Ch­ris­tia­ne Bo­te­llo: 100 años

La pri­me­ra mu­jer ga­le­ris­ta en la isla ha­bla de su vi­da jun­to al ar­tis­ta Án­gel Bo­te­llo, sus hi­jos y el le­ga­do al mun­do del ar­te puer­to­rri­que­ño

El Nuevo Día - - VIVIR A PLENITUD - MIL­DRED RI­VE­RA MA­RRE­RO ri­ve­ra­mil­[email protected] Twitter: @mil­dred­dri­ve­ra

Más allá del ar­te plas­ma­do en cua­dros, ta­llas, es­cul­tu­ras y re­tra­tos, la Ca­sa Mu­seo de Bo­te­llo en­cie­rra his­to­rias de amor pro­fun­do, de va­len­tía, de for­ta­le­za an­te las ad­ver­si­da­des y de un liberalism­o ade­lan­ta­do a su épo­ca que so­lo una de sus pro­ta­go­nis­tas pue­de con­tar.

Ch­ris­tia­ne Bo­te­llo, quien hoy cum­ple 100 años, me con­tó la in­ten­sa his­to­ria de amor que vi­vió con el ar­tis­ta es­pa­ñol Án­gel Bo­te­llo Ba­rros des­de el día que lo co­no­ció en su na­tal Hai­tí. Sen­ta­da dia­go­nal­men­te a un re­tra­to que se to­ma­ron en su lu­na de miel, Ch­ris­tia­ne re­cuer­da pun­to por pun­to su vi­da jun­to al hom­bre que sa­lió exi­lia­do de su país lue­go de la Gue­rra Ci­vil Es­pa­ño­la, y jun­to a quien creó un nom­bre al con­ver­tir­se en la pri­me­ra mu­jer ga­le­ris­ta en la isla, en un pe­río­do en el que po­cas mu­je­res di­ri­gían ne­go­cios. Ch­ris­tia­ne, quien lle­gó a te­ner cua­tro ga­le­rías, re­cuer­da los re­tos que en­fren­tó pa­ra levantar los es­ta­ble­ci­mien­tos, al tiem­po que su es­po­so crea­ba sus obras en la ca­sa y es­tu­dio que te­nían en el Vie­jo San Juan.

To­da­vía vi­si­ta la Ga­le­ría Bo­te­llo, en el Vie­jo San Juan, que ma­ne­ja uno de sus tres hi­jos, pe­ro des­de que en­viu­dó, vi­ve fren­te al mar, y ase­gu­ra que su ru­ti­na de na­dar to­dos los días –a ve­ces en la pla­ya, a ve­ces mar aden­tro– le ha per­mi­ti­do ser una cen­te­na­ria que vi­ve de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te y que con­ti­núa con pro­yec­tos, pues pla­ni­fi­ca ha­cer una re­tros­pec­ti­va de al­gu­nas de las obras de Bo­te­llo.

VIA­JE SIN RE­GRE­SO

Ha­blan­do es­pa­ñol con acen­to fran­cés y creo­le, Ch­ris­tia­ne –cu­yo abue­lo fue pre­si­den­te de Hai­tí y su pa­dre, mi­nis­tro de Hai­tí en In­gla­te­rra– cuen­ta có­mo co­no­cer a Bo­te­llo cam­bió su vi­da. En 1939, el ar­tis­ta es­pa­ñol se exi­lió en Fran­cia jun­to a su ma­dre y sus dos her­ma­nas y, de ahí, via­jó a Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Lue­go, en 1944, fue a Hai­tí pa­ra ha­cer un re­tra­to del pre­si­den­te hai­tiano Élie Les­cot.

El día que lle­gó, ella lo co­no­ció y se enamo­ró. Un ami­go mu­tuo, el mi­nis­tro de Pe­rú en Hai­tí y San­to Do­min­go, Gon­za­lo Ulloa, le pi­dió que lo lle­va­ra al ae­ro­puer­to a bus­car a Bo­te­llo.

“Yo aca­ba­ba de dar­me una du­cha, te­nía el pe­lo mo­ja­do, me pu­se un tur­ban­te, y cuan­do lle­ga­mos al ae­ro­puer­to, mi­ré los za­pa­tos y di­je: ‘qué lin­dos za­pa­tos tie­ne’, y cuan­do vi la ca­be­za, por po­co me des­ma­yo. Di­je: ‘¡Dios mío, y yo con tur­ban­te’. Era un shock. Era tan gua­po!’”, cuen­ta Ch­ris­tia­ne con lu­jo de de­ta­lles.

Un año des­pués, en 1945, se ca­sa­ron en la ca­sa de su pa­dre, sin fan­fa­rria ni in­vi­ta­dos. En 1948, el matrimonio lle­gó a Puer­to Ri­co por­que Ed­na Coll re­clu­tó a Bo­te­llo co­mo maestro en su Academia de Ar­te y, lue­go de una es­ta­día en Nue­va York, abrie­ron su pri­me­ra ga­le­ría en Puer­to Prín­ci­pe, Arts d’Hai­ti.

El matrimonio atra­ve­só una épo-

ca di­fí­cil pues Ch­ris­tia­ne no po­día te­ner hi­jos, y “co­mo yo lo que­ría tan­to le di­je: ‘si tú en­cuen­tras una mu­jer que te dé hi­jos, es­tás li­bre’. Pe­ro de­cir­lo es una co­sa y vi­vir­lo es otra”.

Un en­cuen­tro en­tre Bo­te­llo y una ga­le­ris­ta co­no­ci­da ini­ció una re­la­ción en­tre ellos en me­dio de la cual esa ter­ce­ra per­so­na es­ta­ble­ció la pri­me­ra ga­le­ría con obras de Bo­te­llo en Puer­to Ri­co. Ch­ris­tia­ne tra­tó de vivir con esas con­di­cio­nes, pe­ro no pu­do, y la si­tua­ción dio pa­so a va­rias se­pa­ra­cio­nes del matrimonio.

EL MUN­DO DE LAS GA­LE­RÍAS

En 1953, se mu­dan a Puer­to Ri­co y es­ta­ble­cen su pri­me­ra ga­le­ría en el re­cién abier­to Ho­tel Ca­ri­be Hilton. Acor­da­ron adop­tar un hi­jo, prác­ti­ca no muy co­mún en la épo­ca, y tra­ta­ron de ha­cer­lo en Ca­na­dá, don­de se lo prohi­bie­ron por no es­tar ca­sa­dos por la igle­sia. Fi­nal­men­te, lo lo­gra­ron a tra­vés de una agen­cia sui­za, y ter­mi­na­ron adop­tan­do tres: Manuel, Juan y Fra­nçoi­se.

Los hi­jos les cam­bia­ron la vi­da, in­clu­so el es­ti­lo de Bo­te­llo y el ob­je­to de sus obras, pues son mu­chos los cua­dros y es­cul­tu­ras que hi­zo pa­ra y so­bre ellos.

“En la ga­le­ría del Ca­ri­be Hilton, lo que nos man­te­nía eran los tra­jes pin­ta­dos, no las pin­tu­ras”, se­ña­la la ga­le­ris­ta pa­ra ex­pli­car lo di­fí­cil que fue es­ta­ble­cer­se. “Fue di­fí­cil, no fue fá­cil”, afirma.

“Es­tu­ve a car­go de cua­tro ga­le­rías y tres ni­ños; ¡yo no sé có­mo so­bre­vi­ví!”, se pregunta en­tre ri­sas Ch­ris­tia­ne, an­te un co­men­ta­rio de su hi­jo Manuel, quien es­tu­vo durante la en­tre­vis­ta.

En al­gún pun­to, re­cuer­da, los puer­to­rri­que­ños de­ja­ron de com­prar cua­dros y las ven­tas flo­re­cie­ron nue­va­men­te con los cu­ba­nos que lle­ga­ron en los 60.

Pos­te­rior­men­te, en 1979, abrió otra ga­le­ría en Plaza Las Amé­ri­cas me­dian­te una so­cie­dad con su ami­ga Maud Du­que­lla, por re­co­men­da­ción de sus hi­jos.

El ne­go­cio de las ga­le­rías ha­bía co­men­za­do pa­ra ven­der las obras de Bo­te­llo, pe­ro en el pro­ce­so aco­gie­ron pie­zas de otros gran­des ar­tis­tas co­mo Ju­lio Ro­sa­do del Va­lle,

Joa­quín Re­yes y Su­sa­na Es­pi­no­sa. “Fui la pri­me­ra en ven­der sus obras”, di­ce so­bre Es­pi­no­sa.

De fren­te a la obra de Bo­te­llo lla­ma­da “Mai­za­les”, Ch­ris­tia­ne re­cuer­da que fue el pri­mer cua­dro por el que pi­dió $500 y que, años des­pués, el due­ño se la ven­dió por los mis­mos $500. A sus es­pal­das, el cua­dro ti­tu­la­do “Her­ma­nas Hai­tia­nas” que Bo­te­llo le re­ga­ló “por­que me que­ría mu­cho”. Y, en otra pa­red, un bo­de­gón, el úl­ti­mo cua­dro pin­ta­do por Bo­te­llo an­tes de mo­rir en 1986 víc­ti­ma del cán­cer.

“Él no era una per­so­na abu­rri­da, mi vi­da con él siem­pre tu­vo sor­pre­sas”, afirma Ch­ris­tia­ne, quien des­cri­be co­mo “el pa­raí­so” el apar­ta­men­to fren­te al mar en el que ha po­di­do re­cu­pe­rar su ca­li­dad de vi­da.

Ch­ris­tia­ne Bo­te­llo lle­gó a te­ner cua­tro ga­le­rías.

To­ni­to.za­[email protected]­dia.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.