Crí­me­nes y cas­ti­gos

El Nuevo Día - - FLASH&CULTURA - CAR­MEN DO­LO­RES HER­NÁN­DEZ

Hay al­go ca­ri­ca­tu­res­co en es­ta no­ve­la; una de­for­ma­ción gro­tes­ca. Ex­po­ne de ma­ne­ra fe­roz­men­te iró­ni­ca la reali­dad pre­sen­te en to­das nues­tras sociedades -la enor­me bre­cha en­tre el pri­vi­le­gio y la ca­ren­cia- y lo que pa­sa cuan­do los Unos jue­gan a cru­zar el abis­mo que los se­pa­ra de los Otros. El sal­do no es siem­pre ha­la­güe­ño.

Lau­ra Res­tre­po, la pro­lí­fi­ca es­cri­to­ra co­lom­bia­na con una de­ce­na de no­ve­las a su ha­ber, pre­sen­ta aquí un gru­po de ami­gos: cin­co ni­ños bien, es de­cir, hi­jos de pa­pá (y de ma­má), cu­yas vi­das han trans­cu­rri­do jun­tas des­de la ni­ñez has­ta el mo­men­to de la ac­ción, cuan­do son ya adul­tos. Los cin­co -au­to­de­no­mi­na­dos los Tut­ti Frut­ti (“Tut­ti pa­ra Frut­ti y Frut­ti pa­ra Tut­ti”)- es­tán li­ga­dos es­tre­cha­men­te por la cos­tum­bre, el sen­ti­do de su­pe­rio­ri­dad y la pro­tec­ción que les ofre­ce su amis­tad in­que­bran­ta­ble. “Coin­ci­día­mos”, ex­pli­ca el na­rra­dor, “en un có­di­go básico y lo asu­mía­mos con de­vo­ción: cul­to al tra­go, pre­po­ten­cia con las hem­bras, ale­vo­sía con la ma­má, des­pre­cio por los dé­bi­les y re­la­cio­nes mier­do­sas con la vi­da en ge­ne­ral”.

No sa­be­mos sus ver­da­de­ros nom­bres, so­lo la ma­ne­ra co­mo se lla­man en­tre sí: Ta­ra­beo (Dino-Rex, Re­xo­na, Tá­raz, Ta­ras Bul­ba); el Du­que (No­ble­za, Dux, Kil­beg­gan); el Mu­ñe­co (Kent, Ken­to, Chucky, Mi-lin­do, Dolly-boy); el Píl­do­ra (Pil­do, Pi­lu­li, Pi­lu­lo, Do­ra, Do­ri­la, Go­ri­la, y el Hob­bit (Bobbi, Hob­bo, Job, Bit­to), que es el na­rra­dor. Es el úni­co, ade­más, que to­ma al­gu­na dis­tan­cia del gru­po, po­si­ble­men­te por­que su po­si­ción so­cio­eco­nó­mi­ca no es tan aven­ta­ja­da co­mo la de los de­más.

El gru­po ha desa­rro­lla­do una “cul­tu­ra” pro­pia: tie­nen sus ri­tos, sus ex­ce­sos, sus reunio­nes, sus di­ver­sio­nes co­lec­ti­vas. La Bo­go­tá con­tem­po­rá­nea en la que vi­ven jue­ga un pa­pel prin­ci­pa­lí­si­mo: los ami­gos se mue­ven en­tre es­cue­las eli­tis­tas, clu­bes, man­sio­nes y ca­sas de cam­po, in­cur­sio­nan­do es­po­rá­di­ca­men­te en los ba­rrios ba­jos. Allí son los “di­vi­nos”, pe­que­ños dio­ses que es­tán por en­ci­ma de los mor­ta­les por­que to­do de lo hu­mano les es ajeno.

Hay al­go di­so­nan­te, sin em­bar­go, en su amis­tad, al­go que los in­fan­ti­li­za: ese em­pe­ño de per­ma­ne­cer en un jun­te que, si al­gún sen­ti­do tu­vo du­ran­te la ju­ven­tud, es­tá ya so­bre­pa­sa­do por una ma­du­rez que em­pie­za a tor­nar­se nos­tál­gi­ca por el “di­vino te­so­ro” que se les es­fu­ma y por el éxi­to per­so­nal que los ha elu­di­do. El na­rra­dor, más lú­ci­do, se va per­ca­tan­do de la cre­cien­te inade­cua­ción en­tre los Tut­ti Frut­ti y su en­torno; tam­bién de una ame­na­za va­ga que se ma­te­ria­li­za­rá en el cri­men ho­rren­do que co­me­te el ca­ris­má­ti­co “Mu­ñe­co” (alias Chucky, re­fe­ren­cia cla­ra al mons­truo de igual nom­bre, que es­con­de tras su apa­rien­cia inofen­si­va a un ase­sino en se­rie en las pe­lí­cu­las de ho­rror de “Child’s Play”, fra­se tam­bién ade­cua­da pa­ra la ma­ne­ra en que el Mu­ñe­co con­si­de­ra sus de­li­tos).

El ho­rror ma­yor, sin em­bar­go, es la pre­ten­sión del gru­po de que el ase­si­na­to es­pan­to­so per­pe­tra­do por uno de los su­yos que­de im­pu­ne. La amis­tad -aquí- pa­sa por en­ci­ma de cual­quier nor­ma mo­ral. Los “di­vi­nos” son, por de­fi­ni­ción, irres­pon­sa­bles. Per­te­ne- cen a una ge­ne­ra­ción que no cre­ce, que re­ta los lí­mi­tes de lo acep­ta­ble y abra­za los ex­tre­mos de lo per­ver­so.

Res­tre­po do­si­fi­ca el ho­rror, co­mo lo ha­ce la men­te cuan­do se nie­ga a en­fren­tar­lo de lleno. Su len­gua­je li­te­ra­rio es ex­tra­or­di­na­ria­men­te so­no­ro, bri­llan­te, alu­si­vo, de­for­man­te, a la vez que re­co­ge in­fle­xio­nes co­lo­quia­les y el tono in­con­fun­di­ble de la so­ber­bia de cla­se. Los per­so­na­jes se con­vier­ten, an­te nues­tros ojos, en una ma­na­da de de­pre­da­do­res; su apo­do de “di­vi­nos” se con­vier­te en la más fe­roz de las iro­nías. La mons­truo­si­dad da pie a una re­ve­la­ción que no lo es me­nos: el pri­vi­le­gio y la in­sen­si­bi­li­dad van de la mano; la fri­vo­li­dad no es inofen­si­va, de­ge­ne­ra en el ho­rror.

Lau­ra Res­tre­po ha ob­je­ti­va­do con acier­to una de las con­di­cio­nes más pre­va­len­tes en nues­tras sociedades di­vi­di­das en­tre quie­nes lo tie­nen to­do y quie­nes no tie­nen na­da: la im­pu­ni­dad cri­mi­nal de los ri­cos. La no­ve­la mues­tra el pri­vi­le­gio co­mo el peor enemi­go de la ci­vi­li­za­ción.

Su­mi­nis­tra­da

Los di­vi­nos Lau­ra Res­tre­po Bar­ce­lo­na Al­fa­gua­ra, 2018

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.