Kike Cruz: “Soy un pez li­bre, pue­do de­cir lo que quie­ra”

El re­cien­te re­ti­ro del di­rec­tor y vi­ce­pre­si­den­te del De­par­ta­men­to de No­ti­cias de Wa­pa TV no es más que el ini­cio de una nue­va vi­da de ca­ra a gran­des pro­yec­tos, co­mo ter­mi­nar un li­bro, dar cla­ses uni­ver­si­ta­rias y to­do aque­llo que lo nu­tra co­mo ser hu­mano

El Nuevo Día - - PORTADA - PA­TRI­CIA VAR­GAS CA­SIANO pa­tri­cia.var­gas@gfrme­dia.com

La vo­ca­ción del pe­rio­dis­mo le lle­gó tem­prano en su ju­ven­tud, y des­cri­be co­mo “un ac­to de Dios” su arri­bo a la te­le­vi­sión.

Aho­ra, cum­pli­dos 42 años de aquel en­cuen­tro con la pan­ta­lla chi­ca, pa­ra Jo­sé En­ri­que “Kike” Cruz Díaz, di­rec­tor y vi­ce­pre­si­den­te del De­par­ta­men­to de No­ti­cias de Wa­pa TV, su re­cien­te re­ti­ro no es más que el ini­cio de una nue­va vi­da de ca­ra a gran­des pro­yec­tos por rea­li­zar. La hue­lla que Cruz de­ja en la his­to­ria del pe­rio­dis­mo elec­tró­ni­co en Puer­to Ri­co sin du­da es in­de­le­ble.

La­bo­ró an­te las cá­ma­ras por su­fi­cien­te tiem­po co­mo pa­ra ga­nar­se el ca­ri­ño, re­co­no­ci­mien­to y res­pe­to del pú­bli­co te­le­vi­den­te, que rá­pi­do que­dó pren­da­do de ese jo­ven de ojos azu­les, bi­go­te es­pe­so, voz cá­li­da y ex­ce­len­te dic­ción que in­for­ma­ba del acon­te­cer no­ti­cio­so. Ese tiem­po an­te las cá­ma­ras y, so­bre to­do, la im­pre­sión que de­jó por su pro­fe­sio­na­lis­mo, per­mi­tió que, al dar­se su tran­si­ción a di­ri­gir el De­par­ta­men­to de No­ti­cias de Wa­pa TV, el pú­bli­co no lo ol­vi­da­ra.

Pe­ro lle­gó el mo­men­to no de re­ti­rar­se, ase­gu­ra, sino de em­pren­der nue­vos rum­bos, más a su rit­mo. Due­ño de su tiem­po, es­te pi­lar de la ra­dio y de la te­le­vi­sión puer­to­rri­que­ña se dis­po­ne a re­co­rrer Eu­ro­pa con su fa­mi­lia, ter­mi­nar un li­bro, ejer­cer co­mo edu­ca­dor en uni­ver­si­da­des, pa­sar más tiem­po en su ca­sa de Oro­co­vis, el pue­blo que lo vio na­cer, y “ha­blar li­bre­men­te de lo que me plaz­ca”.

“Soy un pez li­bre, pue­do de­cir lo que quie­ra, opi­nar. No ten­go que abs­te­ner­me de emi­tir jui­cios, co­men­ta­rios ni su­ge­ren­cias por­que me sien­to un ser sin ata­du­ras. He tra­ta­do a to­do el mun­do y a fi­gu­ras de los par­ti­dos po­lí­ti­cos de for­ma co­rrec­ta, con pro­fe­sio­na­lis­mo, se­rie­dad y ho­nes­ti­dad. No creo que ten­ga enemi­gos, to­do lo con­tra­rio, he de­mos­tra­do a tra­vés de mi ca­rre­ra que uno pue­de ser lo más ob­je­ti­vo que se pue­da. No to­tal­men­te, por­que no so­mos se­res ob­je­ti­vos. Te­ne­mos nues­tros gus­tos, de­bi­li­da­des, di­fe­ren­cias, opi­nio­nes que es lo más im­por­tan­te pa­ra to­do pe­rio­dis­ta, co­mo pa­ra to­do pro­fe­sio­nal de es­te ne­go­cio y me­dio de co­mu­ni­ca­ción”, sos­tu­vo el co­mu­ni­ca­dor que en di­ciem­bre cum­ple 61 años.

Aun­que se des­pi­dió del pú­bli­co y su gran fa­mi­lia de Wa­pa el pa­sa­do 29 de ju­lio, día en que nom­bra­ron en su ho­nor la sa­la de re­dac­ción, no se­rá has­ta prin­ci­pios del 2019 que se da­rá ofi­cial­men­te el pa­se de ba­tón en­tre Kike y su su­ce­sor, Alex Del­ga­do.

“Ten­go una res­pon­sa­bi­li­dad con Wa­pa. He­mos lle­ga­do a unos acuer­dos que me unen y me atan al ca­nal por un tiem­po adi­cio­nal que ten­go que res­pe­tar”.

¿Qué pa­sa en tu in­te­rior en mo­men­tos de tu par­ti­da?

—Du­ran­te es­tos úl­ti­mos me­ses me ha en­tra­do un po­co de nos­tal­gia, de tris­te­za, no es fá­cil to­mar la de­ci­sión que to­mé li­bre y vo­lun­ta­ria­men­te, por­que a mí na­die me obli­gó. De­ci­dí que te­nía que ha­cer un al­to en mi ca­rre­ra, que ya mi tiem­po aquí ha­bía pa­sa­do. Me voy de Wa­pa, pe­ro no me ju­bi­lo. Ten­go mu­chos pla­nes que quie­ro eje­cu­tar en los pró­xi­mos años. De mo­men­to voy a vi­si­tar Es­pa­ña y otro país de Eu­ro­pa. Quie­ro des­can­sar y, a par­tir de enero, me dis­pon­go a desa­rro­llar una se­rie de ideas y de pro­pues­tas por­que, pa­ra mi sor­pre­sa, me han sa­li­do has­ta ofer­tas de tra­ba­jo… No de­ja de ser un pro­ce­so tris­te, un pro­ce­so me­lan­có­li­co. Los otros días me pon­go a ver to­das esas fo­tos que es­tán en el pa­si­llo del ca­nal y nun­ca me ha­bía pa­sa­do que me de­ten­go a ver­las y se me sa­lie­ron las lá­gri­mas. No va a ser fá­cil y pro­ba­ble­men­te, co­mo vi­vo cer­ca del ca­nal, un día en­tre sin dar­me cuen­ta, pe­ro no ten­go du­das que los guar­dias me de­jen pa­sar.

¿Có­mo to­ma­ron la de­ci­sión tu es­po­sa Li­gia Se­rra­llés y tus hi­jos Ma­ría Mar­ga­ri­ta, Jo­sé En­ri­que y Jor­ge Juan?

—En mi ca­sa, mis hi­jos y mi mu­jer es­tán his­té­ri­cos, no que­rían que me fue­ra. Me pre­gun­tan: “Pa­pá, ¿pe­ro qué vas a ha­cer? Te vas a abu­rrir, pa­pá, es que no te veo ha­cien­do na­da”. Mu­cha gen­te ve el re­ti­ro co­mo que me voy a que­dar en ca­sa sem­bran­do ma­ti­tas, pues no. Es­ta eta­pa ter­mi­nó, pe­ro voy a ha­cer mu­chas co­sas. Lo pri­me­ro que quie­ro es des­can­sar, des­co­nec- tar­me, y en enero bre­ga­re­mos.

¿Có­mo re­su­mes tu tra­yec­to has­ta lle­gar a ser di­rec­tor del De­par­ta­men­to de No­ti­cias?

—Lle­gar a la te­le­vi­sión fue un ac­to de Dios por­que yo nun­ca bus­qué tra­ba­jar en la te­le­vi­sión. Era fe­liz en la ra­dio. Me lla­man un día pa­ra una po­si­ción en Wa­pa. Ha­go una prue­ba y des­afor­tu­na­da­men­te ini­cia una huel­ga de los em­plea­dos al día si­guien­te que du­ró unos 33 días. Me ol­vi­dé del asun­to, y tan pron­to ter­mi­nó la huel­ga me lla­ma Eve­lio Otero (pri­mer an­cla de la te­le­vi­sión lo­cal), me reúno con el ge­ren­te de la emi­so­ra, en aquel mo­men­to Héctor Mo­des­ti, y al otro día em­pe­cé a tra­ba­jar. Lue­go sur­ge la opor­tu­ni­dad de es­ca­lar a sub­di­rec­tor de No­ti­cias don­de es­tu­ve unos cuan­tos años, y pa­sé a ser di­rec­tor has­ta el sol de hoy.

“Al­guien di­jo que pa­ra ser un buen pe­rio­dis­ta pri­me­ro tie­nes que ser un buen ser hu­mano. Uno tie­ne que tra­tar bien a la gen­te, con ho­nes­ti­dad, con res­pe­to y se­rie­dad pa­ra lo­grar ser un buen pro­fe­sio­nal en es­tos me­dios”

¿Cuá­les ha si­do las co­ber­tu­ras que han te­ni­do más re­le­van­cia en tu ca­rre­ra?

—Sin lu­gar a du­das, la más im­pac­tan­te ha si­do la del hu­ra­cán Ma­ría. Nun­ca en mi vi­da pro­fe­sio­nal ima­gi­né que me en­fren­ta­ría a un even­to co­mo es­te. Re­cuer­do tam­bién cuan­do cu­brí la ma­sa­cre en Gu­ya­na del pastor Jim Jo­nes, que lle­vó a la sec­ta re­li­gio­sa que di­ri­gía a un sui­ci­dio co­lec­ti­vo; lo que vi­ví ahí fue im­pre­sio­nan­te. Tu­ve la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar jun­to a la gen­te de ABC News en esa épo­ca. Co­mo no ha­bía la tec­no­lo­gía de hoy día, los ca­na­les ame­ri­ca­nos ve­nían a San Juan pa­ra usar­lo co­mo ba­se pa­ra trans­mi­tir no­ti­cias de La­ti­noa­mé­ri­ca, usa­ban mu­cho el sa­té­li­te de Wa­pa. Otro mo­men­to im­por­tan­te fue la lle­ga­da del pa­pa Juan Pa­blo II a Puer­to Ri­co (1984). Fui pro­duc­tor ge­ne­ral de la co­ber­tu­ra, y si no me equi­vo­co, fue la pri­me­ra vez en la his­to­ria que se unie­ron to­dos los pro­gra­mas de te­le­vi­sión en una ca­de­na na­cio­nal.

En­ton­ces, ¿có­mo ves el pe­rio­dis­mo que se ha­ce en la is­la?

—Nos po­de­mos sen­tir or­gu­llo­sos co­mo país de la ca­li­dad pro­fe­sio­nal de los di­fe­ren­tes me­dios. Es­pe­cial­men­te es­ta ge­ne­ra­ción de pe­rio­dis­tas jó­ve­nes que es­tán sur­gien­do, su­per­ca­pa­ci­ta­dos, cul­tos, in­te­li­gen­tes, gen­te en­tre­ga­da, com­pro­me­ti­da, que no tie­ne agen­das par­ti­cu­la­res más allá de que­rer in­for­mar co­rrec­ta­men­te.

¿Qué de­be te­ner un buen re­por­te­ro?

—Les su­gie­ro que pa­ra ser uno más com­ple­to se me­tan en la ca­bi­na de máster con­trol, en in­ge­nie­ría, pro­duc­ción, en los es­tu­dios don­de se ha­cen los “shows”, pa­ra que vea des­de aba­jo có­mo se ha­ce la ver­da­de­ra te­le­vi­sión, por­que no es lle­gar a sen­tar­te en un es­cri­to­rio a es­cri­bir una no­ta y des­pués edi­tar­la. No ol­vi­den que ser re- por­te­ro de te­le­vi­sión, en mi opi­nión, es la par­te más di­fí­cil de la te­le­vi­sión, pues tie­nes que ser más o me­nos un buen ac­tor, más o me­nos un buen lo­cu­tor, más o me­nos un buen pe­rio­dis­ta; esos tres fac­to­res es lo que en­tien­do de­be te­ner un buen re­por­te­ro. La te­le­vi­sión tie­ne su tru­co por­que la pan­ta­lla es fría y el ta­len­to tie­ne que desa­rro­llar esa ha­bi­li­dad pa­ra tras­cen­der la pan­ta­lla, pa­ra que el te­le­vi­den­te te re­ci­ba. Hay gen­te “flat” que no tras­pa­sa; el tru­co es­tá en la ge­nia­li­dad, la gran­de­za que pro­yec­ten. Hay que tra­ba­jar to­do eso pa­ra caer bien, pa­ra que te crean, pa­ra que te per­ci­ban co­mo una per­so­na en la cual la gen­te pue­da con­fiar.

Cuan­do llegaste a la te­le­vi­sión te­nías pin­ta de ga­lán, ¿con­si­de­ras que te sir­vió tam­bién pa­ra tras­cen­der en la pan­ta­lla?

Kike se son­ro­ja y afir­ma que nun­ca se con­si­de­ró ga­lán, so­lo “un mu­cha­chi­to fla­co”. En­ton­ces de­ci­de com­par­tir con es­te dia­rio una anéc­do­ta muy bien guar­da­da.

—Ya tra­ba­ja­ba en las em­pre­sas El Mun­do (WKAQ y 11Q) cuan­do un día me cru­zo en uno de los as­cen­so­res con do­ña Est­her Pa­lés, la di­rec­to­ra por ex­ce­len­cia de te­le­no­ve­las. Me pre­gun­ta que en dón­de tra­ba­ja­ba y le res­pon­dí que en ra­dio. En­ton­ces me di­ce: “¿Por qué no pa­sas por mi ofi­ci­na pa­ra ha­cer­te una prue­ba?”. Me que­dé frío por­que nun­ca me vi­sua­li­cé co­mo ac­tor y les ten­go mu­cho res­pe­to a los ac­to­res puer­to­rri­que­ños que son muy bue­nos.

¿Asig­na­tu­ras pen­dien­tes?

—Voy a ver si pue­do ter­mi­nar un li­bro que va­rias ve­ces he es­ta­do a pun­to de sa­car y des­pués me arre­pien­to. Es un li­bro so­bre mis vi­ven­cias en la te­le­vi­sión y quie­ro tam­bién ha­cer tra­ba­jo vo­lun­ta­rio cí­vi­co, de­di­car­le tiem­po a una ONG (or­ga­ni­za­ción no gu­ber­na­men­tal). Ya ten­go iden­ti­fi­ca­da una que quie­re que tra­ba­je con ellos y creo voy a bus­car otra. De­seo ser­vir a Puer­to Ri­co, co­sa que no he po­di­do ha­cer por mis com­pro­mi­sos con el ca­nal en to­do es­te tiem­po. Hu­mil­de­men­te quie­ro ha­cer un tra­ba­jo vo­lun­ta­rio en la me­di­da que pue­da. Esa es mi pri­me­ra me­ta pa­ra es­ta eta­pa. Ten­go otros pla­nes. El pro­ble­ma es que aquí hay que ser muy cui­da­do­so por­que te po­nen una eti­que­ta po­lí­ti­ca por cual­quier co­sa. En es­ta eta­pa de mi vi­da no me in­tere­sa la po­lí­ti­ca par­ti­dis­ta. Creo que Puer­to Ri­co ne­ce­si­ta ir un po­co más allá, tras­cen­der el fa­na­tis­mo po­lí­ti­co. No quie­ro pa­sar por esos do­lo­res de ca­be­za.

¿Tie­nes de­li­nea­dos los cur­sos que da­rías en las uni­ver­si­da­des?

—Ten­go dos uni­ver­si­da­des in­tere­sa­das en que dé uno que otro cur­so que di­se­ñé cuan­do di cla­ses en la Uni­ver­si­dad de Puer­to Ri­co, Re­cin­to de Río Pie­dras, du­ran­te un año. Ten­go un seminario so­bre pro­duc­ción en no­ti­cia­rios de te­le­vi­sión y, aho­ra que ten­go más ex­pe­rien­cia en la tec­no­lo­gía, cam­bia la ma­ne­ra de in­for­mar, pe­ro el pe­rio­dis­mo si­gue sien­do el mis­mo. La ma­yor preo­cu­pa­ción du­ran­te to­do es­te tiem­po ha si­do ver a es­tos es­tu­dian­tes re­cién gra­dua­dos de la uni­ver­si­dad que lle­gan per­di­dos por­que no sa­ben con lo que se van a en­fren­tar, y creo que pue­do con­tri­buir en al­go.

¿Qué co­sas me­jo­ra­rías en los me­dios?

—Si yo fue­ra due­ño de uno de es­tos ca­na­les en Puer­to Ri­co, le da­ría más re­cur­sos al De­par­ta­men­to de No­ti­cias, tan­to des­de el pun­to de vis­ta de re­cur­sos hu­ma­nos co­mo de tec­no­lo­gía. In­ver­ti­ría más en el De­par­ta­men­to de No­ti­cias. Cla­ro, ellos ad­mi­nis­tran un ne­go­cio que tie­ne otras áreas co­mo el en­tre­te­ni­mien­to y en­tien­den que tie­nen que di­ver­si­fi­car­se.

Du­ran­te tu car­go co­mo di­rec­tor te nom­bra­ron pre­si­den­te de Alian­za In­for­ma­ti­va La­ti­noa­me­ri­ca­na, el gru­po de ca­na­les de La­ti­noa­mé­ri­ca.

—Esa ha si­do una de las sa­tis­fac­cio­nes más gran­des que he te­ni­do en es­te ne­go­cio; ha­ber lo­gra­do la in­te­gra­ción nues­tra a es­te gru­po de ca­na­les que hoy por hoy se ha con­ver­ti­do en la fuen­te de ví­deos y de re­por­ta­jes de te­le­vi­sión más im­por­tan­te de La­ti­noa­mé­ri­ca y a ni­vel in­ter­na­cio­nal es­tá pe­ne­tran­do en Eu­ro­pa. Es una or­ga­ni­za­ción que se nu­tre del tra­ba­jo de 22 ca­na­les en 22 paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos. He­mos lo­gra­do que se res­pe­te el nom­bre de Puer­to Ri­co y el de Wa­pa TV al mis­mo ni­vel de TV Az­te­ca de Mé­xi­co, Te­le­fé de Ar­gen­ti­na o de Ca­ra­col Co­lom­bia. He es­ta­do en la Jun­ta de Di­rec­to­res por los pa­sa­dos años, y sien­to la sa­tis­fac­ción de que en la úl­ti­ma asam­blea que se ce­le­bró ha­ce cua­tro me­ses en San­ta Cruz de la Sie­rra, en Bo­li­via, les anun­cié que me re­ti­ra­ba de Wa­pa y ellos apro­ba­ron una re­so­lu­ción pa­ra ha­cer­me miembro ho­no­ra­rio per­ma­nen­te de la or­ga­ni­za­ción.

¿Sa­tis­fac­cio­nes que te lle­vas?

—Mu­chas; es­pe­cial­men­te la sa­tis­fac­ción de ha­ber con­tri­bui­do al desa­rro­llo pro­fe­sio­nal de mu­cha gen­te bue­na, com­pa­ñe­ros a los que le es­toy agra­de­ci­do in­fi­ni­ta­men­te por­que es­tos 42 años han si­do el via­je más ma­ra­vi­llo­so que he rea­li­za­do. No re­cuer­do na­da ma­lo, a los com­pa­ñe­ros que me han ayu­da­do a ser fe­liz du­ran­te tan­tos años, se­pan que ja­más los voy a ol­vi­dar.

Do­min­go

Luis.al­ca­la­de­lol­mo@gfrme­dia.com

Do­min­go

Pa­ra Kike Cruz, una de sus gran­des sa­tis­fac­cio­nes es ha­ber con­tri­bui­do al desa­rro­llo pro­fe­sio­nal de mu­chos co­le­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.