Da­ños au­to­in­fli­gi­dos en Cu­ba

El Nuevo Día - - OPINIÓN - Benjamín Mo­ra­les Me­lén­dez Pe­rio­dis­ta

El gobierno cu­bano aca­ba de reac­ti­var el pro­ce­so de otor­ga­mien­to de li­cen­cias pa­ra pe­que­ños ne­go­cios pri­va­dos, el cual se de­tu­vo a me­dia­dos del año pa­sa­do por una di­ver­si­dad de fac­to­res, en­tre ellos pro­ble­mas de evasión fis­cal, co­rrup­ción ins­ti­tu­cio­nal y la­va­do de di­ne­ro.

Lo que a to­das lu­ces re­pre­sen­ta una ini­cia­ti­va po­si­ti­va pa­ra el sis­te­ma so­cia­lis­ta de la is­la y que sig­ni­fi­có en su mo­men­to una gran re­for­ma -cuan­do se to­man en cuen­ta las par­ti­cu­la­ri­da­des de Cu­ba- co­men­zó, al mis­mo tiem­po, a con­ver­tir­se en un enor­me pro­ble­ma, so­bre to­do, por una di­ver­si­dad de da­ños au­to­in­fli­gi­dos.

El pri­mer y más gra­ve asun­to que se les es­ca­pó a las au­to­ri­da­des cu­ba­nas en su pri­me­ra mo­vi­da de cor­te de ca­pi­tal fue la au­sen­cia de re­gu­la­ción es­tric­ta. Quien ar­mó el en­ta­ri­ma­do de los ne­go­cios pri­va­dos en Cu­ba lo hi­zo de ma­ne­ra la­xa.

Sea por­que se con­fia­ba en la bue­na vo­lun­tad de la gen­te, por erro­res in­cons­cien­tes, por des­co­no­ci­mien­to, por in­ca­pa­ci­dad o por me­ra arro­gan­cia, el pro­ce­so de cuen­ta­pro­pis­mo cu­bano se dis­pa­ró sin los con­tro­les mí­ni­mos que son re­glas de oro en cual­quier eco­no­mía de mer­ca­do. Aquí, por ejem­plo, no se exi­gía pro­bar de dón­de ve­nía el di­ne­ro de la in­ver­sión del ne­go­cio, no se te­nía co­mo re­qui­si­to el uso de una cuen­ta de ban­co pa­ra las transac­cio­nes y en las pau­tas con­trac­tua­les en­tre em­plea­dos y em­pre­sa­rios rei­na­ba la in­for­ma­li­dad, to­dos es­ce­na­rios im­pen­sa­dos en una eco­no­mía de ca­pi­tal.

Por al­gu­na ra­zón, en la par­te del gobierno, al­guien pen­só que las ini­cia­ti­vas de ca­pi­tal no re­quie­ren re­gu­la­ción ex­tre­ma, mien­tras que en el sec­tor de los nue­vos em­pre­sa­rios se cre­yó que ope­rar un ne­go­cio pro­pio sig­ni­fi­ca­ba no ren­dir cuen­tas de nin­gún ti­po al gobierno, am­bas pers­pec­ti­vas erró­neas, las que desem­bo­ca­ron en una nue­va ron­da de re­gu­la­cio­nes que apre­ta­ron el cer­co en ex­ce­so con­tra los ne­go­cios pri­va­dos.

A es­te es­ce­na­rio se su­ma otro da­ño au­to­in­fli­gi­do, el de la co­rrup­ción ins­ti­tu­cio­nal, la cual se ma­ni­fies­ta de di­ver­sas ma­ne­ras. Por ejem­plo, el gobierno no creó un mer­ca­do ma­yo­ris­ta pa­ra ali­men­tar de su­mi­nis­tros a los ne­go­cios, que se ven en la ne­ce­si­dad de com­prar en las mis­mas tien­das que lo ha­ce la po­bla­ción. La ne­ce­si­dad de mer­can­cía ha pro­vo­ca­do un mer­ca­do ne­gro que lle­va a los em­plea­dos de tien­das es­ta­ta­les a co­rrom­per­se pa­ra ven­der­le a so­bre­pre­cio, pe­ro de ma­ne­ra ga­ran­ti­za­da, a los ne­go­cios pri­va­dos, lo que afec­ta el ac­ce­so de los ciu­da­da­nos a pro­duc­tos esen­cia­les.

Igual pa­sa con los ins­pec­to­res que de­ben vi­gi­lar por el cum­pli­mien­to de las nor­mas bá­si­cas que el gobierno im­ple­men­tó pa­ra los co­mer­cios pri­va­dos. Mu­chos de ellos se ven ten­ta­dos a ha­cer­se de la vis­ta lar­ga y no pro­ce­sar a cuen­ta­pro­pis­tas que vio­len­tan la ley, pues su suel­do de unos 20 dó­la­res al mes es mu­cho me­nos a los 100 dó­la­res que un due­ño de ne­go­cio pri­va­do pue­de ofre­cer­le por com­prar su si­len­cio.

En­ton­ces es­tá el la­va­do de di­ne­ro. Co­mo los cuen­ta­pro­pis­tas no tie­nen dis­po­ni­ble un sis­te­ma ro­bus­to de fi­nan­cia­ción, han re­cu­rri­do a fa­mi­lia­res, ami­gos o in­ver­so­res en el ex­tran­je­ro pa­ra mon­tar sus ran­chos. A al­gu­nos de ellos se les fue la mano con re­la­ción a lo que es nor­mal en Cu­ba y co­men­za­ron a cons­truir lu­ga­res es­pec­ta­cu­la­res, ad­qui­rir vehícu­los de lu­jo y te­ner un me­nú ajeno a lo que se en­cuen­tra en los mer­ca­dos cu­ba­nos. Esa reali­dad lla­mó la aten­ción de las au­to­ri­da­des, que se to­pa­ron con to­do un es­que­ma de tes­ta­fe­rros lo­ca­les que han re­cu­rri­do a ex­tran­je­ros pa­ra fi­nan­ciar con di­ne­ro su­cio sus ope­ra­cio­nes en la is­la, al­go que se pu­do ha­ber evi­ta­do con pe­dir la fuen­te de fi­nan­cia­ción des­de el prin­ci­pio.

En es­te rom­pe­ca­be­zas el gobierno cu­bano reac­ti­vó el otor­ga­mien­to de per­mi­sos, pe­ro aho­ra con fuer­tes me­di­das de re­gu­la­ción, las cua­les ten­drán un efec­to to­da­vía des­co­no­ci­do, pe­ro que po­drían de­sa­len­tar a los po­ten­cia­les em­pre­sa­rios que se en­fren­tan a un nue­vo es­ce­na­rio re­gu­la­to­rio na­da ami­ga­ble, el cual es nor­mal pa­ra los am­bien­tes ca­pi­ta­lis­tas, pe­ro a los cua­les por es­tos la­res no es­tán acos­tum­bra­dos.

To­do pu­do ha­ber si­do mu­cho peor, cla­ro es­tá. Las di­fi­cul­ta­des en es­ta pri­me­ra fa­se de im­plan­ta­ción pu­die­ron ha­ber pro­vo­ca­do la eli­mi­na­ción de los ne­go­cios pri­va­dos, co­mo que­rían los más con­ser­va­do­res del gobierno. Eso no pa­só, afor­tu­na­da­men­te, pe­ro re­que­ri­rá de mu­cha dis­ci­pli­na de to­dos los ac­to­res pa­ra que no ocu­rra en un fu­tu­ro cer­cano, por­que no son po­cas las fi­gu­ras que es­tán lo­cas por ma­tar a es­ta ga­lli­ni­ta de los hue­vos de oro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.