Mu­je­res en la ru­ta pa­ra re­no­var el po­der po­lí­ti­co

La nue­va ce­pa de mu­je­res, mu­chas jó­ve­nes, elec­tas en los pa­sa­dos co­mi­cios de me­dio tér­mino en Es­ta­dos Uni­dos mues­tran cua­li­da­des que, en prin­ci­pio, con­tras­tan con las di­ná­mi­cas po­lí­ti­cas que tie­nen hoy a la na­ción con­vul­sio­na­da.

El Nuevo Día - - OPINIÓN -

Mu­chas pro­ve­nien­tes del ac­ti­vis­mo so­cial, re­pre­sen­tan­tes de mi­no­rías en­tre mi­no­rías, es­tas mu­je­res se abrie­ron pa­so con te­na­ci­dad, sen­si­bi­li­dad y com­pro­mi­so con los prin­ci­pios de trans­pa­ren­cia y res­pe­to a los ciu­da­da­nos. El tiem­po y sus eje­cu­to­rias di­rán si lo­gra­rán pro­vo­car cam­bios reales y pro­fun­dos en di­ná­mi­cas y re­sul­ta­dos des­de las es­fe­ras de go­bierno es­ta­ta­les y fe­de­ra­les.

Las mu­je­res ocu­pa­rán el 21% de los car­gos en el Con­gre­so -95 de 435 re­pre­sen­tan­tes del pue­blo por dis­tri­tos. En el Se­na­do, tre­ce se su­ma­rán a otras diez que no fue­ron a con­tien­da, pa­ra ocu­par ca­si una cuar­ta par­te de las si­llas. Más de 500 mu­je­res com­pi­tie­ron en los pa­sa­dos co­mi­cios por car­gos en la le­gis­la­tu­ra fe­de­ral o de go­ber­na­ción. Es una ci­fra sin pre­ce­den­tes.

De las 34 con­gre­sis­tas nue­vas, la ma­yo­ría es de­mó­cra­ta, de tez más os­cu­ra y orí­ge­nes muy di­fe­ren­tes a los del pro­me­dio. Al­can­za­ron 26 es­ca­ños que an­tes ocu­pa­ban va­ro­nes, en su ma­yo­ría, blan­cos. Lle­ga­ron de­ci­di­das a ha­cer­se va­ler an­te una ad­mi­nis­tra­ción cu­yo dis­cur­so tie­ne al­tos to­nos mi­só­gi­nos, ra­cis­tas y xe­nó­fo­bos.

Co­mo la con­gre­sis­ta más jo­ven, de ori­gen puer­to­rri­que­ño, Ale­xan­dria Oca­sio Cor­tez, mu­chas de las nue­vas con­gre­sis­tas pro­vie­nen y han tra­ba­ja­do des­de las ba­ses por re­for­mas que ofrez­can ma­yor jus­ti­cia so­cial.

Il­han Omar, de ori­gen so­ma­lí, vi­vió co­mo re­fu­gia­da en Ken­ya por cua­tro años, des­de la edad de ocho, an­tes de que su fa­mi­lia se es­ta­ble­cie­ra en Min­ne­so­ta. Ella y Ras­hi­da Tlaib, abo­ga­da de De­troit, son las pri­me­ras con­gre­sis­tas de fe mu­sul­ma­na. Co­mo ellas, Deb Haa­land, de Nue­vo Mé­xi­co, y Sha­ri­ce Da­vids rom­pen ba­rre­ras al con­ver­tir­se en las pri­me­ras dos na­ti­vas ame­ri­ca­nas en al­can­zar un es­ca­ño con­gre­sio­nal. Da­vids es ade­más la pri­me­ra con­gre­sis­ta de la co­mu­ni­dad lgbtt elec­ta por Kan­sas. Ve­ró­ni­ca Es­co­bar y Syl­via García son las pri­me­ras his­pa­nas elec­tas por Te­xas al Con­gre­so. Ayan­na Press­ley y Jaha­na Ha­yes son las pri­me­ras re­pre­sen­tan­tes ne­gras de Mas­sa­chu­setts y Con­nec­ti­cut, res­pec­ti­va­men­te.

De cla­se tra­ba­ja­do­ra en su ma­yo­ría, es­tas mu­je­res co­no­cen por ex­pe­rien­cia pro­pia los pro­ble­mas que aca­rrea la de­sigual­dad por gé­ne­ro, es­tra­ta so­cial, et­nia, ori­gen o fe, en­tre otros dis­crí­me­nes. Se abrie­ron ca­mino pa­ra desa­rro­llar­se co­mo pro­fe­sio­na­les y es­co­gie­ron el sen­de­ro es­ca­bro­so del ac­ti­vis­mo y la po­lí­ti­ca co­mo for­ma de ar­ti­cu­lar cam­bios que cru­cen las fron­te­ras in­ter­ge­ne­ra­cio­na­les, in­ter­ra­cia­les, in­ter­cul­tu­ra­les, o in­ter­re­li­gio­sas pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de mu­chas fa­mi­lias. En ge­ne­ral, pro­mue­ven las cau­sas so­cia­les, co­mo el ac­ce­so uni­ver­sal a la sa­lud, vi­vien­da y edu­ca­ción, el con­trol de ar­mas y la pro­tec­ción del am­bien­te. En pues­tos de ayu­dan­tes o co­mo fun­cio­na­rias elec­tas co­no­cen los ri­go­res de la po­lí­ti­ca que con­lle­va per­se­ve­ran­cia y una exposición di­rec­ta al ata­que vi­cia­do.

Du­ran­te más de un año, sin aten­ción me­diá­ti­ca, Oca­sio Cor­tez, co­mo el ejem­plo más cer­cano, to­có puer­tas en mi­les de ho­ga­res en Nue­va York pa­ra ex­po­ner sus pro­pues­tas. Se al­zó en las pri­ma­rias de­mó­cra­tas con una sor­pre­si­va vic­to­ria so­bre un opo­nen­te, el ve­te­rano con­gre­sis­ta Joe Crow­ley, a quien se le con­si­de­ra­ba in­ven­ci­ble. A sus 28 años ob­tu­vo el mar­tes un es­ca­ño en el Con­gre­so con más del 76% de los vo­tos.

So­bre ellas re­cae aho­ra la mi­sión de ser con­sis­ten­tes en su de­ter­mi­na­ción y sen­si­bi­li­dad, pa­ra le­gis­lar con es­cu­cha ac­ti­va y em­pa­tía en be­ne­fi­cio de to­dos los ciu­da­da­nos. Des­de sus car­gos, sus dis­cur­sos y desem­pe­ño se­rán ejem­plo pa­ra mi­llo­nes de ni­ñas y ni­ños, que de ellas po­drían apren­der nue­vas for­mas de re­la­cio­nar­se y go­ber­nar. Ellas co­no­cen, por­que lo han vi­vi­do en car­ne pro­pia, el da­ño que ha­cen a la so­cie­dad las ma­ñas que mi­nan la con­fian­za del pue­blo y lo di­vi­den. Sus vo­tan­tes, co­mo el res­to de la na­ción, con­fían en que re­no­va­rán las es­truc­tu­ras del po­der po­lí­ti­co pa­ra im­pul­sar un me­jor go­bierno y un me­jor país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.