­da­des que ace­le­ran el me­ta­bo­lis­mo y tie­ne té verde, ca­ne­la, cúr­cu­ma de Puer­to Ri­co y un po­co de ma­te ar­gen­tino; y Mo­ji­to que alu­de a la be­bi­da cu­ba­na y tie­ne té blan­co, piel de chi­na, men­ta y esen­cia de ron. Mer­ca­dea tam­bién la va­rie­dad Re­ju­ve­né­ce­te, que es a ba­se de té blan­co, hi­bis­co, ca­mo­mi­la, ca­ne­la, aní es­tre­lla­do y esen­cia de miel; y Un­cle Reily, con ba­se de té verde de la Chi­na, piel de cí­tri­cos, li­mon­ci­llo, pa­pa­ya y esen­cia de gua­ya­ba.

Alon­dra de Bra­si­lia Ro­drí­guez, crea­do­ra del té gour­met Alou Thé.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.