¿Es via­ble Puer­to Ri­co?

El Nuevo Día - - NEGOCIOS - Gus­ta­vo Vé­lez Economista

Re­cien­te­men­te, tu­ve la opor­tu­ni­dad de ser en­tre­vis­ta­do por el pe­rio­dis­ta Ben­ja­min To­rres Go­tay

pa­ra su “pod­cast” en El Nue­vo Día. La agen­da de tó­pi­cos fue va­ria­da, des­de la Jun­ta de Su­per­vi­sión Fis­cal (JSF) has­ta los re­tos eco­nó­mi­cos de Puer­to Ri­co a lar­go pla­zo. Al fi­nal, en un mo­men­to intenso du­ran­te la en­tre­vis­ta, a pre­gun­tas de To­rres Go­tay so­bre la apa­ren­te in­ca­pa­ci­dad de la ley Pro­me­sa pa­ra re­sol­ver la gra­ve cri­sis fis­cal y eco­nó­mi­ca de la is­la, hi­ce un plan­tea­mien­to so­bre la via­bi­li­dad de Puer­to Ri­co a lar­go pla­zo.

Ex­pu­se co­mo una hi­pó­te­sis la po­si­bi­li­dad de que la is­la en­fren­te un es­ce­na­rio de in­via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca si en efec­to no se lo­gran im­ple­men­tar las pro­fun­das trans­for­ma­cio­nes que de­man­da la ac­tual co­yun­tu­ra. Es­te co­men­ta­rio ha le­van­ta­do un debate en las re­des so­cia­les que ame­ri­ta ser ex­pli­ca­do, e in­ten­to ha­cer­lo en es­ta co­lum­na. De en­tra­da, rei­te­ro que sí creo en que Puer­to Ri­co aún es via­ble, pe­ro re­quie­re de unas de­ci­sio­nes fun­da­men­ta­les que hay que to­mar a la ma­yor bre­ve­dad po­si­ble.

La via­bi­li­dad de una eco­no­mía es­tá aso­cia­da a su ca­pa­ci­dad pa­ra ge­ne­rar unos ni­ve­les acep­ta­bles de pro­duc­ción, ri­que­za, opor­tu­ni­da­des y ca­li­dad de vi­da pa­ra su po­bla­ción. Pa­ra lo­grar es­to, es in­dis­pen­sa­ble que exis­tan unas con­di­cio­nes es­pe­cí­fi­cas, co­mo por ejem­plo, un ni­vel acep­ta­ble de po­bla­ción, ca­pi­tal hu­mano dies­tro y cua­li­fi­ca­do, un mar­co ins­ti­tu­cio­nal cla­ro y es­ta­ble, un clima fa­vo­ra­ble pa­ra la crea­ción de ca­pi­tal y la ge­ne­ra­ción de ri­que­za, un gobierno fun­cio­nal y trans­pa­ren­te así co­mo que exis­ta una es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra.

HAITÍ Y VE­NE­ZUE­LA

En el plano so­cial, la via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca a lar­go pla­zo de una na­ción tam­bién re­quie­re de que exis­ta un en­ten­di­do en­tre los com­po­nen­tes de la so­cie­dad, que per­mi­ta el fun­cio­na­mien­to óp­ti­mo de las ins­ti­tu­cio­nes y los de­más com­po­nen­tes den­tro del or­den so­cial. La au­sen­cia de uno o de va­rios de las con­di­cio­nes an­te­rior­men­te men­cio­na­das pue­den afec­tar la via­bi­li­dad de cual­quier eco­no­mía y crear una con­di­ción per­ma­nen­te de es­tan­ca­mien­to, al­go que han en­fren­ta­do al­gu­nos paí­ses.

En nues­tro he­mis­fe­rio, te­ne­mos el ca­so de la ve­ci­na Haití, que por una di­ver­si­dad de fac­to­res ha caí­do en un es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co y so­cial per­ma­nen­te. El te­rre­mo­to de 2010 mar­có un ci­clo de des­gra­cias que le han im­pe­di­do en­con­trar la ru­ta del desa­rro­llo. Tam­bién te­ne­mos el ca­so ex­tre­mo de Ve­ne­zue­la, otro ejem­plo de có­mo una na­ción que po­see unas de las ma­yo­res re­ser­vas de pe­tró­leo en el mun­do ha co­lap­sa­do eco­nó­mi­ca­men­te por una ma­la go­ber­nan­za y la implementación de po­lí­ti­cas po­pu­lis­tas ape­ga­das al lla­ma­do “so­cia­lis­mo del si­glo 21”.

CÓ­MO EN­CAU­SAR LA VIA­BI­LI­DAD DE PUER­TO RI­CO

Puer­to Ri­co cla­ra­men­te no es Haití y mu­chos me­nos Ve­ne­zue­la, pues nues­tra si­tua­ción es úni­ca y no tie­ne pa­ra­le­lo con nin­gu­na na­ción en nues­tro en­torno in­me­dia­to. No obs­tan­te, nues­tros pro­ble­mas eco­nó­mi­cos sí es­tán ata­dos a fac­to­res es­truc­tu­ra­les y más re­cien­te­men­te al te­ma de la go­ber­nan­za. Cuan­do ha­blo de fac­to­res es­truc­tu­ra­les me re­fie­ro al des­gas­te de la es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va so­bre la cual se fun­da­men­tó el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de la is­la des­de me­dia­dos del si­glo 20 has­ta el 1996.

Por pro­ble­mas de go­ber­nan­za, me re­fie­ro al des­gas­te del mar­co ins­ti­tu­cio­nal y la in­ca­pa­ci­dad de los go­bier­nos pa­ra im­ple­men­tar los cam­bios y es­tra­te­gias que re­quie­ren la ac­tual cri­sis his­tó­ri­ca que en­fren­ta la is­la. Nun­ca an­tes en nues­tra his­to­ria se ha­bía con­fi­gu­ra­do una cri­sis con am­bas di­men­sio­nes. El re­to que en­fren­ta­mos ac­tual­men­te es no so­lo cons­truir un pro­gra­ma de so­lu­cio­nes que atien­dan el pro­ble­ma fis­cal y eco­nó­mi­co, sino có­mo y quién va a im­ple­men­tar es­tas so­lu­cio­nes.

Es de­cir, el pro­ble­ma no es so­lo de cons­truc­ción de ideas, sino de la ge­ren­cia gu­ber­na­men­tal ne­ce­sa­ria pa­ra eje­cu­tar lo que hay que ha­cer en un clima de ad­ver­si­dad y re­tos ja­más an­tes vis­tos. A es­tos re­tos hay que agre­gar el he­cho de que el Con­gre­so y el gobierno fe­de­ral no tie­nen mu­cho in­te­rés en ha­bi­li­tar me­ca­nis­mos que fa­ci­li­ten la rear­ti­cu­la­ción de la eco­no­mía lo­cal. De he­cho, el desafío a Pro­me­sa y a la Jun­ta de Su­per­vi­sión Fis­cal por par­te del gobierno lo­cal tie­ne el efec­to de pos­po­ner la es­ta­bi­li­za­ción fi­nan­cie­ra y el re­gre­so a los mer­ca­dos de ca­pi­tal.

Di­cho lo an­te­rior, el gobierno, la JSF y el sec­tor pri­va­do de­ben pro­po­ner­se co­mo ob­je­ti­vo prin­ci­pal po­der tra­ba­jar en es­tre­cha co­la­bo­ra­ción en una agen­da le per­mi­ta a Puer­to Ri­co con­ver­tir­se en una eco­no­mía via­ble a lar­go pla­zo. En los pró­xi­mos 24 me­ses, el pro­pio pro­ce­so de ajus­te fis­cal va a for­zar de­ci­sio­nes do­lo­ro­sas pa­ra am­plios sec­to­res de la po­bla­ción que irán des­de el ajus­te de la deu­da, el re­cor­te del gas­to pú­bli­co, re­duc­ción en las pen­sio­nes, y po­si­ble­men­te me­di­das im­po­si­ti­vas. Mien­tras se im­ple­men­tan es­tas me­di­das, es in­dis­pen­sa­ble que el sec­tor pri­va­do au­men­te la in­ver­sión y pre­sen­cia en la eco­no­mía, y los sec­to­res pro­duc­ti­vos asu­man un li­de­raz­go en la cons­truc­ción de una eco­no­mía que no de­pen­da ni del gobierno co­mo ac­tor prin­ci­pal ni de las ayu­das fe­de­ra­les.

Lue­go de más una dé­ca­da en de­pre­sión, el país se acer­ca pe­li­gro­sa­men­te a un pun­to neu­rál­gi­co en su his­to­ria que nos va a obli­gar a to­mar una de­ci­sión fun­da­men­tal co­mo so­cie­dad. Ten­dre­mos que de­ci­dir si en efec­to que­re­mos te­ner una eco­no­mía via­ble y fun­cio­nal, o si sim­ple­men­te nos con­for­ma­re­mos pre­sen­cian­do la muer­te len­ta de lo que una vez fue un ejem­plo a se­guir de otras eco­no­mías en vías de desa­rro­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.