Grin­gos en la Is­la del En­can­to

El Nuevo Día - - FLASH&CULTURA - CAR­MEN DO­LO­RES HER­NÁN­DEZ

Va­rios es­ta­dou­ni­den­ses -re­si­den­tes en Puer­to Ri­co o de pa­so por nues­tra is­la- han de­ja­do tes­ti­mo­nio, en sus es­cri­tos, de sus ex­pe­rien­cias. Ro­bert Fried­man, quien vi­vió aquí du­ran­te unos vein­te años mien­tras tra­ba­ja­ba en el dia­rio “The San Juan Star”, es uno de ellos. Es­ta es la quin­ta no­ve­la que es­cri­be so­bre Puer­to Ri­co.

A di­fe­ren­cia de las otras su­yas, sin em­bar­go, la ma­yor par­te de los per­so­na­jes son es­ta­dou­ni­den­ses des­pla­za­dos que han ve­ni­do a dar -por di­ver­sas ra­zo­nes- a Puer­to Ri­co. Aquí han da­do rien­da suel­ta a sus frus­tra­cio­nes y ren­co­res, a sus in­su­fi­cien­cias e in­ca­pa­ci­da­des pa­ra li­diar con los ava­ta­res de la vi­da. El cen­tro pro­vi­sio­nal de ese gru­po de ‘ex­cén­tri­cos’ -val­ga la pa­ra­do­jaes una ca­sa de hués­pe­des en la pla­ya de Ocean Park, la So­li­mar Guest Hou­se. Su due­ño, Ber­nar­do Álvarez, es exi­la­do tam­bién, pe­ro -a di­fe­ren­cia de los es­ta­dou­ni­den­se­ses un cu­bano en desacuer­do con el go­bierno de Fi­del Cas­tro, a quien apo­yó en una pri­me­ra épo­ca. Viu­do y en­ve­je­ci­do, tris­te y to­le­ran­te, Ber­nar­do ve pa­sar con cier­ta in­di­fe­ren­cia be­né­vo­la a quie­nes en­tran y sa­len de su es­ta­ble­ci­mien­to, es­pe­cial­men­te de la ba­rra, la par­te más con­cu­rri­da. Apli­can­do la má­xi­ma de “vi­ve y de­ja vi­vir”, in­ten­ta ayu­dar en lo que pue­de, des­preo­cu­pán­do­se de lo de­más, op­ción na­da fá­cil da­do el ca­rác­ter de al­gu­nos vi­si­tan­tes.

La ac­ción su­ce­de en el año 1987, cuan­do Puer­to Ri­co ha lle­ga­do al pun­to en que, ha­bien­do al­can­za­do una pros­pe­ri­dad pro­me­te­do­ra, es­tá vien­do las se­ña­les de un cam­bio que lle­va­rá al es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co. Por eso la ca­sa de hués­pe­des no es­tá ya flo­re­cien­te; por eso ha au­men­ta­do el cri­men en el sec­tor; por eso un pa­rro­quiano co­mo Ed­wig Mes­si­ger no en­cuen­tra apo­yo pa­ra sus pla­nes gran­dio­sos de desa­rro­llo de una co­mu­ni­dad que im­pon­ga un sis­te­ma di­fe­ren­te de va­lo­res y por eso otro per­so­na­je, Burt Cherry, in­ven­tor frus­tra­do a quien le han “ro­ba­do” su idea pa­ra el di­se­ño de un au­to­mó­vil ex­tra­or­di­na­rio, es­tá pró­xi­mo a con­ver­tir­se en deam­bu­lan­te

Otros per­so­na­jes igual­men­te des­pla­za­dos son Mar­gie, dro­ga­dic­ta en re­cu­pe­ra­ción y pros­ti­tu­ta oca­sio­nal; el bar­ten­der Perry, ex­com­ba­tien­te en Bei­rut, li­cen­cia­do des­hon­ro­sa­men­te del ejér­ci­to; Fred An­der­son, hom­bre de ne­go­cios amar­ga­do y agre­si­vo y Pa­blo, un ar­tis­ta igual­men­te amar­ga­do y tam­bién ex­com­ba­tien­te (en Co­rea), co­mo lo ha si­do Fran­cis­co (Pa­co) Mer­ca­do en Viet­nam, mien­tras que Sally, mu­jer de un pa­ra­lí­ti­co, tie­ne un co­ra­zón tierno que tien­de a me­ter­la en líos.

La no­ve­la los des­cri­be a to­dos, sus ape­ten­cias y sus sue­ños, pe­ro tien­de a ha­cer­lo por se­pa­ra­do, es de­cir, los per­so­na­jes van apa­re­cien­do len­ta­men­te y la in­ter­ac­ción en­tre ellos tar­da en es­ta­ble­cer­se. La ac­ción apa­re­ce en­ton­ces co­mo re­pe­ti­ti­va y la es­cri­tu­ra de­ma­sia­do mi­nu­cio­sa, co­mo si se si­guie­ra un ma­nual de es­cri­tu­ra que dic­ta mo­dos de dar­le ve­ro­si­mi­li­tud a un per­so­na­je.

Aun­que reúne ele­men­tos que se pres­ta­rían a ello, la es­cri­tu­ra no tie­ne la su­fi­cien­te fuer­za co­mo pa­ra con­ver­tir­se en una sá­ti­ra fe­roz ni su­fi­cien­te aga­rre co­mo pa­ra que sin­ta­mos em­pa­tía por los per­so­na­jes. Es­tos -a pe­sar de que sa­be­mos has­ta la sa­cie­dad có­mo se vis­ten y qué co­men- re­sul­tan ge­ne­ral­men­te es­que­má­ti­cos. Y mu­chos de los te­mas po­ten­cial­men­te re­le­van­tes -la re­la­ción en­tre cu­ba­nos exi­la­dos; Puer­to Ri­co co­mo re­fu­gio pa­ra es­ta­dou­ni­den­ses fra­ca­sa­dos; el pe­so ne­ga­ti­vo de la ex­pe­rien­cia mi­li­tar y sus frus­tra­cio­nesno al­can­zan un desa­rro­llo satisfactorio. Más bien se apun­tan y na­da más.

Se tra­ta de una no­ve­la que pa­sa­rá aquí sin pe­na ni glo­ria y más aún en Es­ta­dos Uni­dos, don­de el in­te­rés li­te­ra­rio por nues­tra is­la es prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te.

Is­land Wild­li­fe. Exi­les, Ex­pats and Exo­tic Ot­hers Ro­bert Fried­man Ho­no­lu­lu, HI: Aig­nos Pu­blis­hing, 2018

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.