Ser­gio Ra­mí­rez: La mu­cha­cha de Per­nam­bu­co

El Nuevo Día - - ENTÉRATE - Ser­gio Ra­mí­rez Es­cri­tor

El re­par­to se lla­ma Lo­mas de Mon­se­rrat, y has­ta ha­ce po­co her­vía de pa­ra­mi­li­ta­res en­ca­pu­cha­dos. Muy cer­ca de allí se en­cuen­tra la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma, to­ma­da por es­tu­dian­tes des­de los ini­cios de la pro­tes­ta cí­vi­ca que sa­cu­de al país. Siem­pre fue in­mi­nen­te un ata­que pa­ra des­alo­jar­los.

El ata­que se dio por fin la tar­de del vier­nes 13 de ju­lio. Los es­tu­dian­tes co­rrie­ron a re­fu­giar­se en la ve­ci­na igle­sia de la Di­vi­na Mi­se­ri­cor­dia, y el fue­go in­ce­san­te de ar­mas de di­ver­so ca­li­bre si­guió has­ta la ma­dru­ga­da del sá­ba­do 14, aho­ra con­tra la igle­sia, don­de un mu­cha­cho fue lle­va­do ya muer­to y otro, al­can­za­do den­tro por las ba­las, tam­bién mu­rió. Las nu­tri­das per­fo­ra­cio­nes pue­den ver­se aún en las pa­re­des del tem­plo.

La pre­sen­cia de los en­ca­pu­cha­dos, aho­ra lla­ma­dos ofi­cial­men­te “po­li­cías vo­lun­ta­rios”, con­ti­nuó en Lo­mas de Mon­se­rrat des­pués que la ope­ra­ción lim­pie­za con­tra la uni­ver­si­dad ter­mi­nó, y el 23 de ju­lio aún es­ta­ban allí.

Esa no­che, Ray­néia da Cos­ta Li­ma, de 31 años, bra­si­le­ña ori­gi­na­ria de Per­nam­bu­co, es­tu­dian­te de sex­to año de me­di­ci­na en la Uni­ver­si­dad Ame­ri­ca­na (UAM), tras ter­mi­nar su turno de prac­ti­can­te en el hos­pi­tal Carlos Ro­ber­to Huem­bes, asis­tió jun­to con su no­vio, Har­net La­ra Mo­ra­ga, a la fies­ta de des­pe­di­da de una ami­ga en ese re­par­to.

Es­ta mu­cha­cha, be­lla co­mo una mo­de­lo de re­vis­ta de mo­das, se­gún se la ve en las fo­to­gra­fías de su mu­ro de Fa­ce­book, y lle­na de sim­pa­tía y de gra­cia, co­mo la re­cuer­dan sus ami­gos, ha­bía lle­ga­do a Ma­na­gua 6 años atrás, re­cién ca­sa­da con un ni­ca­ra­güen­se de quien des­pués se se­pa­ró.

Se que­dó en el país y de­ci­dió que que­ría ser mé­di­co. Pa­ra sos­te­ner­se fa­bri­ca­ba “bri­ga­dei­ros”, tru­fas de cho­co­la­te y co­co, y cuan­do sus com­pa­ñe­ros la veían acer­car­se son­rien­te ofre­cien­do su ban­de­ja de dul­ces, sil­ba­ban en su ho­me­na­je La ga­ro­ta de Ipa­ne­ma.

Pa­sa­das las on­ce de la no­che, des­pués de la fies­ta, Ray­néia y Har­net aban­do­na­ban el re­par­to, ella por de­lan­te con­du­cien­do su au­to, un pe­que­ño Su­zu­ki, y él de­trás al vo­lan­te del su­yo. Al es­cu­char dis­pa­ros, Har­net ace­le­ró y la vio sen­ta­da en el pa­vi­men­to, ba­ña­da en san­gre. Ya he­ri­da, ha­bía lo­gra­do des­li­zar­se fue­ra del vehícu­lo.

Al des­cu­brir a tres pa­ra­mi­li­ta­res en­ca­pu­cha­dos, las ar­mas en ris­tre, él se acer­có con las ma­nos en al­to. La car­gó en bra­zos ha­cia su pro­pio au­to, sin que los en­mas­ca­ra­dos se lo im­pi­die­ran, pa­ra llevarla al Hos­pi­tal Mi­li­tar, el más cer­cano. Es lo que re­la­tó a los prac­ti­can­tes que la re­ci­bie­ron en la sa­la de emer­gen­cias, al­gu­nos de ellos com­pa­ñe­ros de cla­se de Ray­néia.

To­do fue inú­til. Ha­bía re­ci­bi­do un ba­la­zo la­te­ral de al­to ca­li­bre a la al­tu­ra de las cos­ti­llas que le da­ñó el co­ra­zón, el dia­frag­ma, y par­te del hí­ga­do.

Ya muer­ta la mu­cha­cha, agen­tes de la Po­li­cía se pre­sen­ta­ron al hos­pi­tal en bus­ca del no­vio pa­ra vol­ver con él al lu­gar de los he­chos “a re­cons­truir la es­ce­na”, pe­ro los mé­di­cos no lo per­mi­tie­ron de­bi­do el es­ta­do de shock en que se ha­lla­ba. Le con­tro­la­ron la pre­sión, lo se­da­ron, y no fue da­do de al­ta sino a las 11.40 de la ma­ña­na del día si­guien­te.

La Po­li­cía Na­cio­nal emi­tió un pri­mer bo­le­tín don­de impu­taba a un guar­da pri­va­do de se­gu­ri­dad del re­par­to, al que no iden­ti­fi­có. Pe­ro el 27 de ju­lio, en un nue­vo co­mu­ni­ca­do ofi­cial, fue in­cul­pa­do Pier­son Gu­tié­rrez So­lís, de 42 años de edad, miembro ac­ti­vo del Ejér­ci­to de Ni­ca­ra­gua has­ta 2009, y pro­fe­sor de taek­won­do, a quien le fue in­cau­ta­da una Ca­ra­bi­na M-4, un ar­ma de asal­to de uso es­tric­ta­men­te mi­li­tar.

Gu­tié­rrez So­lís es mi­li­tan­te ac­ti­vo del par­ti­do ofi­cial, y se en­cuen­tra en la pla­ni­lla de pa­go de Pe­tro­nic, que fun­cio­na ba­jo el pa­ra­guas de Al­ba­ni­sa, la em­pre­sa que ha ad­mi­nis­tra­do el ne­go­cio del pe­tró­leo ve­ne­zo­lano en Ni­ca­ra­gua. Al­ba­ni­sa tie­ne sus ofi­ci­nas prin­ci­pa­les pre­ci­sa­men­te en Lo­mas de Mon­se­rrat.

Des­de que aban­do­nó el hos­pi­tal, no se sa­be na­da del pa­ra­de­ro de Har­net, el no­vio de Ray­néia. Se lo tragó la tie­rra. El Su­zu­ki de la víc­ti­ma des­apa­re­ció de la es­ce­na del cri­men. Tam­bién des­apa­re­cie­ron los pa­ra­mi­li­ta­res de Lo­mas de Mon­se­rrat, co­mo si nun­ca hu­bie­sen es­ta­do allí. Las cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia del ve­cin­da­rio han si­do des­mon­ta­das.

El in­cul­pa­do fue pre­sen­ta­do su­brep­ti­cia­men­te en los tri­bu­na­les el 1 de agos­to, cuan­do es fe­ria­do obli­ga­to­rio, pues se ce­le­bra­ba al pa­trono de Ma­na­gua, San­to Do­min­go de Guz­mán. La au­dien­cia se ce­le­bró a puer­tas ce­rra­das.

Las ma­las no­ve­las re­sul­tan siem­pre in­con­gruen­tes. Y mal con­ta­das. En el es­cri­to de acu­sa­ción, la Fis­ca­lía em­pie­za por cul­par a la víc­ti­ma de su pro­pia muer­te por con­du­cir de for­ma “des­con­tro­la­da y con ac­ti­tud sos­pe­cho­sa”; y res­pec­to al he­chor, ex­pli­ca que ve­nía de bus­car, a esas ho­ras, un lo­cal pa­ra abrir una es­cue­la de taek­won­do; se acor­dó de ca­mino que co­no­cía a unos guar­das de se­gu­ri­dad de ser­vi­cio en Lo­mas de Mon­se­rrat, y fue a ofre­cer­les ca­pa­ci­ta­ción en de­fen­sa per­so­nal y uso de ar­mas de fue­go. Eran en­ton­ces las 10.40 de la no­che.

Sus co­no­ci­dos eran dos, al ser­vi­cio de Dis­plu­ton S.A., una em­pre­sa de se­gu­ri­dad tam­bién cu­bier­ta por el pa­ra­guas de Al­ba­ni­sa, ca­da uno de ellos ar­ma­dos con una es­co­pe­ta ca­li­bre 12: así se com­ple­ta el trío de pa­ra­mi­li­ta­res men­cio­na­dos por Har­net.

Es en­ton­ces cuan­do que­da se­lla­da la suer­te de Ray­néia. “De­bi­do al com­por­ta­mien­to y mo­vi­li­za­ción errá­ti­ca del vehícu­lo” los guar­das sen­tían “que sus vi­das es­ta­ban en pe­li­gro”, di­ce la Fis­ca­lía.

Pier­son, di­li­gen­te en pro­te­ger a sus ami­gos, sa­có de la va­li­je­ra de su au­to la ca­ra­bi­na M4, se apos­tó tras un pos­te de alum­bra­do, y dis­pa­ró con­tra el Su­zu­ki en mar­cha.

La Fis­ca­lía acu­sa al he­chor de ho­mi­ci­dio, que me­re­ce una pe­na de 15 años, me­nor a la de ase­si­na­to. La de­fen­sa pi­de aún una re­ba­ja a 10 años, con lo que pron­to el ase­sino es­ta­ría li­bre, di­ga­mos, por ra­zo­nes de sa­lud, co­mo es usual cuan­do se tra­ta de es­tos jui­cios arre­gla­dos.

Mien­tras tan­to, el ca­dá­ver de Ray­néia, la mu­cha­cha que se pa­ga­ba sus es­tu­dios ven­dien­do bri­ga­dei­ros, ya hi­zo el via­je de vuel­ta a su tie­rra na­tal de Per­nam­bu­co.

Efe / es­te­ban biba

Flo­res y emo­ti­vos men­sa­jes fue­ron co­lo­ca­dos en la tum­ba de la jo­ven bra­si­le­ña Ray­néia da Cos­ta Li­ma, quien mu­rió ba­lea­da du­ran­te un ti­ro­teo ocu­rri­do en una ca­lle de Ma­na­gua a fi­nes de ju­lio. La es­tu­dian­te de sex­to año de la ca­rre­ra de me­di­ci­na se su­ma a ca­si 500 per­so­nas muer­tas en los en­fren­ta­mien­tos de gru­pos a fa­vor y en con­tra del go­bierno de Ni­ca­ra­gua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.