Des­pun­ta una nue­va ge­ne­ra­ción

Sol­da­do bo­ri­cua Ab­ner Reyes re­la­ta que por­ta su uni­for­me con or­gu­llo

El Nuevo Día - - PUERTO RICO HOY - HEIDEE ROLÓN CINTRÓN heidee.ro­lon@gfrme­dia.com Twit­ter: @Hei­deeRo­sany

“So­mos bien or­gu­llo­sos de nues­tras cos­tum­bres, de lo que so­mos” AB­NER REYES SOL­DA­DO PUER­TO­RRI­QUE­ÑO

El par­cho con la ga­ri­ta del Castillo San Fe­li­pe del Mo­rro en el Vie­jo San Juan, que iden­ti­fi­ca a los sol­da­dos de la Re­ser­va del Ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos en Puer­to Rico, es una pe­que­ña mues­tra del or­gu­llo que tras­cien­de ge­ne­ra­cio­nes en­tre ac­ti­vos, re­ti­ra­dos y ve­te­ra­nos.

A 100 años de la pri­me­ra con­me­mo­ra­ción del Día del Ve­te­rano, el sol­da­do puer­to­rri­que­ño Ab­ner

Reyes por­ta su uni­for­me con or­gu­llo des­de Po­lo­nia, co­mo par­te de la nue­va ge­ne­ra­ción de ve­te­ra­nos bo­ri­cuas.

Reyes fue mo­vi­li­za­do ha­ce apro­xi­ma­da­men­te tres me­ses, jun­to a unos 50 sol­da­dos puer­to­rri­que­ños de la com­pa­ñía 266 de la Re­ser­va, en res­pues­ta a los es­fuer­zos del Departamento de De­fen­sa, ba­jo la ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Do­nald Trump, pa­ra ro­bus­te­cer la pre­sen­cia de las fuer­zas ar­ma­das de Es­ta­dos Uni­dos en Eu­ro­pa. Pre­vio a es­ta mi­sión, es­tu­vo en Ku­wait y Ale­ma­nia.

El jo­ven ve­te­rano, de 29 años, es es­pe­cia­lis­ta de ma­ne­jo de mu­ni­cio­nes, una la­bor que des­cri­be co­mo “esen­cial” pa­ra las mi­sio­nes. “Les da­mos apo­yo a ba­ta­llo­nes, a las bri­ga­das y a di­fe­ren­tes uni­da­des pa­ra que ellos com­ple­ten su tra­ba­jo”, sos­tu­vo me­dian­te una vi­deo­con­fe­ren­cia.

Oriun­do de Bar­ce­lo­ne­ta y el pri­me­ro en su fa­mi­lia en ser­vir en el Ejér­ci­to, Reyes re­sal­tó lo hon­ra­do que se sien­te al per­te­ne­cer a la fuer­za mi­li­tar y sen­tir una co­ne­xión con ge­ne­ra­cio­nes co­mo los Bo­rin­que­neers -sol­da­dos del re­gi­mien­to 65 In­fan­te­ría des­ta­ca­dos en la Gue­rra de Co­rea- a tra­vés del sa­cri­fi­cio que ha­cen dia­ria­men­te.

“Son co­sas que nos lle­nan, po­der re­pre­sen­tar a Puer­to Rico y es­tar ahí pa­ra to­dos”, di­jo, al des­ta­car que, tan­to él co­mo sus com­pa­ñe­ros, com­par­ten con or­gu­llo ser puer­to­rri­que­ños den­tro de las Fuer­zas Ar­ma­das de Es­ta­dos Uni­dos.

“Sien­do puer­to­rri­que­ños, no­so- tros so­mos bien or­gu­llo­sos de nues­tras cos­tum­bres, de lo que so­mos. So­mos bien uni­dos, siem­pre es­ta­mos con una son­ri­sa en la ca­ra, pa­se lo que pa­se. Ju­ga­mos do­mi­nó, ha­ce­mos co­mi­da crio­lla cuan­do po­de­mos. Siem­pre so­mos bien or­gu­llo­sos de nues­tro tra­ba­jo, siem­pre da­mos el 100% y eso es al­go que nos lle­na co­mo puer­to­rri­que­ños acá en Po­lo­nia”, in­di­có.

Su sen­ti­do de ser­vi­cio y sa­cri­fi­cio se vio plas­ma­do tras per­der­lo to­do con el hu­ra­cán María. “A la se­ma­na yo es­ta­ba ya con mi uni­for­me pues­to, con mi par­cho (de la ga­ri­ta) co­mo siem­pre, re­pre­sen­tan­do al Ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos, a la Re­ser­va y ayu­dan­do a per­so­nas mu­cho más ne­ce­si­ta­das que yo. Te­nía mi sa­lud, mi fa­mi­lia bien, gra­cias a Dios. Fue al­go que me lle­nó, en me­dio de ese re­vo­lú hu­bo esa paz de ayu­dar a per­so­nas que es­ta­ban en peor es­ta­do que yo”, con­tó.

Aho­ra, el jo­ven ve­te­rano se en­fo­ca en ser­vir des­de Po­lo­nia co­mo lo han he­cho tan­tas otras ge­ne­ra­cio­nes de puer­to­rri­que­ños, mien­tras su hi­jo,

Ale­xan­der Xa­vier, de 4 años, es­pe­ra con an­sias re­en­con­trar­se con pa­pá.

“La per­so­na más or­gu­llo­sa de mí es ese ne­ne. Él quie­re ser sol­da­do, quie­re ser co­mo su pa­dre. Él di­ce que es un sol­da­do y pa­ra mí pues sí, por­que él es el que me da ‘sup­port’ (apo­yo), el que siem­pre me da las ga­nas de echar pa’lan­te”, con­clu­yó.

Su­mi­nis­tra­da

Reyes con­ver­só con El Nue­vo Día me­dian­te una vi­deo­con­fe­ren­cia des­de Po­lo­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.