Orrin Hatch im­pul­sa el cré­di­to fe­de­ral por ni­ños de­pen­dien­tes pa­ra Puer­to Ri­co

El pre­si­den­te del Co­mi­té de Fi­nan­zas ha­bía blo­quea­do an­tes esa ini­cia­ti­va tri­bu­ta­ria pa­ra Puer­to Ri­co

El Nuevo Día - - PORTADA - JO­SÉ A. DEL­GA­DO jdel­ga­do@el­nue­vo­dia.com Twit­ter: @Jo­seADel­ga­doEND

WA­SHING­TON.- Des­pués de blo­quear­la en el pa­sa­do, el pre­si­den­te del Co­mi­té de Fi­nan­zas del Se­na­do, el re­pu­bli­cano Orrin Hatch (Utah), ha abra­za­do la pro­pues­ta di­ri­gi­da a otor­gar pleno ac­ce­so a los re­si­den­tes de Puer­to Ri­co al cré­di­to fe­de­ral por ni­ños de­pen­dien­tes, una ini­cia­ti­va que pue­de te­ner un im­pac­to eco­nó­mi­co en la is­la de $300 mi­llo­nes.

El res­pal­do de Hatch a esa me­di­da –la cual se pro­mue­ve des­de los tiem­pos en que Hi­llary Clin­ton era se­na­do­ra por el es­ta­do de Nue­va York- es el pa­so más sig­ni­fi­ca­ti­vo de la nue­va le­gis­la­ción que el se­na­dor re­pu­bli­cano ha pre­sen­ta­do jun­to a su co­le­ga Mar­co Rubio (Flo­ri­da).

Co­mo pre­si­den­te del Co­mi­té de Fi­nan­zas, Hatch -quien se re­ti­ra del Se­na­do en di­ciem­bre- con­tro­la­rá el trá­mi­te de la le­gis­la­ción que aca­ba de pre­sen­tar.

“Eso -el cré­di­to con­tri­bu­ti­vo por ni­ños de­pen­dien­tes- ha­bía si­do lo más du­ro de lo­grar con Hatch”, re­co­no­ció ayer la co­mi­sio­na­da re­si­den­te en Wa­shing­ton, Jen­nif­fer Gon­zá­lez, quien con­si­de­ra in­cluir las pro­pues­tas pre­sen­ta­das en el pro­yec­to de los se­na­do­res re­pu­bli­ca­nos Hatch y Rubio en una me­di­da en la Cá­ma­ra ba­ja que reúna otras ini­cia­ti­vas que han es­ta­do ba­jo con­si­de­ra­ción y pue­den dar un im­pul­so a la eco­no­mía.

La le­gis­la­ción de los re­pu­bli­ca­nos Hatch y Rubio re­co­ge va­rias de las re­co­men­da­cio­nes que, en di­ciem­bre de 2016, hi­zo el Gru­po de Tra­ba­jo del Con­gre­so so­bre Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co en Puer­to Ri­co, un co­mi­té bi­par­ti­dis­ta y bi­ca­me­ral crea­do por la ley Pro­me­sa que in­clu­yó, en­tre otros, a Hatch, Rubio, la con­gre­sis­ta de­mó­cra­ta bo­ri­cua Ny­dia Velázquez, y el en­ton­ces co­mi­sio­na­do de Puer­to Ri­co re­si­den­te en Wa­shing­ton, Pe­dro Pier­lui­si.

En­ton­ces, Hatch fre­nó la idea de dar pleno ac­ce­so a la is­la al CTC, lo que vol­vió a ha­cer cuan­do se in­ten­tó in­cluir­la en la re­for­ma con­tri­bu­ti­va fe­de­ral apro­ba­da en di­ciem­bre pa­sa­do.

Un aná­li­sis de la Ofi­ci­na de Pre­su­pues­to del Con­gre­so (CBO, por sus si­glas en in­glés) ha es­ti­ma­do en $300 mi­llo­nes el im­pac­to en la eco­no­mía de Puer­to Ri­co el que sus re­si­den­tes ten­gan pleno ac­ce­so al CTC.

Ba­jo la ley ac­tual, de­bi­do a un error téc­ni­co, los re­si­den­tes de Puer­to Ri­co pue­den re­cla­mar al go­bierno fe­de­ral has­ta un má­xi­mo de $2,000 del CTC, co­mo re­em­bol­so y so­lo si tie­nen tres hi­jos o más. La le­gis­la­ción pre­sen­ta­da ofi­cial­men­te ayer per­mi­ti­rá pleno ac­ce­so al cré­di­to fe­de­ral.

El to­tal del re­em­bol­so de­pen­de de los des­cuen­tos de nómina del Se­gu­ro So­cial.

El in­for­me del Gru­po de Tra­ba­jo del Con­gre­so so­bre Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co en Puer­to Ri­co es­ti­mó que el pleno ac­ce­so al CTC –que es un pro­yec­to in­de­pen­dien­te de la co­mi­sio­na­da Gon­zá­lez- be­ne­fi­cia­ría a 355,000 fa­mi­lias en la is­la, con un rem­bol­so pro­me­dio que pue­de ron­dar los $800.

La le­gis­la­ción de los se­na­do­res Hatch y Rubio, que ade­lan­tó El Nue­vo Día y cu­yo len­gua­je se co­no­ció ayer en la ma­ña­na- pro­po­ne re­du­cir de 6.2% a 3.1%, du­ran­te dos años, el des­cuen­to por nómina del Se­gu­ro So­cial que se le ha­ce a los tra­ba­ja­do­res.

El pro­yec­to ha­ce cla­ro que la re­duc­ción en la de­duc­ción no afec­ta­rá la co­ti­za­ción de ju­bi­la­ción del empleado, por­que el di­ne­ro se­rá com­pen­sa­do por fon­dos del Te­so­ro fe­de­ral.

La re­duc­ción en la de­duc­ción del pa­go al Se­gu­ro So­cial for­mó par­te de una de las le­yes de re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca de la pa­sa­da dé­ca­da y su­po­ne una in­yec­ción de cer­ca de $1,300 mi­llo­nes anua­les pa­ra la eco­no­mía de Puer­to Ri­co.

“Al re­du­cir­les los im­pues­tos a los em­plea­dos, es­ta­mos in­yec­tan­do un ali­vio di­rec­ta­men­te a los bol­si­llos de los tra­ba­ja­do­res puer­to­rri­que­ños”, in­di­có el se­na­dor Hatch, quien an­tes ha­bía pro­pues­to la re­duc­ción del pa­go de nómina al Se­gu­ro So­cial, cuan­do re­cha­zó otor­gar a la is­la ac­ce­so al cré­di­to por in­gre­sos de­ven­ga­dos (EITC).

PE­QUE­ÑAS EM­PRE­SAS

Mien­tras exis­ta la Jun­ta de Su­per­vi­sión Fis­cal a car­go de las fi­nan­zas pú­bli­cas de Puer­to Ri­co, el pro­yec­to de ley tam­bién pro­po­ne me­jo­rar el ac­ce­so de pe­que­ños em­pre­sa­rios de Puer­to Ri­co a mi­cro­prés­ta­mos de has­ta $6 mi­llo­nes y per­mi­tir la trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía, equi­po, mue­bles y pro­pie­dad ex­ce­den­te del go­bierno fe­de­ral a em­pre­sas ba­sa­das en la is­la”.

“Pa­ra Puer­to Ri­co, (el to­pe de $6 mi­llo­nes es) bas­tan­te al­to. Eso de­be lo­grar que mu­cha gen­te pue­da re­nun­ciar a ta­sas más ba­jas”, in­di­có, por su par­te, el eco­no­mis­ta

An­to­nio Fer­nós Sa­be­gien, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad In­te­ra­me­ri­ca­na, al se­ña­lar que “to­da ayu­da que se pue­da dar a Puer­to Ri­co es no so­la­men­te ne­ce­sa­ria, sino ur­gen­te (con le­tras ma­yús­cu­las)”.

Otras me­di­das, co­mo la re­duc­ción del pa­go de nómina del Se­gu­ro So­cial, per­si­guen pro­mo­ver el con­su­mo en mo­men­tos en que lo que se re­quie­ren son “he­rra­mien­tas pa­ra la in­ver­sión”, di­jo Fer­nós Sa­be­gien.

La le­gis­la­ción reúne ade­más el con­te­ni­do de ini­cia­ti­vas de la con­gre­sis­ta Velázquez -que han si­do apo­ya­das por Gon­zá­lez y los de­mó­cra­tas bo­ri­cuas Jo­sé Se­rrano (Nue­va York) y Da­rren Soto (Flo­ri­da), en­tre otros –pa­ra in­cre­men-

tar los pun­tos y cré­di­tos que con­ce­de el go­bierno fe­de­ral cuan­do se con­tra­ta o se sub­con­tra­ta una pe­que­ña em­pre­sa en Puer­to Ri­co, y au­to­ri­zar la trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía, equi­po, mue­bles y pro­pie­dad ex­ce­den­te del go­bierno fe­de­ral a em­pre­sas ba­sa­das en la is­la.

Tam­bién, co­mo han pro­pues­to me­di­das de la con­gre­sis­ta Velázquez, la le­gis­la­ción im­pul­sa per­mi­tir a la Co­mi­sión de Bol­sas y Va­lo­res (SEC) po­ner­le una lu­pa al fun­cio­na­mien­to de las com­pa­ñías de in­ver­sio­nes en Puer­to Ri­co y otros te­rri­to­rios, co­mo una en­mien­da a una ley de 1940.

Esa ini­cia­ti­va –apro­ba­da en am­bas cá­ma­ras le­gis­la­ti­vas con pro­yec­tos dis­tin­tos pe­ro muy si­mi­la­res de Velázquez y el se­na­dor de­mó­cra­ta Ro­bert Me­nén­dez (Nue­va Jer­sey)- fue des­ta­ca­da en el in­for­me de la Ofi­ci­na de Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral (GAO) so­bre la deu­da pú­bli­ca de Puer­to Ri­co.

De­bi­do a la exen­ción del es­ta­tu­to fe­de­ral de 1940, las ca­sas de in­ver­sio­nes en Puer­to Ri­co han po­di­do ac­tuar co­mo ase­so­res del go­bierno puer­to­rri­que­ño a la ho­ra de emi­tir deu­da. De­bi­do a ello, se co­no­ce que, en oca­sio­nes, pro­mo­vie­ron que los fon­dos mu­tuos que ad­mi­nis­tran pu­die­ran com­prar bo­nos de esas emi­sio­nes pa­ra ven­der­las a in­ver­sio­nis­tas lo­ca­les.

“Va­rias de las dis­po­si­cio­nes en es­te pro­yec­to de ley son idén­ti­cas o si­mi­la­res a la le­gis­la­ción 2488 de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, que pre­via­men­te in­tro­du­je. Me ale­gro de que los se­na­do­res vie­ran el mé­ri­to de es­tas ideas y tra­ba­ja­ré con ellas a me­di­da que avan­ce el pro­ce­so”, in­di­có, por su par­te, la con­gre­sis­ta Velázquez.

Con res­pec­to a la pro­pues­ta pa­ra es­ta­ble­cer un cen­tro fe­de­ral de da­tos de in­ves­ti­ga­ción es­ta­dís­ti­ca en Puer­to Ri­co, el pro­fe­sor Fer­nós Sa­be­gien di­jo que el si­tio ideal es el Ins­ti­tu­to de Es­ta­dís­ti­cas, cu­ya au­to­no­mía e in­de­pen­den­cia han sa­li­do a de­fen­der di­ver­sos sec­to­res -in­clui­dos miem­bros del Con­gre­soan­te es­fuer­zos del go­bierno de Puer­to Ri­co pa­ra co­lo­car­lo ba­jo el De­par­ta­men­to de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co y Co­mer­cio (DDEC).

Una le­gis­la­ción que bus­que ex­ten­der me­di­das tri­bu­ta­rias fe­de­ra­les tem­po­ra­les pue­de ser la me­jor op­ción pa­ra tra­tar de avan­zar el pro­yec­to de ley de Hatch y Rubio, se­gún fuen­tes del Con­gre­so. Ese ti­po de me­di­das sue­le con­si­de­rar­se en las pos­tri­me­rías de una se­sión.

De to­dos mo­dos, la co­mi­sio­na­da Gon­zá­lez sos­tu­vo que la le­gis­la­ción le fa­ci­li­ta­rá tra­mi­tar un pro­pio pro­yec­to de ley que re­su­ma va­rias de las me­di­das que han es­ta­do ba­jo dis­cu­sión.

“Lo que pro­po­nen los se­na­do­res me va a ayu­dar en la Cá­ma­ra”. di­jo.

“Al re­du­cir­les los im­pues­tos a los em­plea­dos, es­ta­mos in­yec­tan­do un ali­vio di­rec­ta­men­te a los bol­si­llos de los tra­ba­ja­do­res” ORRIN HATCH PRE­SI­DEN­TE DEL CO­MI­TÉ DE FI­NAN­ZAS DEL SE­NA­DO

A pe­sar de que his­tó­ri­ca­men­te se ha­bía opues­to al cam­bio, a so­lo me­ses de re­ti­rar­se del Se­na­do, Orrin Hatch pa­re­ce fa­vo­re­cer la ex­ten­sión del cré­di­to a la is­la.

Ap / j. scott ap­plew­hi­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.