Jo­ven bo­ri­cua desa­rro­lla app pa­ra aten­der la emer­gen­cia del hu­ra­cán

Un app bo­ri­cua ayu­da a le­van­tar el in­ven­ta­rio de lo que se ne­ce­si­ta tras la emer­gen­cia

El Nuevo Día - - ENTÉRATE - LUIS A. FE­RRÉ RAN­GEL EL NUE­VO DÍA

Cer­ca de la me­dia­no­che, du­ran­te el pa­so del hu­ra­cán Ma­ría, Mi­chael Fer­nán­dez Frey re­ci­bió una es­pe­luz­nan­te lla­ma­da. Se tra­ta­ba de un ami­go y de un lí­der co­mu­ni­ta­rio del ba­rrio de Jua­na Ma­tos, en Cataño. “¡Es­ta­mos per­dien­do la co­mu­ni­dad!”, gri­ta­ba la per­so­na en me­dio del es­truen­do del vien­to y el desas­tre que se desa­rro­lla­ba en ese mo­men­to.

Tres días an­tes, y ca­si sin dor­mir, Mi­chael y su gru­po de tra­ba­jo la­bo­ra­ban fre­né­ti­ca­men­te pa­ra ter­mi­nar de desa­rro­llar la apli­ca­ción mó­vil y la pla­ta­for­ma vir­tual de Con­nect Re­lief, di­se­ña­da pa­ra le­van­tar el in­ven­ta­rio de ne­ce­si­da­des de una co­mu­ni­dad lue­go de un desas­tre.

So­lo ho­ras an­tes, Mi­chael, quien lle­va más de sie­te años tra­ba­jan­do con las co­mu­ni­da­des de Viet­nam, Ame­lia y Sa­ba­na de Guay­na­bo, y Jua­na Ma­tos y Puen­te Blan­co de Cataño, es­ta­ba adies­tran­do a su li­de­ra­to co­mu­ni­ta­rio en có­mo usar la apli­ca­ción. En­tre ellos, su ami­go.

Al día si­guien­te, Mi­chael lo­gró lle­gar a las co­mu­ni­da­des y co­nec­tar fí­si­ca­men­te con su gen­te. Pe­ro su men­te ya es­ta­ba en to­do Puer­to Ri­co. “Es­to es­tá a otro ni­vel”, di­ce.

Mi­chael es fun­da­dor de Ca­ras de Las Amé­ri­cas, una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro que –en su úl­ti­ma ite­ra­ción– bus­ca usar la tec­no­lo­gía co­mo una he­rra­mien­ta pa­ra co­nec­tar di­rec­ta­men­te a las co­mu­ni­da­des con las or­ga­ni­za­cio­nes o in­di­vi­duos que quie­ren pro­veer ayu­da.

“Es una ma­ne­ra de pa­sar de la ca­ri­dad a la trans­for­ma­ción. Usar la tec­no­lo­gía pa­ra el de­sa­rro­llo co­mu­ni­ta­rio”, in­di­ca el jo­ven gra­dua­do del Co­le­gio San Ig­na­cio y con una maes­tría en Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les y De­sa­rro­llo Co­mu­ni­ta­rio de la Uni­ver­si­dad de Geor­ge Was­hing­ton, en Was­hing­ton, D.C.

Des­de pe­que­ño su­po que su vo­ca­ción era el ser­vi­cio; lo vio en el ejem­plo de sus pa­dres, Iván Fer­nán­dez, abo­ga­do, y su ma­dre, Su­san Frey. “Mi vo­ca­ción de vi­da es ser­vir a los de­más. Eso yo lo en­ten­dí muy trans­pa­ren­te­men­te cuan­do es­ta­ba en la es­cue­la su­pe­rior”.

Creó Con­nect Re­lief du­ran­te una emer­gen­cia en Gua­te­ma­la, país que ha­bía vi­si­ta­do va­rias ve­ces en sus via­jes de ser­vi­cio co­mu­ni­ta­rio. Fiel a su vi­sión de vi­da y de tra­ba­jo de “dar­les la voz a los sin voz”, Mi­chael ci­ta va­rias a ve­ces al ase­si­na­do ar­zo­bis­po de San Sal­va­dor, Os­car Ro­me­ro. La pri­me­ra ver­sión de Con­nect Re­lief le dio voz a la co­mu­ni­dad ma­ya pa­ra que fue­se la pro­pia co­mu­ni­dad la que di­je­ra cuá­les eran sus ne­ce­si­da­des lue­go del pa­so del hu­ra­cán Stan en el 2006.

Lue­go de ter­mi­nar sus es­tu­dios y de in­ten­tar lan­zar su ca­rre­ra en de­sa­rro­llo co­mu­ni­ta­rio en Was­hing­ton, D.C., Mi­chael re­gre­sa en el 2007 a “re­en­con­trar­se” con Puer­to Ri­co. Du­ran­te sus es­tu­dios de le­yes en la Uni­ver­si­dad de Puer­to Ri­co en­tra en con­tac­to con el dra­ma de la ex­pro­pia­ción de la co­mu­ni­dad Viet­nam de Guay­na­bo/Cataño.

“Ahí apren­dí lo que era jus­ti­cia so­cial y lo que era la jus­ti­cia en el sis­te­ma le­gal”, di­ce. Tra­ba­jó de cer­ca con Sor Vicky ya Sor Bren­da, mon­jas le­gen­da­rias en la co­mu­ni­dad. “Ellas fue­ron ex­pro­pia­das. Aho­ra es­tán en Are­ci­bo”.

Des­de en­ton­ces, su pre­sen­cia ha si­do cons­tan­te, con­sis­ten­te y li­be­ra­do­ra. A tra­vés del pro­gra­ma “Viet­nam Es­tu­dia”, Ca­ras ha es­ta­do dan­do tu­to­rías a ni­ños y ni­ñas de pri­me­ro a sex­to gra­do en tres cen­tros dis­tin­tos, in­clu­yen­do en Viet­nam cuan­do las mon­jas se fue­ron. Viet­nam Es­tu­dia em­pe­zó en la te­rra­za de Be­lén, una lí­der co­mu­ni­ta­ria que re­cien­te­men­te per­dió su te­cho y to­das sus per­te­nen­cias. Y jus­to des­pués de Ma­ría, abrió allí su cuar­to cen­tro pa­ra jó­ve­nes de pri­me­ro a cuar­to año en la es­cue­la pú­bli­ca Puen­te Blan­co, que ha­bían ce­rra­do y que fue res­ca­ta­da.

La idea de Con­nect Re­lief nun­ca la aban­do­nó y no fue has­ta que lle­ga a la Fun­da­ción Ban­co Po­pu­lar y se in­te­gra en el 2016 a la Co­mu­ni­dad de Co­la­bo­ra­ción e In­no­va­ción So­cial que lo­gra co­nec­tar con otra or­ga­ni­za­ción, Pro­pel BI, ha­bi­tan­te tam­bién de ese eco­sis­te­ma que pu­do co­men­zar a desa­rro­llar la nue­va ver­sión.

“Se sien­tan de­trás de mí y vie­ron una pre­sen­ta­ción que hi­ce. Lue­go vie­ne un ter­ce­ro y di­ce que por­qué no se ha­ce un “hac­kat­hon” pa­ra ver si se po­día desa­rro­llar la apli­ca­ción”, di­ce Mi­chael. “De­di­qué to­do mi tiem­po li­bre pa­ra al me­nos com­pe­tir. Fui el úl­ti­mo que es­co­gie­ron por­que un pro­gra­ma­dor di­jo que a las co­mu­ni­da­des po­bres no se les po­día de­jar fue­ra”, re­cuer­da del even­to “Hac­kea por una Cau­sa”, aus­pi­cia­do por la Fun­da­ción Ban­co Po­pu­lar en mar­zo del 2016.

Días an­tes del hu­ra­cán Ma­ría, Mi­chael con­ven­ció a la Fun­da­ción de in­ver­tir $15,000 en un fon­do se­mi­lla pa­ra po­ner a prue­ba la apli­ca­ción que desa­rro­lló jun­to a Pro­pel BI. Mien­tras Irma pa­sa­ba, Con­nect Re­lief in­ten­ta­ba lle­gar a las Is­las Vír­ge­nes nor­te­ame­ri­ca­nas y bri­tá­ni­cas pa­ra lan­zar la apli­ca­ción.

“Has­ta que en las se­sio­nes de tra­ba­jo, al­guien di­jo que se aca­ba­ba de for­mar Ma­ría”, re­cuer­da. En­ton­ces, fue una ca­rre­ra con­tra el tiem­po pa­ra te­ner la apli­ca­ción y el di­ne­ro arri­ba an­tes de que lle­ga­ra el hu­ra­cán.

Hoy en día Con­nect Re­lief ha adies­tra­do a más de 550 vo­lun­ta­rios y un vis­ta­zo a la pá­gi­na con­nec­tre­lief.com de­mues­tra con lu­jo de de­ta­lles dón­de se ne­ce­si­ta ayu­da en las co­mu­ni­da­des en­cues­ta­das. Ade­más, pro­vee mu­cha vi­si­bi­li­dad de quién es­tá ayu­dan­do dón­de. Por me­dio de la apli­ca­ción mó­vil, vo­lun­ta­rios re­co­pi­lan in­for­ma­ción acer­ca de damnificados, re­fu­gios, egi­das y or­ga­ni­za­cio­nes sin fi­nes de lu­cro. La in­for­ma­ción lue­go se pu­bli­ca gra­tui­ta­men­te en el por­tal co­nec­ta­re­cur­sos.com.

“Es una he­rra­mien­ta de em­po­de­ra­mien­to ci­vil, de au­to­ges­tión” MI­CHAEL FER­NÁN­DEZ FREY FUN­DA­DOR DE CA­RAS DE LAS AMÉ­RI­CAS

Ge­rald.lo­[email protected]­dia.com

Mi­chael Fer­nán­dez Frey creó, jun­to a su gru­po de tra­ba­jo, la apli­ca­ción Con­nect Re­lief. Ac­tual­men­te, es­tán en la bús­que­da de in­ver­sio­nis­tas pa­ra ex­pan­dir el al­can­ce de la tec­no­lo­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.