Des­con­ten­to en Vie­ques y Cu­le­bra por cam­bio de ru­ta de las lan­chas

True­nan en Vie­ques y Cu­le­bra con­tra el cam­bio de ru­ta que abrup­ta­men­te los obli­ga a via­jar so­lo a Cei­ba

El Nuevo Día - - PORTADA - BENJAMÍN TO­RRES GOTAY ben­ja­min.to­rres@gfrme­dia.com Twit­ter: @To­rre­sGo­tay

VIE­QUES.- Co­mo a ca­si to­dos los vie­quen­ses, a Car­me­lo Ló­pez Ri­ve­ra, co­no­ci­do por aquí sim­ple­men­te co­mo “Can, el al­ba­ñil”, no le so­bra­ron nun­ca las op­cio­nes en la vi­da. Du­ran­te ca­si to­dos sus 78 años, por ejem­plo, dos ter­ce­ras par­tes de las tie­rras de la is­la don­de ha pa­sa­do to­da su vi­da es­tu­vie­ron en ma­nos de la Ma­ri­na de Gue­rra de Es­ta­dos Uni­dos y ve­da­das, por lo tan­to, a la gen­te de es­ta is­la mu­ni­ci­pio.

Du­ran­te años, ade­más, el úni­co lazo de los vie­quen­ses con lo que aquí lla­man “la is­la gran­de” era Fa­jar­do. Es ahí a don­de úni­co via­ja­ban las lan­chas que to­dos los días sa­len y lle­gan de aquí y de Cu­le­bra, la otra is­la mu­ni­ci­pio, que que­da a 15 mi­llas al nor­te de Vie­ques. Por eso es que ge­ne­ra­cio­nes de vie­quen­ses y cu­le­bren­ses tie­nen cuan­do me­nos la mi­tad de su vi­da en Fa­jar­do. Allí es­tán sus mé­di­cos, sus es­cue­las y no pocas ve­ces has­ta sus tra­ba­jos.

“To­da nues­tra vi­da es en Fa­jar­do”, de­cía “Can, el al­ba­ñil”, en un me­dio­día re­cien­te, mien­tras com­ba­tía el ar­dien­te ca­lor viequense con una cer­ve­za fría, en un ca­fe­tín del cen­tro ur­bano de Isa­bel II, jun­to a va­rios ami­gos.

El lazo que une a las is­las mu­ni­ci­pio con Fa­jar­do em­pe­zó a des­ha­cer­se abrup­ta­men­te en los pa­sa­dos días, cuan­do en un cam­bio de la noche a la ma­ña­na que no fue con­sul­ta­do con las co­mu­ni­da­des y que se eje­cu­tó tras un “pe­rio­do de tran­si­ción” de ape­nas dos se­ma­nas, la Au­to­ri­dad de Trans­por­te Ma­rí­ti­mo (ATM) ce­rró el ter­mi­nal de Fa­jar­do y cam­bió la ru­ta de las lan­chas ha­cia las an­ti­guas ins­ta­la­cio­nes de la ba­se na­val Roo­se­velt Roads, en Ceiba.

El cam­bio pue­de acor­tar dra­má­ti­ca­men­te el tiem­po de via­je en­tre el puer­to de Isa­bel II en Vie­ques y la is­la gran­de, pues la dis­tan­cia se re­du­ce de 19.6 a 15.6 mi­llas. Pró­xi­ma­men­te, ade­más, se ha­rán via­jes des­de Puer­to Mos­qui­to, en el no­res­te de Vie­ques, has­ta Ceiba, lo cual acor­ta la dis­tan­cia aún más, a 11.5 mi­llas. En el ca­so de Cu­le­bra, que que­da a 22 mi­llas de la is­la gran­de, la dis­tan­cia no cam­bia mu­cho.

El tiem­po de via­je de­pen­de­rá de la na­ve en que se ha­ga, pe­ro la em­bar­ca­ción ti­po ca­ta­ma­rán que co­men­zó a cu­brir la ru­ta ba­jo con­tra­to con la ATM, el mes pa­sa­do, pue­de via­jar des­de Ceiba has­ta Isa­bel II en unos 30 mi­nu­tos y has­ta Puer­to Mos­qui­to en unos 20 mi­nu­tos. El via­je ac­tual des­de Fa­jar­do a Isa­bel II en una de las an­ti­guas lan­chas de la ATM to­ma en­tre 75 y 90 mi­nu­tos. Ha­cia Cu­le­bra, el via­je pue­de to­mar des­de 105 has­ta 120 mi­nu­tos.

No obs­tan­te, el cam­bio de ru­ta ha ge­ne­ra­do re­sis­ten­cia, an­sie­dad e in­cer­ti­dum­bre en las is­las mu­ni-

ci­pio, pues los ex­tir­pó abrup­ta­men­te del lu­gar don­de la ma­yo­ría tie­ne la mi­tad, o más, de su vi­da. El cam­bio ha in­cre­men­ta­do las ya tre­men­das di­fi­cul­ta­des a ser­vi­cios mé­di­cos, edu­ca­ti­vos y has­ta a co­mer­cios que hay en las dos is­las mu­ni­ci­pio, que por años se han que­ja­do de tra­tos de­sigua­les con re­la­ción al res­to de Puer­to Rico.

La lla­ma­da “ru­ta cor­ta” fue un re­cla­mo de años, so­bre to­do de los vie­quen­ses, que no en­ten­dían por qué es­tan­do Ceiba tan cer­ca que, in­clu­so se se ve des­de el no­res­te de Vie­ques, te­nían que via­jar has­ta Fa­jar­do. Pe­ro el cam­bio se im­ple­men­tó de ma­ne­ra tan abrup­ta, ca­si sin orien­ta­ción y sin re­co­ger el sen­tir de la co­mu­ni­dad sal­vo en unas vis­tas pú­bli­cas, que mu­chos re­si­den­tes de las dos is­las han vuel­to a sen­tir que fun­cio­na­rios del go­bierno de Puer­to Rico ni en­tien­den las com­ple­ji­da­des de la vi­da en es­tas is­las, ni les in­tere­sa en­ten­der­las.

“NOS ES­TÁN EMPUJANDO”

“Nos es­tán empujando a que nos va­ya­mos”, di­jo Miguel Reyes, un re­si­den­te de Vie­ques, du­ran­te una vis­ta pú­bli­ca que reali­zó la se­ma­na pa­sa­da pa­ra es­tu­diar es­te te­ma la Co­mi­sión de De­re­chos Ci­vi­les de Puer­to Rico.

El di­rec­tor in­te­ri­no de la ATM,

Juan Mal­do­na­do, di­jo que el cam­bio de ru­ta es ne­ce­sa­rio por­que el ter­mi­nal de Fa­jar­do es­tá en tan ma­las con­di­cio­nes que no se pue­de se­guir usan­do y que tan­to en Vie­ques co­mo en Cu­le­bra se ve­nía ha­blan­do de la ru­ta cor­ta “por dé­ca­das”.

“No­so­tros hi­ci­mos un cam­bio de ru­ta que ve­nía ha­blán­do­se por dé­ca­das y la ma­yor par­te de la po­bla­ción con la que he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de in­ter­ac­tuar lo ha aco­gi­do con be­ne­plá­ci­to. Sí, hay un gru­po de per­so­nas que no lo ve así”, ad­mi­tió Mal­do­na­do a El Nue­vo Día.

El al­cal­de de Vie­ques, Víc­tor

Eme­ric, tam­bién es­tá de acuer­do con el cam­bio de ru­ta, aun­que, igual que a otros, le pa­re­ció apre­su­ra­do el pro­ce­so. So­bre los con­tra­tiem­pos se­ña­la­dos por un gran sec­tor de la po­bla­ción, Eme­ric di­jo: “Es cues­tión de adap­tar­se”.

La Co­mi­sión de De­re­chos Ci­vi­les, que lle­va tiem­po in­ves­ti­gan­do las de­nun­cias de dis­cri­men que por años han he­cho los re­si­den­tes de Vie­ques y Cu­le­bra, ha re­ci­bi­do cua­tro que­re­llas di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­das con el cam­bio de ru­ta. “En Cu­le­bra, nos de­cían, la ca­rre­te­ra que no­so­tros te­ne­mos, co­mo us­te­des tie­nen la au­to­pis­ta es Luis A. Fe­rré, es es­ta (ha­cia Fa­jar­do) y nos la han qui­ta­do, nos han cam­bia­do la ru­ta, sin na­da”, di­jo la abo­ga­da

Georgina Candal, miem­bro de la Co­mi­sión, que ha he­cho vis­tas pú­bli­cas en los dos mu­ni­ci­pios.

De Vie­ques, di­jo Candal, le lla­mó la aten­ción en­con­trar “una po­bla­ción bien ado­lo­ri­da”. “Si no tienes trans­por­te, no pue­des lle­gar a las ci­tas mé­di­cas y, por lo tan­to, se te afec­ta la sa­lud”, agre­gó Candal, a quien el pro­ce­so de cam­bio de ru­ta le re­cor­dó lo abrup­to del cie­rre de cien­tos de es­cue­las por par­te del pre­sen­te go­bierno.

Las que­jas llue­ven don­de­quie­ra que uno se pa­ra en Vie­ques, una de las cua­les es­tá re­la­cio­na­da con el tiem­po.

Por ejem­plo, di­cen que aun­que se lle­ga más rá­pi­do a la is­la gran­de, si cuen­tan el tiem­po que to­ma lle­gar de Ceiba a Fa­jar­do -unos vein­te mi­nu­tos, si las gua­guas ya es­tán en el ter­mi­nal y si no hay trá­fi­co en­tre un si­tio y otro- pues la ga­nan­cia no es mu­cha. Ade­más, es­tán sur­gien­do si­tua­cio­nes que en­ca­re­cen de­ma­sia­do el cos­to de mo­ver­se en la is­la gran­de.

Cuan­do las lan­chas lle­gan a Ceiba, hay trans­por­te pú­bli­co ac­ce­si­ble ha­cia Fa­jar­do, a $3 por per­so­na. Pe­ro a la ho­ra de re­gre­sar ha­cia Ceiba des­de Fa­jar­do, de­bi­do a que no to­dos re­gre­san al mis­mo tiem­po, no hay su­fi­cien­tes per­so­nas pa­ra lle­nar el via­je y si no quie­ren que­dar­se va­ra­dos en la is­la gran­de tie­nen que pa­gar el fle­te com­ple­to, de en­tre $12 y $20, de la gua­gua pú­bli­ca.

El Nue­vo Día con­ver­só con va­rias per­so­nas a las que les su­ce­dió es­to, en­tre es­tas “Can, el al­ba­ñil”, quien di­jo que tu­vo que pa­gar $12 pa­ra re­gre­sar a Ceiba, tras ver a su mé­di­co en Fa­jar­do.

“Me qui­ta­ron $12. No ha­bía ca­rro y yo no me iba a que­dar en Fa­jar­do. Yo ten­go ani­ma­les, ga­llos de pe­lea”, di­jo el hom­bre, quien vi­ve so­lo des­de que ha­ce po­co se se­pa­ró de su pa­re­ja.

Igual le pa­só a Maribel Ila­rra­za, una viequense que tu­vo que pa­gar $12 pa­ra re­gre­sar de Fa­jar­do a Ceiba. “Yo ten­go mi gi­ne­có­lo­go en Fa­jar­do”, afir­mó la mu­jer.

Mal­do­na­do ma­ni­fes­tó que pe­di­rá in­ves­ti­gar esas de­nun­cias.

Exis­ten que­jas tam­bién so­bre el ho­ra­rio de las lan­chas. En el ca­so del ca­ta­ma­rán, el via­je más tem­prano des­de Vie­ques has­ta Ceiba es a las 9:00 de la ma­ña­na, lo que le qui­ta esa op­ción u obli­ga­ría a en­trar mu­cho más tar­de a los que es­tu­dian en Fa­jar­do. Tam­bién, hay in­sa­tis­fac­ción con el es­ta­do del ter­mi­nal en Ceiba, que no fue di­se­ña­do pa­ra uso ci­vil y obli­ga, por ejem­plo, a ca­mi­nar una dis­tan­cia con­si­de­ra­ble a la in­tem­pe­rie y por te­rreno es­car­pa­do pa­ra lle­gar a la lan­cha.

ME­JOR QUE FA­JAR­DO

Mal­do­na­do re­co­no­ció que el ter­mi­nal de Ceiba “pue­de me­jo­rar” y ase­gu­ró que se es­tá tra­ba­jan­do en eso. Pe­ro, agre­gó, aun con to­das sus ca­ren­cias, el ter­mi­nal de Ceiba es su­pe­rior al de Fa­jar­do. “Lo que es la fa­ci­li­dad hoy, que to­da­vía se ale­ga que no es­ta­ba lis­ta, es me­jor de lo que yo te­nía en Fa­jar­do”, se­ña­ló Mal­do­na­do.

El fun­cio­na­rio di­jo que la ATM no tie­ne fon­dos su­fi­cien­tes pa­ra res­pon­der a una su­ge­ren­cia que le han he­cho des­de Vie­ques: que se man­ten­gan por un tiem­po las dos ru­tas, Ceiba y Fa­jar­do, pa­ra que la gen­te es­co­ja a qué par­te de la is­la gran­de quie­re ir.

“Eso es­tá des­car­ta­do”, afir­mó Mal­do­na­do, quien tam­bién pre­ci­só que el puer­to de Fa­jar­do se­rá ce­di­do en breve al mu­ni­ci­pio, quien tie­ne pla­nes de im­pul­sar un desa­rro­llo co­mer­cial en la zo­na.

Los vie­quen­ses, que tie­nen una lar­ga tra­di­ción de lu­cha por sus re­cla­mos, no se han da­do por ven­ci­dos y pre­pa­ran un plan de pro­tes­tas y po­si­ble­men­te boi­cots tra­tan­do de que se les dé la op­ción de via­jar a Ceiba o a Fa­jar­do, se­gún en cual­quier otro mu­ni­ci­pio la gen­te es­co­ge ha­cia don­de ir.

“Te­ne­mos que se­guir dan­do la ba­ta­lla. Aquí te­ne­mos que te­ner dos puer­tos”, di­jo el ve­te­rano di­ri­gen­te co­mu­ni­ta­rio Is­mael Gua­da­lu­pe, quien per­te­ne­ce al gru­po Vie­ques en Ac­ción, que tra­ta de mo­vi­li­zar a la co­mu­ni­dad con­tra el cam­bio de ru­ta.

“Al po­ner­nos a no­so­tros a via­jar a Ceiba, lo per­de­mos to­do”, sos­tu­vo Gua­da­lu­pe.

“Al po­ner­nos a via­jar a Ceiba lo per­de­mos to­do” IS­MAEL GUA­DA­LU­PE AC­TI­VIS­TA VIEQUENSE “Si no tienes trans­por­te, no pue­des lle­gar a las ci­tas mé­di­cas” GEORGINA CANDAL CO­MI­SIÓN DE DE­RE­CHOS CI­VI­LES

A la ex­tre­ma iz­quier­da, el te­rreno es­car­pa­do por el que hay que ca­mi­nar al ba­jar­se de la lan­cha en Ceiba. Al la­do, Car­me­lo Ló­pez Ri­ve­ra y arri­ba, Is­mael Gua­da­lu­pe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.