Cuan­do lle­ga la cuen­ta

Benjamín To­rres Gotay Las co­sas por su nom­bre

El Nuevo Día - - PUERTO RICO HOY - , ben­ja­min.to­rres@gfrme­dia.com x Twit­ter.com/To­rre­sGo­tay

Al­ce la mano el que no ha­ya vi­vi­do es­to al­gu­na vez. Una en­tra­da, el pla­to fuer­te, el pos­tre, las be­bi­das y uno que otro an­to­ji­to en­re­da­do por ahí, to­do tan rico que no ha­bía có­mo de­cir­le que no. Un tra­go que lle­vó a otro y otro y otro que, a su vez, nos ha­cía sen­tir más fe­li­ces. La in­ca­pa­ci­dad pa­ra man­te­ner la con­cen­tra­ción des­pués de ha­ber vis­to, en una vi­tri­na a la que mi­ra­mos ca­si por ac­ci­den­te, una ca­mi­sa, ele­va­da en estilo y en pre­cio, sin la cual creía­mos que nues­tra vi­da ja­más se­ría igual.

Son ex­pe­rien­cias dis­tin­tas, pe­ro que por lo ge­ne­ral, ter­mi­nan en lo mis­mo: un ho­rri­ble sen­ti­mien­to de an­sie­dad, a ve­ces de cul­pa, o has­ta de ne­ga­ción, cuan­do lle­ga la cuen­ta. A la ho­ra de co­mer, be­ber, ves­tir, to­do es ale­gría. A la ho­ra de pa­gar, la co­sa cam­bia.

Los bo­ri­cuas, que ra­ra vez pen­sa­mos en el sig­ni­fi­ca­do de la pa­la­bra aho­rro, he­mos vi­vi­do de­ma­sia­dos mo­men­tos a ni­vel in­di­vi­dual así.

A ni­vel co­lec­ti­vo, no ha si­do dis­tin­to. Ha si­do in­clu­so peor, si eso ca­be.

Nos me­ti­mos a pe­dir pres­ta­do en los la­be­rin­tos in­son­da­bles de Wall Street. No sa­bía­mos o no creía­mos que en aque­llas sel­vas in­cle­men­tes co­me gen­te, co­men has­ta paí­ses. Aque­llos fo­lla­jes nos fue­ron en­re­dan­do y apre­tan­do has­ta in­mo­vi­li­zar­nos.

Con la com­pli­ci­dad de en­can­ta­do­res de ser­pien­tes acá, flau­tis­tas co­mo los de Ha­me­lín nos hip­no­ti­za­ron. Nos sa­cu­dían el bi­lle­te ver­de y ful­gu­ran­te y co­rría­mos tras él, sal­tan­do de ale­gría, sa­lién­do­se­nos las ba­bas. Que la úl­ti­ma la pa­gue el dia­blo, de­cían acá los go­ber­nan­tes, je­fes de ban­cos diz­que de fo­men­to, di­rec­to­res eje­cu­ti­vos de cor­po­ra­cio­nes im­pú­di­cas, los ban­que­ros, co­rre­do­res de bol­sa y otras yer­bas que tra­fi­can con las cues­tio­nes fi­nan­cie­ras esas.

Ha­bía le­tras chi­qui­tas en los con­tra­tos, pe­ro no im­por­ta­ba. Lo que im­por­ta­ba era el edi­fi­cio con la pla­ca, el puente, el ba­rril de to­cino y el “¡cua­tro años más, cua­tro años más!”.

En al­gún mo­men­to, co­mo al que se har­ta en un res­tau­ran­te, iba a lle­gar la cuen­ta. Cuan­do lle­gó no fue so­lo que nos dio un ho­rri­ble sen­ti­mien­to de an­sie­dad. Fue, fran­ca­men­te, una co­sa de pa­ro­xis­mo, de es­pan­to, de his­te­ria. Cuan­do vi­mos cuál era la con­se­cuen­cia de tan­tos años de te­me­ri­dad fis­cal, nos tem­bló has­ta el al­ma. Es­tu­vi­mos an­te la po­si­bi­li­dad de que jue­ces es­ta­dou­ni­den­ses em­bar­ga­ran las cuen­tas del go­bierno pa­ra que los acree­do­res co­bra­ran. Pen­sa­ron mu­chos que ha­bría que ce­rrar las es­cue­las, el cen­tro mé­di­co, los cuar­te­les, to­do.

No fue tan­to, pe­ro no muy le­jos de ahí le vi­mos las fau­ces al mons­truo.

De Was­hing­ton, don­de nos quie­ren tan­to, nos man­da­ron un lo­bo ves­ti­do de ove­ja: Pro­me­sa y su uni­gé­ni­to, la Jun­ta de Su­per­vi­sión Fis­cal. Hu­bo sus­pi­ros co­lec­ti­vos. Ve­nía la Jun­ta a aca­bar con to­dos nues­tros pro­ble­mas, a “po­ner­les con­trol a los po­lí­ti­cos” y a “aca­bar con la co­rrup­ción”.

No se ha vis­to mu­cha ac­ción en ese sen­ti­do, sal­vo po­ner­le con­tro­les a la ma­ne­ra en que el go­bierno con­fec­cio­na pre­su­pues­tos y le­gis­la­cio­nes con im­pac­tos eco­nó­mi­cos. Eso, pue­de uno pen­sar sin pa­re­cer des­creí­do, por­que ne­ce­si­ta que ha­ya la ma­yor can­ti­dad de di­ne­ro dis­po­ni­ble pa­ra pa­gar deu­da.

A Pro­me­sa y a la Jun­ta se les ha ido vien­do el pe­la­je po­co a po­co, nun­ca tan cla­ro co­mo en el acuer­do con los bo­nis­tas de la Cor­po­ra­ción del Fon­do de In­te­rés Apre­mian­te, co­no­ci­do co­mo Co­fi­na. Es­te fue un in­ven­to de ro­jos y azu­les cuan­do com­par­tían el go­bierno en el 2006. El in­ven­to se nu­tre de los in­gre­sos del IVU, y la tier­na edad de nue­ve años (en el 2015) se ha­bía me­ti­do en una des­co­mu­nal deu­da de $17,000 mi­llo­nes, que equi­va­le al 24% del to­tal de los com­pro­mi­sos del go­bierno.

La Jun­ta y los bo­nis­tas de Co­fi­na al­can­za­ron un acuer­do de re­es­truc­tu­ra­ción de deu­da en agos­to de es­te año. El plan fue apro­ba­do por la Le­gis­la­tu­ra es­ta se­ma­na, sin vis­tas pú­bli­cas, sin aná­li­sis de nin­gún ti­po, tar­de en la noche, co­mo si fue­ra al­go de lo que aver­gon­zar­se. Los le­gis­la­do­res del Par­ti­do Nue­vo Pro­gre­sis­ta (PNP) que tan­to ron­can con­tra la Jun­ta cuan­do aten­ta con­tra sus in­tere­ses, en es­te acuer­do tan com­ple­jo, que com­pro­me­te a Puer­to Rico por tan­to tiem­po, no chis­ta­ron ni un po­qui­to.

El go­ber­na­dor Ri­car­do Ros­se­lló tam­bién es­tá de acuer­do y lo fir­ma­rá en cual­quier mo­men­to. A par­tir de en­ton­ces, so­lo fal­ta­rá que lo au­to­ri­ce la jue­za Lau­ra Tay­lor Swain pa­ra que que­de­mos ama­rra­dos por al me­nos cua­tro dé­ca­das.

La Jun­ta y el go­bierno di­cen que el acuer­do re­du­ce la deu­da de Co­fi­na en 34% y de­ja en las ar­cas del go­bierno aho­rros de $435 mi­llo­nes al año. Otros no lo ven tan bueno. Aquí, el acuer­do ha si­do de­nun­cia­do por la opo­si­ción y por va­rios pres­ti­gio­sos eco­no­mis­tas. Tam­bién ha­bía un gru­po re­co­gien­do fir­mas pa­ra pe­dir­le a la Le­gis­la­tu­ra que no lo apro­ba­ra.

Di­cen, en esen­cia, que el acuer­do pri­vi­le­gia a unos bo­nis­tas so­bre otros, es­pe­cí­fi­ca­men­te a los lla­ma­dos bui­tres, que com­pra­ron bo­nos por 10 o 15 cen­ta­vos por dó­lar y re­ci­bi­rán en es­te acuer­do has­ta 56 cen­ta­vos. Es­to, en par­ti­cu­lar, re­sul­ta es­pe­cial­men­te difícil de di­ge­rir, por­que no se tra­ta de gen­te que “cre­yó en Puer­to Rico” y com­pró nues­tros bo­nos pa­ra que acá pu­dié­ra­mos pro­gre­sar; se tra­ta de gen­te que se apro­ve­chó de nues­tra ho­ra más difícil y aho­ra va a co­brar ca­ro por eso.

Pro­tes­tan tam­bién por­que ata­rá a Puer­to Rico con el IVU por 40 años. Es de­cir, si al­gu­na vez de­ci­di­mos que que­re­mos pro­bar otro sis­te­ma de re­cau­do, no va­mos a po­der.

Al­guien di­rá: esos son los que pro­tes­tan por to­do. Se equi­vo­can.

Con­tra el acuer­do tro­na­ron tam­bién tres per­so­na­jes en los que con­vie­ne de­te­ner­se un mo­men­to, no por­que su opi­nión ne­ce­sa­ria­men­te sea más va­lio­sa que otras, sino por­que na­die pue­de atri­buir­les in­tere­ses po­lí­ti­cos. Es­tos son Antonio Weiss, quien co­mo ayu­dan­te del ex­se­cre­ta­rio del Te­so­ro de EE.UU., Ja­cob Lew, fue el crea­dor de Pro­me­sa; Des­mond Lach­man, miem­bro se­nior del Ins­ti­tu­to Em­pre­sa­rial Ame­ri­cano (AEI, en in­glés), la mis­ma or­ga­ni­za­ción con­ser­va­do­ra a la que per­te­ne­ce An­drew Biggs, uno de los miem­bros de la Jun­ta, y Brian Set­ser, miem­bro del Con­se­jo de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res.

Los tres co­fir­ma­ron una co­lum­na apa­re­ci­da el 8 de oc­tu­bre en la pá­gi­na de no­ti­cias fi­nan­cie­ras Bloom­berg, en la que cri­ti­ca­ban el acuer­do di­cien­do que amarra a Puer­to Rico con pa­gos as­cen­den­tes por los pró­xi­mos 20 años, que se sos­tie­ne en pro­yec­cio­nes eco­nó­mi­cas exa­ge­ra­da­men­te op­ti­mis­tas y que la eco­no­mía bo­ri­cua no po­drá sos­te­ner el ni­vel de com­pro­mi­so que im­pli­ca es­te tra­to.

El acuer­do, di­je­ron, “ini­cial­men­te re­du­ce los pa­gos de ser­vi­cios de la deu­da de Puer­to Rico. Sin em­bar­go, esos pa­gos even­tual­men­te se du­pli­can y se man­tie­nen a un ni­vel al­to”. Agre­ga­ron, por otra par­te, que si se lle­gan a acuer­dos co­mo es­te con otros acree­do­res de Puer­to Rico, “se­rá so­lo cues­tión de tiem­po en lo que el go­bierno vuel­ve a caer en im­pa­go de su deu­da o se ve obli­ga­do a vol­ver a re­cor­tar las pen­sio­nes”.

La po­si­bi­li­dad de pa­sar de nue­vo por la peor ver­güen­za co­lec­ti­va que he­mos vi­vi­do, el no po­der cum­plir con nues­tros com­pro­mi­sos, de­be­ría dar­nos es­ca­lo­fríos a to­dos.

Cuan­do lle­ga la cuen­ta, hay que pa­gar­la. Na­die se­rio aquí ha ne­ga­do eso nun­ca. Lo que se pi­de, que no tie­ne na­da de irra­zo­na­ble, es que, ben­di­to, se pa­gue lo justo. Lo que se pi­de es que na­die se apro­ve­che de que uno es­tá ju­mo pa­ra que­rer co­brar­le de­más. El se­cre­teo y la pri­sa con es­te acuer­do ha­cen pen­sar pre­ci­sa­men­te en eso, en que a al­guien le quie­re co­brar unos tra­gui­tos de­más.

“La po­si­bi­li­dad de pa­sar de nue­vo por la peor ver­güen­za co­lec­ti­va que he­mos vi­vi­do, el no po­der cum­plir con nues­tros com­pro­mi­sos, de­be­ría dar­nos es­ca­lo­fríos”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.