VIC­TO­RIA

El Nuevo Día - - OPINIÓN - Ruth Merino Pe­rio­dis­ta

Po­co an­tes de mo­rir, en 1906, Su­san B. Ant­hony, de 86 años, le di­jo a una ami­ga: “Pen­sar que he lu­cha­do du­ran­te más de 60 años pa­ra lo­grar un po­co de li­ber­tad... Mo­rir sin ella me pa­re­ce al­go tan cruel”.

Ape­nas 14 años des­pués de su fa­lle­ci­mien­to, sin em­bar­go, la cau­sa que Ant­hony ha­bía de­fen­di­do tan va­lien­te­men­te triun­fó. El 18 de agos­to de 1920 se apro­bó en Es­ta­dos Uni­dos la en­mien­da cons­ti­tu­cio­nal que le otor­gó el de­re­cho al vo­to a la mu­jer.

Y el pa­sa­do mar­tes 6 fue­ron mu­chas las mu­je­res que vi­si­ta­ron la tum­ba de Ant­hony en Ro­ches­ter, en el es­ta­do de Nue­va York, pa­ra ren­dir­le un ho­me­na­je muy especial que ya se ha con­ver­ti­do en una tra­di­ción. So­bre la lo­sa pu­sie­ron pe­ga­ti­nas blan­cas con le­tras ro­jas que des­ta­ca­ban un men­sa­je sen­ci­llo: “Yo vo­té”.

Ape­nas dos pa­la­bras im­pac­tan­tes y elo­cuen­tes pa­ra de­mos­trar su gra­ti­tud a la mu­jer que de­di­có su vi­da a dos cau­sas muy po­co po­pu­la­res du­ran­te el si­glo 19: la eman­ci­pa­ción de los es­cla­vos y el su­fra­gio fe­me­nino.

La Gue­rra Ci­vil ter­mi­nó con la es­cla­vi­tud, pe­ro no con el ra­cis­mo. El su­fra­gio fe­me­nino otor­gó un de­re­cho que les co­rres­pon­día co­mo ciu­da­da­nas, pe­ro no pu­so pun­to fi­nal al pre­jui­cio con­tra la mu­jer. De ma­ne­ra que, sin du­da, Ant­hony es­ta­ría to­da­vía, en es­tos tiem­pos, sa­tis­fe­cha con los triun­fos pe­ro en pie de lu­cha.

Co­mo lo es­tán las mu­je­res que acu­die­ron con en­tu­sias­mo a las ur­nas. Y, so­bre to­do, aque­llas que es­ta­ble­cie­ron un ré­cord his­tó­ri­co al re­sul­tar elec­tas pa­ra el Con­gre­so, co­mo go­ber­na­do­ras y en las le­gis­la­tu­ras de sus es­ta­dos.

Las de­mó­cra­tas ayu­da­ron a su par­ti­do a lo­grar el con­trol de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. Al­gu­nas les arre­ba­ta­ron sus pues­tos a po­lí­ti­cos que lle­va­ban mu­chos años en ese cuer­po le­gis­la­ti­vo. Mien­tras es­cri­bo es­tas lí­neas to­da­vía se es­tán con­tan­do vo­tos en elec­cio­nes muy ce­rra­das. Es po­si­ble en­ton­ces que ha­ya más vic­to­rias fe­me­ni­nas, de­mó­cra­tas y re­pu­bli­ca­nas, en el ho­ri­zon­te.

Aho­ra, las mu­je­res, que se atre­vie­ron a triun­far don­de y cuan­do eso pa­re­cía im­po­si­ble, tie­nen una ta­rea fuer­te por de­lan­te: de­mos­trar que la vic­to­ria de ellas ha si­do tam­bién la vic­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.