Cien­cia fic­ción ju­ve­nil

La lle­ga­da de un alie­ní­ge­na en un ra­ro fu­tu­ro plan­tea­rá di­ver­si­dad de te­mas

El Nuevo Día - - FLASH & CULTURA - Jo­sé Bor­ges

¿Qué pa­sa cuan­do un hu­mano en­cuen­tra en la en­tra­da de su ho­gar a un alie­ní­ge­na te­mi­do y de­mo­ni­za­do por el res­to de una so­cie­dad fu­tu­rís­ti­ca? A par­tir de ahí gi­ra la his­to­ria de “El vi­si­tan­te de las es­tre­llas”, de Pab­si Liv­mar, el nue­vo Pre­mio El Bar­co de Va­por de Edi­cio­nes SM.

El pro­ta­go­nis­ta es Sep, un in­fano (hu­mano en su ni­ñez que aún no ha de­fi­ni­do su gé­ne­ro) que li­dia con las con­se­cuen­cias de al­ber­gar en su ca­sa a Ariel. Es­te es un te­mi­do tim­lij (un ser de otro pla­ne­ta de piel acei­to­sa y ne­gra, y tres pa­res de ten­tácu­los en vez de bra­zos o pier­nas). En es­te ra­ro fu­tu­ro, la Tie­rra es in­ha­bi­ta­ble de­bi­do al da­ño que le cau­sa­ron los Ho­mo sa­piens sa­piens, o sea, no­so­tros hoy día. Tam­bién son res­pon­sa­bles los Ho­mo sa­pien­sul, que son el re­sul­ta­do de nues­tra evo­lu­ción co­mo ra­za. Es­tos vi­ven en Ke­pler 438b. Las dos ra­zas se en­cuen­tran en una gue­rra per­pe­tua y ca­da cual de­mo­ni­za a su enemi­go.

Sep cues­tio­na la so­cie­dad en la que vi­ve a la vez que in­ten­ta pro­te­ger a su nue­vo ami­go alie­ní­ge­na. En el trans­cur­so de la his­to­ria, Sep ten­drá que afron­tar las con­se­cuen­cias de pen­sar di­fe­ren­te no so­lo de su pa­dre, sino de prác­ti­ca­men­te el res­to del pla­ne­ta en que vi­ve.

La tra­ma de es­ta no­ve­la lle­va un men­sa­je an­ti­rra­cis­ta, que muy bien po­dría apli­car­se a nues­tra so­cie­dad con­tem­po­rá­nea. Los odia­dos tim­lij muy bien po­drían ser el equi­va­len­te de los mu­sul­ma­nes pa­ra el Oc­ci­den­te, los la­ti­nos en los Es­ta­dos Uni­dos o los ma­ni­fes­tan­tes de las no­ti­cias que vi­vi­mos hoy día. De­mo­ni­zar a quie­nes no pien­san y ac­túan igual que no­so­tros es una prác­ti­ca an­ti­gua que, a juz­gar por la his­to­ria de es­ta no­ve­la ju­ve­nil, se­gui­rá uti­li­zán­do­se a tra­vés de los tiem­pos. Uno de los acier­tos del li­bro es la ma­ne­ra en que ilus­tra có­mo se pue­de ma­ni­pu­lar la ima­gen de to­da una ra­za o un gru­po pa­ra ins­ti­gar la vio­len­cia y per­pe­tuar la gue­rra.

Tal vez los te­mas sue­nan com­pli­ca­dos pa­ra los lec­to­res de me­nor edad, pe­ro Liv­mar uti­li­za, es­tra­té­gi­ca­men­te, la na­rra­ción en pri­me­ra per­so­na pa­ra dar­les voz a es­tas con­si­de­ra­cio­nes des­de un pun­to de vis­ta ju­ve­nil. Es una his­to­ria que en­se­ña el va­lor de ejer­cer el pen­sa­mien­to crí­ti­co y en­ten­der a los de­más. jo­se.bor­[email protected]

jo­se­bor­ge­ses­cri­tor.com

“El vi­si­tan­te de las es­tre­llas” Pabsy Liv­mar Edi­cio­nes SM, 2016

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.