Co­lo­nia a la me­di­da del im­pe­rio

El Nuevo Día - - OPINIÓN - Enrique Váz­quez Quin­ta­na

Los pe­re­gri­nos in­gle­ses que huían a la per­se­cu­ción po­lí­ti­ca y re­li­gio­sa en su país lle­ga­ron el 21 de no­viem­bre de 1620 en el May­flo­wer a Mas­sa­chu­setts. Gra­dual­men­te to­ma­ron las tie­rras de los na­ti­vos, ase­si­na­ron a mi­les de in­dios y los des­pla­za­ron a re­ser­va­cio­nes in­dí­ge­nas en va­rios lu­ga­res del país. A cam­bio de eso, le con­ce­die­ron so­be­ra­nía po­lí­ti­ca pues eran po­bla­do­res de Amé­ri­ca an­tes de la lle­ga­da de los in­gle­ses.

Es­ta­dos Uni­dos se in­de­pen­di­zó del im­pe­rio Bri­tá­ni­co el 4 de ju­lio de 1776, lue­go de una lu­cha ar­ma­da. La Re­pú­bli­ca de Es­ta­dos Uni­dos adop­tó el sis­te­ma le­gis­la­ti­vo bi­ca­me­ral, co­pia­do del Par­la­men­to in­glés que po­see la Cá­ma­ra Al­ta y la Cá­ma­ra Ba­ja. El sis­te­ma bi­ca­me­ral co­men­zó en In­gla­te­rra en el Si­glo 13. Es­te sis­te­ma fue adop­ta­do por Es­ta­dos Uni­dos en el Si­glo 18. Es­ta­dos Uni­dos emu­la a su co­lo­ni­za­dor y de­mues­tra su fal­ta de ori­gi­na­li­dad.

En el 1651 In­gla­te­rra pa­só la Ley de Na­ve­ga­ción o ley de ca­bo­ta­je que es­ta­ble­ció las ba­ses pa­ra el co­mer­cio in­glés con sus co­lo­nias de ul­tra­mar por cer­ca de 200 años. Es­ta­dos Uni­dos pa­só la Ley de la Ma­ri­na Mer­can­te en el 1920 co­no­ci­da co­mo la Ley Jo­nes pa­ra pro­te­ger al país de la com­pe­ten­cia en la trans­por­ta­ción de pro­duc­tos des­de Es­ta­dos Uni­dos a las co­lo­nias. Esa ley se apli­ca a Puer­to Ri­co. De nue­vo Es­ta­dos Uni­dos co­pia las po­lí­ti­cas de su an­ti­guo co­lo­ni­za­dor.

Sie­rra Leo­na fue fun­da­da en Áfri­ca pa­ra en­viar los es­cla­vos li­be­ra­dos en In­gla­te­rra. En el 1791, se fun­dó Free­town co­mo su ca­pi­tal. Por los pró­xi­mos 50 años los in­gle­ses tras­la­da­ron a 70,000 es­cla­vos a Sie­rra Leo­na. Cien años más tar­de Sie­rra Leo­na ob­tu­vo su in­de­pen­den­cia.

Li­be­ria fue fun­da­da en el 1847 por Es­ta­dos Uni­dos. La ca­pi­tal Mon­ro­via hon­ra al Pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Ja­mes Mon­roe. En el 1847 Li­be­ria se in­de­pen­di­zó y se es­ta­ble­ció co­mo un país so­be­rano. De nue­vo, Es­ta­dos Uni­dos le si­gue los pa­sos a su co­lo­ni­za­dor In­gla­te­rra.

Ya pa­ra el Si­glo 18 Es­ta­dos Uni­dos era un im­pe­rio mi­li­tar, pe­ro sin co­lo­nias. Al fi­na­li­zar la Gue­rra His­pano-Ame­ri­ca­na el im­pe­rio nor­te­ame­ri­cano pa­só a po­seer co­mo co­lo­nias a Cu­ba, las Fi­li­pi­nas, Guam y Puer­to Ri­co. De nue­vo el im­pe­rio nor­te­ame­ri­cano con­ti­núa emu­lan­do a In­gla­te­rra, su co­lo­ni­za­dor.

Sin em­bar­go, con re­la­ción a Puer­to Ri­co ocu­rrió al­go di­fe­ren­te que le con­ve­nía al im­pe­rio. Un aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad de Har­vard en el 1899 creó el con­cep­to de te­rri­to­rio no-in­cor­po­ra­do. El Tri­bu­nal Su­pre­mo Fe­de­ral en el pri­mer Ca­so In­su­lar Dow­nes v Bid­well en 1901 adop­ta­ron ese con­cep­to y de­ci­die­ron que Puer­to Ri­co es un te­rri­to­rio no-in­cor­po­ra­do. Se de­ci­dió ade­más que Puer­to Ri­co per­te­ne­ce a, pe­ro no es par­te de Es­ta­dos Uni­dos. El Tri­bu­nal Su­pre­mo de Es­ta­dos Uni­dos por me­dio de los ca­sos in­su­la­res co­lo­có la Cons­ti­tu­ción nor­te­ame­ri­ca­na al ser­vi­cio del co­lo­nia­lis­mo. Es­ta­dos Uni­dos se con­vir­tió en un im­pe­rio con co­lo­nias si­mi­lar a In­gla­te­rra, su co­lo­ni­za­dor.

La adop­ción del con­cep­to de te­rri­to­rio no-in­cor­po­ra­do, es in­cons­ti­tu­cio­nal y de­be ser eli­mi­na­do. Al pre­sen­te y des­pués del ca­so Sán­chez Va­lle v Es­ta­do Li­bre Aso­cia­do que con­clu­ye que Puer­to Ri­co es un te­rri­to­rio no-in­cor­po­ra­do y que no po­see­mos so­be­ra­nía y ade­más de la Ley Pro­me­sa y la de­sig­na­ción de la Jun­ta de Su­per­vi­sión Fis­cal no po­de­mos te­ner du­da al­gu­na de que Puer­to Ri­co es una co­lo­nia y que la crea­ción del Es­ta­do Li­bre Aso­cia­do en el 1952 fue un en­ga­ño. La Cor­te Su­pre­ma Fe­de­ral de­be re­vo­car los Ca­sos In­su­la­res por ser in­cons­ti­tu­cio­na­les.

El pue­blo de Puer­to Ri­co tie­ne que or­ga­ni­zar un mo­vi­mien­to ma­si­vo en el que las tres tri­bus po­lí­ti­cas se unan en una so­la agru­pa­ción, un mo­vi­mien­to si­mi­lar al que hi­ci­mos pa­ra re­mo­ver a la Ma­ri­na de Vie­ques.

El sis­te­ma co­lo­nial so­lo sir­ve pa­ra ex­plo­tar al co­lo­ni­za­do.

“La adop­ción del con­cep­to de te­rri­to­rio no-in­cor­po­ra­do, es in­cons­ti­tu­cio­nal y de­be ser eli­mi­na­do...La Cor­te Su­pre­ma Fe­de­ral de­be re­vo­car los Ca­sos In­su­la­res por ser in­cons­ti­tu­cio­na­les”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.