Se­cre­ta­ria de Ha­cien­da eva­lúa sin ta­pu­jos a la Jun­ta Fis­cal

⤑ Te­re­si­ta Fuentes di­ce que el an­da­mia­je de la JSF es com­pli­ca­do. A su jui­cio, tie­ne mu­chos ase­so­res que no sa­ben del país, “lo que im­pac­ta sus de­ci­sio­nes” ⤑ No elu­de res­pon­der so­bre su mi­ra­da pro­fe­sio­nal y hu­ma­na de la directora eje­cu­ti­va del en­te, Na­ta

El Nuevo Día - - PORTADA - MA­BEL M. FI­GUE­ROA PÉREZ ma­bel.fi­gue­roa@gfrme­dia.com Twit­ter: @Ma­be­lMFi­gue­roa

Ha­ce 25 años, la­bo­ró en el Departamento de Ha­cien­da en la bo­nan­za eco­nó­mi­ca ba­jo el pri­mer tér­mino de la ad­mi­nis­tra­ción de Pe­dro Ros­se­lló. Ha­ce so­lo tres me­ses, re­tor­nó a la agen­cia, pe­ro ba­jo un escenario dia­me­tral­men­te opues­to, el de la cri­sis fis­cal más pro­fun­da que ha vi­vi­do el país y jun­to al hi­jo de su ex­je­fe, el go­ber­na­dor Ri­car­do Ros­se­lló.

Des­de agos­to, Te­re­si­ta Fuentes se con­vir­tió en la cuar­ta mu­jer que asu­me la je­fa­tu­ra de Ha­cien­da y lo hi­zo de­jan­do de la­do el pla­cer del re­ti­ro que ya vi­vía, des­de 2017, tras cul­mi­nar su ca­rre­ra en la fir­ma de con­ta­bi­li­dad Ernst & Young.

En la ba­lan­za de con­tra­pe­sos de sus con­vic­cio­nes, los re­tos que en­fren­ta Puer­to Rico son más im­por­tan­tes. Dio el pa­so, abra­za­da a un com­pro­mi­so in­que­bran­ta­ble.

“Pen­sé que no po­día dar­le la es­pal­da a es­ta co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca”, di­jo a El Nue­vo Día.

Hi­ja de inmigrantes cu­ba­nos, lle­gó a la is­la en 1964, con so­lo cin­co años. Por eso, a la ho­ra de de­fi­nir su pa­tria es sim­ple: Puer­to Rico.

“Con más ex­pe­rien­cia y más ca­nas, era el mo­men­to de de­vol­ver a Puer­to Rico”, di­jo la or­gu­llo­sa ma- dre de Eduardo y Mi­che­lle.

¿Qué sien­te al ser la cuar­ta mu­jer al fren­te de Ha­cien­da?

—Me sien­to hu­mil­de con la de­sig­na­ción y con la res­pon­sa­bi­li­dad de ser­vir de mo­de­lo pa­ra las jó­ve­nes que es­tán cre­cien­do.

¿No es iró­ni­co es­tar en el go­bierno en dos es­ce­na­rios fis­ca­les opues­tos, con pa­dre e hi­jo?

—Al go­ber­na­dor Ri­car­do Ros­se­lló le ha to­ca­do una ex­pe­rien­cia mu­cho más du­ra que la que vi­vió su pa­pá, por­que eco­nó­mi­ca­men­te el país lle­gó al fon­do del ba­rril y te­ne­mos que le­van­tar­nos. No hay ex­cu­sas.

Co­mo tra­ba­jó con él, ¿ad­mi­te que la deu­da co­men­zó a acu­mu­lar­se a gran es­ca­la ba­jo Pe­dro Ros­se­lló, con pro­yec­tos gi­gan­tes que no se po­dían cos­tear?

—Es sub­je­ti­vo... No es que no se ha­gan aná­li­sis eco­nó­mi­cos, pe­ro hay que ha­cer obra so­cial y creo que en ese cua­trie­nio de Pe­dro Ros­se­lló se hi­zo mu­cha obra so­cial... Cier­ta­men­te, fue un ele­men­to que con otros se fue­ron acu­mu­lan­do, co­mo el cie­rre del go­bierno de Aní­bal Ace­ve­do Vi­lá. ¿Pe­ro, la obra que no se pue­de pa­gar, no se de­be ha­cer?

—Ahí es­ta­mos de acuer­do. Si no la pue­des pa­gar, no la ha­ces o la ha­ces más pe­que­ña. Creo que, en aquel mo­men­to, no se veía la si­tua­ción tan cla­ra co­mo aho­ra. Cuan­do mi­ras ha­cia atrás di­ces: “Tal vez, pu­de ha­cer­lo dis­tin­to”.

¿Ad­mi­te que fue un error?

—No pue­do de­cir que fue un error. El Tren Ur­bano fue cri­ti­ca­do por los cos­tos, pe­ro se ne­ce­si­ta un sis­te­ma de trans­por­te pú­bli­co. El con­cep­to es co­rrec­to. Si pu­do ser más o me­nos, es de­ba­ti­ble... Pu­di­mos, tal vez, ha­cer­lo me­jor.

Cuan­do ha­bla del cie­rre ba­jo Ace­ve­do Vi­lá, se tra­tó de un go­bierno com­par­ti­do con la Le­gis­la­tu­ra del PNP que no se po­nían de acuer­do. ¿Cuán im­pac­tan­te fue ese mo­men­to?

—Fue un pe­río­do his­tó­ri­co que mar­có par­te de los pro­ble­mas que te­ne­mos hoy. Una vez cie­rras un go­bierno, co­mien­za to­do un mo­vi­mien­to ne­ga­ti­vo... Es una de mu­chas de­ci­sio­nes.

¿Co­mo im­pac­tó la de­ci­sión de Luis For­tu­ño de usar pa­ra otras co­sas el fon­do crea­do por Ace­ve­do Vi­lá pa­ra ga­ran­ti­zar los bo­nos de Co­fi­na con par­te del IVU?

—To­dos esos ele­men­tos, mi­ran­do ha­cia atrás, tal vez se pu­die­ron ha­cer me­jor.

¿Qué la de­fi­ne co­mo se­cre­ta­ria de Ha­cien­da?

—Un al­to sen­ti­do de éti­ca pro­fe­sio­nal y jus­ti­cia. Mis es­tán­da­res son al­tos. No pon­go par­chos.

¿Lo que en­con­tró fue peor?

—No me era aje­na a la si­tua­ción... Se me ha he­cho, tal vez, más difícil de lo que es­pe­ra­ba, por­que a ve­ces tienes dos vi­sio­nes: un go­ber­na­dor que quie­re ha­cer obra y una Jun­ta de Su­per­vi­sión Fis­cal (JSF) que mi­ra ese cua­dre fi­nan­cie­ro pa­ra que el país sal­ga de es­ta si­tua­ción, pe­ro que mu­chas ve­ces no coin­ci­de con el go­ber­na­dor.

¿La JSF es ne­ce­sa­ria?

—Ne­ce­si­tá­ba­mos una vi­sión fi­nan­cie­ra que nos ayu­da­ra a cam­biar for­mas de ope­rar el go­bier-

“Es muy du­ro ver ese ti­po de com­pen­sa­ción ($625 mil a Ja­res­ko)... más aún el cos­to de los ase­so­res de la JSF, que exi­ge con­trol fis­cal”

no... pe­ro en la prác­ti­ca, hay mu­chas co­sas que van más allá de un me­ro cua­dre fi­nan­cie­ro.

¿Co­mo qué?

—El desa­rro­llo eco­nó­mi­co del país. No he vis­to de eso en la JSF, has­ta aho­ra, co­mo el pro­yec­to de Zo­nas de Opor­tu­ni­dad. Es lo que ne­ce­si­ta­mos más de la JSF.

¿Có­mo es su re­la­ción con Na­ta­lie Ja­res­ko? —Es cordial, pro­fe­sio­nal. Nos he­mos reuni­do y es­cu­cha los plan­tea­mien­tos. Ha­ce su fun­ción.

De CPA a CPA, ¿có­mo la ve?

—Es una mu­jer muy in­te­li­gen­te, aser­ti­va. Vie­ne con una en­co­mien­da cla­ra, que es­tá tra­tan­do de lle­var a ca­bo de la for­ma más rí­gi­da. Me gus­ta­ría ver más aper­tu­ra en al­gu­nas de las pos­tu­ras.

¿Cree que Ja­res­ko sea ca­paz de ver más allá de los nú­me­ros?

—La es­pe­ran­za es que lo vea.

¿So­lo es­pe­ran­za?

—Por lo me­nos, es­cu­cha plan­tea­mien­tos. Hay otra vi­sión, se le ha lle­va­do y tra­ta de en­ten­der. Lo que me preo­cu­pa es que el an­da­mia­je de la JSF es com­pli­ca­do, de una es­truc­tu­ra de mu­chos ase­so­res que no sa­ben del país y, en la me­di­da que se acep­tan esas vi­sio­nes de per­so­nas de afuera, eso tie­ne un im­pac­to en sus de­ci­sio­nes.

¿Se jus­ti­fi­ca que le pa­gue­mos $625 mil anua­les a Ja­res­ko con la gra­ve cri­sis fis­cal que te­ne­mos?

—Creo que un pro­fe­sio­nal de ca­li­bre mun­dial hay que pa­gar­lo. Aho­ra, por otro la­do, es muy du­ro ver ese ti­po de com­pen­sa­ción cuan­do se le exi­ge con­trol fis­cal a to­do el go­bierno. Y más que eso, es el cos­to de to­dos los ase­so­res. Mu­chas ve­ces se ven du­pli­ca­cio­nes. Eso es muy du­ro de acep­tar.

¿Es cues­tio­na­ble?

—Te di­ría más: no creo que ese an­da­mia­je de­bió es­truc­tu­rar­se con me­ros ase­so­res.

¿Có­mo de­bió ser?

—La JSF de­bió te­ner su plan­ti­lla de em­plea­dos des­de el prin­ci­pio. Tie­nen mu­chos ase­so­res a unos cos­tos que nos pu­di­mos aho­rrar.

Y el cos­to do­ble de los li­ti­gios, por­que pa­ga­mos los abo­ga­dos de la JSF con­tra el go­bierno y los del go­bierno con­tra la JSF...

—Co­rrec­to.

¿Có­mo vi­sua­li­za al país con el plan fis­cal que se apro­bó?

—Es que no pue­de ser un me­ro cua­dre fi­nan­cie­ro. Hay que ha­cer una fun­ción so­cial.

¿Es­tá dis­pues­ta a re­tar el plan pa­ra pa­gar el bono de Na­vi­dad?

—Yo tra­ba­jo pa­ra el go­ber­na­dor y ten­go que se­guir sus ins­truc­cio­nes, pe­ro tam­bién so­mos una ad­mi­nis­tra­ción de ley y or­den.

Ros­se­lló di­jo que no aca­ta­rá el plan en lo del bono y las pen­sio­nes, ¿es­tá dis­pues­ta a re­tar­lo y asu­mir las consecuencias?

—Siem­pre y cuan­do es­te­mos ba­jo la pro­tec­ción de un tri­bu­nal que nos dé esa opor­tu­ni­dad. Voy a se­guir to­do lo que sea ley y or­den.

¿Real­men­te hay di­ne­ro pa­ra pa­gar el bono de Na­vi­dad?

—Hay la li­qui­dez pa­ra pa­gar­lo.

¿En 10 años po­de­mos es­tar con un pre­su­pues­to sano, en el mer­ca­do de bo­nos y sin la JSF?

—Qui­sie­ra pen­sar que an­tes. Si lo­gra­mos una ne­go­cia­ción efec­ti­va con los bo­nis­tas, ha­ce­mos las mo­di­fi­ca­cio­nes pa­ra no in­cu­rrir en una deu­da que no po­da­mos pa­gar mi­ran­do al fu­tu­ro y te­nien­do un con­trol pre­su­pues­ta­rio, co­mo im­po­ne la JSF, pe­ro con fle­xi­bi­li­dad, se de­be lo­grar an­tes.

¿Cuán­do pro­yec­ta que se­ría?

—En los pró­xi­mos sie­te u ocho años.

¿Có­mo fue la ne­go­cia­ción con los le­gis­la­do­res pa­ra los cam­bios al Có­di­go de Ren­tas In­ter­na?

—Cordial. Hay un res­pe­to pro­fe­sio­nal mu­tuo, igual que con los ase­so­res de la Le­gis­la­tu­ra.

¿Vi­sio­nes po­lí­ti­cas fue­ron obs­tácu­los du­ran­te el pro­ce­so?

—Hay ele­men­tos de po­lí­ti­ca que mu­chas ve­ces cau­san di­fe­ren­cias de vi­sio­nes. Me­di­das que son sim­pá­ti­cas y nos gus­ta­ban, pe­ro que te­nía­mos la pre­sión de que hay un cua­dre fi­nan­cie­ro que cum­plir.

¿En la me­di­da ori­gi­nal ha­bía ajus­tes en las ta­sas o no?

—Ha­bía ajus­tes en las ta­sas ori­gi­nal­men­te... las de in­di­vi­duos se des­car­ta­ron por el cré­di­to de 5%.

¿Ese cam­bio ocu­rrió por la JSF o por la Le­gis­la­tu­ra?

—Des­de un prin­ci­pio, la JSF nos ha­bía da­do el re­qui­si­to de que te­nía que ser neu­tral. Los pay-fors es­ta­ban ahí. Se­gún fue­ron pa­san­do los me­ses y se en­tró en una dis­cu­sión de am­pliar los be­ne­fi­cios, em­pe­za­ron a cam­biar los nú­me­ros. En la me­di­da en que aña­des más cos­tos, tienes que con­tro­lar. El pro­ce­so se fue com­pli­can­do, las po­lí­ti­cas cam­bian­do y ya no ha­bía pa­ra pa­gar lo que ini­cial­men­te se pro­pu­so, has­ta que lle­ga­mos a don­de es­ta­mos.

¿Es­tá frus­tra­da con la JSF, con la Le­gis­la­tu­ra o con am­bos?

—Pre­fie­ro de­cir­te que lo hu­bie­ra he­cho de otra ma­ne­ra.

¿Có­mo lo hu­bie­ra he­cho?

—Hu­bie­se apro­ba­do es­to mu­cho más rá­pi­do pa­ra sal­va­guar­dar la ma­yo­ría de las co­sas que es­ta­ban en el pro­yec­to ori­gi­nal.

¿Qué en­mien­das al Có­di­go de Ren­tas In­ter­nas ve a fu­tu­ro?

—La eli­mi­na­ción to­tal del B2B, que sé que es al­go que el go­ber­na­dor que­ría que se vie­ra.

¿No se eli­mi­nó por la JSF?

—Exac­to, por el cos­to que te­nía la eli­mi­na­ción com­ple­ta. Lo otro es las ta­sas cor­po­ra­ti­vas y de in­di­vi­duos, que de­ben ba­jar. De­be ser la me­ta pa­ra una se­gun­da eta­pa.

¿Có­mo fre­na­rá el im­pac­to de la re­for­ma con­tri­bu­ti­va fe­de­ral a las com­pa­ñías fo­rá­neas?

—Es­ta­mos en con­ver­sa­cio­nes con esas com­pa­ñías y con el Te­so­ro fe­de­ral pa­ra ase­gu­rar­nos de que los re­gla­men­tos que van a sa­lir ten­gan al­gún ti­po de be­ne­fi­cio que no afec­te de­ma­sia­do lo que las com­pa­ñías nos pa­gan. Has­ta aho­ra, to­das han po­di­do ma­ne­jar­lo.

¿No han ame­na­za­do con ir­se?

—Has­ta aho­ra no y es­ta­mos reunién­do­nos con ellas pa­ra que si­gan in­vir­tien­do... Hay es­pe­ran­za.

¿Có­mo que­dó Ha­cien­da con el úl­ti­mo plan fis­cal?

—No ten­go su­fi­cien­tes re­cur­sos pa­ra rea­li­zar de ma­ne­ra efi­cien­te las fun­cio­nes que de­be lle­var a ca­bo el Departamento de Ha­cien­da.

¿Cuán­to per­so­nal ne­ce­si­ta?

—En una pre­sen­ta­ción que le hi­ci­mos a la JSF, se es­ti­mó que ha­bla­mos de 600 em­plea­dos.

¿Los pue­de mo­ver de otras agen­cias o son es­pe­cia­li­za­dos?

—Creo que de los dos.

¿Qué res­pues­ta le dio la JSF?

—Aco­gie­ron la pre­sen­ta­ción, pe­ro pa­ra lle­var un pa­so más allá ne­ce­si­to que se mi­re el ren­glón de nó­mi­na. Re­cor­ta­ron más de 10% de la nó­mi­na del año an­te­rior.

¿Ve al eva­sor con­tri­bu­ti­vo de for­ma pu­ni­ti­va o de tra­ba­jar pa­ra in­te­grar­los al sis­te­ma?

—Creo que pri­me­ro hay que edu­car, orien­tar. Si no se lo­gra, en­ton­ces, mul­to y cie­rro el ne­go­cio.

¿Hay un es­ti­ma­do de ne­go­cios fue­ra del sis­te­ma con­tri­bu­ti­vo?

—No te pue­do dar nú­me­ros exac­tos, pe­ro don­de quie­ra que en­tras, des­de la pren­sa has­ta las re­des so­cia­les, pue­des con­se­guir evi­den­cia de ne­go­cios que no es­tán cum­plien­do y lo veo a me­nu­do. Es una de las áreas que me preo­cu­pa y ne­ce­si­to más re­cur­sos pa­ra po­der cum­plir con la mi­sión.

¿En qué es­tá apos­tan­do pa­ra sa­lir de es­ta cri­sis?

—Ten­go fe en los fon­dos pa­ra re­cons­truc­ción. Eso y los cam­bios de có­mo se ma­ne­jan las fi­nan­zas pú­bli­cas, nos ayu­da­rán a sa­lir.

La ti­tu­lar de Ha­cien­da re­ve­ló que so­lo en su agen­cia ne­ce­si­ta 600 em­plea­dos adi­cio­na­les pa­ra po­der eje­cu­tar el tra­ba­jo de fis­ca­li­za­ción, orien­ta­ción y ser­vi­cio que se re­quie­re. Domingo

Domingo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.