La sonda Parker “to­ca­rá” el Sol

La pri­me­ra na­ve que tran­si­ta­rá la co­ro­na so­lar no pu­do zar­par ayer

El Nuevo Día - - CIENCIA -

MIA­MI.- El lan­za­mien­to de la sonda so­lar Parker, la pri­me­ra as­tro­na­ve que tran­si­ta­rá por la co­ro­na del Sol, fue apla­za­da pa­ra hoy do­min­go, con lo que son ya tres los apla­za­mien­tos en la ba­se de Ca­bo Ca­ña­ve­ral, en Flo­ri­da, don­de la cuen­ta atrás se de­tu­vo a so­lo un mi­nu­to y 55 se­gun­dos del despegue.

Las dos de­mo­ras pre­vias al lan­za­mien­to abor­ta­do ayer im­pi­die­ron que pu­die­ra apro­ve­char­se la ven­ta­na con unas muy fa­vo­ra­bles con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas del 90% y que, pa­ra hoy, se­rán en cam­bio fa­vo­ra­bles en un 60%, in­for­mó la Agen­cia Ae­roes­pa­cial de Es­ta­dos Uni­dos (NASA).

La NASA ex­pli­có que no hu­bo tiem­po su­fi­cien­te pa­ra las com­pro­ba­cio­nes y el re­po­si­cio­na­mien­to de los equi­pos, lo que con- du­jo al nue­vo apla­za­mien­to.

La nue­va ho­ra pa­ra es­ta mi­sión, que pre­ten­de ayu­dar a es­cla­re­cer los mis­te­rios que es­con­de el as­tro rey y tie­ne pre­vis­to que lle­gue a des­tino el pró­xi­mo no­viem­bre, se­rá las 3:30 p.m. ho­ra lo­cal.

El cohe­te Del­ta IV Heavy, de la com­pa­ñía Uni­ted Launch Allian­ce, te­nía pre­vis­to ini­cial­men­te el despegue ayer a las 3:33 p.m. ho­ra lo­cal des­de la ba­se aé­rea de Ca­bo Ca­ña­ve­ral de la NASA.

Los cien­tí­fi­cos con­fían en que es­ta mi­sión pue­da con­tri­buir a re­sol­ver cues­tio­nes co­mo la di­fe­ren­cia de la tem­pe­ra­tu­ra de la at­mós­fe­ra del as­tro rey, que es­tá a más de un mi­llón de gra­dos mien­tras que la pro­pia su­per­fi­cie so­lar es­tá a 6,000 gra­dos.

Es­to en prin­ci­pio pa­re­ce iló­gi­co, ya que “nor­mal­men­te si te­ne­mos una fuen­te de ca­lor y nos ale­ja­mos de ella el am­bien­te se en­fría. Pe­ro en el Sol su­ce­de lo con­tra­rio”, ex­pli­có a Efe el as­tro­fí­si­co es­pa­ñol Da­vid La­rio, cien­tí­fi­co de la uni­ver­si­dad John Hopkins, crea­do­ra de la sonda.

Tras años de in­ves­ti­ga­ción, el equi­po dio con la ma­ne­ra de que la sonda re­sis­ta a un ca­lor equi­va­len­te a 500 ve­ces lo que ex­pe­ri­men­ta­mos en la Tie­rra y rea­li­zar, así, ob­ser­va­cio­nes in si­tu.

Se tra­ta de un es­cu­do tér­mi­co que so­por­ta­rá tem­pe­ra­tu­ras de 1,400 gra­dos cen­tí­gra­dos y man­ten­drá los ins­tru­men­tos del in­te­rior de la ae­ro­na­ve a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te (30 gra­dos cen­tí­gra­dos).

“Es­ta mi­sión es un tre­men­do desafío de in­ge­nie­ría y cien­cia. La in­for­ma­ción que nos dé va a re­vo­lu­cio­nar nues­tro en­ten­di­mien­to del Sol”, ase­gu­ró Juan Fe­li­pe

Ruiz, in­ge­nie­ro me­cá­ni­co de la sonda Parker, en una rue­da de pren­sa an­te­rior al lan­za­mien­to.

La sonda, de di­men­sio­nes pe­que­ñas (65 ki­los y tres me­tros de al­tu­ra), lle­ga­rá a una dis­tan­cia de seis mi­llo­nes de ki­ló­me­tros del Sol, lo que equi­va­le a cua­tro cen­tí­me­tros de él si la Tie­rra es­tu­vie­ra a un me­tro del Sol.

Ade­más, la sonda al­can­za­rá los 700,000 ki­ló­me­tros por ho­ra, la ve­lo­ci­dad más al­ta que has­ta aho­ra ha desa­rro­lla­do cual­quier otra na­ve cons­trui­da por el hom­bre.

Una ve­lo­ci­dad que equi­va­le a via­jar en­tre Nue­va York y To­kio en un mi­nu­to y que per­mi­ti­rá a la sonda al­can­zar el Sol en no­viem­bre.

La sonda, que or­bi­ta­rá 24 ve­ces al­re­de­dor del Sol y se irá acer­can­do pro­gre­si­va­men­te con la ayu­da de la gra­ve­dad de Ve­nus, lle­ga­rá a su pun­to más cer­cano en 2025, cuan­do se po­drá re­unir la in­for­ma­ción de más va­lor.

La sonda tie­ne un cos­to de 1,500 mi­llo­nes de dó­la­res y lle­va­rá por pri­me­ra vez el nom­bre de una per­so­na en vi­da, el fí­si­co es­ta­dou­ni­den­se Eu­ge­ne Parker, de 91 años, quien desa­rro­lló en los años 50 la teo­ría del vien­to so­lar.

“Es muy emo­cio­nan­te que fi­nal­men­te po­da­mos echar un vis­ta­zo a una re­gión del es­pa­cio que nun­ca an­tes se ha­bía ex­plo­ra­do. Es­toy se­gu­ro de que ha­brá al­gu­nas sor­pre­sas. Siem­pre las hay”, di­jo el pro­pio Parker al pe­rió­di­co de la Uni­ver­si­dad de Chica­go, de don­de es pro­fe­sor emé­ri­to.

Las tur­bu­len­tas di­ná­mi­cas del Sol afec­tan di­rec­ta­men­te a la Tie­rra en for­ma de tor­men­tas so­la­res que pue­den lle­gar a afec­tar los sa­té­li­tes, ade­más de di­fi­cul­tar otras mi­sio­nes es­pa­cia­les o las re­des eléc­tri­cas de la pro­pia Tie­rra.

“Aho­ra po­dre­mos dis­mi­nuir el tiem­po y el error de los pro­nós­ti­cos de las tor­men­tas so­la­res”, di­ce Yai­res­ka Co­lla­do, fí­si­ca de la NASA.

Ade­más de pre­de­cir las erup­cio­nes so­la­res que lle­gan a la Tie­rra en po­cos mi­nu­tos, el es­tu­dio del Sol ayu­da­rá a “en­ten­der las otras es­tre­llas que hay en el uni­ver­so”, me­dian­te el aná­li­sis al de­ta­lle de las par­tí­cu­las que ex­pul­sa la es­tre­lla que te­ne­mos más cer­ca, ade­más de su cam­po mag­né­ti­co y eléc­tri­co.

Stuart Ba­le, el crea­dor de uno de los cua­tro ins­tru­men­tos prin­ci­pa­les de los que cons­ta la sonda, ase­gu­ró que los pri­me­ros da­tos que se ob­ten­drán se­rán “re­vo­lu­cio­na­rios”.

“Pri­me­ro se­rán so­lo un mon­tón de nú­me­ros, pe­ro el equi­po to­ma­rá to­dos es­tos nú­me­ros y ha­rá vi­sua­li­za­cio­nes. Se­rá sor­pren­den­te”, ase­gu­ró el cien­tí­fi­co de la NASA.

Aun­que la du­ra­ción ofi­cial de la mi­sión es has­ta 2025, la sonda ex­ten­de­rá su vi­da al­re­de­dor del Sol tan­to co­mo du­re su com­bus­ti­ble, que de­pen­de­rá de las co­rrec­cio­nes que el ar­te­fac­to ten­ga que ha­cer pa­ra man­te­ner siem­pre su es­cu­do ali­nea­do con el Sol y evi­tar así que la ae­ro­na­ve se de­rri­ta.

Nasa vía ap

EL NELUENVUOEVDOÍADÍA

La sonda re­co­ge­rá in­for­ma­ción más cer­ca del Sol que nin­gu­na otra as­tro­na­ve lo ha he­cho has­ta aho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.