To­do co­mo en es­pi­ral

May­ra Mon­te­ro An­tes que lle­gue el lu­nes

El Nuevo Día - - OPINIÓN -

Bad Bunny em­pie­za a caer­me bien. Es un in­com­pren­di­do de la vi­da. No cual­quier in­te­lec­tual pue­de pa­rir una lí­nea co­mo és­ta: “Con­ti­go veo to­do co­mo en es­pi­ral”. Ni cual­quie­ra, tam­po­co, es ca­paz de sol­tar la in­ten­sa des­pe­di­da: “Y si ma­ña­na me mue­ro, ya es­toy acos­tum­bra­do a es­tar siem­pre en el cie­lo”.

Lo di­ce mien­tras se pin­ta las uñas (de las ma­nos) en un ví­deo que es pos­mo­derno por los cua­tro cos­ta­dos. Mo­ve­di­zo. Trans­gre­sor a muer­te.

No han com­pren­di­do a Bad Bunny. Y ade­más de­be ha­ber gran­des fu­rias so­plan­do a su al­re­de­dor, vis­to que se po­ne un ter­cer ojo en la fren­te. Ha co­nec­ta­do con su mun­do, ¿a qué vie­ne tan­to pu­ri­ta­nis­mo? In­clu­so en otra de sus com­po­si­cio­nes ad­vier­te: “Mi úni­co enemi­go es el tiem­po”. Así que me cae bien por­que di­ce las co­sas so­llo­zan­do, y le im­por­ta un rá­bano que lo cri­ti­quen. Sa­be en el fon­do que los ar­tis­tas se­gu­ros de sí mis­mos ig­no­ran los co­men­ta­rios ácidos, les po­nen ga­fas al pit­bull pa­ra que no lo re­co­noz­can, y go­zan de la pla­ya den­tro de un flo­ta­dor que tie­ne ca­be­za de uni­cor­nio. Más no se pue­de pe­dir. Yo creo que es di­ver­ti­do.

Otros co­ne­jos tie­nen me­nos gracia. Y al­gu­nos se han es­ca­pa­do de la chis­te­ra. Es de­cir, me ex­tra­ña que an­te tan­to afán por au­di­tar deu­da y re­cla­mar pes­qui­sas, aquí se si­ga guar­dan­do si­len­cio, por ejem­plo, so­bre el es­cán­da­lo del pa­go a so­bre­pre­cio de los te­rre­nos que se ex­pro­pia­ron en el Co­rre­dor Eco­ló­gi­co.

¿Es­ta­mos o no es­ta­mos desen­pol­van­do chan­chu­llos abo­mi­na­bles?

Ahí hay “car­ne” pa­ra tra­ba­jar buen ra­to.

A lo lar­go de tres cua­trie­nios, y con el con­tu­ber­nio de je­fes de agen­cia que sa­bían muy bien lo que se traían en­tre ma­nos, los con­tri­bu­yen­tes de Puer­to Rico pa­ga­mos su­mas des­co­mu­na­les por unos te­rre­nos que va­lían in­fi­ni­ta­men­te me­nos, ya que los pro­po­nen­tes nun­ca ha­brían po­di­do ob­te­ner los per­mi­sos pa­ra le­van­tar edi­fi­cios y cam­pos de golf en esos lu­ga­res. Me re­fie­ro a los dos com­ple­jos ho­te­le­ros que se anun­cia­ron pa­ra una zo­na pri­vi­le­gia­da en­tre Lu­qui­llo y Fa­jar­do: Dos Ma­res y San Miguel Re­sort.

Lue­go de va­rios años de de­nun­cias y for­ce­jeos, al­re­de­dor de 2007 se acor­dó ex­pro­piar esas tie­rras, y se le­gi­ti­mó una os­cu­ra tras­ac­ción que cos­tó de­ce­na de mi­llo­nes de más a es­te pue­blo. Pa­ra mues­tra, un bo­tón: lle­ga­ron a pa­gar­se has­ta $90,000 por cuer­da, to­do un bo­chorno te­nien­do en cuen­ta que al­gu­nos de los pre­dios eran inun­da­bles.

Su­ce­si­vos je­fes del Departamento de Re­cur­sos Na­tu­ra­les tu­vie­ron en sus ma­nos esos do­cu­men­tos, las ta­sa­cio­nes he­chas a lo lo­co, por en­car­go de los mis­mos pro­po­nen­tes, y no al­za­ron la voz pa­ra ha­cer ni la más mí­ni­ma de­nun­cia. Ellos sa­ben quié­nes son, y a quié­nes di­rec­ta­men­te res­pon­dían.

Sec­to­res eco­lo­gis­tas es­tu­vie­ron exi­gien­do, du­ran­te los pa­sa­dos años, que se fi­ja­ran res­pon­sa­bi­li­da­des por el abu­si­vo acuer­do. En 2007 em­pe­zó la fies­ta de pa­gos mi­llo­na­rios, y to­da­vía en 2013, cuan­do ya te­nía­mos la so­ga al cue­llo, se se­guía cum­plien­do con los pa­gos a los ex­pro­pia­dos.

Me cons­ta que di­ver­sos gru­pos re­cu­rrie­ron al Se­na­do y lo­gra­ron que Larry Seil­ha­mer ra­di­ca­ra un pro­yec­to pa­ra en­ca­mi­nar una in­ves­ti­ga­ción. El pro­yec­to fue en­ga­ve­ta­do co­mo por tres años por el se­na­dor Ci­ri­lo Ti­ra­do, que es­ta­ba al fren­te de la Co­mi­sión de Re­cur­sos Na­tu­ra­les. Ahí se le pier­de la pis­ta a es­te opro­bio­so even­to. En al­gún mo­men­to se ru­mo­ró que el Departamento de Jus­ti­cia iba a abrir una pes­qui­sa, y has­ta hu­bo la es­pe­ran­za de que in­ter­vi­nie­ran las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les, ha­bi­da cuen­ta de que es­ta­ban en­vuel­tos unos $20 mi­llo­nes pro­ve­nien­tes de la or­ga­ni­za­ción “The Trust for Pu­blic Land”.

¿Qué se hi­zo pa­ra en­men­dar ese error que le cos­tó tan ca­ro a las ar­cas pú­bli­cas? ¿Quié­nes se be­ne­fi­cia­ron, ade­más de los ob­vios in­tere­sa­dos en el te­ma, que eran los pro­pie­ta­rios de los te­rre­nos? Aquí par­ti­ci­pa­ron unos fun­cio­na­rios que se­gu­ra­men­te re­ci­bie­ron “in­cen­ti­vos” pa­ra mi­rar ha­cia otro la­do. Pue­de que al­guno es­té pre­su­mien­do hoy día, pú­bli­ca­men­te, de su in­dig­na­ción por el al­to mon­to de la deu­da. Pues que mi­re pa­ra atrás, que sa­que a flo­te el en­re­do de los te­rre­nos pa­ga­dos a so­bre­pre­cio, y va­ya su­man­do los mi­llo­nes ti­ra­dos por la bor­da.

Y ese es uno de los tan­tos ejem­plos. To­da­vía ten­go por ahí una lis­ta que me man­da­ron ha­ce dos o tres años años so­bre los prés­ta­mos que ga­ran­ti­za­ba el Ban­co Gu­ber­na­men­tal de Fo­men­to (BGF) a los ami­gos de los go­ber­nan­tes de turno, y que lue­go,

cuan­do es­tos fa­lla­ban en pa­gar, ter­mi­na­ba pa­gan­do el pro­pio BGF, que por eso que­bró. ¿Es­tán pre­sos o se­ña­la­dos, o han re­qui­sa­do los bie­nes de aqué­llos que de­ja­ron los prés­ta­mos col­gan­do? No. Yo los veo por ahí, tan oron­dos.

De he­cho, al re­es­truc­tu­rar­se la deu­da del BGF, se li­be­ró de res­pon­sa­bi­li­dad a los je­fes de la en­ti­dad, y de pa­so a los in­qui­li­nos de La For­ta­le­za, que en su mo­men­to en­via­ron no­ti­tas de re­co­men­da­ción pa­ra que les fa­ci­li­ta­ran la en­tre­ga de di­ne­ro a los ami­gos y ele­gi­dos. Hay de­ma­sia­da hi­po­cre­sía cuan­do se ras­gan las ves­ti­du­ras los mis­mos que pro­pi­cia­ron el fes­tín.

Bad Bunny, tan ase­dia­do, sa­be quién es, dón­de es­tá, y có­mo co­nec­ta. Dé­jen­lo tran­qui­li­to.

“Otros co­ne­jos tie­nen me­nos gracia. Y al­gu­nos se han es­ca­pa­do de la chis­te­ra. Es de­cir, me ex­tra­ña que an­te tan­to afán por au­di­tar deu­da y re­cla­mar pes­qui­sas, aquí se si­ga guar­dan­do si­len­cio, por ejem­plo, so­bre el es­cán­da­lo del pa­go a so­bre­pre­cio de los te­rre­nos que se ex­pro­pia­ron en el Co­rre­dor Eco­ló­gi­co”

ES­CU­CHE A LA AU­TO­RA EN EL POD­CAST “MAL­DI­TA MON­TE­RO” to­dos los vier­nes en el­nue­vo­dia.com

Agen­cia el uni­ver­sal/ir­vin oli­va­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.