La in­con­ti­nen­cia uri­na­ria no tie­ne edad

Co­no­ce las con­di­cio­nes que po­drían cau­sar es­ca­pes de ori­na en cual­quier eta­pa de vi­da

El Nuevo Día - - PUERTO RICO HOY -

Las ra­zo­nes por las que una mu­jer ex­pe­ri­men­ta in­con­ti­nen­cia uri­na­ria son di­ver­sas. Aun­que la con­di­ción se re­la­cio­na con la ve­jez, la reali­dad es que los es­ca­pes de ori­na no ne­ce­sa­ria­men­te van ata­dos a la edad.

Por ejem­plo, un em­ba­ra­zo tie­ne un efec­to trau­má­ti­co en el pi­so pél­vi­co que po­dría cau­sar es­ca­pes de ori­na, de­ta­lló el uro­gi­ne­có­lo­go Carlos Fon­se­ca. De he­cho, la ex­pe­rien­cia de Vir­gi­nia García con sus tres em­ba­ra­zos lo com­prue­ba.

“To­dos mis em­ba­ra­zos los he pa­sa­do así. Me dan mu­chas ga­nas de ir al ba­ño; a ve­ces pien­so que no voy a lle­gar a tiem­po y, sin­ce­ra­men­te, no lle­go”, com­par­tió la en­fer­me­ra gra­dua­da, de 30 años.

Vir­gi­nia nun­ca le ha co­men­ta­do a su gi­ne­có­lo­go so­bre la afec­ción por­que ha po­di­do en­con­trar al­ter­na­ti­vas efec­ti­vas, co­mo el uso de pro­tec­to­res diarios y ro­pa in­te­rior di­se­ña­da pa­ra las per­so­nas con in­con­ti­nen­cia uri­na­ria. No obs­tan­te, ca­da ca­so es par­ti­cu­lar.

AN­TES DE LOS 40 TAM­BIÉN PUE­DE PA­SAR

Aun­que al­gu­nas mu­je­res ex­pe­ri­men­tan es­ca­pes de ori­na con la lle­ga­da de la me­no­pau­sia y la pér­di­da de es­tró­geno, el doc­tor Fon­se­ca afir­mó que la in­con­ti­nen­cia uri­na­ria pue­de ocu­rrir­le a cual­quier per­so­na, en cual­quier eta­pa de vi­da. Al­gu­nas de las con­di­cio­nes que la pue­den pre­ci­pi­tar son:

1. IN­FEC­CIO­NES DE ORI­NA

La anatomía de la mu­jer la pre­dis­po­ne a pa­de­cer de in­fec­cio­nes de ori­na con fre­cuen­cia. Es­tas irri­tan la ve­ji­ga, cau­san­do es­pas­mos y con­trac­cio­nes que pro­vo­can la in­con­ti­nen­cia uri­na­ria. Por eso, es im­por­tan­te tra­tar las in­fec­cio­nes de ori­na a tiem­po, postuló el es­pe­cia­lis­ta.

2. DIA­BE­TES

La dia­be­tes ti­po 2 au­men­ta el ries­go de ex­pe­ri­men­tar es­ca­pes de ori­na. Es­to se de­be a que los al­tos ni­ve­les de glu­co­sa en la san­gre ex­traen flui­do de los te­ji­dos, cau­san­do sed en la per­so­na y, a su vez, au­men­tan­do el de­seo de ir al ba­ño. Al tra­tar­se de per­so­nas con el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co com­pro­me­ti­do, au­men­ta el ries­go pa­de­cer de in­fec­cio­nes de ori­na, afir­mó el ga­leno.

3. EM­BA­RA­ZO

El pe­so de un be­bé po­dría au­men­tar el da­ño ha­cia los múscu­los de la pel­vis. “Es bien co­mún que las mu­je­res des­pués de pa­rir co­mien­cen a te­ner pro­ble­mas de in­con­ti­nen­cia uri­na­ria”, ex­pli­có el doc­tor Fon­se­ca. El tra­ta­mien­to pri­ma­rio sue­len ser ejer­ci­cios pél­vi­cos du­ran­te el pri­mer año pos­te­rior al em­ba­ra­zo. Si en un año el pro­ble­ma per­sis­te, se de­be eva­luar a la pa­cien­te y con­si­de­rar ci­ru­gía.

Aun­que al­gu­nas mu­je­res ex­pe­ri­men­tan es­ca­pes de ori­na en la me­no­pau­sia, la in­con­ti­nen­cia uri­na­ria pue­de ocu­rrir­le a cual­quier per­so­na, en cual­quier eta­pa de vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.