Jú­bi­lo en el ba­rrio Da­guao

El pa­dre de Ed­win “Su­gar” Díaz fes­te­ja la ges­ta al­can­za­da por su hi­jo re­le­vis­ta

El Nuevo Día - - DEPORTES - AN­TO­LÍN MAL­DO­NA­DO RÍOS arios@el­nue­vo­dia.com Twit­ter: @an­to­linmr71

En el barrrio Da­guao de Na­gua­bo hay al­guien con las emo­cio­nes por las nu­bes de­bi­do al ré­cord que im­pu­so el re­le­vis­ta puer­to­rri­que­ño de los Ma­ri­ne­ros de Seattle, Ed­win “Su­gar” Díaz.

Ese es su pa­dre, Ed­win Díaz. El ta­po­ne­ro de los Ma­ri­ne­ros lle­gó a los 44 sal­va­men­tos es­ta cam­pa­ña y que­bró la no­che del vier­nes la mar­ca pa­ra un re­le­vis­ta bo­ri­cua en las Gran­des Li­gas, que has­ta el miér­co­les ha­bía es­ta­do en po­der del exlanzador Ro­ber­to Her­nán­dez con 43 en 1999 (Tam­pa Bay).

El mis­mo vier­nes en la tar­de, Díaz ha­bló con El Nue­vo Día so­bre sus ex­pec­ta­ti­vas de im­po­ner el nue­vo ré­cord, y ase­gu­ró que po­co des­pués de con­clui­da la pa­sa­da tem­po­ra­da, re­fle­xio­nó so­bre los as­pec­tos a me­jo­rar pa­ra es­te año jun­to a su pa­dre, a quien con­si­de­ra su “otro coach de pit­cheo”.

Ayer, un día des­pués de que el Su­gar es­cri­bie­ra su nom­bre en la his­to­ria del béis­bol bo­ri­cua, su pa­dre se ex­pre­só con jú­bi­lo por el éxi­to de su hi­jo, y por­que rin­dió fru­tos el tra­ba­jo rea­li­za­do en el tiem­po muer­to, que co­men­zó po­co des­pués del pa­so del hu­ra­cán Ma­ría.

“Siem­pre es­ta­mos ahí, tra­ba­jan­do los de­ta­lles. Yo lo he vis­to des­de que em­pe­zó (co­mo lan­za­dor a los 15-16 años). Cuan­do veo al­go que no es­tá ca­mi­nan­do bien con su me­cá­ni­ca, se lo de­jo sa­ber”, di­jo ayer Díaz, pa­dre, a es­te dia­rio.

Los lo­gros de su hi­jo de 24 años lo tie­nen emo­cio­na­do, pe­ro al pre­gun­tár­se­le qué sin­tió cuan­do Su­gar em­pa­tó el jue­ves la mar­ca y lue­go la su­peró el vier­nes, se enfocó más en la im­por­tan­cia de ese acon­te­ci­mien­to pa­ra la ca­rre­ra de su hi­jo, que en sus pro­pios sen­ti­mien­tos.

“Es un lo­gro bien im­por­tan­te pa­ra su ca­rre­ra, por­que es un mu­cha­cho jo­ven que subió a las Gran­des Li­gas a los 22 años, que es una co­sa que no se es­pe­ra­ba. Des­de que fir­mó, a ca­da li­ga que fue, nun­ca lo ba­ja­ron. Lo lle­va­ron con cal­ma, cues­tión de que do­mi­na­ra su li­ga y no tu­vie­ra que ba­jar. Y gra­cias a Dios, co­mo le di­jo Félix Her­nán­dez (lan­za­dor ve­ne­zo­lano de los Ma­ri­ne­ros), ‘no to­do el mun­do lle­ga de Do­ble A a Gran­des Li­gas; tie­nes que te­ner al­go es­pe­cial pa­ra ha­ber brin­ca­do Tri­ple A, y lle­gar a Gran­des Li­gas’. Y lo es­tá de­mos­tran­do”, agre­gó Díaz.

De 6’3” de es­ta­tu­ra, el de­re­cho de­bu­tó en las Ma­yo­res el 6 de ju­nio de 2016. En 2017, su pri­me­ra cam­pa­ña com­ple­ta, res­ca­tó 34 jue­gos. Con sus 44 de 2018, sin in­cluir la ac­ción de ano­che, lle­va 96 en dos tem­po­ra­das y me­dia.

Pe­ro aun­que ca­si to­do ha ido a pe­dir de bo­ca en su jo­ven ca­rre­ra, hu­bo al­go que Díaz, pa­dre, no­tó que no es­ta­ba bien con su hi­jo en 2017 y por eso se re­go­ci­ja aho­ra con sus lo­gros de es­ta cam­pa­ña, por­que vio que el tra­ba­jo en el pe­rio­do muer­to re­sul­tó.

AL­GO FA­LLÓ EN 2017

“Yo en­ten­día que la se­lec­ción de pit­cheos fue la cla­ve el año pa­sa­do pa­ra que die­ra tan­tas ba­ses por bo­las”, di­jo so­bre los 32 bo­le­tos que re­ga­ló a la opo­si­ción. “El pit­cheo que lo lle­vó a él a Gran­des Li­gas es su rec­ta. Y el año pa­sa­do aban­do­na­ron ese lan­za­mien­to”.

Díaz ob­ser­vó que su hi­jo de­jó de ti­rar la rec­ta al­ta des­pués de dos stri­kes, y de apro­ve­char su pit­cheo fuer­te en otras cir­cuns­tan­cias.

“Él me di­jo: ‘Pai, lo que pa­sa es que co­mo Carlos Ruiz era el cat­cher, un ve­te­rano, pues yo me es­ta­ba de­jan­do lle­var por él’. Yo le di­je que era una pe­na, por­que Carlos Ruiz, un ti­po que es ve­te­rano y que fue a la Se­rie Mun­dial (2008 y 2009 con los Fi­lis), y con un ti­po que ti­ra a 100 mi­llas co­mo tú, ‘te pi­de de­ma­sia­do’... (otro ti­po de lan­za­mien­tos). Y ahí fue que vi­nie­ron los pro­ble­mas de des­con­trol”.

Pa­ra el pa­triar­ca de los Díaz, cu­yo otro hi­jo, Ale­xis, tam­bién es lan­za­dor pro­fe­sio­nal y per­te­ne­ce a la or­ga­ni­za­ción de Cin­cin­na­ti en li­ga me­nor, no se po­día des­per­di­ciar así la ve­lo­ci­dad del ta­po­ne­ro de los Ma­ri­ne­ros, cu­ya rec­ta ha lle­ga­do a las 100 mi­llas. “Va­mos a tra­ba­jar en la agre­si­vi­dad, en el ba­lan­ce en la lo­ma y hay que usar la pie­dra (ti­rar la rec­ta)”, fue­ron las pa­la­bras de Díaz pa­dre a Su­gar en el tiem­po muer­to.

DA CRÉ­DI­TO A ICHE SAN­TIA­GO

Pe­ro el pa­dre no ne­ce­sa­ria­men­te asu­me el cré­di­to, sino que agra­de­ce la ayu­da del exlanzador Jo­sé “Iche” San­tia­go, quien tra­ba­jó con la me­cá­ni­ca de su hi­jo. Ade­más, re­co­no­ce de su vás­ta­go que sa­be es­cu­char y apli­car sus con­se­jos, pe­ro no por im­po­si­ción, sino por­que ana­li­za sus se­ña­la­mien­tos y lle­ga a sus pro­pias con­clu­sio­nes.

“No es que le di­go las co­sas por im­po­nér­se­las. Le di­go: ‘ana­li­za tú mis­mo’, ve­mos los ví­deos y él di­ce, ‘con­tra pa­pi, tú tie­nes ra­zón’”.

Y Su­gar tra­ba­jó su co­man­do en la is­la en la tem­po­ra­da muer­ta pe­se al pe­di­do de la or­ga­ni­za­ción pa­ra que per­ma­ne­cie­ra en­tre­nan­do en Es­ta­dos Uni­dos, des­pués del pa­so del hu­ra­cán Ma­ría.

De­cli­nó el ofre­ci­mien­to y en­tre­nó en la pis­ta en Fa­jar­do y en el par­que en Loí­za pa­ra con­ver­tir­se en el re­le­vis­ta más do­mi­nan­te es­ta tem­po­ra­da. Es el lí­der de sal­va­dos en am­bas li­gas con 44 y aho­ra bus­ca­rá la mar­ca ge­ne­ral de más sal­va­dos en una cam­pa­ña, que es de 62.

“A uno no le gus­ta ha­blar de eso por­que em­pie­zan a de­cir que el mu­cha­cho es­tá al­ta­ne­ro. Pe­ro si te po­nes me­tas ba­ji­tas no vas a lle­gar a la me­ta que quie­res. Uno tie­ne que tra­ba­jar pa­ra la me­ta del ré­cord. Si no lle­gó, pues no lle­gó. Pe­ro que te sien­tas sa­tis­fe­cho de que tra­tas­te”, con­clu­yó el pa­dre.

Ar­chi­vo / ap

A jui­cio de Ed­win Díaz pa­dre, su hi­jo (arri­ba) cam­bió su co­man­do de los pit­cheos en 2017 y es­to le tra­jo pro­ble­mas de con­trol en su la­bor co­mo ta­po­ne­ro de los Ma­ri­ne­ros de Seattle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.